En los últimos días se oyen tambores de guerra.

El ataque con misiles de EE.UU. a Siria, sin ninguna advertencia es una señal poderosa.

Y si se une con la amenaza de EE.UU. a Corea del Norte y el envío de tropas de China a la península, más poderosa se hace la señal. 

A muchos les hace recordar las profecías de todo tipo, cristianas o no, de una Tercera Guerra Mundial.

Para comprender lo que sucede vienen en nuestro auxilio unas impresionantes visiones que le fueron dadas a un sacerdote colombiano hace 4 años.

Empecemos desde el principio.

Hay tres formas de ver el ataque de EE.UU. del viernes 7 de abril 2017 a la base siria de Shayrat, que se alega fue en represalia al uso de armas químicas del gobierno de Assad.

Una es hacer un análisis puntual del hecho en términos humanos.

La segunda es agregar a este análisis el factor estratégico, o sea leer entre líneas a que obedece este ataque.

Y la tercera es hacer un análisis con categorías cristianas de análisis, que significa agregarle el componente sobrenatural.

Esto, en el entendido que lo que sucede en la Tierra es algo que Dios permite que suceda.
.
Y que hay un plan de purificación de la humanidad porque ya ha pasado los niveles de lo permisible y atenta contra el plan divino.

Veamos primero los análisis mundanos para luego ver las visiones sobrenaturales de este sacerdote.

Ver también Impresionantes Profecías sobre una Tercera Guerra Mundial [antes de la Segunda Venida de Cristo]

EE.UU. lanza misiles continentales contra Siria

 

EL ANÁLISIS HUMANO DE LA RECIENTE ESCALADA BÉLICA DE EE.UU.

Las declaraciones de Paul Craig Roberts apuntan a ver solamente el hecho aislado. O sea el primer nivel de análisis.

“El ataque militar de Washington en Siria es inequívocamente un crimen de guerra”escribe Paul Craig Roberts , ex funcionario de la administración Reagan.

Se ha producido sin ningún tipo de autorización de la ONU o incluso sin la cubierta falsa de una ‘coalición de los dispuestos’. 

El ataque de Washington contra Siria se produjo antes de una investigación del supuesto caso que Washington está tratando de utilizar como su justificación. 

De hecho, la historia del uso sirio de armas químicas de Washington es totalmente inverosímil.

Todas las armas químicas fueron retiradas de Siria por parte de Rusia y entregadas a los EE.UU. y sus aliados europeos. 

Siria no tiene este tipo de armas y no tiene ninguna razón para usarlas”.

Lo mismo es lo que Zero Hedge informa sobre un comunicado emitido el domingo por un centro de mando conjunto formado por las fuerzas de Rusia, Irán y la alianza de milicias aliadas que apoyan al presidente sirio Bashar al Assad.

Dijo que el ataque de los Estados Unidos del viernes en la base aérea siria cruzó “líneas rojas” y se “respondería con la fuerza” a cualquier nueva agresión.

Pero el arzobispo sirio Jacques Behnan Hindo, cabeza de la archieparquía sirio católica de Hassaké-Nisibi, residente en la provincia siria de Hassaké, apunta a leer entre líneas y ver el panorama humano más completo.

Él expresó que el ataque de los EE.UU.

ya estaba preparado, por eso no han querido tomar en cuenta las peticiones de una investigación más profunda sobre las responsabilidades de quienes han provocado tantas víctimas de envenenamiento con armas químicas en la provincia de Idlib.

Y en cuanto a las pruebas “irrefutables” que la CIA posee sobre la responsabilidad del ejército de Assad, recuerda bien aquellas, que también eran “irrefutables”, y que Colin Powell mostró a la ONU para justificar la intervención en Iraq”.

A buen entendedor, lo que quiere decir es que echa leña al fuego para una conflagración más grande.

Más si se tienen en cuenta las amenazas de EE.UU. y China a Corea del Norte.

Y es aquí que podemos pensar en una Tercera Guerra Mundial, que se ha profetizado desde todos los campos.

Se podría decir que lo que sucedió en Siria es un estiramiento de músculos y un caldeamiento del escenario.

El que ya se venía dando desde hace meses, cuando sin una real causa aparente, los medios hablaban de una guerra nuclear de EE.UU. con Rusia.

No había excusa para detonarla, y por lo tanto había que crearla.

Este bombardeo misilístico empuja a Estados Unidos en una escalada que ahora sí abre la posibilidad de un brote que conduzca a una guerra más global.

Para hacer una conflagración se necesitan dos, y aquí el otro parece que la acepta, según lo que informó Zero Hedge.

Por lo tanto, la lectura entre líneas muestra que los grandes poderes estarían embarcados en aumentar el conflicto.

Con esto gana la economía de cada potencia, se dinamizan los mercados internos, se baja la cantidad de gente del planeta (que es lo que quieren las elites) y los grandes poderes toman nuevas posesiones con más contratos y ganancias.

 

EL ARMADO ESTRATÉGICO DEL ESCENARIO DE GUERRA

Se puede escoger la narrativa que sea, pero pareciera que el mundo camina hacia la Tercera Guerra Mundial.

Recordemos que la Guerra del Golfo (1990) fue justificada por un ataque iraquí a Kuwait, pero resultó el comienzo de una escalada en todo el Medio Oriente.

Luego, la invasión a Afganistán (2001) supuso poner a la zona en un estado de guerra permanente, que luego fue creciendo hasta ahora.

Después fue “retocada” hacia la generación de mayor caos con el apoyo occidental a las rebeliones de la “primavera árabe” (2010).

No importa el argumento que usen ahora o usaron antes. Es lo de menos.

Cuando los poderes necesitan una intervención militar para justificar su maquinaria bélica, utilizan cualquier pretexto. 

Ahora parece que los poderes del mundo han decidido que necesitan la guerra en este momento para llevar a cabo (o encubrir) objetivos políticos y económicos. 

El ciclo de grandes conflagraciones se repite aproximadamente cada 25 años más o menos, que es el tiempo suficiente para la próxima generación olvide lo que pasó en la generación anterior.

Y cuando la facturación de la industria bélica comienza a flaquear y necesita mejorar.

Todo se desarrolla de acuerdo a una cadencia más o menos de 25 años:

  • Guerra del Golfo Pérsico: 1990 – 1991
  • Guerra de Vietnam: 1954 – 1975
  • Segunda Guerra Mundial: 1939 – 1945
  • Primera Guerra Mundial: 1914 – 1919

Entremedio por supuesto hay conflagraciones menores para que la maquinaria siga andando.

Ahora la tercera guerra mundial parece que se estaría empujando en el momento justo, 25 años después de la Guerra del Golfo Pérsico.

Los pasos en los que el imperio estadounidense trabajará seguramente será recordar a sus ciudadanos que necesitan un régimen poderoso, dominante y vigilante, con el fin de mantenerse a salvo mientras la economía se derrumba a su alrededor.

Un brote de nacionalismo. ¿No es lo que vino a inyectar el presidente Trump después de todo?

Pues bien, esto es lo que uno puede percibir con los ojos humanos, con categorías mundanas de análisis.

Pero si elevamos los ojos, entonces debemos concluir que si esto sucede es porque Dios lo deja pasar.

Y es aquí donde podemos hacer un análisis con categorías cristianas de análisis; es decir incorporando el escenario sobrenatural.

 

LA VISIÓN DADA A UN SACERDOTE CONTEMPORÁNEO

Si Dios deja pasar una Tercera Guerra Mundial es porque cumplirá una función en su plan de salvación.

Especialmente en su plan de intervención para re encaminar Su creación.

Y aquí es donde vienen los impresionante mensajes que recibió un sacerdote llamado Raúl López hace 4 años.

Cuando estaba internado en un hospital le fue mostrado cómo será el proceso y que rol juega la Tercera Guerra Mundial.

Primero le fue mostrado el ascenso del Anticristo y la limpieza que Dios haría en la Iglesia.
.
Después la Tercera Guerra Mundial.
.
Y luego los tres días de oscuridad que culminan con la renovación de la tierra.

El Padre Raúl López Estaba enfermo y convalecía en cuidados intensivos.

Y esto es lo que relata en un coloquio dirigido por el conocido periodista colombiano Rafael Arango.

Veamos el relato que hace.

 

EL ANTICRISTO Y LA DEPURACIÓN DE LA IGLESIA

Lo primero, el Señor me enseña una especie de procesión de muchos sacerdotes y obispos que van con sus báculos, sus mitras, impecablemente vestidos todos de blanco, en una plaza gigante.

Yo la relacioné inmediatamente con el Vaticano y la Plaza de San Pedro, estaban en procesión.

Yo estaba observando espiritualmente desde otro lado y veía como se acercaban a donde yo estaba.

De un momento a otro parece como que me corro hacia atrás y veo que aparece debajo de mi un frontis de una capilla muy antigua.

Se abren dos puertas, y en ese balcón, cuando se abren dos puertas, se detiene la procesión, se postran, y le rendían culto a alguien.

Cualquiera dirá es una señora, una imagen, a Jesús, pero no.

Sale un hombre de civil, de botas, jeans, una especie de bastón de mando pequeño en la mano, arrogante en su presentación, pero no me dejan ver su rostro.

Pregunto yo: ¿Y quién es éste?

Y dicen: El anticristo.

La voz me responde es el anticristo.

Posteriormente veo que le van saliendo unas alas, como de murciélago.

Yo decía que raro esto, le iban creciendo y creciendo.

Y la multitud que estaban con los miembros del clero, quedan todos cubiertos por estas alas, se extienden, son gigantes, y los cubren, y cuando los cubren y cierran, desaparecen todos.

Pregunto yo: ¿Qué es?

Me dicen: Todos los que han sido adoradores y seguidores del anticristo han sido sepultados en los abismos con él.

 

LA TERCERA GUERRA MUNDIAL

Luego viene la parte de las guerras.

Tengo un hombre en la puerta, estaba en la calle, en la acera, mira con mucha desesperación, veo que salen dos misiles con signos comunistas.

Después me di cuenta que eran dos misiles chinos.

Y cuando van en velocidad de crucero, veo que vienen otros misiles como respuesta.

Este hombre está desesperado y hay alarmas de guerra.

El caso es que miro las avenidas que hay en esa esquina dónde está ese hombre y donde estoy yo, y veo que hay una gran explosión.

Entonces cuando se da la explosión, en una comunicación interior, me dice: auxilio, ayúdeme.

Y yo veo como el hombre mientras está hablando se va quedando como gelatina, toda la piel, la carne se va desprendiendo y descolgando como gelatina.

Luego me pregunta mi compañero: ¿Mueren muchos?

Yo, estaba llorando, yo no estaba dormido, estaba bien despierto, no podía dormir por el dolor físico que tenía.

E inmediatamente pregunto: Señor, ¿mueren muchos?

E inmediatamente me muestra montañas de cadáveres, sangre fresca, carne fresca, huesos; no les dio tiempo de reaccionar.

Ya después me explicaron de qué se trata esa visión.

Se trata de una bomba, de un arma que tienen algunos gobiernos que causan este efecto en las personas cuando estallan.

Me dicen: Una tercera guerra mundial que afecta a la humanidad gravemente.

Posteriormente hay otra visión de la cual no puedo hablar.

 

LOS TRES DÍAS DE OSCURIDAD

Hay otra donde ya muestra el final de todo el conflicto.

Yo estoy fuera, dos ángeles, otro ser humano al lado mío fuera de la Tierra.

Estamos de rodillas en el aire, para los que buscan mucha explicación es necedad; para el que tiene fe ninguna explicación es necesaria, son cosas de fe.

El caso es que estamos de rodillas implorándole al Señor por algo que va a pasar.

Nos muestra la Tierra cuando le da los rayos de sol, está de día, también cuando hay oscuridad.

Pero cuando está de día llega un momento en que unas nubes muy densas la van cubriendo.

Pregunto, ¿qué es esto?

Son los tres días de oscuridad anunciados para la Tierra desde tiempos inmemoriales.

Y desde eso momento sabemos lo que está pasando allá. Y estamos implorando al Señor.

Tenemos la misión de ser intercesores, porque a pesar de que son los Últimos Tiempos el Señor siempre cuenta con la oración nuestra, siempre.

Orar y orar hasta el final.

 

LA PARUSÍA

Sabemos que algo va a pasar y estamos a la expectativa.

Y hay una explosión de luz.

Cuando miramos esa explosión de luz hay un ruido impresionante, como miles de truenos al mismo tiempo, pero es un solo trueno.

Y cuando estalla, se viene una oleada de luz, e inmediatamente invade la Tierra.

Cuando miramos la Tierra encontramos que está reverdecida y pregunto yo:

¿Y qué pasó?

Y dicen: Que ha llegado el Señor.

Pero dicen:

Todo hasta la última partícula que fue contaminada con el pecado y con el mal en la Tierra, ha sido sepultada en los abismos, con todos aquellos que no estaban en la voluntad del Señor.

Todos los que libremente decidieron no seguirle, no elegirlo a Él como Salvador.

Se ha dado la purificación y es el inicio del nuevo pueblo de Dios, inicio de un pueblo santo.

La tierra totalmente renovada.

Después me doy cuenta de que esto estaba en las Escrituras.

Cierto esto aparece en las Escrituras y a mí me fue confirmando todo esto.

Mira el video aquí:

Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: