Luego del Concilio Vaticano II se puso énfasis en que la misa es una cena, una comida, un banquete.

Devaluando el aspecto de sacrificio que tiene el misterio pascual.

sacerdote mostrando la hostia

Es cierto que es una comida, pero también un sacrificio.
.
Pero para dejar las cosas más claras deberíamos establecer qué clase de comida es.

Ver también:

La Misa es una Ventana que nos Comunica con el Cielo en Tiempo Real

El Aspecto Sobrenatural que se Oculta Detrás de la Misa Católica

10 Criterios para Entender la Misa

Si No Puedes Ir a Misa, Envía a Tu Ángel por ti con Esta Oración

La Santa Misa explicada por San Pío de Pietrelcina

La Santa Misa: testimonio de Catalina Rivas

Experiencias con Demonios en Misa

Guía de los signos externos de sacerdotes y fieles en la misa

Cual es el significado de la misa para el Papa Francisco

Que es la Santa Misa o Eucaristía

Las Partes de la Misa

 Porque cuando la mayoría de la gente hoy en día escucha la palabra “comida”, no piensa en un banquete sagrado o una fiesta de bodas, sino más en una comida informal.

Y la informalidad en la cultura occidental se ha vuelto muy informal.
.
Al punto que hay una sátira de la última cena como si fuera un asado, que mostramos aquí, por si no conoce esta desviación.

Pero esa no es la idea de comida para la Iglesia, por lo tanto debemos aclarar.

misa ad orientem de tres concelebrando

 

¿QUÉ POSICIÓN TIENE LA RAZÓN?

El Catecismo de la Iglesia Católica enseña que la misa es,

La Cena del Señor, debido a su conexión con la Cena que el Señor celebró con sus discípulos en la víspera de su pasión y es la anticipación del banquete de bodas del Cordero”

Pero también dice que la misa es,

El Santo Sacrificio, porque actualiza el único sacrificio de Cristo Salvador e incluye la ofrenda de la Iglesia”.

Sacrificio de alabanza, sacrificio espiritual, sacrificio puro y santo que completa y supera todos los sacrificios de la Antigua Alianza.

Cuando se trata de la liturgia, cada vez es más evidente que en un mundo moderno, cambiante y multicultural, la liturgia uniformizada al máximo deja de lado tradiciones locales.

Y no sirve para todos, menos a los católicos radicalmente modernos y a los católicos radicalmente tradicionales.

En cambio, la Iglesia Católica con toda la razón y de manera políticamente equilibrada, permite la diversidad de estilos de culto, mientras que sólo permite una liturgia autorizada y aprobada.
.
O sea que maneja una mezcla de autoridad y libertad individual.

De alguna manera, la Iglesia Católica mundial ha sido capaz de mantener la unidad, mientras que no hace cumplir la uniformidad.

En lugar de desatar guerras litúrgicas e insistir en que tenemos razón y los demás están equivocados, debemos estar agradecidos de que la Iglesia Católica tiene suficiente diversidad dentro, y que esto es próspero.

Es cierto que la innovación y la diversidad litúrgica es un riesgo.

Porque puede haber abusos y gustos excesivamente personales.

Pero los abusos deberían ser corregidos por la autoridad que corresponde.

No parece adecuado en este momento de confusión en la Iglesia uniformizar todo porque crearía una discusión innecesaria.

Y esto vale especialmente para las diócesis que deberían permitir la variedad de estilos porque atrae a más gente.

O sea unas parroquias manejando un estilo y otras uno diferente, y que el público vaya eligiendo.

ultima cena asado

 

LA MISA ES UNA COMIDA, PERO NO ES UNA COMIDA ORDINARIA

La misa es una comida sagrada o banquete y también el gran banquete de la boda del Cordero, para lo cual hay que vestirte adecuadamente (ver Ap 19: 6 -9 ; Mateo 22: 12-13).

Esta comida no es un informal; se trata de un gran banquete que debe ser estimado y para el que hay que estar preparado.

Hay muchas personas hoy en día que hacen hincapié en la “comunidad de mesa” que tuvo Jesús con los pecadores.

Ellos argumentan que la Eucaristía debe ser accesible a todos, católicos o no, santos o incluso a los peores pecadores.

Es verdad que Jesús se encontraba a menudo en la mesa con pecadores, donde comía con ellos.







Sin embargo, la última cena, en la que dio por primera vez la Eucaristía, no era cualquier comida; era una comida de Pascua.

La comida de Pascua no era una comida abierta; era una comida familiar y una enraizada en la fe judía.

Las personas eran instruidas para celebrar esta comida en sus propias familias.

Y si bien varias familias más pobres podían reunirse para la comida, era la excepción y no la norma.

Por lo tanto, la última cena no debe ser comparada con la “comunidad de mesa” abierta que Jesús tuvo con los pecadores.
.
Sólo los Apóstoles se reunieron formalmente para la última cena con Jesús.

Por lo tanto, si bien podemos hablar de la misa como una comida, no es una comida normal donde vienen todos los más o menos conocidos.

O los que vienen lo hacen con la mentalidad de “está todo bien”.

No es informal.
.
Es una comida sagrada que debe ser recibida dignamente, que se celebra con respeto.
.
Y que está integralmente vinculada al sacrificio de Jesucristo en la cruz.

Joseph Ratzinger escribió sustancialmente sobre este tema a finales de 1990, hablando de recepción digna.

cura ofreciendo el vino al señor

 

LA MISA NO ES UNA RECREACIÓN DE LA ÚLTIMA CENA

Seguramente la misa incluye aspectos de la última cena.

Lo más crucial son las palabras de la institución del Santísimo Sacramento de la Eucaristía.

Sin embargo, estos aspectos de la última cena se resumen y referencian, pero no se recrean.

Si fuera realmente una recreación, cuando el cura dice que Jesús dio gracias, bendijo, partió el pan y se lo dio a ellos diciendo: “Este es mi cuerpo…”, debería dar la hostia inmediatamente a los comensales.

Y luego, cuando toma el cáliz y pronuncia las palabras de la consagración, debería decirle a toda la gente que beba de él inmediatamente.

Una recreación literal también puede exigir que todos estuvieran reclinados en el suelo y en mesas bajas, en forma de U.

La última cena no se sirve en una mesa moderna y de aspecto occidental, o incluso una como Da Vinci imaginó.

Y tal vez el lavado de pies debería hacerse en cada misa.

Pero incluso aunque recreara al pie de la letra, el punto sigue siendo que la misa no es una puesta en escena de la Última Cena.

Incluso en la última cena, a la hora de dar las palabras, Jesús señala que consagración va más allá de la propia última cena.

Se dice sobre el pan, “Este es mi Cuerpo, que será entregado por vosotros”.

Por lo tanto Él apunta más allá de la comida, a la cruz.

Se dice del vino en el cáliz, “Este es el cáliz de mi Sangre, Sangre de la alianza nueva y eterna, que será derramada por vosotros y por muchos…”

Aquí también apunta más allá de la propia comida, hacia la cruz.

Por lo tanto, mientras que la conexión de la misa con la última cena es clara, no es la única o incluso la conexión más importante.

La comida en sí apunta al sacrificio de Cristo en la cruz.
.
Y puesto que en la Comunión recibimos a un Señor vivo (no un pedazo de carne muerta), la misa también apunta a la resurrección.

ultima cena sentados en el suelo

 

LO QUE MÁS HACE DE LA MISA UN BANQUETE ES LA COMIDA QUE RECIBIMOS

La comida que recibimos es Jesús, el Señor, que nos alimenta con su Cuerpo y su Sangre, Alma y Divinidad.

No es necesario hacer el teatro o insistir en que el altar debe parecerse a una mesa de comida sencilla, moderna.

Porque la misa es realmente una comida como un sacrificio.

Pero hay que entender que el significado de la palabra “comida” en el contexto de la misa es distinto de nuestras nociones modernas.

Es una comida formal, sagrada, exclusiva para los de la familia de la fe que están en un estado de gracia.

Con vestimenta adecuada y la formalidad que debe equilibrarse con la noble sencillez.

Y aunque la última cena es sin duda parte integral de la misa, no se trata simplemente de recrearla.
.
Se recoge en su esencia (no sólo en sus aspectos externos) y apunta a la cruz.

misa con velas

 

CUANDO EL SACERDOTE PRONUNCIA LAS PALABRAS DE LA CONSAGRACIÓN NO SE DIRIGE A LA CONGREGACIÓN

Este es otro punto común de confusión en la actualidad.

No sólo la misa es no una mera recreación de la Última Cena, sino incluso cuando el sacerdote pronuncia las palabras de la Consagración en la Misa, no se dirige al pueblo reunido.

Estas palabras, al igual que todas las palabras de la oración eucarística, se dirigen al Padre Celestial.

Ellas sirven como una especie de base y contexto de nuestro sacrificio.

Al decir estas palabras, el sacerdote está hablando en la persona de Cristo.
.
E indicando que este acto de nuestro culto, como miembros del Cuerpo de Cristo, está unido al sacrificio perfecto, de una vez por todas, de Jesús en la Cruz.

El punto esencial es que las palabras se dirigen al Padre.

Cuando un cura mira fijamente a la congregación y / o muestra el pan de manera espectacular cuando dice las palabras de la Consagración, envía una señal equivocada, porque no es a la gente a la que se están refiriendo.

En las rúbricas, el sacerdote es llamado a inclinarse un poco (parum se inclinat) cuando él dice las palabras.







Él no es como un actor en un escenario recreando la última cena con todo tipo de gestos y la participación de los fieles como si fueran los Apóstoles.

Él se inclina mientras habla con el Padre Celestial de lo que Jesús hizo y dijo en la institución de la Eucaristía.

Para reiterar, toda la oración eucarística se dirige al Padre Celestial.
.
Por lo tanto no estamos pretendiendo representar la comida que fue la última cena.

Esto nos trae a la reciente propuesta del cardenal Sarah, máxima autoridad en liturgia del Vaticano.

arzobispo conley misa ad orientem

 

PROPUESTA DE LA CELEBRACIÓN DE LA MISA MIRANDO AD ORIENTEM (al Señor)

El cardenal Robert Sarah habló en una conferencia sobre liturgia en Londres en junio 2016 animando a los sacerdotes a ofrecer la misa mirando en la misma dirección que miran las personas, “ad orientem”, o sea mirando hacia el Señor.

Muchos se preguntan, ¿cómo funciona exactamente la celebración ad orientem? ¿Cuándo el sacerdote debe mirar  a las personas y cuando mirar hacia el Señor?

Fr. Ryan Erlenbush da en un artículo indicaciones básicas, extraídas de la Instrucción General para el Misal Romano IGMR (que es el libro oficial que dice el sacerdote cómo celebrar la misa) y de los comentarios del Papa Emérito Benedicto XVI, así como las del cardenal Sarah.

La Instrucción General para el Misal Romano (IGMR) y otros documentos de la Iglesia no obligan a que el cura, mire hacia las personas o mire siempre ad orientem.

La Congregación para la Liturgia Divina ha cerrado este debate al afirmar en el año 2000:

“A medida que las dos posiciones [es decir, el anuncio ad orientem y de cara al pueblo] disfrutan del favor de la ley, la legislación no puede invocarse para decir que una posición o la otra está más de acuerdo con el pensamiento de la Iglesia (10 de abril de 2000)

La IGMR no siempre indica de qué manera el sacerdote debe estar mirando.

Siguiendo la tradición de la Iglesia y de su práctica litúrgica perenne, sería seguro asumir que el cura siempre debe estar dirigido hacia el altar “ad orientem”.
.
Excepto en aquellos lugares en los que se dirige expresamente a la gente.

Esta es la forma más natural de leer el IGMR, ya que la indicación de hacer frente a la gente se da como un cambio en la dirección.

El Papa Emérito Benedicto XVI indica que la celebración ad orientem es adecuada para aquellas partes de la misa en la que el sacerdote se dirige a Dios directamente.
.
El cardenal Sarah insiste en este mismo punto afirmando que el sacerdote debe enfrentar ad orientem, no sólo en la Oración Eucarística, sino también en el Gloria y el Credo.

misa ad orientem

 

¿CUÁNDO EL CURA ENFRENTA AL PUEBLO?

El cardenal Sarah en una entrevista con “Familia Cristiana” (23 de mayo de 2016):

“Yo propuse que los sacerdotes y los fieles se dirijan ad orientem, al menos durante el Acto Penitencial, durante el canto del Gloria, durante los Propios y durante la Oración Eucarística”.

En aras de la facilidad, Fr. Ryan Erlenbush detalla los momentos en los que el sacerdote está orientado hacia las personas cuando celebra la misa ad orientem:

Cuando se hace la señal de la Cruz y el diálogo de apertura (incluyendo “Hermanos, reconozcamos nuestros pecados”), hasta antes de la Confíteor (“Yo Confieso”) o rito penitencial.
.
Cuando se introduce la oración de los fieles o peticiones generales.
.
En el ofertorio al decir la oración “Orate fratres”  (“Oren hermanos”)
.
Después del Padre Nuestro, en el Signo de la Paz “Pax Domini” (“La paz del Señor esté siempre con vosotros”)
.
Cuando muestra la hostia consagrada al pueblo “Ecce Agnus Dei” (“He aquí el Cordero de Dios”)
.
Cuando se invita a la gente a rezar la oración de post comunión cuando él dice, “Oremus” (“Oremos”) (aunque la oración misma se dice ad orientem).
.
Para la bendición y despedida.

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: