No se puede ocultar que la mayoría de los actores de cine no son católicos practicantes.

Pero tampoco se debe ocultar que hay actores famosos y exitosos que sí son fervientes en la fe de la Iglesia.

Que agradecen a Dios los dones que les entregó y usan su popularidad para dar un mensaje cristiano.







Estamos cerca de los premios Oscar, y este artículo quiere compartir sus historias de conversión y fe.

 

MICKEY ROURKE

Philip Andre Michael Rourke Jr., es un actor, guionista y ex boxeador estadounidense, que ha aparecido principalmente como protagonista en películas de acción, drama y suspenso.

Logró una candidatura al Oscar por la película El luchador (2008), en la misma interpretó a un luchador profesional en decadencia.

El actor ha hablado de su infancia:

Crecí yendo a clases de catecismo, y la primera etapa de mi vida fue en la Iglesia Católica.

Mi padre era muy devoto. Nos dejó cuando yo tenía 6 años de edad, pero yo esperaba los domingos ya que eran los días en que iba a ver a mi papá.

Me encantaba ir a Misa con él, y teníamos nuestro ritual en que comprábamos unos dulces, leche y nos sentábamos a comer.

Sabes, es el ver a una persona que conoces y respetas, mi padre de rodillas rezando, yo quería ser justo como él”.

En 1994 Mickey Rourke conoció a un sacerdote en una Iglesia Católica de Nueva York.

Rourke se acababa de enterar que su esposa, quien entonces era adicta a la heroína, había sido violada, por lo que tomó una pistola y se dirigió a matar al culpable.

Pero en el camino se encontró en la Iglesia de la Santa Cruz (Church of the Holy Cross) cerca de Times Square.

Con dudas y pesares en su mente ingresó a la Iglesia y se puso a llorar, y el sacerdote, Padre Peter Colapietro, se detuvo a conversar con él.

Rourke dijo:

Llegué a un punto en mi vida en que vivirla era muy difícil. Estaba en la encrucijada.

Como había sido criado católico, tenía problemas con la parte oscura de mi vida, la que estaba viviendo.

Yo no conocía a este hombre, el Padre Peter.

Solamente ingresé a su Iglesia un día, entré por la puerta correcta y conocí al sacerdote correcto.

Me quitó la pistola y me hizo dejar una nota a San Judas, patrón de las causas imposibles.

Y me dijo que parte de mi vida podía terminarse allí y que todavía podía hacer las cosas de nuevo

Hace poco Rourke dijo a una revista británica que su fuerte compromiso con la fe lo salvo de caer nuevamente en su antiguo y caótico estilo de vida:

“He hablado con mi sacerdote un montón.

Antes lo llamaba a él, o a un loquero (psiquiatra) cuando tenía una explosión, porque yo era muy bueno en no hablar con alguien hasta que tuviera una explosión.

Mi sacerdote es un gran (genial) italiano de Nueva York.

Bajamos a su sótano y abre una botella de vino. Fumamos un cigarrillo y yo tengo mi Confesión.

Él me manda escaleras arriba a hacer mis Ave Marías.

Quiero decir, no soy un San Juan, pero tengo una fuerte creencia”.

Luego añadió:

“Si no fuera católico me hubiera volado los sesos.

Yo rezaba a Dios, y decía

“Por favor, puedes mandarme solo un poquito de luz de día”.

Por su parte el Padre Pete ha dicho que

“definitivamente es un hombre de fe que cree en la presencia de Dios en este mundo.

Suele preguntase el por qué está teniendo este éxito, y yo le digo que porque tiene talento, y el talento es un regalo de Dios”.

 

MARK WAHLBERG

Mark Robert Michael Wahlberg es un actor, modelo, cantante y productor de televisión estadounidense.

Como actor, fue nominado a los Oscar 2006 en la categoría de mejor actor de reparto por la película The Departed.

El 16 Agosto de 2010 la revista Time le dedicó la sección ’10 preguntas’ que fueron remitidas por los lectores de la publicación- y de las que destacamos dos:

Preguntado por su vida disipada durante su adolescencia y su paso por la cárcel el actor reconoce que cometió un montón de errores debido a un exceso de tiempo libre mientras que sus padres trabajaban muchas horas al día “para llevar comida a nuestra mesa”.

Desde su recorrido vital se le pregunta:

“¿Qué consejo le da a su hijos para que no cometan los mismos errores?”.

A lo que responde:

“Ahora, antes de aceptar un papel, quiero asegurarme de que me queda tiempo para mis hijos y pueda estar comprometido con cada aspecto de mi vida.

Mi mujer y yo tratamos de inculcarles los valores más importantes, y la fe es el más importante”.

Otro lector le pregunta hasta qué punto el hecho de ser católico practicante le ayuda en su carrera.

Mark responde sin ambages que

“todo lo bueno que ha sucedido en mi vida ha sido a causa de mi fe” a lo que añade “mucha gente sufre una crisis, va a la cárcel y encuentra a Dios, y en cuanto ya no le necesitan, se olvidan de Él”.

En contraposición afirma que

“sin embargo, yo me paso una gran parte de mi día dando gracias a Dios por todas las bendiciones que me ha concedido.

Si todo se acabara hoy para mí, estaría feliz. Porque en mi vida he tenido un itinerario maravilloso”.

También ha declarado en otra ocasión:

“Lo primero que hago cuando comienzo mi día, me arrodillo sobre mis manos y mis rodillas y le doy gracias a Dios.

Cuando quiera que salga de mi casa, lo primero que hago es parar en una iglesia.

Lo niños se enojan conmigo. ‘¡Papi! ¡Toma mucho tiempo!’

Yo digo: ‘Son solo 10 minutos y esto es algo que yo realmente necesito hacer.’ Porque lo necesito.

Si puedo comenzar mi día diciendo mis oraciones y logrando concentrarme, entonces yo sé que estoy haciendo lo correcto.

Esos 10 minutos me ayudan en todo lo que me toque hacer ese día”.

En el 2016 incluso compartió un poderoso mensaje para promover las vocaciones sacerdotales:

Quiero que mis hijos y las generaciones futuras tengan buenos sacerdotes en sus vidas, así como yo los tuve”.

Todo este bien choca con ciertas películas cuando menos inadecuadas, por no decir contrarias a la Fe.

El mismo actor parece tenerlo claro y ha aprovechado para dar su punto de vista apelando al buen sentido del humor.

 

NICOLE KIDMAN

Nicole Mary Kidman es una actriz australiana. En 2002 fue nominada como mejor actriz principal por su papel en Moulin Rouge.

Pero finalmente ganó la presea ese mismo año, en la misma categoría, por su interpretación de la escritora Virginia Woolf en Las horas (The Hours).

En su pasado estudió en el colegio católico Mary Mackillop Chapel en North Sydney.

Y en 1999 dijo:

“Fui criada católica y en gran parte me considero como una niña católica”.

Estuvo casada con el también actor Tom Cruise, durante este matrimonio practicó de forma ocasional la Cienciología.

Desde su divorcio no ha querido referirse a esta “religión“.

Conoció a su segundo esposo, el cantante de música country Keith Urban en G’Day LA, en un evento que homenajeaba a los australianos en enero de 2005.

Contrajeron matrimonio el 25 de junio de 2006, en la capilla Cardinal Cerretti Memorial Chapel en St Patrick’s Estate, Manly en Sydney.

Para poder contraer matrimonio en la Iglesia Católica, Kidman, obtuvo la anulación canónica de su primer matrimonio.







En 2006, el viejo amigo de la familia Kidman y sacerdote jesuita, el Padre Paul Coleman, dijo que su boda con el cantante Keith Urban la ayudó a guiarse nuevamente a la Iglesia.

“Para Nicole, sabes, esta es una bienvenida espiritual de regreso a la Iglesia y a su fe en su antigua parroquia”, mencionó el presbítero.

Fue él mismo quien le sugirió que anulara su matrimonio previo con Tom Cruise.

Pero la vida de Kidman no fue un lecho de rosas desde ese momento.

La laureada actriz habla sobre la adicción de su esposo:

“Nos dimos cuenta de su problema con el alcohol tres meses después de casarnos y vimos que era un gran problema”.

“Nos unimos mucho más desnudando nuestras almas el uno con el otro” para superar esta fase en la que vivieron “10 años de matrimonio en sólo tres meses”.

“Vas y vuelves al infierno cuando la adicción toma el mando de tu vida, esto es aterrador”.

Habla en plural cuando trata el problema de Urban, porque ella se lo tomó como algo propio e incluso acompañó a su marido a la clínica Betty Ford de California.

Admite que fue en medio de esta prueba donde descubrió realmente sus sentimientos hacia su esposo.

“Lo amo profundamente, y él ha hecho un trabajo asombroso, y es un marido asombroso, por eso estoy muy, muy agradecida

Ambos trabajan “cada día” para que el cantante no vuelva a recaer.

Durante ese mismo año se reportó que la actriz estudió teología en la Universidad de Pepperdine en Malibú, California, como un “regreso a sus raíces católicas”.

“El catolicismo me guía.

Definitivamente tengo una fuerte creencia.

Intento ir a misa regularmente, e intento confesarme”, dijo al medio Prilippine Daily Enquirer.

También asegura ser inspirada en la fe y en sus padres, a los que describe como poseedores de una “fortísima conciencia social”.

La actriz es activista de Unicef y también recaudadora de fondos para la lucha contra el cáncer de ovarios.

“Mi madre murió de cáncer de pecho; si estás en una posición como la mía es tu deber intentar, en lo pequeño, ayudar al mundo”.

 

MEL GIBSON

Efectivamente, no podía faltar en esta lista.

Mel Columcille Gerard Gibson es un actor, director y productor de cine estadounidense, nacionalizado irlandés.

El primer nombre de Gibson proviene del santo Mel, un santo irlandés del siglo V, y fundador de la diócesis actual de su madre en Irlanda, Ardagh.

Su segundo nombre Colmcille, es de otro santo irlandés, y es el nombre de la parroquia en el condado de Longford donde su madre nació y creció.

En su carrera cinematográfica, Gibson se embarcó en dirigir y actuar en la película ganadora de cinco Premios de la Academia, Braveheart, incluyendo mejor película y mejor dirección.

La dirección de Gibson en esta película le convirtió en el sexto actor-director ganador del Óscar como mejor director.

En 2004, dirigió y produjo La Pasión de Cristo, película que logró recaudar más de 600 millones de dólares.

Actualmente su película Hacksaw Ridge (Hasta el último hombre) (2016) retrata la historia real de un joven soldado de la II Guerra Mundial que se une a las tropas estadounidenses para ir al campo de batalla con una misión particular inspirada en su Fe: Salvar vidas, nunca matar, ni siquiera portar armas.

Al parecer es toda una joya para los que soporten ser sacudidos por la cruda realidad de un cristiano que llegó al heroísmo durante una brutal y sangrientísima guerra.

Para el futuro Mel prepara la secuela de “La Pasión de Cristo”, “La Resurrección”, en donde ha insinuado que podría abordar el tema del descenso de Nuestro Señor a los infiernos, ¡los enemigos espirituales de la película serían los demonios!

Ahora bien, para aterrizar a su vida personal y para entenderla hay que aclarar algo: Mel Gibson sufre de trastorno bipolar.

Fue filmado ebrio difamando a los judíos, diciendo que tenían la culpa “de todas las guerras del mundo”.

Por esto se le ha acusado de antisemita y alcohólico. Y sumado a esto también se le señala de homofóbico.

Actitudes que son condenadas por la Iglesia explícitamente en el catecismo (numerales 595-598; 2290 y 2357-2359 respectivamente).

Su amigo de ascendencia judía Robert Downey Jr., y su amiga con atracción al mismo sexo Jodie Foster, entre otros, lo han defendido.

Jodie dijo textualmente:

Es la persona más agradable y con la que es más sencillo trabajar”.

“En el mismo segundo que le conocí, me dije a mí misma: ‘Querré a este hombre el resto de mi vida’”.

“Cuando quieres a un amigo, no le abandonas cuando lo pasa mal es un “amigo leal y verdadero”.

Y la controversia no termina allí, Mel Gibson es un católico tradicionalista, no es sedevacantista como algunos han especulado, no niega al Papa ni al Vaticano II, pero no está de acuerdo con este último.

De alguna manera él mismo resume su posición en la vida, la fe y el arte en sus respuestas que concedió en una entrevista con Alejandro Bermudez:

– …yo no soy un predicador, no soy un sacerdote, ni nada por el estilo; sino soy un cineasta.

No es que lo busque, no me gusta el sufrimiento y si me gustara no valdría la pena.

-Estoy haciendo lo que siempre he hecho: cuento historias -que en mi opinión son importantes, con en el idioma que mejor hablo: el del cine.

Pienso que la mayoría de las historias son historias de héroes.

Las personas quieren contagiarse con algo superior, y al tocarlo con la imaginación prácticamente participan de ello, y así elevan su espíritu.

No hay ninguna historia que tenga un héroe mayor que éste.

Es la historia del amor más grande que se puede tener: dar la vida por alguien.

“La Pasión” es la aventura más grande de la historia.

Creo que es la mayor historia de amor de todos los tiempos. Dios que se hace hombre y los hombres le matan.

Si esto no es acción, entonces, ¿qué es acción?

 

JIM CAVIEZEL

Mención honorífica a este actor, que a pesar de no haber ganado un Oscar, es muy apreciado por la comunidad católica por ser la cara cinematográfica actual de Nuestro Señor.

Fue criado en una familia católica muy unida en Conway, Washington.

En 1996, Caviezel se casó con Kerri Browitt, una profesora de inglés de secundaria. Han adoptado tres hijos.

Caviezel ha sido orador público en encuentros religiosos desde el lanzamiento de La Pasión de Cristo (2004).

El actor da testimonio de que esta película lo hizo profundizar en su Fe.

“Llega un momento en que te preguntas si a Dios le importaba que hiciéramos esta película o no. Pero ese es mi lado humano, porque sé que a Él (Jesús) sí le importó.

Y si yo no hubiese pasado por todo ese sufrimiento no hubiera podido lograr la actuación que puedes ver en la pantalla. Esta experiencia me arrojó a los brazos de Dios.”

El sufrimiento del que habla el actor es bastante real, durante la película sufrió hipotermia durante 5 semanas consecutivas.

Esto por estar elevado en la cruz mientras tenía el hombro dislocado, sufría neumonía, vómitos y era alcanzado por un rayo.

Jim cree fervientemente que no hay contradicción entre ser católico y actor, y menciona algo sobre este tema:

“Nosotros necesitamos [a los católicos] en toda misión, en todas las áreas. Necesitamos misioneros y buenas personas en todos los ámbitos de la vida.”

“He interpretado tanto personajes pecadores como personajes que fueron personas santas, pero siempre procuro encontrar algo rescatable en las historias.

Pero eso sí, no blasfemo contra nuestro Señor, y hay cosas en las películas que no haría.

Si encuentro un guion que me gusta, pero que contiene partes inaceptables para mí, les pido que lo cambien y si realmente están interesados en mi trabajo, lo cambiarán.”

En su vida personal, su matrimonio también se nutre de su Fe.

“Es fundamental, como la alimentación. Tienes que comer todos los días; tienes que recibir la Eucaristía.

Dios me entregó a mi esposa. Ella es un regalo. Yo la cuido, ella me cuida a mí.

Permanecemos juntos y nos amamos tanto como podemos. Mi fe alimenta todo, mi actuación y todo el resto. Es el alma de mi vida.”

En 2006 participó en una campaña publicitaria contra la experimentación celular con embriones humanos.

Actualmente es visto por la prensa secular en cierta medida como un fanático religioso y el actor está consciente de ello.

“Cierta prensa no está muy abierta a cómo vives tu vida. Yo no voy e impongo mi fe a los demás.

Hablo sobre ella cuando me lo preguntan y algunas veces ni siquiera hablo. Pero la vivo. No se trata de lo que dices; lo importante es lo que haces”, concluye el actor.

 

CATÓLICOS TODOS

Es bueno saber que todos juntos en la Iglesia Militante, famosos o no, podemos clamar al Señor haciendo nuestro el hermoso y profundo Salmo 51.

Crea en mí, Dios mío, un corazón puro,
y renueva en mi interior un espíritu firme.
No me arrojes de tu presencia,
ni me retires tu santo Espíritu.

Devuélveme el gozo de tu salvación
y afírmame con un espíritu noble.
Enseñaré a los malvados tus caminos,
y se convertirán a Ti los pecadores.

(Salmos 51,12-15)

Fuentes:

Informe Redactado por Marvin Marroquín
Estudios en arquitectura, filosofía, teología y apologética
¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: