25 OCTUBRE 2016 

Queridos hijos. Hoy los invito: ¡oren por la paz! Dejen de lado el egoísmo y vivan los mensajes que les doy …

21 OCTUBRE 2016 Mensaje Extraordinario

Queridos hijos, también hoy, deseo invitarlos a la perseverancia en la oración. Oren, queridos hijos, por la paz …

2 OCTUBRE 2016 

Queridos hijos, el Espíritu Santo, por el Padre Celestial, me ha hecho Madre, la Madre de Jesús y …

Maria-Reina-de-la-Paz

 

Mensaje del 25 de octubre 2016

“Queridos hijos! Hoy los invito: ¡oren por la paz!

Dejen de lado el egoísmo y vivan los mensajes que les doy.

Sin ellos no pueden cambiar su vida.

Al vivir la oración, ustedes tendrán paz. 

Al vivir en paz, sentirán la necesidad de dar testimonio, porque descubrirán a Dios a quien ahora sienten distante.

Por eso, hijitos, oren, oren, oren y permitan a Dios que entre en sus corazones.

Regresen al ayuno y a la confesión, a fin de que puedan vencer el mal en ustedes y en torno a ustedes.

Gracias por haber respondido a mi llamado.”

 

Mensaje Extraordinario del 21 de octubre 2016 dado a Iván

«También esta noche la Virgen vino alegre y feliz y, al inicio, nos saludó a todos con su saludo maternal:

“Alabado sea Jesús, queridos hijos míos”.

Después extendió sus manos y oró un tiempo prolongado sobre todos nosotros, de manera especial oró por los enfermos presentes. La Virgen dijo:

“Queridos hijos, también hoy, deseo invitarlos a la perseverancia en la oración. Oren, queridos hijos, por la paz.

Que la paz reine en los corazones de los hombres, ya que de un corazón en paz nace un mundo en paz. 

Gracias, queridos hijos, por haber respondido también hoy a mi llamado.”

A continuación, la Virgen nos bendijo a todos con su bendición maternal, y bendijo todo lo que ustedes han traído para que sea bendecido. Después yo los encomendé a todos ustedes, sus necesidades, sus familias y especialmente a los enfermos.

Luego la Virgen continuó orando un tiempo sobre todos nosotros y en esta oración se marchó, se marchó en el signo luminoso de la luz y de la cruz con su saludo:

“Vayan en paz, queridos hijos míos.”»

 

Mensaje del 2 de octubre 2016

“Queridos hijos, el Espíritu Santo, por el Padre Celestial, me ha hecho Madre, la Madre de Jesús y con esto, también la Madre de ustedes.

Por eso vengo para escucharlos, para abrirles mis brazos maternos, para darles mi Corazón y para invitarlos a permanecer conmigo.

Porque desde lo alto de la Cruz mi Hijo los ha confiado a mí.

Pero lamentablemente, muchos hijos míos no han conocido el amor de mi Hijo y muchos no desean conocerlo.

¡Oh hijos míos!, qué mal hacen aquellos que, para poder creer necesitan ver o razonar. 

Por eso hijos míos, apóstoles míos, en el silencio de su corazón, escuchen la voz de mi Hijo, para que el corazón de ustedes sea Su morada, para que no sea un corazón oscuro ni triste, sino iluminado por la luz de mi Hijo.

Con la fe busquen la esperanza, porque la fe es la vida del alma. 

Nuevamente los invito: oren.

Oren para poder vivir la fe en humildad, en la paz del alma e iluminados por la luz. 

Hijos míos, no se esfuercen en comprender todo de una vez, porque tampoco yo comprendía todo, sin embargo, he amado y he creído en las palabras divinas que mi Hijo decía, Él, que ha sido la primera luz y el origen de la redención. 

Apóstoles de mi amor, ustedes que oran, que se sacrifican, ustedes que aman y no juzgan, vayan y difundan la verdad: las palabras de mi Hijo, el Evangelio, porque ustedes son el evangelio vivo, ustedes son los rayos de la luz de mi Hijo.

Mi Hijo y yo estaremos a su lado, los alentaremos y los pondremos a prueba.

Hijos míos, pidan siempre la bendición de aquellos, y solo de aquellos, cuyas manos ha bendecido mi Hijo, de sus pastores.

¡Les doy las gracias!”. 

 

Fuente: Centro María Reina de la Paz Montevideo-Uruguay

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: