Un Madre de tres niños pequeños, completamente ciega, recupera inexplicablemente su vista.

Fue después de rezar ante las reliquias de San Charbel Makhlouf.

Además de la confesión, y ser bendecida con el santo óleo y con una de sus reliquias.

Cuando Dafne Gutiérrez perdió la vista temía que nunca sería capaz de ver a sus tres hijos de nuevo.
.
Pero entonces San Charbel vino en su ayuda.

Sufría de hipertensión intracraneal, una enfermedad que causa un aumento de la presión en el cerebro.

En 2012, el aumento de la presión provocó la pérdida de la visión en su ojo derecho.

Y tres años más tarde, en noviembre de 2015, perdió la vista en su ojo izquierdo también.

 

DETALLES DE LA ENFERMEDAD DE DAFNE

En 1999 cuando tenía sólo trece años, Dafne Gutiérrez – que ahora es una madre de tres niños pequeños y con 30 años – fue oficialmente diagnosticada con una condición médica conocida como hipertensión intracraneal idiopática (HII).

Uno de los efectos de esta enfermedad es que a menudo el llamado edema de papila en que la presión en el cerebro es muy alta.

Lo que afecta negativamente a los nervios ópticos, que en algunos casos, como en el de Dafne, a la larga conduce a la ceguera total.

En el 2012 Dafne había perdido el ojo derecho.

Y en los últimos años distintos médicos intentaron con varias medicinas farmacéuticas.

Pero para el 2014 la visión de su ojo izquierdo comenzó a deteriorarse de manera espectacular.

En un último esfuerzo en 2014 los médicos intentaron dos cirugías para la instalación de diferentes tipos de catéteres en un intento drenar y reducir la presión en su cerebro.

Pero esto también lamentablemente falló, lo que la lleva a la ceguera en el ojo izquierdo también.

Registro Médicos de Dafne Gutierrez

 

LA CEGUERA DE DAFNE

Para noviembre el año 2015 había perdido de vista en su ojo derecho también y se sumergió en la oscuridad total.

Fue en este punto que ella fue declarada legalmente ciega.

En una entrevista después de su curación, ella explicó cómo en ese momento a finales de 2015 ella podía mirar directamente al sol y no ver ninguna luz en absoluto.

Además de esto, ella estaba aquejada de dolores de cabeza, convulsiones, tinnitus (zumbido en los oídos), vómitos y mareos.

En este punto, para desgracia de Dafne, sus médicos no tenían otra cosa que hacer que declarar su ceguera en ambos ojos “permanente y médicamente irreversible”.

Debido a su ceguera total, Dafne era incapaz de cuidarse a sí misma.

Y también era incapaz de cuidar de sus tres hijos pequeños, lo que le rompió por completo el corazón.

El 7 de enero de 2016, ingresó en una residencia de ancianos, porque no podía cuidar de sí misma ni de sus hijos, debido a su ceguera y convulsiones.

Ella no quería ser una carga adicional para su familia.

Con respecto a este momento tan difícil para ella y su familia, dijo más tarde en una entrevista:

“Lo que me dolía más es no haber podido ver a mis hijos de nuevo”.

Reliquias de San Charbel

 

VIENEN NOTICIAS DE SAN CHARBEL

El viernes 15 de enero de 2016, Dafne había oído en un informe de noticias de radio en español, que las reliquias de primera clase de San Charbel Makhlouf estaban en peregrinación EE.UU.

Y que iban a estar en una iglesia católica maronita cercana; en la iglesia San José en Phoenix, durante para el fin de semana del 16 al 17 de enero.

Curiosamente, la cuñada de Dafne la llamó mismo día y le dijo que ella ha visto un cartel publicitario de la visita de las reliquias.

Y quería Dafne y su marido fueran con ella.

En ese momento las reliquias de San Charbel estaban en una gira nacional por los EE.UU. para celebrar el 50 aniversario de la beatificación del gran santo y milagrero libanés.

Y así fue que la madre de tres niños ciega fue llevada a visitar las reliquias de huesos de San Charbel durante una veneración especial y de sanidad en Iglesia de San José.

Ella admite ahora cándidamente que antes de la noche de aquel sábado nunca había oído hablar de San Charbel.

En este documental, Dafne comparte una visión de sus pensamientos y oraciones a Dios mientras ella estaba en el camino a la Iglesia San José:

“Por favor, que Dios me sane. Si no por mí, entonces que lo haga por mis hijos”.

Tales eran sus pensamientos y oraciones en el camino a la iglesia para visitar y venerar las reliquias de San Charbel.

Dafne Gutierrez, Padre Wissam Akiki y Obispo Maronita Abdallah Elias Zaidan

 

CONFESIÓN, IMPOSICIÓN DE MANOS, BENDICIÓN CON SANTO ÓLEO Y LAS RELIQUIAS DE SAN CHARBEL

Cuando entró en la Iglesia oraba a Dios, y luego a San Charbel.

Y decía:

“No sé quién eres, pero por favor ayúdame”.

Después de la misa y la veneración de las reliquias de San Charbel celebrada por el párroco, el Padre Wissam Akiki, su cuñada le ayudó a ir al confesionario.

Después de la confesión, el padre Akiki la bendijo con aceite santo, ella tocó la reliquia de primera clase de San Charbel, y oró específicamente para que ella sea curada.

El padre Akiki afirma:

Le puse las manos en la cabeza, a continuación, en ambos ojos, y le pedí a Dios que la sanara a través de la intercesión de San Charbel”

Después le dijo a la hija de Dafne:

“No te preocupes, tu madre va a ver otra vez”.

Cuando el padre Akiki estaba orando por ella y la bendecía con el aceite santo de San Charbel, de repente

“… tenía muy claro que alguien estaba de pie junto a mí a mi lado derecho”.

Después de las oraciones y bendición del óleo santo, Dafne le preguntó a su cuñada

“¿Quién fue que estaba a mi lado, en mi lado derecho?”.

Su cuñada le respondió:

“no había nadie a tu lado que no fuera el padre Akiki”.

Al día de hoy, Dafne no está segura de quien estaba de pie junto a ella en ese momento, pero sabe que “alguien estaba allí”.

Dice Dafne:

“A partir de ese momento empecé a sentir diferente.
.
No puedo explicarlo, pero mi cuerpo se sentía diferente”.

Dra Anne Borik en Conferencia de Prensa 18 de febrero 2016

 

LA CURACIÓN DE DAFNE

Al día siguiente, domingo 17 de enero de 2016, fue de nuevo a iglesia de San José para la misa de las 15:00 y a venerar una vez más la reliquia de San Charbel.

Ese mismo domingo por la noche a las 4:00 de la mañana de repente se despertó con los ojos ardiendo:

“Ellos me quemaban y me dolía la cabeza, como después de una operación”.

Por lo que despertó desesperadamente a su marido exclamando que los ojos le estaban quemando

Él respondió

“no puede ser porque no tienes ninguna sensación en los ojos”.

Luego puso sus manos sobre los ojos y se dio cuenta que se sentían calientes y dijo

“Ellos están vibrando y moviéndose”.

Y también notó un fuerte olor como a “carne quemada”.

Entonces ella se dio cuenta que en el resplandor de la noche en realidad podía ver a su marido muy vagamente, como una sombra.

Ella gritó

“¡Puedo verte! ¡Te puedo ver con mis dos ojos!

Empecé a llorar…

Me limpié los ojos y luego los abrí de nuevo para ver si realmente podía ver, y pude hacerlo.

No podía creer y no quería cerrar mis ojos, afirmó después en una entrevista.

“Mis hijos estaban gritando.

¡Mamá puede ver a Papá Dios la ha curado”

Dentro de las 48 horas (exactamente tres días desde su visita de fin de semana para venerar las reliquias) recuperó la vista por completo en una visión de 20/20.
.
Como confirmó ese día un oftalmólogo, y más tarde varios otros médicos.

 

NO HAY EXPLICACIÓN MÉDICA

En una declaración que garantiza su curación, la Dra. Anne Borik dice:

“En términos médicos, lo que es interesante – y lo que captó mi interés en este caso – es que no es posible la visión en 48 horas a partir de un problema del nervio óptico de larga data como el que Dafne tenía.

Mi trabajo como médico es tratar de averiguar cómo esto sucedió por razones médicas.

Hemos discutido este caso con un neuro-oftalmólogo, y también un consultor externo lo revisó en su totalidad.

Y básicamente no hay explicación [médica] de cómo la visión de Dafne Gutiérrez, un día completamente ciega, y luego 48 horas más tarde fue restaurada a la normalidad…

En base a esta información, nosotros como comunidad médica que revisamos este caso no podemos explicar esto desde el punto de vista médico”.

Los médicos consideraron que, incluso si se hubiera recuperado algo de su vista, debería haber habido algún daño permanente y pérdida de la visión en al menos su ojo izquierdo, porque el ojo estuvo efectuado durante 2 años.

Se espera que deba haber al menos algo de daño del nervio óptico.

Así que simplemente no hay explicación médica para una restauración completa de una visión de 20/20 en ambos ojos.

“La fe y la confesión” es lo que Dafne Gutiérrez continúa repitiéndose una y otra vez cuando se le pregunta acerca de su curación.

“Yo estaba desesperada cuando entré en la Iglesia Católica Maronita San José.

Sentía como si Dios nunca me hubiera oído antes, pero esta vez era diferente, simplemente diferente.

Para mí, ser capaz de ver y leer los periódicos y los informes médicos que dicen que nunca iba a ser capaz de ver otra vez es una bendición”

Dafne explicó que a lo largo de su enfermedad a menudo había ido a varias iglesias católicas y orado, aunque a menudo le parecía que Dios no escuchaba sus oraciones, ya que aparentemente no fueron respondidas.

“No sé a cuántas Iglesias diferente fui a, cuántas veces le pedí a Dios, y parecía que nunca me escucha.

Pero ese día era diferente…”.

Sin embargo, ella dice que siempre tuvo fe y esperaba que Dios algún día la curara.

Exactamente un mes más tarde, fue realizada una misa especial y bendición con el Santo de aceite de San Charbel en Iglesia de San José, el 18 de febrero de 2016, como un gesto de profunda acción de gracias y agradecimiento a Dios por su sanidad.

Fue presidida por Mons Abdallah Elias Zaidan, obispo católico maronita de Los Ángeles.

Ese día, de pie en la Iglesia ante la multitud que se había reunido para dar gracias a Dios por su curación por intercesión de San Charbel, Daphne declaró:

“Todos los doctores han dicho: ‘No hay una explicación’. Dios me sanó”.

Y en una entrevista dice:

“Yo sólo quiero seguir diciendo a todo el mundo. No pierdan la fe”.

Existe Dios. Sólo tengan fe. Vayan a la confesión. No pierdan la esperanza”.

 

¿QUIÉN FUE SAN CHARBEL?

Nacido Youssef Antoun Makhlouf en las altas montañas del norte de Líbano en 1828, San Charbel (también escrito Charbel) era el menor de cinco hijos de una familia pobre, pero religiosa.

Su nombre de pila era José.

Sólo cuando entró en un monasterio a la edad de 23 se le dio el nombre de Charbel, por un mártir antiguo.

Estudió en el seminario y fue ordenado sacerdote en 1858.

Durante 16 años, el padre Charbel vivió con sus hermanos sacerdotes.

La suya fue una vida comunitaria de oración y devoción a Dios.

En 1875, al padre Charbel se le concedió permiso para vivir una vida de ermitaño.

En su celda pasó los próximos 23 años, en mortificación y el sacrificio.

A menudo con un cilicio, durmiendo en el suelo, y comiendo sólo una comida al día.

La Eucaristía era el centro de su vida.

El santo sacerdote celebraba misa todos los días a las 11 de la mañana, y pasaba la mañana en su preparación y el resto del día en acción de gracias.

Cuando el Padre Charbel tenía 70 años sufrió un ataque mientras celebra la misa.

Un cura que le asistía se vio obligado a quitarle la Eucaristía que mantenía en sus dedos rígidos.

Nunca recuperó la conciencia; y ocho días más tarde, en la víspera de Navidad en 1898, el padre Charbel murió.

Su cuerpo fue enterrado en el suelo sin un ataúd, vestido con el hábito completo de la orden y sin embalsamar, según la costumbre de los monjes.

Durante los siguientes 45 noches ocurrió un evento inusual.

De acuerdo a muchos vecinos del lugar, una luz extraordinariamente brillante apareció por encima de su tumba, iluminando el cielo nocturno.

Como la misteriosa luz persistía, los monjes del monasterio solicitaron a las autoridades eclesiásticas el permiso para exhumar el cuerpo de Charbel.

Cuando la tumba fue abierta cuatro meses después de la muerte de Charbel, encontraron su cuerpo incorrupto.

Veintiocho años después de su muerte, en 1928, y nuevamente en 1950, la tumba fue abierta de nuevo, y su cuerpo también se encontró incorrupto.

Celda de San Charbel

Se permitió a numerosos investigadores médicos examinaron los restos, y encontraron que estaba completamente incorrupto.

Durante 67 años el cuerpo permaneció intacto, incluso cuando se dejó al aire libre sin protección durante todo el verano.

Y constantemente desprendía un líquido que tenía el olor de la sangre.

Se describe como una mezcla de líquido y sangre, que fluía continuamente desde el primer día de sus restos.

Pronto comenzó una costumbre local de empapar piezas de tela con este líquido y distribuirlas como reliquias.

Y se han acreditado curas impresionantes.

Al día de hoy esta costumbre de ese “aceite sagrado” y el tocado de las reliquias de San Charbel se utiliza como una bendición de los fieles.

Que fue lo que se utilizó en la curación de Dafne.

Finalmente, sin embargo, el cuerpo de Charbel siguió su curso natural.

Cuando la tumba fue abierta de nuevo en el momento de su beatificación en 1965, se encontró desintegrado, a excepción del esqueleto, que era de color rojo intenso.

La restauración de la visión inexplicable de Dafne Gutiérrez no es la primera curación atribuye a San Charbel.

La doctora Anne Borik informado de que ha habido cientos – tal vez miles – de milagros atribuidos al santo.

Incluso se ha informado que imágenes suyas exudan liquidos, en varias partes del mundo.

Francisco se dice que tiene una profunda devoción a San Charbel, al punto que la Navidad pasada, informó Borik, el Santo Padre pidió tener una reliquia de San Charbel cosida en el borde de sus vestiduras.

Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: