Es absolutamente increíble ver la obediencia que los animales tenían a Santos.

Las vidas de los santos están llenas de historias sobre la extraordinaria influencia sobre diferentes de animales.

Dios, al parecer, permite que los Santos tengan esta extraordinaria relación con los animales, con el fin de señalar al compañero del hombre.

san francisco y los pajaros

Aquí presentamos 4 historias: San Juan Bosco y el misterioso perro “Grigio”, San José de Cupertino y la historia del pequeño jilguero, el Padre Paul de Moll y las hermosas aves mensajeras de color, y el más conocido relato de San Francisco de Asís con el Lobo de Gubbio.

estatua san juan bosco

 

SAN JUAN BOSCO Y EL MISTERIOSO PERRO “GRIGIO”

Entre todos los sorprendentes episodios de la vida de Don Bosco, uno de los más grandes fue la aparición del perro “Grigio”.

Un enorme perro gris que apareció repentinamente en los momentos de peligro, reapareció en muchas ocasiones y desapareció algunos años después, cuando el peligro había terminado.

Él no pedía comida ni refugio, era salvaje como un lobo contra el enemigo, pero noble como un cordero con los niños del Oratorio, y quien Don Bosco dio el nombre de Grigio, que significa Gris.

Don Bosco iba una vez pasando por el barrio densamente poblado, que se encontraba cerca de Valdocco a altas horas de la noche.

Tenía una mala reputación: personajes sospechosos podrían esconderse detrás de las matas y matorrales y atacar a los transeúntes.

Su madre, Margarita Bosco, siempre estaba ansiosa cuando su hijo salía a altas horas de la noche.

Don Bosco había pasado los últimos edificios de la ciudad cuando un enorme perro gris apareció y se acercó a su lado.

Se sorprendió al principio, pero a medida que se encontró con que la criatura parecía amistosa, lo aceptó como su compañero y siguió al Oratorio.

Cuando llegó a la puerta, el perro se dio la vuelta y se alejó al trote en la dirección de donde había venido.

Todas las noches desde esa ocasión, cuando Don Bosco estaba fuera tarde, ocurría lo mismo.

Encontraba siempre al perro esperándolo cuando había una parte solitaria en la ciudad para ser atravesada.

Una noche, se dio cuenta de dos hombres de aspecto sospechoso lo seguían, caminando al mismo paso que  el suyo.

Cuando trató de evitarlos cruzando la carretera, ellos cruzaron también.

Decidió correr de regreso, pero los malhechores ya estaban encima de él.

Le fue arrojada una capa sobre su cabeza y le metieron un pañuelo en la boca.

Se esforzó por liberarse y pedir ayuda, pero fue inútil.

De repente, con un aullido terrible apareció Grigio y se precipitó sobre ellos.

perro gris

Saltando sobre el que le lanzó la capa, forzándolo a que lo dejara ir, después mordió al segundo y lo arrojó al suelo.

El primero trato de escapar, pero Grigio fue tras él, arrojándolo al lodo, atacándolo y gruñendo furiosamente.

“Llama a tu perro”, clamaron a Don Bosco.

“Lo llamaré si me dejas ir”, respondió.

“Sí, cualquier cosa solo llámalo”.

“Ven, Grigio”, dijo Don Bosco, y el perro inmediatamente obedeció, mientras que los dos hombres, aterrados, desaparecieron rápidamente.

Otra noche, Don Bosco estaba camino a su casa cuando un hombre escondido detrás de un árbol le disparó dos veces a una distancia tan cerca que era casi imposible que ambos disparos se hubieran perdido.

Después, arrojando la pistola, el hombre se apresuró hacia él.

Pero en este preciso momento apareció Grigio misteriosamente, agarró al hombre y lo arrastró a unos metros de distancia, gruñendo ferozmente todo el tiempo.

Después que soltó al hombre, que corrió aterrorizado, el perro una vez más acompañó a Don Bosco a casa.

En otra ocasión este misterioso compañero lo salvó de toda una banda de matones.

Don Bosco había llegado a un lugar solitario cuando, oyendo pasos, se volvió y vio un hombre cerca de él con un palo levantado.

Don Bosco era un corredor veloz en esos días, pero su enemigo era más rápido y pronto lo atrapo.

Pero Don Bosco, con un golpe bien dirigido envió al hombre al suelo.

Su aullido de dolor trajo a varios enemigos que estaban escondidos en los arbustos.

Todos estaban armados con pesados palos y las cosas ahora parecían oscuras para Don Bosco.

Una vez más, en el momento crucial, se escuchó el terrible aullido de Grigio.

Él corrió rodeando a su amo, gruñendo y mostrando sus formidables dientes hasta que uno a uno los rufianes desaparecieron.

Una noche, en lugar de acompañar a Don Bosco, Grigio fue al Oratorio y se negó a dejarlo salir, tirándose al piso en la puerta de su habitación, gruñendo y mostrando mal humor hacia Don Bosco, cuando hacía el más mínimo intento de desalojarlo.

“No salgas, Juan” dijo su madre, “si no vas a escucharme, por lo menos escucha a ese perro, que tiene más sentido del que tú tienes”.

Don Bosco cedió al fin, y un cuarto de hora después, un vecino entró para advertirle de que había oído por casualidad que dos malvivientes planeaban atacarlo.

Otra noche después de la cena el perro apareció en la sala de juegos, y todos los niños del Oratorio de Don Bosco se reunieron alrededor de él.

Lo acariciaban, le tiraron de las orejas, los más pequeños se montaron en él.

Él los miró con ojos de ternura hasta que finalmente lo llevaron al refectorio donde Don Bosco estaba todavía en la cena.

“Grigio, viejo amigo, ¿qué te trae por aquí?”, Él dijo.

Grigio se acercó a él, lo miró y movió la cola.

“¿Qué quieres, muchacho? Un poco de queso o polenta?”

No, él no quería nada.

“Entonces, si no vas a querer nada”, dijo su maestro acariciando su gran cabeza, “ve a casa a dormir”.

perro de don bosco grigio

Grigio le dio una mirada larga, se dio la vuelta y salió trotando.

La razón de esta visita inusual de Grigio nunca fue realmente conocida, pero mostró la dulzura y la bondad de un “perro callejero” protector de Don Bosco en numerosas ocasiones.

La última vez que Don Bosco lo vio fue una noche en Castelnuovo.

Iba de Murialdo a Moncucco y estaba oscureciendo.

Tenía que pasar algunas granjas y viñedos que eran vigilados por perros salvajes.

“Me gustaría tener Grigio aquí”, se dijo a sí mismo.

De repente, apareció Grigio con una señal de alegría por encontrarse con su amigo, moviendo la cola, y caminó todo el camino con él.

Tuvo suerte que él estaba allí, porque dos perros de una granja se precipitaron sobre ellos, pero Grigio en una ofensiva feroz pronto los sacó con la cola entre las patas.

Cuando Don Bosco llegó a la casa del amigo, se sorprendieron al ver el magnífico perro y se preguntaban de donde Don Bosco lo había recogido.

Cuando se sentaron a cenar estaba tendido al lado de ellos, pero cuando Don Bosco se levantó para darle un poco de comida, no estaba a la vista.

De hecho, esa fue la última vez que vio a Grigio.

Los enemigos del Santo se habían cansado de conspirar contra él, y el misterioso protector no sería visto de nuevo.

Entonces, ¿cómo se puede explicar la sincronización y la actuación de “Grigio’, el increíble perro callejero?

¿Cómo es que misteriosamente aparecía en el momento justo, no en una, sino en numerosas ocasiones para salvar literalmente la vida del Padre Juan Bosco?

¿Grigio era un ángel en forma de un perro? ¿O era simplemente un perro misteriosamente guiado por Dios para proteger a Don Bosco?

Pero, ¿cómo entonces aparecía y desaparecía de la nada?

Una cosa es segura: Dios estaba con Don Bosco porque hace mucho tiempo se había entregado por completo al servicio de Dios.

Y Dios hizo milagros increíbles por su intercesión, para que él fuera un santo ejemplo para todos los niños pobres que iban al oratorio que había fundado, el que literalmente se convirtió para ellos en un refugio celestial.

Estatua de San Jose de Cupertino

 

SAN JOSÉ DE CUPERTINO INFLUENCIANDO EN LOS ANIMALES

A través de la gracia de Dios, San José de Cupertino hizo diversas maravillas con los animales.

Una vez, al poner en libertad a un pinzón oro que había sido atrapado en una red de cazadores les dijo:

“Ve y disfruta lo que Dios te ha dado, no pido nada más de ti que vuelvas y cuando te llame para alabar conmigo a tu Dios y el mío”.

Obediente a estas palabras, el pájaro volaba por el jardín y cuando San José lo llamaba inmediatamente venía a alabar al Creador.

Un halcón una vez mató a un pinzón, que el santo había entrenado para decir: “Jesús y María” y también “Fray José, ora tu Breviario”.

El halcón regresó a la orden del santo y éste le reprochó diciendo:

“Tú, delincuente, has matado a mi pinzón y mereces que yo te mate”.

Sorprendentemente, el halcón permaneció posado como arrepentido por su mala acción.

Y los testigos declaran que incluso permitió a José que lo golpeara con el dedo, y sólo fue volando cuando José dijo:

“Ahora ve. Esta vez te voy a perdonar, pero no hagas una cosa así a una mascota de nuevo”.

A las monjas de Santa Clara en Cupertino el santo les presentó un cordero blanco para velar por la disciplina de la comunidad.

El cordero siempre estaba con las monjas durante sus ejercicios espirituales y estaba siempre alerta en la Capilla despertando a empujones a quien se durmiera.

Cuando el cordero murió, el santo se comprometió a enviar a las monjas un ave que debía impulsarlas a amar a Dios, y así aconteció.

Un día, mientras las monjas estaban recitando el Oficio Divino, un jilguero del bosque posado en la ventana del coro cantaba con la mayor dulzura.

Y así día a día el trino feliz del jilguero acompañó y alentó los cantos de las monjas, hasta que un día vio a dos novicias que peleaban y voló entre ellas en un intento de separarlas con sus alas y pequeñas garras desplegadas.

pajaro jilguero

Una de las novicias hirió al pájaro, que se fueron volando y no regresó, a pesar de que había estado con la comunidad durante cinco años.

Las monjas estaban apenadas a causa de esto y se quejaron con José, pero él dijo: Porque lo provocaron y ahuyentaron está poco dispuesto a venir de nuevo”.

Pero, ante la petición repetida, prometió reenviar al pájaro de nuevo.

En la primera convocatoria a coro, el ave no sólo llegó a la ventana y cantó, sino que estaba más dócil que antes, y volaba en el monasterio.

Las monjas ataron una pequeña campana a su pata.

Cuando no se presentó el Jueves Santo y el Viernes Santo, se quejaron de vuelta a José, que les respondió:

“Yo les envié a un ave que debería cantar, no que debía sonar una campana. Se ha retirado estos días debido a que ha ido a vigilar el santo sepulcro. Voy a ver que regrese otra vez”.

Y el pájaro regresó una vez más y se quedó con las monjas piadosas, hasta su muerte.

padre paul de moll

 

EL PADRE PABLO DE MOLL Y LAS AVES MENSAJERAS MILAGROSAS

El santo Padre Pablo de Moll, quien es conocido como “el benedictino taumaturgo del siglo XIX”, también tuvo una experiencia misteriosa con los pájaros.

En su biografía dice que cada vez que visitaba Amberes iba a ver a una señora inválida y su sirvienta, Teresa.

El P. Pablo, en el año 1887, dijo a la criada Teresa que iba a saber de antemano de sus próximas visitas.

En su siguiente visita, dijo: “Bueno, vendrán pajaritos para anunciar mi venida”.

De hecho, en la víspera de las visitas del Padre Pablo a la señora, pequeños y hermosos pajaritos, que variaban en número de dos a doce, comenzaban a hacer su aparición en el jardín, cantando un aire alegre, que siempre era el mismo.

También se posaban en el alféizar de la ventana de la sala que daba al jardín, y golpeaban sobre los cristales de las ventanas.

A pesar de que la cantidad de los misteriosos cantores no variaba, tenían en cada visita sucesiva un plumaje diferente.

No sólo la criada, Teresa, veía las aves, sino también  la señora inválida y su enfermera.

Ninguno podía decir de dónde venían las aves.

¿Las aves eran del trópico?

Pero en ese caso, estas pequeñas criaturas delicadas difícilmente se hubieran aventurado en un clima más frío de todas las estaciones.

Porque ellas llegaban en invierno, cuando nevaba y hacía mucho frío, así como en verano.

La enfermera intentó varias veces para coger una de las aves, pero en vano.

Ella habló de ello al P. Pablo y él respondió: “¡Oh, es que no se dejan atrapar!”.

Cuando se le preguntó acerca de las hermosas aves pequeñas, el P. Pablo respondió con una sonrisa, “Ellas son mensajeras”.

El P. Pablo entonces advirtió a Teresa que no hablara de las aves a nadie excepto a un íntimo amigo tuyo.

Y advirtió: “Si durante mi vida difundes la noticia en el extranjero, las aves nunca más vendrán de nuevo”.

En la víspera de la muerte del P. Pablo, las aves aparecieron una vez más, pero estaban un poco abatidas y con alas caídas.

Y cantaron una canción melancólica, que los miembros de la familia entendieron como un presentimiento de un trágico suceso.

Pasaron seis meses antes de que los pájaros regresaran de nuevo, y esto tuvo lugar cuando fue colgada en el salón de la enferma una fotografía del P. Pablo.

dos jilgueros pajaros

En este momento cantaron hermosas melodías, pero se informa que después sus visitas no fueron frecuentes.

Como se mencionó anteriormente, las aves aparecían cada vez con un plumaje diferente.

Teresa fue capaz de darnos una descripción, ya que las aves aparecieron el miércoles 30 de septiembre de 1897, un año y siete meses después de la muerte del P. Pablo.

“Hoy, a diez minutos para las once, dos pequeños pájaros de incomparable belleza llegaron; su plumaje era de color azul, verde y púrpura, sus pechos y cabezas blancos, uno con rayas de color morado oscuro en forma de una guirnalda”.

Otra señora de Amberes se vio favorecida con la visita del P. Pablo tenía dos hijos pequeños que estaban cubiertos con erupciones terribles, que los médicos no podían curar.

Cuando el P. Pablo vio la condición de los niños le aconsejó a la madre hacer una novena y lavar a los niños con agua que contuviera la medalla de San Benito.

El P. Pablo era un promotor de la medalla de San Benito y aconsejaba a menudo este remedio a los que estaban enfermos.

La madre se sorprendió por este consejo y respondió: “Pero el médico me prohibió lavarlos con agua”.

El P. Pablo repitió su consejo, “Os digo lavarlos doce veces al día durante nueve días”.

Antes del final de la novena ambos niños estaban perfectamente curados.

Este es sólo uno de los innumerables milagros realizados por el padre Pablo de Moll, “el Benedictino taumaturgo del siglo XIX”.

La misma mujer nos dice: “He visitado la tumba del P. Paul tres veces, y en cada ocasión un hermoso pajarito vino y cantó sobre la tumba, siempre cuando oraba allí. El pájaro no volaba lejos hasta el momento en que me retiraba”. 

san francisco y el lobo de gubbio

 

SAN FRANCISCO DE ASÍS Y EL LOBO DE GUBBIO

En el tiempo en que San Francisco moraba en la ciudad de Gubbio, apareció en la comarca un grandísimo lobo, terrible y feroz, que no sólo devoraba los animales, sino también a los hombres.

Tenía aterrorizados a todos los habitantes, porque muchas veces se acercaba a la ciudad.

Todos iban armados. Era tal el terror, que nadie se aventuraba a salir de la ciudad. 

San Francisco, movido a compasión de la gente del pueblo, quiso salir a enfrentarse con el lobo.

Haciendo la señal de la cruz, salió fuera del pueblo con sus compañeros, poniendo en Dios toda su confianza.

San Francisco se encaminó resueltamente hacia el lugar donde estaba el lobo.

El lobo avanzó al encuentro de San Francisco con la boca abierta; acercándose a él, San Francisco le hizo la señal de la cruz, lo llamó y le dijo:

¡Ven aquí, hermano lobo! Yo te mando, de parte de Cristo, que no hagas daño ni a mí ni a nadie.

Y apenas trazó la cruz, el terrible lobo cerró la boca, dejó de correr y, obedeciendo la orden, se acercó mansamente, como un cordero, echándose a los pies de San Francisco.

Entonces, San Francisco le dijo:

Hermano lobo, tú estás haciendo daño en esta comarca, has causado grandísimos males maltratando y matando las criaturas de Dios sin su permiso.

Y no te has contentado con matar y devorar a las bestias, sino que has tenido el atrevimiento de dar muerte y causar daño a los hombres, hechos a imagen de Dios.

Por todo ello has merecido la horca como ladrón y homicida malvado.

 Toda la gente grita y murmura contra ti y toda la ciudad es enemiga tuya.

Pero yo quiero, hermano lobo, hacer las paces entre ti y ellos, de manera que tú no les ofendas en adelante, y ellos te perdonen toda ofensa pasada, y dejen de perseguirte hombres y perros. 

Ante estas palabras, el lobo, con el movimiento del cuerpo, de la cola y de las orejas y bajando la cabeza, manifestaba aceptar y querer cumplir lo que decía San Francisco.

Entonces San Francisco le propuso lo siguiente:

Hermano lobo, puesto que estás de acuerdo en sellar y mantener esta paz, yo te prometo hacer que la gente de la ciudad te proporcione continuamente lo que necesitas mientras vivas, de modo que no pases ya hambre.

Porque sé muy bien que por hambre has hecho el mal que has hecho.

Pero, una vez que yo te haya conseguido este favor, quiero, hermano lobo, que tú me prometas que no harás daño ya a ningún hombre del mundo y a ningún animal.

¿Me lo prometes?

El lobo, inclinando la cabeza, dio a entender claramente que lo prometía.

San Francisco posiguió:

Hermano lobo, quiero que me des fe de esta promesa, para que yo pueda fiarme de ti plenamente. 

San Francisco le tendió la mano y el lobo levantó la pata delantera y la puso mansamente sobre la mano de San Francisco, dándole la señal de fe que le pedía.

Luego le dijo San Francisco:

Hermano lobo, te mando, en nombre de Jesucristo, que vengas ahora conmigo sin temor alguno; vamos a concluir esta paz en el nombre de Dios. 

estatua de san francisco y el lobo de gubbio

El lobo, obediente, marchó con él como manso cordero, en medio del asombro de los habitantes.

Corrió rápidamente la noticia por toda la ciudad; y todos, grandes y pequeños, hombres y mujeres, jóvenes y viejos, fueron acudiendo a la plaza para ver el lobo con San Francisco.

Y San Francisco aprovechó para darles un sermón, que entre otras cosas dijo:

Volveos, pues, a Dios, carísimos, y haced penitencia de vuestros pecados, y Dios os librará del lobo al presente y del fuego infernal en el futuro.

Terminado el sermón, dijo San Francisco:

Escuchad, hermanos míos: el hermano lobo, que está aquí ante vosotros, me ha prometido y dado su fe de hacer paces con vosotros y de no dañaros en adelante en cosa alguna si vosotros os comprometéis a darle cada día lo que necesita.

Yo salgo fiador por él de que cumplirá fielmente por su parte el acuerdo de paz.

Entonces, todo el pueblo, a una voz, prometió alimentarlo continuamente.

Y San Francisco dijo al lobo delante de todos:

Y tú, hermano lobo, ¿me prometes cumplir para con ellos el acuerdo de paz, es decir, que no harás daño ni a los hombres, ni a los animales, ni a criatura alguna?

El lobo se arrodilló y bajó la cabeza, manifestando con gestos mansos del cuerpo, de la cola y de las orejas, en la forma que podía, su voluntad de cumplir todas las condiciones del acuerdo.

El lobo siguió viviendo dos años en Gubbio.

Entraba mansamente en las casas de puerta en puerta, sin causar mal a nadie y sin recibirlo de ninguno.

La gente lo alimentaba cortésmente y nunca le ladraban los perros.

Por fin, al cabo de dos años, el hermano lobo murió de viejo.

Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: