Esto es real, fue denunciado por alguien que operó la infiltración.

Es refrendado por varios es agentes soviéticos.

Y sus frutos pueden verse en la actualidad.

A la luz de la actual confusión en la Iglesia, sería bueno considerar el testimonio de Bella Dodd.

Bella Dodd se desempeñó como asesor legal para el Partido Comunista de los Estados Unidos hasta su conversión al catolicismo.

Después de lo cual se pasó el resto de su vida en penitencia por su papel en la infiltración comunista de la Iglesia Católica.

Leer también:

 

QUIEN FUE BELLA DODD

María Assunta Isabella Visono nació en un pobre pueblo italiano del sur y sus padres emigraron a EE.UU.

Desde el principio Bella amaba la escuela, que tenía una mente rápida y pronto fue lo suficientemente competentes en su nuevo lenguaje que se convirtió en una líder de la clase

Los Visono se consideraban católicos, pero las dos iglesias católicas cercanas de Westchester eran atendidas por católicos irlandeses y alemanes.

Y ellos no parecían encajar con su “italianidad”.

Así, poco a poco, a medida se hicieron menos italianos, también se hicieron menos católicos.

Bella no fue educada en su fe, pero ella siempre supo que había algo que faltaba en su vida

En la secundaria se destacó especialmente en inglés y ciencias, y ganó muchos premios; y en la graduación fue seleccionada la chica más popular de la clase.

Ella ya había desarrollado un interés por la política y se expuso a los asuntos sociales, cuando leyó el periódico socialista,  The Call,  traído a la escuela por un compañero de clase.

Su formación posterior incluye un grupo de chicas que eran altamente intelectuales y preocupadas por los problemas sociales.

En junio de 1924, se graduó en el nivel terciario con honores.

Bella comenzó la enseñanza de Historia y estudios de postgrado en la Universidad de Columbia, uno de los focos de pensamiento liberal.

En 1927, Bella recibió su título de maestría de Columbia.  Y se inscribió en la Escuela de Derecho de Nueva York.

Cuando llegó la Gran Depresión en 1929, tomó una posición de asistente legal con una empresa de prestigio en la ciudad de Nueva York en la preparación para los exámenes de la barra.

En 1930, John Dodd, diez años mayor que ella, le pidió que se casara con él.

También él era un librepensador, pero muy diferente de Bella.  Él era del sur, de Georgia, e ingeniero.

En 1932, tanto John Dodd y la familia de Bella habían sentido el impacto de la depresión. 

Debido a esto Bella regresó a su puesto de profesora de Historia en el Hunter College.

Allí se convirtió en activista en la organización de la Universidad para buscar justicia para los maestros en la esfera política.

Bella no se convirtió rápidamente en Comunista. Ella no estaba interesada en la dictadura del proletariado.

Debido a su experiencia en la organización de sindicatos, Bella fue elegida Representante Legislativo de la Federación Americana del Trabajo de la Legislatura de Nueva York. 

Este movimiento la hizo valiosa para el Partido.

Mientras que el Partido Comunista se hacía más y más potente en los sindicatos de maestros de Nueva York, así como en la Central Sindical AFL.

Debido a que ella empezó a pasar más tiempo de trabajo en los Sindicatos, entre 1936 y 1938, Bella dedica cada vez menos tiempo a sus tareas de enseñanza en el Hunter.

En este momento – en 1939 y principios de 1940 – los comunistas estaban infiltrando todos los sindicatos de los Estados Unidos.

Bella estaba profundamente comprometida con el comunismo en ese momento, aunque, irónicamente, ella todavía no se había convertido oficialmente en miembro del partido. 

Pero ya se había divorciado.

Cuando su madre murió, Bella finalmente se dijo que era hora de que se declarara públicamente su afiliación comunista, que fue de 1944, y fue hecho con gran fanfarria en la convención del Partido.

Inmediatamente escaló meteóricamente en la estructura del Partido.

Pero purgas internas y luchas por el poder llevaron a amigos íntimos suyos a caer en desgracia.

Dos veces fue llamada ante las juntas para ser interrogadas.

Por último, el 17 de junio de 1949, fue expulsada formalmente con el argumento de que estaba “contra los negros, contra los portorriqueños, era antisemita y anti-laboral”.

Fue tan sonado el caso que tanto el  New York Times como el comunista  Daily Worker cubrieron la historia de su expulsión.

 

BELLA DODD ABRE LOS OJOS

Su libro, “Escuela de la oscuridad” (1954) revela que el comunismo era un engaño perpetrado por los financistas “para controlar al hombre común” y avanzar hacia la tiranía mundial. 

Naturalmente este importante libro está fuera de impresión Pero se puede leer en línea aquí.

Dodd describe al comunismo como “un culto secreto extraño”, cuyo objetivo es la destrucción de Occidente, es decir la civilización cristiana.

Dijo que millones de idealistas ingenuos (“inocentes”) eran engañados con el pretexto de ayudar a los pobres, pero que a los líderes sólo les preocupa por el poder.

Cuando a Bella se le abrieron los ojos, se dio cuenta de que

“con los mejores motivos y el deseo de servir a los trabajadores de mi país, miles como yo, habíamos dado lugar a una traición a estas mismas personas”.

Bella Dodd y el Arzobispo Sheen

 

LA CONVERSIÓN DE BELLA DODD

Bella Dodd finalmente volvió al catolicismo de su infancia, se convirtió.

Ella había rechazado su fe en la vida adulta y finalmente volvió a la Iglesia bajo la guía del obispo Fulton Sheen en 1952. Murió en 1969.

Ella estuvo influida porque los comunistas le habían presentado constantemente a la Iglesia Católica como:

“reaccionaria, totalitaria, dogmática, pasada de moda

Durante años [estas palabras] se han utilizado para generar miedo y odio en la gente como yo”. 

Cuando se reunió con el Obispo Sheen, por primera vez, la llevó a una pequeña capilla en su casa a rezar ante una imagen de la Virgen y le dio un rosario. 

Dodd vio cómo le había sido lavado el cerebro por el partido:

“una fuerza dominante, agresiva, que contenía muchas características malignas de la sociedad materialista existente, en la que la vida individual y la libertad eran prescindibles a los intereses de la clase”. 

Ella pensó que la “liquidación” del enemigo era necesaria, hasta que la gracia de la verdad le demostró lo equivocado de su forma de pensar.

 

LAS REVELACIONES DE BELLA DODD SOBRE LA SUBVERSIÓN DENTRO DE LA IGLESIA

Un artículo en Christian Order magazine (November 2000) relata cómo Dodd y su asociado, Douglas Hyde, reveló el plan para la subversión comunista de la Iglesia.

El ex comunista y convertido Douglas Hyde ya había revelado en la década de 1930 que la dirección comunista había emitido una directiva en todo el mundo para la infiltración de la Iglesia Católica. 

Y en la década de 1950, Bella Dodd también proporcionó explicaciones detalladas de la subversión comunista de la Iglesia.

Hablando como una ex alta funcionaria del Partido Comunista de Estados Unidos, la señora Dodd dijo:

“Pusimos más de mil cien hombres en el sacerdocio con el fin de destruir la Iglesia desde adentro”.

Una docena de años antes del Vaticano II declaró que:

“En este momento se encuentran en los lugares más altos de la Iglesia”.

Y dijo que allí estaban trabajando para lograr el cambio con el fin de debilitar la eficacia de la Iglesia contra el comunismo.

También dijo que estos cambios serían tan drásticos

“que no se reconocerá a la Iglesia Católica”.

El plan fue que estos hombres fueran ordenados y progresaran en posiciones de influencia y autoridad como monseñores y obispos. 

Es así como Dodd dio un testimonio voluminoso sobre la infiltración comunista de la Iglesia y el Estado ante el Comité de Actividades Anti Norteamericanas en la década de 1950.

El año 1953 Bella fue llamada a dicho Comité del Congreso. 

Juró ante el subcomité de Seguridad Interna del Senado que había un gran número de los comunistas en las oficinas legislativas en el Congreso y en una serie de grupos que asesoran al Presidente de los Estados Unidos.

También declaró sobre la infiltración comunista de los sindicatos en el país y sobre su experiencia personal para asegurar puestos a miembros del Partido en los sindicatos.

Tal vez lo más alarmante de todo fue su testimonio de que durante su tiempo en el partido,

“más de mil cien hombres habían sido puestos en el sacerdocio para destruir la Iglesia desde adentro”.

Y dijo que

“en este momento se encuentran en los lugares más altos de la Iglesia”.

Unos años más tarde, en una conversación con su nueva amiga católico, Alice von Hildebrand, Bella le dijo que

“hay cuatro cardenales en el Vaticano que están trabajando para los comunistas”.

Esto fue doce años antes del Vaticano II. 

Josef Stalin

 

UNA PROFECÍA QUE VEMOS DESARROLLARSE EN LA ACTUALIDAD

En una conferencia en la Universidad de Fordham durante ese tiempo, Dodd dio a conocer lo que parece ser una profecía sobre el futuro caos en la Iglesia.

La conferencia contó con la presencia de un monje que cuenta la charla en Christian Order magazine (November 2000):

He escuchado a esa mujer durante cuatro horas y tenía los pelos de punta.

Todo lo que dijo se ha cumplido al pie de la letra. 

Se podría pensar que era profeta más grande del mundo, pero no era un profeta. 

Ella estaba simplemente exponiendo el plan de batalla paso a paso de la subversión comunista de la Iglesia Católica. 

Ella explicó que de todas las religiones del mundo, la Iglesia Católica era la única temida por los comunistas, porque era su único oponente efectivo. 

La idea era destruir, no a la institución de la Iglesia sino la fe de la gente.

E incluso utilizar la institución de la Iglesia, si es posible, para destruir la Fe a través de la promoción de una pseudo-religión; algo que se asemejara al catolicismo, pero no tal cual era. 

Una vez que la fe fuera destruida, explicó que sería introducido un complejo de culpa en la Iglesia.

Para etiquetar la “Iglesia del pasado” como opresiva y autoritaria, llena de prejuicios, arrogante porque afirma ser la única poseedora de la verdad, y la responsable de las divisiones de las entidades religiosas a lo largo de los siglos. 

Esto sería necesario con el fin de líderes de la Iglesia tuvieran vergüenza e hicieran una “apertura al mundo”, y desarrollaran una actitud más flexible hacia todas las religiones y filosofías. 

Los comunistas luego explotarían esta apertura con el fin de socavar la Iglesia.

Bella Dodd no era ningún profeta. 

Ella simplemente nos dijo lo que los infiltrados de la Iglesia estaban planeando hacer. 

Y he aquí que lo han hecho.

Esta conspiración se ha confirmado una y otra vez por desertores soviéticos.

El ex oficial de la KGB Anatoliy Golitsyn, que desertó en 1961, en 1984 confirmó que,

La “penetración de la Iglesia Católica y otras iglesias es parte de la línea general en la lucha contra la religión”

Cientos de archivos secretos revelados por el ex archivista de la KGB Vassili Mitrokhin y publicados en 1999 cuentan una historia similar acerca de la KGB, que cultivaba relaciones lo más estrechas posibles con los católicos “progresistas” y financiaba sus actividades.

Uno de los órganos de izquierda identificados en aquel momento, fue la pequeña agencia de prensa católica italiana Adista, que durante décadas ha promovido toda causa postconciliar imaginables o “reforma”.

Y cuyo director se denunció que fue nombrado en el The Mitrokhin Archive como agente de la KGB pagado.

Sinceramente no tenemos elementos para evaluar esto.

 

¿EL COMUNISMO NO ERA SÓLO UN PEÓN?

Lo que se pierde a menudo en todo esto, sin embargo, es que el comunismo (junto con el movimiento de la Nueva Era) es simplemente una herramienta de la masonería.

La infiltración en la Iglesia ha sido sólo una extensión del plan masónico claramente establecido en Alta Vendita y otros documentos masónicos reconocidos por los Papas.

Los documentos secretos de la Alta Vendita, que cayeron en manos del Papa Gregorio XVI fueron producidos entre 1820 a 1846.

Y fueron publicadas a petición del Papa Pío IX por Jacques Crétineau-Joly en su obra “La Iglesia Romana y Revolución en 1861”, con el Papa Pío IX garantizando la autenticidad de estos documentos con su Imprimatur.

En lo que respecto al Partido Comunista, no hay duda que operaba la infiltración y subversión de las instituciones sociales como las iglesias, escuelas, medios de comunicación y el gobierno.

Anca-Maria Cernea

 

OTRO PEÓN: EL FEMINISMO

Su objetivo era, según Bella Dodd era,

“crear nuevos tipos de seres humanos que responderían al modelo del mundo que esperaban controlar”

“Hizo todo lo posible para inducir a las mujeres a entrar en la industria.

Sus diseñadores de moda crearon estilos especiales para ello.

Y sus compositores escribieron canciones especiales para estimularlas

Las condiciones de Guerra de ese periodo, planearon que iban a convertirse en una parte permanente del futuro programa educativo.

La familia burguesa como una unidad social debía quedar obsoleta”.

No iba a haber ninguna familia, sino el partido y el Estado. 

Dodd ayudó a organizar el Congreso de la Mujer de América, un precursor del movimiento feminista.

“Ya que supuestamente era un movimiento por la paz, atrajo a muchas mujeres.

Pero fue realmente sólo una nueva ofensiva para controlar a las mujeres americanas.

Como grupos de jóvenes y de minorías, se les considera como fuerza de reserva de la revolución, porque son más fáciles de mover por apelaciones emocionales”.

Por lo tanto el feminismo es comunista, tanto en su origen y espíritu.

Pretende empoderar a las mujeres pero en realidad neutraliza a ambos sexos y destruye la unidad social básica, la familia.

La promoción de la homosexualidad como un estilo de vida promocionado para los heterosexuales también es parte del plan elitista diseñado para “crear nuevos tipos de seres humanos”.

Y esto trae a la mente la ponencia de la médica rumana Anca-Maria Cernea, que hizo olas en el sínodo de los obispos sobre la familia.

Ella dijo a la asamblea de obispos que la causa principal de la crisis de la familia no es la pobreza material o el consumismo, sino una revolución ideológica que se libra por “marxismo cultural”.

“Esta ideología se autodenomina progresista”, dijo ella.

“Pero no es otra cosa que la oferta de la antigua serpiente.

Que el hombre tome el control, para reemplazar a Dios, para organizar la salvación aquí, en este mundo.

Es un error de la naturaleza religiosa; es gnosticismo”.

Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: