Estamos presenciado una fantástica historia.

De una mujer que dio a luz al hijo de Dios.

Y que después de muerta está sosteniendo una dura batalla contra el mal.

Asuncion de la Virgen María Charles Lebrun

Asunción de la Virgen María – Charles Lebrun

Su triunfo desde el Cielo, ya asegurado, es la señal.
.
Que la promesa de Su hijo a nosotros, de vida eterna junto a Él en el Paraíso, está siendo cumplida.

Ver también:

Asuncion de la Virgen María Pierre-Paul Prud'hon

Asunción de la Virgen María – Pierre-Paul Prud’hon

 

LA ASUNCIÓN DE MARÍA EN CUERPO Y ALMA ES LA SEÑAL

La escritura no da cuenta explícitamente de la Asunción de María al cielo.
.
Sin embargo, el Apocalipsis 12 habla de una mujer que está en una batalla entre el bien y el mal.
.
Muchos ven a esta mujer como el pueblo de Dios.
.
Y ya que María encarna mejor al pueblo del Antiguo y Nuevo Testamento que cualquier otra figura, su Asunción se puede considerar como una ejemplificación de la victoria de esa mujer.

Por otra parte, en 1 Corintios 15:20 San Pablo habla de la resurrección de Cristo como primicia de los que se durmieron.

Y ya que María está estrechamente relacionada con todos los misterios de la vida de Jesús, no es de extrañar que el Espíritu Santo haya llevado a la Iglesia a la creencia de que ella debe estar con Él en cuerpo y alma en el cielo.

Nos encontramos homilías sobre este supuesto de la asunción que se remontan al siglo IV.

En los siglos siguientes las Iglesias Orientales creyeron de manera constante en esa doctrina, pero algunos autores en Occidente no la habían aceptado.

Sin embargo, por el siglo XIII hubo un acuerdo universal.

Pero la fiesta se había venido celebrando bajo diversos nombres (Conmemoración, Dormición, Paso, Asunción) desde al menos el siglo V o VI.

Hoy en día se celebra como una solemnidad.

La Iglesia tuvo que recorrer siglos de discernimiento hasta estar convencida, de que la mujer vestida de sol de la que habla el Apocalipsis, es la Gran Señal del cumplimiento de la promesa de Jesucristo, de un lugar en el Cielo para la humanidad.

Veamos en detalle cómo fue llegando a esa conclusión.

Asuncion de la Virgen María - Juan Carreño de Miranda

Asunción de la Virgen María – Juan Carreño de Miranda

 

EL SILENCIO Y LA PRESUNCIÓN PREVIOS

Sabemos que después de la crucifixión María fue llevada consigo por el apóstol Juan (Jn 19: 26-27).

Los primeros escritos cristianos dicen que Juan fue a vivir en Éfeso y que María lo acompañaba.

Existe cierta controversia acerca de dónde terminó su vida, tal vez de vuelta en Jerusalén, tal vez no.

Ninguna de estas dos ciudades, ni ninguna otra afirmó que sus restos estaban allí, aunque hay afirmaciones sobre su tumba (temporal).
.
¿Por qué no hubo ninguna ciudad reclamando los huesos de María?

Al parecer porque no había huesos para reclamar, y la gente lo sabía.

Recuerda, en los primeros siglos cristianos, reliquias de santos fueron celosamente guardadas y muy apreciadas.

Los huesos de los mártires en el Coliseo, por ejemplo, se recogían rápidamente y se conservaban; hay muchos cuentos de esto en las biografías de aquellos que dieron sus vidas por la Fe.

Por ejemplo, los huesos de San Pedro y San Pablo eran conocidos ampliamente por ser conservados en Roma.

Y el sepulcro de David y la tumba de San Juan Bautista se mencionan en la Escritura.

Sin embargo, allí estaba María, sin duda el más privilegiado de todos los santos, pero no tenemos ningún registro de su cuerpo venerado en ningún lugar.

Asuncion de la Virgen María - Guido Reni

Asunción de la Virgen María – Guido Reni

 

TRADICIONALMENTE SE HABLABA DE LA ASUNCIÓN

La mención explícita de la Asunción de María comienza a aparecer en leyendas altamente embellecidas en el siglo cuarto.
.
Tenemos una cuento un poco más sobrio del evento dado por San Juan Damasceno, en una copia de una carta que preservó del siglo V del Patriarca de Jerusalén llamado Juvenalius a la emperatriz bizantina Pulqueria. 

La emperatriz aparentemente había pedido reliquias de la Santísima Virgen María. 

El Patriarca Juvenalius respondió que, de acuerdo con una antigua tradición, el cuerpo de la Madre de Dios había sido llevado al cielo después de su muerte,.

Y él se sorprendió de que la emperatriz estuviera al tanto de este hecho, lo que implica que debe haber sido más o menos común el conocimiento en la Iglesia en ese momento.

Juvenalius unió a esta carta una explicación de cómo los apóstoles habían sido llamados de forma milagrosa para el entierro de la Madre de Dios.
.
Y cómo después de la llegada del apóstol Santo Tomás su tumba se abrió, y su cuerpo no estaba allí.
.
Y cómo había sido revelado a los apóstoles que había sido llevada al cielo en cuerpo y alma. 

Más tarde, en el siglo VI, la creencia en la Asunción fue defendida por San Gregorio de Tours, y ningún santo o padre de la Iglesia a partir de entonces discute la doctrina.

Obviamente estas piezas de evidencia por sí mismos no son prueba.

Ni tampoco lo son el silencio ensordecedor temprano, ni la aparición de los huesos de María, ni la creencia generalizada en la Asunción manifiesta entre los primeros cristianos de los siglos IV y V, ni la ausencia de discusión de la doctrina entre los santos y los padres de la Iglesia; nada de esto  prueba que la doctrina sea verdadera.

Asuncion de la Virgen María - Annibale Carracci

Asunción de la Virgen María – Annibale Carracci

 

LA EVIDENCIA EN LA BIBLIA: EL APOCALIPSIS

Se afirma que no hay ninguna mención de la Asunción de María en la Escritura. Pero la hay.

De hecho hay una alusión al misterio de la Asunción justo en el lugar en el que la mayoría esperaría encontrar si la doctrina fuera verdad: es decir, en los escritos del Apóstol San Juan.

San Juan fue encargado por Nuestro Señor de cuidar a su madre a la hora de su muerte en la cruz.

Y en especial se puede buscar la alusión en el último de los libros del Nuevo Testamento en ser escrito, un libro casi seguro escrito después de que la vida terrena de María había terminado, el libro del Apocalipsis, también llamado de la Revelación. 

También la historia de la visita de María a su prima Isabel en el evangelio de San Lucas, capítulo uno, tiene numerosas y notables similitudes con el cuento en el Antiguo Testamento del rey David sobre el Arca de la Alianza en Jerusalén en 2 Samuel 6.

Las similitudes son demasiadas para ser accidentales: San Lucas nos dice, en su manera característica, que María misma es la nueva Arca de la Alianza. 







Al igual que el Arca en el antiguo Israel contenía las tablas de la Ley y el maná bajado del cielo – los signos de la Antigua Alianza – el vientre de María contenía el signo de la promesa de la Nueva Alianza y el verdadero pan de vida: Jesús, nuestro Salvador mismo.

Por lo tanto, ya se creía por la Iglesia apostólica que María era la nueva Arca de la Alianza.

La vieja Arca de la Alianza se había perdido durante muchos siglos, y ninguno de los judíos sabían dónde podría ser encontrada (de hecho sigue estando perdida hasta el día de hoy).

Con esto en mente, mira lo que encontramos al final del capítulo 11 del libro de Apocalipsis:

A continuación se abrió el templo de Dios en el cielo, y el arca de la alianza se veía en su templo, y hubo relámpagos, voces, truenos, un terremoto y granizo.

¡Qué audiovisual espectacular! ¡El Arca había sido encontrada! 

Pero mira lo que el Apocalipsis nos dice luego.

Y recuerda que las divisiones de capítulos y versículos de la Biblia no son parte de los textos originales, se insertaron siglos después por los monjes para ayudar a localizar versos de la escritura con mayor facilidad.

Por lo que la siguiente frase del comienzo del capítulo 12 viene directamente después de lo otro al final del capítulo 11 en los manuscritos originales):

Y una gran señal apareció en el cielo: una mujer vestida del sol, con la luna debajo de sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas.

Estaba embarazada… y dio a luz a un niño varón, que ha de regir a todas las naciones con vara de hierro.

Claramente, lo que a San Juan se le mostró en la visión, y lo informó en el libro de Apocalipsis, es que el Arca de la Alianza está ahora en el cielo como una “mujer vestida de sol”.
.
Cuyo hijo es el Mesías y gobernará con una “vara de hierro” (Salmo 2: 9). 

De hecho, varios de los Padres de la Iglesia vieron este pasaje como una referencia a María, la Madre de nuestro Salvador, incluyendo San Efrén el Sirio, San Ambrosio y San Agustín.

Asuncion de la Virgen María - Alonso López de Herrera

Asunción de la Virgen María – Alonso López de Herrera

 

LA DOCTRINA DE LA ASUNCIÓN ENCAJA CON TODA LA FE Y CON LA TRADICIÓN

Después de que el Señor “resucitó” de entre los muertos, llevó a los cielos a la verdadera “arca” de la Nueva Alianza, el cuerpo de su madre María.

Porque así como los antiguos israelitas creían que el arca original fue hecha de madera incorruptible, este pasaje prefigura la incorrupción corporal dada a María por su Hijo resucitado.

Y si queremos corroboración adicional de que la “mujer vestida de sol” del Apocalipsis 12 estaba destinada a ser un símbolo de María, con su cuerpo y alma en celeste gloria, echa un vistazo en algún momento a la imagen de la Virgen de Guadalupe.

Que fue dada milagrosamente por la Virgen a San Juan Diego en el siglo XVI, y compárala con la descripción en el libro de Apocalipsis.

Sin embargo, a pesar de todo esto, podría no haber sido suficientemente para llamar a la Iglesia a definir la Asunción de María como una verdad revelada por Dios.

Se necesitaba algo más: lo que los teólogos llaman la analogía de la fe.

Eso significa que cada doctrina auténtica revelada por Dios debe ser vista que “encaja” con otra doctrina revelada.

En otras palabras, debe haber una armonía entre las verdades de la fe.

Y ciertamente no hay contradicciones entre ellas.

La doctrina de la Asunción de María encaja con la fe católica en su conjunto. 

En primer lugar, hay un ajuste natural con la doctrina de la Inmaculada Concepción de María: que dice que ella fue preservada de la herencia del pecado original por los méritos de la pasión de su Hijo.

Por cierto Dios puede hacer ese tipo de cosas, simplemente porque Él tiene todo el tiempo presente frente a Él a la vez.

Por ejemplo, tomando los méritos de la pasión de su Hijo los aplicó a los patriarcas y profetas de Israel, otorgándoles muchas gracias sobre esa base.

Y de la misma manera, tomó los méritos de la pasión de su Hijo, y sobre esa base dio a María una efusión de la gracia en su alma desde el primer momento de su existencia

Para ayudar a prepararse para su futuro papel como Madre del Salvador. 

Ahora, sabemos por el libro del Génesis que uno de los resultados de la caída de Adán y Eva fue que todos sus descendientes se convirtieron en objeto de sufrimiento y muerte.

“La paga del pecado es la muerte”.

Pero María no compartía esta condición caída.

Más bien, su alma se enriquece a partir del momento de su concepción con la gracia del Espíritu Santo que da la vida.

El Venerable John Henry Newman escribió:

“¿Por qué debería compartir la maldición de Adán, quien no participó en su caída?”.







Por lo tanto, nuestra creencia en el origen de gracia de María, naturalmente nos lleva a aceptar la verdad, que ella fue preservada de la maldición y la indignidad de la corrupción del cuerpo implicada en la muerte humana. 

Y, por cierto, es por eso que no fue hasta el siglo XX que la Iglesia estuvo tan segura de esta doctrina que proclama que es una verdad revelada de Dios.

Porque no fue sino hasta el siglo XIX que se convenció, más allá de cualquier duda razonable, de la verdad de la Inmaculada Concepción.

Esta doctrina abrió el camino para la otra.

Asuncion de la Virgen María - Teodore Van Loon

Asunción de la Virgen María – Teodore Van Loon

 

LA FE EN LA RESURRECCIÓN

Lo más importante es que la Asunción de María es una proclama en voz alta y triunfante de la plena verdad de la Pascua.

A veces decimos que la fe en la Pascua es que “Cristo ha resucitado”.
.
Esto es cierto.
.
Pero la buena noticia que los Apóstoles proclamaron al mundo no sólo era que Cristo ha resucitado.
.
Sino que precisamente, Él está llevando a todo su cuerpo místico en la tierra para unirse a Él en la gloria. 

Esto es precisamente lo que la Asunción de María proclama:
.
“¡Cristo ha resucitado!.
.
Y ahora está trayendo todos los corazones fieles con Él en gloria”. 

El signo de esta esperanza para toda la Iglesia es que el corazón que estaba más cerca de su corazón amoroso, ya ha sido elevado a la gloria junto con Él.

Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: