La existencia del mal es el argumento más fuerte contra la existencia de Dios. 

O sea, si el mal existe, entonces Dios no debe existir porque permite el mal.

maltrato

Es un misterio el mal y su explicación debemos tomarla con humildad poniendo lo mejores argumentos de la razón sobre la mesa.

Los cristianos creemos claramente que existen razones poderosas para la existencia del mal que se pueden explicar por la fe.

Pero en el caso de los ateos o agnósticos los debemos abordar por la razón.

 

CUAL ES EL RAZONAMIENTO DE LOS ATEOS

1 – Un Dios que es todopoderoso sería capaz de prevenir el mal y el sufrimiento.

2 – Un Dios que es todo conocimiento sabe que el mal y el sufrimiento suceden.

3 – Un Dios que es todo amor no querría que mal y el sufrimiento sucedan y tomaría las medidas necesarias para impedirlo.

4 – Sin embargo el mal y el sufrimiento suceden.

Conclusión: Dado que el mal y el sufrimiento existen, un Dios todopoderoso, que todo lo sabe y todo lo ama, no puede existir.

cara con una lagrima

El mal sugiere acciones y eventos correctos e incorrectos, siendo el mal la mala acción o el mal evento.

Sin embargo, sin Dios, no hay mal. Las cosas simplemente son.

Es así que los ateos piensan que no hay dioses, no hay fuerzas con un propósito de ningún tipo, no hay vida después de la muerte.

Cuando mueras vas a estar completamente muerto ese es el final de cada uno.

Por lo tanto no hay fundamento último de la ética, ni sentido último de la vida y ni libre albedrío de los seres humanos.

Por otra parte entonces, no hay ningún propósito para el sufrimiento y esperanza más allá del sufrimiento, porque  un mundo sin Dios no tiene sentido.

Eso significa que el sufrimiento no tiene sentido tampoco.

El sufrimiento no es sólo inútil, tampoco hay esperanza más allá de sufrimiento sin Dios.

Tú vives. Tú sufres. Tú mueres.

Piensa en las personas que han nacido en la pobreza absoluta, que crecen en hogar abusivos, o que son vendidos como esclavo al nacer.

Ellos no disfrutan de los placeres que muchos de nosotros tenemos.

Si no hay vida más allá de esta vida, entonces eso es todo. No hay esperanza. No hay justicia. No hay propósito.

La clave está en la interpretación de la premisa 3: Un Dios que es todo amor no querría que mal y el sufrimiento sucedan y tomaría las medidas necesarias para impedirlo

Considera esta alternativa. El sufrimiento todavía existe. Todavía existe el mal.

Sin embargo, en esta realidad, Dios existe. Dios no sólo es un Juez justo, Él es un perdonador misericordioso.

Eso significa que no sólo hay justicia para los males perpetrados en contra ti, sino que también tienes acceso al perdón de los pecados que cometiste.
.
Por lo tanto hay una esperanza eterna.

Entonces si Dios deja pasar el mal, ¿qué propósito tiene?

el-mal-menor

 

5 RAZONES POR LAS QUE DIOS PERMITE EL MAL

No hay una sola razón por la que Dios permite el mal y el sufrimiento. Hay muchas.

Esta no es una lista exhaustiva, pero aquí hay cinco razones importantes por las que Dios permite el sufrimiento.

Por favor comenta abajo otras razones que se te ocurran.

 

El mal es necesario para que la elección (libre albedrío) exista

Esto es un poco complicado.

Piénsalo de esta manera: si Dios elimina el libre albedrío y todo fuera perfecto, no seríamos nada sino robots.

No podríamos cometer un error. Por lo tanto el mal debe existir para que exista la elección.

 

El mal nos muestra que no somos más que bestias sin Dios

La literatura de la sabiduría del Eclesiastés nos dice:

“Vi más debajo del sol: en lugar del juicio, allí impiedad; y en lugar de la justicia, allí iniquidad. Y dije yo en mi corazón:

Al justo y al impío juzgará Dios; porque allí hay un tiempo para todo lo que se quiere y para todo lo que se hace.

Dije en mi corazón: Es así, por causa de los hijos de los hombres, para que Dios los pruebe, y para que vean que ellos mismos son semejantes a las bestias(Ec. 3: 16-18).

Dios nos permite tomar decisiones y también nos muestra nuestra naturaleza pecaminosa sin Él.

No es de extrañar que a medida que el ateísmo moderno se aleja de Dios, da cada vez más importancia a la parte animal de nosotros mismos.

Este es precisamente el patrón que Pablo describe en Romanos 1.

 

Son pruebas de Dios

Job era un hombre fiel. Sin embargo satanás señaló que es fácil adorar a Dios cuando todo va a tu manera.

Cuando todo va según lo que tú quieres, es fácil de cantar alabanzas, pero entonces surge la pregunta: ¿Es Dios el que está siendo adorado?

Cuando Dios permite el sufrimiento, tenemos que tomar la decisión de alabarle a pesar de no conseguir nuestro camino.

El sufrimiento nos enseña a amarlo por encima de nuestra situación.

jack nicholson malvado guason

 

Produce buenos frutos

El mundo piensa de esta manera: “Lo que no me mata me hace más fuerte”.

Pero la Biblia es un poco más elocuente.

“Considerad como un gran gozo, hermanos míos, cuando estéis rodeados por toda clase de pruebas, sabiendo que la calidad probada de vuestra fe produce paciencia;

pero la paciencia ha de culminar en una obra perfecta para que seáis perfectos e íntegros, sin que dejéis nada que desear.” (Santiago 1: 2-4 )

El sufrimiento no es divertido.

Nadie ama la corrección cuando sucede, pero la prueba de fuego tiene el potencial de producir un crecimiento exponencial.

 

Sólo Dios sabe

Hay otras razones que Dios ha escogido para permitir que el mal y el sufrimiento existan.

La inmensidad de Su conocimiento es incomprensible para los seres humanos finitos.

Aquí es donde entra la fe. La fe no es ciega. No es sin cerebro.

La fe simplemente reconoce las limitaciones personales y coloca la confianza en un poder superior, es decir, Dios.

 

En resumen: el “problema del mal” no es en realidad ningún problema en absoluto, al menos no para los teístas.

No sólo la premisa 3 del principio falla, sino que también es necesaria la creencia en que Dios al mismo tiempo es racional y beneficioso.

Como seguidores de Cristo, podemos estar seguros de que el mal es real, pero ha sido derrotado.

Con Dios hay justicia para el mal, hay perdón para el mal, hay un propósito en el mal.
.
Hay esperanza más allá del mal, y una eternidad de belleza nos espera en la presencia de nuestro amado Creador.

el sufrimiento

 

CÓMO HABLAR CON UN AMIGO ATEO SOBRE EL MAL

El problema del mal no se puede responder simplemente, es un misterio.

Hay que admitir que su propósito y por qué Dios permite están atrapados en nuestra visión y comprensión limitadas.

Cualquier persona que haya sufrido una pérdida trágica y sin sentido o que haya observado el sufrimiento desproporcionado que algunos deben soportar, no puede dejar de preguntarse por qué.

Y las respuestas no son tan satisfactorias para muchos.

Uno de los aspectos más desconcertantes de sufrimiento es su desigual distribución. No sólo entre las personas sino también entre las naciones.

Mientras que una gran parte de nuestro sufrimiento proviene de nuestras propias malas decisiones y / o falta de auto-control, algunas parecen no estar relacionadas.

El sufrimiento más difícil de aceptar es el que se impone a inocentes por parte de terceros que parecen no sufrir ningún efecto negativo: padres que maltratan o descuidan a sus hijos, los que explotan a los pobres, etc.

El sufrimiento es difícil de explicar de manera sencilla o para aceptar simplemente.

Consignas simples y respuestas rápidas rara vez son suficientes frente al gran mal y el sufrimiento.

Al interactuar con aquellos que están profundamente preocupados por el problema del mal, una buena dosis de simpatía, comprensión, y una llamada a la humildad será más fructífera que la refutación contundente.

Una exposición respetuosa de la comprensión cristiana del mal podría incluir algunos de los siguientes puntos.

 

1 – Las Escrituras enseñan que Dios creó un mundo que era como un paraíso

Aunque sólo tenemos una breve visión del Jardín del Edén, parece claro que la muerte y el sufrimiento no eran parte de él.

Adán y Eva fueron expulsados, a pesar de ser advertidos de que este sería el resultado de comer del árbol prohibido.

 

2 – Incluso en el Edén existía la serpiente en la rama de un árbol llamado el Árbol de la Ciencia del Bien y del Mal

Por lo que incluso en el paraíso el misterio del mal acechaba.

mujer con dolor en un banco

 

3 – En cierto modo, el árbol y la serpiente tenían que estar allí

Fuimos hechos para amar, y el amor requiere libertad y la libertad requiere elección.

El sí de amor debe permitir el no del pecado.

En nuestro rebelde pecado nosotros marcamos el comienzo de la muerte y el caos.

El Paraíso se perdió y un mundo mucho más hostil e impredecible se mantuvo.

A partir de este hecho vino de todo el sufrimiento y el mal que padecemos.

Nuestros pecados causan enorme cantidad de sufrimiento en esta tierra, la gran mayoría de él.

El sufrimiento causado por fenómenos naturales también está relacionado con el pecado, el pecado original, en el que hemos preferido reinar en una imitación del infierno en lugar de servir en el verdadero paraíso.

 

4 – El vínculo entre la libertad humana y el mal / sufrimiento explica también la habitual no intervención de Dios en los asuntos del mal

Al hacerlo de forma rutinaria haría una substracción de la libertad humana y por lo tanto eliminaría un pilar central del amor.

Pero hay misterio aquí, también porque con frecuencia las Escrituras relatan cómo Dios no interviene para poner fin a las guerras, y para acortar las hambrunas y plagas.

¿Por qué a veces sí ya veces no interviene? ¿Por qué las oraciones de liberación veces son respondidas y otras no?

Aquí, también, hay un misterio de la providencia.

job y sus amigos

 

5 – El tratado bíblico más extenso sobre el sufrimiento es el Libro de Job

Allí, Dios muestra una falta casi impactante de simpatía por las preguntas de Job.

Y establece una base para la conclusión de que la mente del hombre es simplemente incapaz de ver en las profundidades de este problema.

Dios tuvo a bien poner a prueba la fe de Job y fortalecerlo.

Al final Job fue restaurado y re-establecido con bendiciones aún mayores; es una especie de anticipo de lo que se entiende por el cielo.

 

6 – La primera carta de Pedro también explica el sufrimiento de esta manera

Por lo cual rebosáis de alegría, aunque sea preciso que todavía por algún tiempo seáis afligidos con diversas pruebas, a fin de que la calidad probada de vuestra fe, más preciosa que el oro perecedero que es probado por el fuego, se convierta en motivo de alabanza, de gloria y de honor, en la Revelación de Jesucristo. (1 Pedro 1: 6-7).

En otras palabras, nuestros sufrimientos nos purifican y nos preparan para encontrarnos con Dios.

ádan eva manzana arbol vibora

 

7 – ¿Quiere esto decir que los que sufren más son los que se encuentran en necesidad de más purificación?

No necesariamente. También podría significar que la mayor gloria de ellos está en esperarlos.

Por eso no desfallecemos. Aun cuando nuestro hombre exterior se va desmoronando, el hombre interior se va renovando de día en día. En efecto, la leve tribulación de un momento nos produce, sobre toda medida, un pesado caudal de gloria eterna (2 Cor 4: 16-17).

Por lo tanto el sufrimiento “produce” la gloria en el mundo por venir.

Los que sufren más, pero lo soportan con fe, tendrán mayor gloria en el mundo por venir.

 

8 – En cuanto a la aparente injusticia del sufrimiento desigual

Se observará que las Escrituras enseñan un gran cambio, cuando muchos de los últimos serán primeros (Mateo 20:16), cuando los poderosos serán arrojados hacia abajo y los humildes exaltados, cuando los ricos se irán con las manos vacías y pobres con las suyas llenas (Lucas 1: 52-53).

En este sentido, no es necesariamente una bendición ser rico y bien alimentado, poco acostumbrado al sufrimiento.

La única oportunidad que los ricos y adinerados tienen de evitar esto es ser generosos y amables con los pobres y los que sufren (1 Tim 6: 17-18).

jardin del eden

 

9 – En cuanto a la aparente insensibilidad de Dios al sufrimiento

Sólo podemos señalar que Cristo no fue eximido del sufrimiento que hemos causado al dejar Edén.

Sufrió poderosamente e injustamente, pero también demostró que este sería un camino de regreso al paraíso.

 

Hay que tener cuidado con el problema del mal y el sufrimiento; hay misteriosas dimensiones que deben ser respetadas.

El mejor enfoque al hablar con otras personas puede ser una exposición que muestre la lucha cristiana para enfrentarse con él.

La “respuesta” de la Escritura requiere fe, pero también  la respuesta apela a la razón.

La justicia nos llama a la humildad ante un gran misterio del cual sólo podemos ver un poco.

El sentimiento de humildad ante este misterio puede llevar al mayor respeto por parte de un ateo, que repuestas categóricas.

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: