Recientemente hemos publicado un artículo que presenta al millonario George Soros como el mayor enemigo de la Iglesia.

Soros sabe “jugar en toda la cancha”; pero no es el único.

Invierten sus millones con decisión para erosionar la fe y la militancia católica, de formas múltiples.
.
Esta gente realiza sus acciones para hacer penetrar la nueva moral destructiva en el pueblo católico.

 

EL SECUESTRO DEL LENGUAJE CATÓLICO

Por ejemplo, un representante del grupo disidente financiado por George Soros Catholics for Choice (CFC) dijo que apoya a Planned Parenthood, (el proveedor de aborto más grande de EE.UU.), porque

“nuestra tradición católica de justicia social nos obliga a estar con los pobres y los más vulnerables de nuestra sociedad.”

Este secuestro del lenguaje católico tiene la intención de confundir a la gente.

Porque considera que en una situación de aborto las más vulnerables son las madres que quieren abortar por sus problemáticas sociales y no los bebes realmente indefensos, que son asesinados en el vientre de su madre, y que no tienen ninguna posibilidad de expresarse.

Los cristianos están llamados efectivamente a servir a los más vulnerables.

Ellos son los más pequeños entre nuestros hermanos (Mateo 25:40).

Cuando les servimos, servimos a Cristo y obtenemos sus promesas.

Sin embargo las personas más vulnerables del planeta tienen menor cantidad de defensores.

Y George Soros y las organizaciones que él financia no son uno de ellos.

Pero en cambio, la enunciación de que están luchando a favor de los más desfavorecidos tiene gran prestigio, gana aplausos y los sitúa como los Robin Hood modernos.

Aunque en realidad, si uno lucha a favor de los que son efectivamente más vulnerables va a ganar poco crédito social y evidentemente el rechazo de estos agentes del cambio moral como Soros.

Piensa en estos grupos:

  • Los niños no nacidos, que tienen protección legal de cero, y están siendo asesinados en abortos;
  • Las minorías religiosas de todo el mundo que son perseguidas por los gobiernos intolerantes; y
  • Los cristianos que se enfrentan a la posibilidad de elegir entre traicionar su conciencia y la pérdida de sus medios de vida o la libertad, aquí en Occidente.

 

¿QUE HARÍA EL DEMONIO?

Los “inversores” como Soros utilizan con provecho las estrategias del tentador que describe CS Lewis en “Cartas del Diablo a su Sobrino”.

Ante la situación de que hay verdaderos cristianos, que se empeñan en defender a los verdaderos vulnerables ¿qué recomendaciones da Escrutopo a su sobrino Orugario?

Los cristianos tienen una tarea: mantener sus almas mirando hacia el destino del cielo.
.
Mientras que los demonios tienen la tarea de alejarlos de esa ruta.

Por lo tanto el demonio Escrutopo recomienda mantener a los cristianos lejos de servir a los más vulnerables.

Su objetivo concreto de hecho es:

Aumentar la miseria humana. Incitar a las almas a la ira, la discordia y la desesperación.

Evitar que la gente haga lo que exige el Evangelio.

Mantenerlos ocupados haciendo otra cosa.

Y mejor aún, siempre que sea posible, conseguir que hagan lo contrario.

Convencer a la gente que siguiendo su plan, ellos son más inteligentes, más sensatos y más actualizados que los cristianos, que en realidad están obedeciendo a Jesús.

Que sea una vergüenza a los ojos del público, incluso de los cristianos, seguir el Evangelio.

Eso suena como una tarea difícil y hay que ser estratégico para lograrlo.

Pero hay más de un esquema en su libro de jugadas que personas como George Soros están aplicando actualmente.

 

EL PLAN FARISEO

Éste está probado y funciona, no requiere mucha explicación.

Es convencer a los cristianos en centrarse en disputas sobre puntos de menor importancia de la doctrina.

Conseguir que ignoren sus propios pecados y se obsesionen en los pecados de otros.

Enseñarles que la mejor manera de quitar la viga de su propio ojo es denunciar la paja en el ojo de otra persona.

Plantar la fantasía de que su propio círculo social o ideológico es la verdadera Iglesia.

Su comunidad cerrada es la Ciudad de Dios.

Que piensen que aumentar el poder para los miembros del grupo que consideran su iglesia es lo mismo que la construcción del Reino de Cristo, pero en la tierra.

Y así.

 

LA ESTRATEGIA DEL CONFORMISMO

El término técnico para este nuevo callejón sin salida en la vida cristiana es el “derrotismo”.

Este plan funciona mejor para aquellos que realmente tienen el corazón roto sobre los males de este mundo. No son presumidos pero están desanimados.

Por supuesto, si perseveran Dios les concederá la fuerza que necesitan.







Pero ahí es donde entra la gente como Soros con sus acciones.

Los inundan con noticias negativas. Difunden los informes en el tono más alarmista que sea posible.

Les persuaden que la batalla ya ha terminado.

Que han corrido la carrera y lucharon bravamente; por eso Dios les reconoce.

Pero han perdido y ahora se ha acabado. Es tiempo para un respiro.

La iglesia está incendiada, así que ahora están libres para salvar lo que puedan de las ruinas humeantes. Y listo.

Se ha activado un ejército de bomberos voluntarios, que se  ha convertido en una turba de carroñeros.

Cada uno buscando su provecho propio. “Míralos” y muestran a los personajes más infames dentro de la Iglesia en este momento; si son obispos o cardenales mejor.

Estas personas que se siente derrotadas ya no piensan en los niños por nacer, o en los cristianos perseguidos.

Están centrados en sí mismos y su sensación de pérdida y agravio.

Y aún mejor, hasta quizás los demonios puedan convertir esta recién descubierta pereza en vanidad, haciendo que se sientan superiores a los “tontos” que continúan la lucha.

 

ESTRATEGIA DE CONFUNDIR LA GRAVEDAD DE LAS COSAS

El objetivo es tomar la preocupación genuina por la gente real y los más necesitados y disolverla.

Ellos utilizan los argumentos que generalmente asociamos con el relativismo para evitar que la gente vea las diferencias entre las cosas.

Agrupan cada historia de mala suerte o mal resultado en un mundo caído con las peores injusticias en la tierra.

Hacen que la gente no distinga por ejemplo, entre un asesino condenado a muerte con de una anciana a punto de ser “eutanasiada” en contra de su voluntad.

Generan información por todos los medios para convencerlos de que el cambio climático es un delito en la misma escala que el aborto.

Y así.

Una vez que la gente ha llegado a aceptar el hecho de que todos los males son básicamente iguales, probablemente renuncien a la lucha contra gran parte del mal, y se concentren en disfrutar de sí mismos y de sus ritos religiosos.

 

LA ESTRATEGIA DE GENERAR OTRAS VÍCTIMAS

Este plan es el que el filósofo cristiano Rene Girard identificó como la visión del mundo que traerá el Apocalipsis.

El victimismo es el truco mental mediante el cual se promueve a la gente por ser un activista en causas que la gran mayoría de la gente apoya.

Así la gente gana puntos de alabanza social, mediante la identificación de las causas que son más populares entre las élites, que son las que se promocionan a través de los medios de comunicación que dominan los reingenieros morales.

Por ejemplo las causas en las que las estrellas de cine de Hollywood, los periodistas y los burócratas del gobierno están de acuerdo.

Así el victimismo adhiere a los derechos de los animales, al activismo transgénero, a la promoción de la “diversidad sexual”, etc.

El victimista despreciará a los cristianos actuales que tratan de ayudar a “unos vulnerables que no son tales”.

Él va a burlarse y sentirse superior porque ha detectado a los “verdaderos vulnerables”, que son los que la gente con poder de comunicación señalan.

Y para su tranquilidad los pone lejos de las víctimas sudorosas y sangrientas; caminando por la alfombra roja de las luces del jet set y oliendo a elite.

 

LA PROMOCIÓN DE HEREJÍAS SUTILES

Aun así habrá católicos que no se traguen estas estrategias que financian los millonarios reformadores morales tipo Soros.

Y entonces tienen a su mano la promoción de herejías que son más sutiles y que por lo tanto resulta difícil a muchos católicos identificarlas como destructivas de la fe.

Hay tres de estos herejías que se utilizan en nuestra sociedad constantemente.

Ellos son la herejía sentimental, la herejía utilitaria y la herejía política.

Estas formas de argumento son, en su mayor parte, subjetiva y relativista.

Son pistas que aparentemente refuerzan el radicalismo de la fe, que parecen ser argumentos fuertes, pero son falsas y engañosas.

La herejía sentimental utiliza fuertes emociones, ya sea positiva o negativa al discutir un caso.

Pondremos por ejemplo el argumento a favor del casamiento de los sacerdotes, pero se podría usar una docena de temas diferentes.

Así, por ejemplo, el argumento sentimental en favor de los sacerdotes casados ??es la siguiente:

El Padre Juan está tan solo siendo célibe. Es un hombre tan fino.

Una buena mujer y una hermosa familia lo harían feliz.

Piense en todos esos sacerdotes célibes que van a casa cada noche a una casa vacía…”.

Este es un argumento a favor de los sacerdotes casados ??basado únicamente en los sentimientos de una persona sobre el P. Juan y cómo él se sentiría.

El argumento sentimental es gran alcance, ya que se basa en las emociones, pero no tiene sustancia real.

El P. Juan puede estar solo de vez en cuando, pero su soledad tiene muy poco que ver con la verdadera razón para el celibato sacerdotal.

La herejía utilitaria pretende mostrar cómo una innovación en particular sería más útil que el status quo.

la utilizada para la misma causa sería,

El Padre Juan entendería la vida familiar mucho mejor si tuviera una mujer.







Él sería una mejor cura porque tendría una buena mujer que lo apoye, y ella podría ganar un segundo ingreso, así, que sería bueno”.

La cortina de humo utilitaria también parece ser un argumento fuerte, y tiene un poco más sustancia que la herejía sentimental, pero no mucho.

Esto se debe a que por cada punto práctico que se puede hacer en favor de los sacerdotes casados ??se puede encontrar un punto de vista utilitario contrario y de gran peso también.

Así, por ejemplo, podría ser útil para el padre Juan tener una esposa y familia, pero podría decirse que es aún más útil a su vocación como sacerdote estar libre de preocupaciones familiares.

La herejía utilitaria por tanto, depende de muchas variables y no tiene sentido porque es muy relativa.

La herejía política gira en torno al debate de los derechos humanos, la justicia y la equidad, lo que es altamente valorado en el estado de ánimo de la población actualmente.

El argumento político para los sacerdotes casados es:

“¿Qué derecho tiene el Papa para prohibir el matrimonio para los sacerdotes?

¿No tienen el derecho a ser felices como cualquier otra persona? Es injusto.

¿Por qué los hombres tienen que asumir el celibato sólo porque tienen un llamado al sacerdocio?”

Estas tres argumentaciones están bien cuando se está tratando con preguntas genuinas sobre los derechos humanos, o en el debate sobre la utilidad de una idea.

Pero donde se convierten en herejías es cuando se convierten en el único argumento, y cuando se utilizan en asuntos donde el sentimiento, la utilidad y la política son de importancia secundaria.

Y lo que se está por decidir tiene otro por qué y una prioridad más importante y más alta en términos de la verdad.

Aquí es donde los católicos se empantanan en el barro de las comunicaciones de los promotores de otras moralidades.

Los católicos deben entender que hay una jerarquía de la verdad, y que la verdadera doctrina de la fe y la moral triunfa sobre el sentimentalismo, la utilidad y la política.

Las opiniones personales expresadas como sentimentalismo, utilitarismo y política deben estar sujetas  a la enseñanza objetiva de la fe católica.

Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: