Hay una tendencia de los cristianos a centrarse en lo que tenemos en común con los demás.

Y a no atreverse a hablar de nuestras diferencias.

Eso es ser políticamente correcto.

¿Jesús vino a decirnos que debíamos ser políticamente correctos o a la inversa, proclamar la verdad? 

boca tapada con cinta

La consigna es: “No debes decirle a la gente que está equivocada, necesitas ser suave al igual que Jesús”, al hablar con los no católicos.

Eso nos trae a cómo posicionarnos frente al lenguaje políticamente correcto que no se atreve a confrontar en lo más mínimo lo que dicen los demás.

Primero hablemos de cómo la sociedad occidental se transformó en una sociedad políticamente correcta para el mayor gozo de las elites ateas dominantes.

 

EL CRECIMIENTO FULGURANTE DE LO POLÍTICAMENTE CORRECTO

En el lapso de unos pocos años, la dictadura del relativismo ha dado paso a la tiranía de lo políticamente correcto.
.
La verdad universal fue suplantada por la verdad personal.

Ten en cuenta el aumento de las declaraciones tales como,

La orientación sexual no es innata y fija.
El sexo no es innato o fijo,
o binario.
La homosexualidad no es anormal, antinatural, o desordenada.

El matrimonio es una cuestión sólo de amor y no de género.

Los niños se educan también (o mejor) con “padres” del mismo sexo que con sus padres biológicos.

El terrorismo islámico no es impulsado por la religión.

Cada una es objetivamente falsa.

Y como lo son todas las declaraciones políticamente correctas avanzan a través de la tautología, de proxenetas de la argumentación, y son ejecutadas por la intimidación, convirtiéndose en la ortodoxia occidental.

Tan arraigado es este pensamiento que aquellos que lo desafían pueden encontrar sanciones sociales y judiciales.

La cultura de lo políticamente correcto es un producto del progresismo que piensa que la realidad es una construcción social que debe ser cambiada para lograr los reivindicados fines progresistas de prosperidad, la paz y la construcción de la modernidad.

Para todos los movimientos progresistas, la realidad suprema es la creación de una nueva humanidad, una existencia utópica, donde se resuelven todos los conflictos y contradicciones.

Esto se logra mediante el desmantelamiento de todas las diferencias de clase, mediante la superación de la represión sexual, mediante la obtención de la aceptación del público de cualquier y todos los estilos de vida, y mediante la exaltación de lo que dicen los científicos y la extinción de la religión.

En cada área se requiere una revolución en contra de las realidades que no se doblegan a las “realidades” de los progresistas.

La tarea de la corrección política es superar estas realidades intransigentes:

silenciando a los disidentes,

deslegitimizando los puntos de vista opuestos (en particular los informados por los fundamentos morales de la civilización occidental),

marginando a las personas que los sostienen, y posiblemente penalizándolos.

El éxito de esta explotación “suave” requiere la apropiación inteligente de la lengua por los arquitectos de lo políticamente correcto.
.
Términos como justicia e igualdad se conservan, pero sus definiciones y aplicaciones cambian.

Por ejemplo Justicia, en la comprensión clásica, es dar a la gente que les es debido.

Desde el punto de vista cristiano es dar lo que necesitan.

Pero en la mente progresista es dar a la gente lo que quieren, o lo que la clase dominante ha decidido que necesitan.

Bajo el paraguas de la justicia social esto incluye la justicia económica, la justicia climática, la justicia ambiental, la justicia de recursos, y la justicia reproductiva.

Otro ejemplo sobre la igualdad.

De acuerdo con la visión clásica se trata de igualdad de oportunidades y el trato justo e imparcial de todas las personas sin distinción de raza, etnia, género o religión.

Pero desde el punto de vista progresista se trata de la igualdad de resultados.

O sea forzar el progreso y la supremacía de grupos a los que se consideran en desventaja, a través de estructuras de impuestos, la diversidad, la inclusión y políticas de acción afirmativa.

Y por último, sentirse bien a sí mismo en el lenguaje políticamente correcto, es confesar y combatir los pecados de los otros según el credo progresista; humillarles y hacerles daño.

¿Jesús cultivaba este lenguaje políticamente correcto sobre la realidad?
.
Y si encontraba otros cultivando el lenguaje políticamente correcto ¿lo combatía o lo dejaba pasar?
.
¿Cuál es el mensaje que nos dejó Jesús, callarnos ante el lenguaje políticamente correcto o enfrentarnos a él?

 

¿EL JESÚS DE LOS EVANGELIOS ERA SUAVE?

A veces da la sensación de que hay gente que se imagina a Jesús como si fuera una especie de hippie de los años 60, haciendo el signo de la paz y diciendo:
.
“¡Paz hermano… amor… está todo bien!” a diferencia de lo que vemos de Jesús en los Evangelios.

No hay que malinterpretar.

Jesús era la persona más amable, generosa y amante que caminó sobre este planeta. Y, todos tenemos que ser más como Él.

Sin embargo, Jesús no era una especie de soft insípido.

Jesús era en realidad un hombre de oración (Mateo 19:13; Marcos 14:32; Lucas 6:12), pero también era un hombre de acción.

Y mientras muy a menudo Sus acciones demostraron el amor, la bondad, la dulzura, hubo momentos en que sus acciones podrían ser interpretadas como no tan agradables.

pies de jesus por el agua

Por ejemplo, en Mateo 23, Jesús denuncia a los escribas y fariseos, diciéndole a la multitud que “predican pero no practican” (versículo 3) y que hacen todo sólo para mostrar.

Él los llama hipócritas, guías ciegos, tontos ciegos, hijos del infierno, extorsionadores, sepulcros blanqueados, y dice que ellos están llenos de maldad.

Y sólo fue entrando en calor. Él va a llamarlos serpientes, raza de víboras, hijos de asesinos, y les pregunta si piensan que van a escapar de ser condenados al infierno.

Alguien podría decir:

“Pero Jesús fue sólo de esta manera con los líderes religiosos de la época, no era de esa manera con la gente de a pie, por así decirlo”.

Bueno, no tan rápido.

No fue el caso de la mujer cananea que Jesús ignoró por primera vez cuando le rogó que sanara a su hija.

Una madre pidiendo la curación para su hija, ¿y que hizo Jesús? Él la ignora.

Y, cuando finalmente se fija en ella, Él la llama esencialmente un perra (“No se debe echar a los perros el pan de los hijos”, Mateo 15: 22-28).

En otra ocasión un hombre trajo su hijo a Jesús para ser sanado y Jesús le dijo:

“¡Qué generación tan incrédula! ¿Hasta cuándo tendré que estar con ustedes? ¿Hasta cuándo tendré que soportarlos?” (Marcos 9:19).

Después de todo el hombre simplemente estaba preocupado por su hijo y recibió una reprimenda de Jesús.

Y piensa en que aún llegó a la violencia física cuando expulsa a los mercaderes del Templo (Juan 2:13-25).

Cuando estas personas están tratando de ganarse la vida viene este tipo con un látigo, dio vuelta las mesas y tiró su dinero al suelo.

Él a veces se enojó con sus discípulos porque eran lentos para entender.

Fue tan lejos como para referirse a Pedro como satanás, que visto externamente no cosas muy agradables de hacer.

Entonces ¿no hubo varias ocasiones en la Biblia donde Jesús no estaba siendo muy agradable?

hombre habla con megafono

 

JESÚS TENÍA RAZÓN PARA NO SER POLÍTICAMENTE CORRECTO

Aunque Él no estuviera siendo lo que algunos llamarían “un tipo agradable”, ¿podría argumentar alguien que Jesús no estaba siendo benéfico?

Podríamos argumentar que puede haber momentos en que la caridad pasa por ser franco y dolorosamente honesto con una persona.
.
Incluso si la verdad pueda doler un poco, para tratar de conseguir que la gente despierte.

Jesús se refiere en primer lugar a la salvación de las almas en lugar de contemplar los “sentimientos” de la gente.

Se dio cuenta de que, a veces la gente tiene que ser un poco sacudida o tener un choque, con el fin de plantar una semilla en ellos o para moverlos en una dirección que necesitan ir.

Un shock para conseguir que se salgan de su estupor o para que se caigan las vendas de sus ojos

Los conflictos, la brusquedad y la honestidad brutal tienen casi siempre una visión negativa en nuestra sociedad políticamente correcta.
.
Salvo que sea usada por los que tratan de imponer las nuevas realidades.

Sin embargo Jesús utiliza a veces el conflicto verbal no físico (bueno, la mayoría de las veces no), la brusquedad y la honestidad brutal para mostrar lo que quería significar.

Y lo hace con el fin de plantar semillas de la verdad, y para desafiar a la gente a llegar más alto y profundizar más en encontrar algo en sí mismos que tal vez no sabían estaba allí.

Jesús podía, cuando la situación lo requería, lanzar un golpe verbal fuerte a la mandíbula.

¿Y nosotros como actuamos hoy?

dibujo ojos, boca, oidos tapados

 

¿POR QUÉ NO PODEMOS DECIR A LAS PERSONAS QUE ESTÁN EQUIVOCADAS?

Ahora, viendo como actuaba el Jesús de la Biblia ¿por qué esta actitud de muchos católicos que piensan que no podemos decir a las personas que están equivocadas?

Parece que estamos en una cultura donde casi el único pecado mortal que es reconocido por la sociedad es decir a alguien que está mal.

Hoy vemos que la sociedad nos dice que es un pecado mortal decir a los que se involucran en relaciones del mismo sexo que están equivocados.

La sociedad nos dice que es un pecado mortal decirles a un hombre y una mujer que se involucran en relaciones sexuales fuera del matrimonio que están equivocados.

La sociedad nos dice que es un pecado mortal decir a las mujeres que permiten que sus hijos sean asesinados por un abortista que están equivocadas.

O que es un pecado mortal decir que la anticoncepción es errónea.

Incluso es pecado mortal decir que actitudes de la sociedad han influido con frecuencia dentro de la iglesia.

Y que hay ciertas religiones que tienen un gen violento.

Esta es la razón por la que muchos católicos – incluyendo muchos sacerdotes, diáconos y obispos – bastante a menudo permanecen en silencio.
.
En situaciones en las que un miembro de la familia o un amigo o un compañero feligrés está involucrado en pecados de relaciones sexuales con personas del mismo sexo, o en adulterio o fornicación, o anticoncepción o aborto.
.
O abogan por ello.

Nosotros no queremos herir los sentimientos de nadie.

No queremos ofender a nadie.

No queremos que nadie se enfade con nosotros”.

Nos hemos convertido en un grupo frágil y miedoso, y con demasiada frecuencia hemos adoptado dentro de la Iglesia la mentalidad de la cultura que nos rodea.

En lugar de una Iglesia militante, nos hemos convertido en la Iglesia políticamente correcta.
.
En lugar de “No tengas miedo”, nuestro lema es: “No hieras sus sentimientos”.

caperucita roja uy el lobo

 

ASÍ NO PODEMOS AYUDAR A SALVAR A LA GENTE

Simplemente no estamos en condiciones de decir algo a las personas que participan en cualquiera de estas situaciones pecaminosas, que les pudiera dar un indicio de que sus acciones son moralmente incorrectas.

Mencionar la palabra “pecado” en cualquiera de estas situaciones, implica una reacción de este tenor aún dentro de los propios católicos.

“¿Quién eres tú para juzgarme?”.
.
“¡No juzguéis para que no seáis juzgados!”.
.
“¡Oh, así que eres el que habría tirado la primera piedra, y estas sin pecado!”.

Así nos hemos instalado en un silencio cómodo y justificamos nuestro silencio diciendo: “Jesús quiere que yo simplemente los ame y ore por ellos”.

El Arzobispo Fulton Sheen dijo una vez que el problema de occidente no es la falta de tolerancia, sino la falta de intolerancia.

La falta de intolerancia por el pecado y el error.

Por lo tanto, mantenemos nuestras bocas cerradas con el fin de evitar cualquier respuesta desagradable.

Por eso es que a menudo se oye
.
“estoy personalmente opuesto al aborto, ¿pero quién soy yo para decirle a una mujer que no puede tener un aborto; después de todo, es su cuerpo?”

Entonces tenemos que pensar si con nuestra actitud no estamos generando que los reingenieros de la cultura hagan leyes a favor del aborto, a favor del “matrimonio” del mismo sexo, etc.

policia politicamente correcto

Por eso Edmund Burke dijo:

“La única cosa necesaria para que el mal florezca es que los hombres buenos permanezcan en silencio”.

Y, si no podemos hablar de lo correcto e incorrecto en el ámbito de la moral, entonces se vuelve bastante obvio transferir ese mismo sentimiento a la zona de la fe.

No podemos decir que a los protestantes que están equivocados en creer que la sola fe en Jesús como su Señor y Salvador personal será la que los salve sin importar lo que hagan.

Eso no es sólo agradable.

No podemos hablar a los evangélicos de la Virgen María.

Eso podría herir sus sentimientos porque incluso algunos la satanizan.

Es más en algunos países los misioneros católicos que van a las cárceles a evangelizar tienen prohibido, por la Iglesia, hablar de la Virgen María a los presos, porque irrita a los protestantes.

No podemos decirles que la creencia en la Biblia como la única regla de fe es errónea. Puede ser que se ofendan.

En esencia, no podemos decir a nadie que están equivocados acerca de ninguna cosa.

Lo que significa, que nos estamos deteniendo de decir la verdad a la gente.

La sociedad ha adoptado las palabras de Pilato como lema: “¿Qué es la verdad?”, cuando preguntó Pilato a Jesús.

La verdad está siendo crucificada hoy como fue crucificada hace 2000 años.

Jesús nos dice en Juan 18 que vino para dar testimonio de la verdad, y que todo el que es “de la verdad”, oye su voz.

Bueno, si no se permite y no nos permitimos que la verdad ser hablada hoy porque sus defensores son abucheados, burlados, condenados, vilipendiados y perseguidos, entonces, ¿cómo se puede escuchar la voz de Jesús?

Jesús habló la verdad sobre el pecado. Lo crucificaron.

Sin embargo, siempre fue benéfico aun diciendo cosas que no gustaran o hirieran.

Siempre estaba pensando en la salvación de las almas.

Y cada uno de nosotros tiene que estar siempre pensando en la salvación de las almas de los que nos rodean.

Por lo que no podemos tener miedo a decir la verdad, sin importar las consecuencias.

No podemos tener miedo de decirle a alguien que se equivoca cuando, según la Iglesia, están pecando.

No podemos tener miedo de herir los sentimientos de alguien en el corto plazo, para que pueda arrepentirse y ser restaurado a la vida en Cristo en el largo plazo.

Por lo tanto, si alguna vez piensas que puedes no ser muy agradable para alguien diciendo una verdad, lee Mateo 23.

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: