Santa Faustina Kowalska recibió mensajes de Jesús hablando que luego del día de su Misericordia vendría el día de su Justicia.

Y hoy es un tema por demás importante, porque terminamos un año de la misericordia y la lógica es suponer que luego de la misericordia viene la justicia.

Justo luego del año de la Misericordia viene un año en que se nos presentan dos celebraciones contradictorias, la de Fátima y la de la Reforma luterana.

En este año 2017 se producen dos aniversarios antagónicos: los 100 años de las apariciones de Fátima (13 de mayo de 1917) y los 500 años de la Reforma de Lutero (31 de octubre de 1517). 

Jesús le dijo a Santa Faustina:

Habla al mundo acerca de Mi misericordia. Después de ella vendrá el día de la Justicia. 

Ve a preparar al mundo para Mi última venida. Di a las almas de esta gran misericordia Mía, porque el día terrible, el día de Mi justicia, está cerca”.

Y también recibió un mensaje por el cual Jesús le dice que el tiempo de la Misericordia es para el bien de los pecadores:

“Antes que el día de la justicia estoy enviando el Día de la Misericordia. 

Estoy prolongando el tiempo de la misericordia por el bien de los pecadores. Pero ¡ay de ellos si no reconocen este tiempo de Mi visitación”.

Por lo tanto la misericordia divina no viene sola, aislada, viene con la justicia divina.

Si bien una precede a la otra, ambas son dos caras de la misma moneda.

La Iglesia Católica pretende celebrar las festividades de Fátima y de la Reforma de Lutero.

¿A cuál de ellas debemos mirar con agrado pensando que después de la misericordia viene la justicia?

jesus de la misericordia siendo pintado

 

¿POR QUÉ CRISTO HINCAPIÉ EN NUESTRO TIEMPO EN LA DOCTRINA DE LA MISERICORDIA DIVINA? 

En sus revelaciones a Santa Faustina Jesús responde a esta pregunta, que se conecta con otra doctrina, la de su segunda venida. 

En el Evangelio el Señor nos muestra que Su primera venida fue en humildad, como siervo, para liberar al mundo del pecado.
.
Sin embargo, Él promete regresar en gloria para juzgar al mundo en el amor, como lo deja claro en sus discursos sobre el Reino en Mateo capítulos 13 y 25.

En medio de esto tenemos los tiempos del fin o de la era de la Iglesia y el terrible Día del Señor, el día de la justicia. 

Todo católico debe estar familiarizado con las enseñanzas de la Iglesia en esta materia, contenidas en los párrafos 668 a la 679 de la Catecismo de la Iglesia Católica .

Sólo en el contexto de la revelación pública como lo enseña el Magisterio podemos situar las palabras de la revelación privada dadas a sor Faustina.

Prepara al mundo para Mi última venida. (Diario429) 

Habla con el mundo de mi Misericordia… Es un signo de los tiempos finales. Después de ella vendrá el día de la justicia. Si bien todavía hay tiempo, que recurran a la Fuente de Mi misericordia. (Diario 848) 

Di a las almas de esta gran misericordia Mía, porque el día terrible, el día de Mi justicia, está cerca. (Diario965).

Estoy prolongando el tiempo de la Misericordia por el bien de los pecadores. Pero ¡ay de ellos si no reconocen este tiempo de mi visita!. (Diario 1160)

Antes de que el día de la justicia, yo envío el día de la Misericordia. (Diario 1588)

El que no quiere pasar por la puerta de Mi misericordia debe pasar por la puerta de Mi justicia. (Diario 1146).

Además de estas palabras de Nuestro Señor, Sor Faustina nos da las palabras de la Madre de la Misericordia, la Virgen,

Tu tienes que hablar al mundo acerca de Su gran misericordia y preparar al mundo para la segunda venida de Aquel que vendrá, no como un Salvador misericordioso, sino como un juez justo

¡Oh, cuán terrible serán los días! Los ángeles tiemblan ante él. Habla a las almas de esa gran misericordia, mientras que todavía es el momento de concesión de la misericordia. (Diario 635).

Está claro que, al igual que el mensaje de Fátima, la urgencia aquí es la urgencia del Evangelio, “arrepiéntanse y crean”. 

El momento exacto es del Señor.

Sin embargo, también es claro que hemos llegado a una fase crítica de los últimos tiempos, que comenzó con el nacimiento de la Iglesia.







A este hecho el Papa Juan Pablo II se refirió a la consagración en 1981 del Santuario del Amor Misericordioso en Collevalenaza, Italia, cuando observó el “trabajo especial” asignado a él por Dios “en la situación actual del hombre, la Iglesia y el mundo”

En su encíclica sobre el Padre que nos insta a

implorar la misericordia de Dios para la humanidad en esta hora de la historia… para pedir que en esta difícil fase crítica de la historia de la Iglesia y del mundo cuando nos acercamos al final del segundo milenio”. (Dives in misericordia 15)

cruz en el cielo

 

UNA SEÑAL EN EL CIELO

Pero además Jesús le dijo a Santa Faustina qué habrá una gran señal en el cielo, del tipo que se menciona en los secretos a los videntes de Medjugorje y en las apariciones de Garabandal:

“Antes de venir como un juez justo, vengo por primera vez como el rey de la Misericordia.

Antes que el día de la justicia llegue, se le dará a la gente una señal en los cielos de este tipo:
.
toda la luz en los cielos se extinguirá, y habrá una gran oscuridad sobre toda la tierra.
.
A continuación, la señal de la cruz se verá en el cielo, y desde las aberturas en las manos y los pies del Salvador, que fueron clavados, saldrán grandes luces que iluminarán la tierra por un período de tiempo. 

Esto se llevará a cabo poco antes del último día”. 

Además esto se conecta con un evento ocurrido sobre Jerusalén en el siglo IV, dicho por San Cirilo de Jerusalén, doctor de la iglesia, quien lo escribió en una carta al emperador Constancio:

En las nonas de mayo, alrededor de la tercera hora, una gran cruz luminosa apareció en los cielos, poco más allá del Gólgota, llegando hasta el santo monte de los Olivos, visto no sólo por una o dos personas, sino evidente para toda la ciudad. 

Esto no fue, como se podría pensar, una aparición transitoria, sino que siguió varias horas visible a nuestros ojos y más brillante que el sol. 

Toda la ciudad, con asombro y alegría de este augurio, de inmediato corrió a la iglesia, y todos a una voz alabaron a nuestro Señor Jesucristo, Hijo único de Dios”.

Las “nonas” serían el 7 de mayo y la tercera hora es alrededor de las 3 pm.

Lo interesante es que Santa Faustina la proclamó como la “hora de la misericordia” casi 1600 años más tarde.

¿Cuál es la señal que debemos esperar los contemporáneos?

¿Cómo podemos interpretar esto a la luz de la justicia que viene luego de la misericordia según Jesús?

 

LA CONTRADICCIÓN ENTRE LA REFORMA PROTESTANTE Y EL MENSAJE DE FÁTIMA

Este año marca el aniversario 500 de la reforma, el 31 de octubre de 1517, cuando en la festividad de la Vigilia de Todos los Santos, el sacerdote agustino Martin Lutero clavó sus 95 tesis en la puerta de la iglesia de Wittenberg.

Y en Mayo, la iglesia celebra el centenario de la misteriosa aparición de Nuestra Madre del Cielo a tres niños en las afueras de la población rural de Fátima en Portugal.

Ambas conmemoraciones son contradictorias, dan mensajes distintos y es más, el mensaje de Fátima parece haber sido construido para contestar a Lutero.

Pero por ello permiten la reexaminación de los tiempos e iluminar las corrientes que conflictual la vida de la Iglesia en 2017.

La Reforma luterana fue el comienzo de la modernidad misma.

Y hoy sus consecuencias continúan en varias formas – religiosas, políticas, filosóficas y culturales – en el mundo occidental y en la Iglesia.

En los 4 años transcurridos entre la publicación en Wittenberg y su excomunión (1521), Lutero se convirtió en un radical que desmantelaría toda la fundación de la Iglesia, tal como había sido construida durante el milenio y medio anterior.

En Lutero y su movimiento encontramos la semilla de la modernidad y los constructos ideológicos que la Iglesia lucharía en los siglos venideros:
.
el igualitarismo radical,
.
el Individualismo que engendra un relativismo subjetivo,
.
la antipatía a la autoridad eclesial,
.
la elevación del poder del Estado,
.
la insistencia en una sociedad completamente secular, y
.
el desprecio absoluto por la Tradición.

Este es el legado vivo de la Reforma, que se sitúa en las antípodas del mensaje de Fátima.

Martin Lutero

El milagro de Fátima de 1917 llegó justo cuando los efectos catastróficos de todas las ideologías modernas se estaban estrellando contra el mundo.

En este caos apareció Nuestra Señora con un mensaje, en su esencia, anti-moderno.

De hecho un reproche a la modernidad.

Lutero y sus sucesores sostuvieron la modernidad y consideraron lo “milagroso” con desprecio.







En ese mundo moderno dominado por el mero racionalismo llegó una visión misteriosa y chocante del cielo, dada a estos simples pastorcitos.

La visión que trasmite Fátima es una condena divina a las manifestaciones de la locura ideológica moderna que se había apoderado de Lutero.

La que había alcanzado nuevos niveles de depravación con la Revolución Francesa y finalmente se transformó en el comunismo marxista que surgió en Rusia.

Esta última ideología, a la que la Virgen declaró un “error“, parecía advertir la llegada de la forma más horrible de este sistema ateísta, que pronto se conocería como nacionalsocialismo, y del actual marxismo cultural que domina occidente.

A los niños se les dio también una visión de la Iglesia sufriente, de sacerdotes y religiosos perseguidos, y de “un obispo de blanco” asesinado.

Lo que afirmaba que, al contrario de la teología de Lutero, el carácter especial de la vida religiosa tiene el agrado celestial.

Pero tal vez la parte más importante de los mensajes de Fátima es conciernen al pecado y al infierno mismo.

Contra la antipatía moderna a los conceptos de culpa y juicio, Nuestra Santísima Virgen mostró a los niños de Fátima una visión aterradora de las almas que sufren en tormento.

Una visión de la justicia de Dios que hoy se quiere ocultar a toda costa.

Mientras Ella les hablaba de gracia y misericordia, la Virgen les concedía una advertencia y un llamado a la reparación, a la oración ya la penitencia.

Es el mismo mensaje de Jesús a santa Faustina Kowalska: después de mi misericordia viene mi justicia.

Por lo tanto es una contradicción celebrar tanto la Reforma como los mensajes de Fátima.

Pero la Iglesia tiene previsto hacer ambas en 2017.

Esto servirá para poner de relieve las tensiones contradictorias dentro de la Iglesia que han causado tanto desorden durante más de 50 años.

La contradicción que el Papa Benedicto ha llamado “la hermenéutica de la ruptura” versus “la hermenéutica de la continuidad”.

El Luteranismo se encuentra en el corazón de la hermenéutica de ruptura católica.

Porque el carácter esencial del catolicismo y el carácter esencial de la modernización protestante de Lutero no pueden coexistir.

No podemos ser a la vez católicos y protestantes.

Fátima nos recuerda que la Iglesia está aquí para salvar almas a través de la enseñanza de las prácticas de piedad y la vida moral.

Nos dice que el juicio de Dios es tanto una realidad como lo es su misericordia.

Se trata de un mensaje que es un desafío a la modernidad.

Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: