Dios nos ha revelado en la Biblia que nos quiere sanar.

Pero no sabemos cómo acudir a Él porque consideramos que las enfermedades son solamente físicas.

No nos damos cuenta que la enfermedad es algo que atacó a nuestro ser global.

En las misas de sanación se pone el énfasis de sanar la totalidad del ser humano.
.
A veces de enfermedades que no se ven porque no son físicas.

Mira el video de reflexiones sobre este artículo, que está abajo.

A veces Dios nos sana físicamente a través de la medicina, de los médicos y a veces por fuera.

Lo vemos concreto en los apóstoles porque Lucas era médico, practicaba la medicina, y a pesar de ser médico reconoció en su evangelio y sobre todo en Hechos de los Apóstoles, los milagros de sanación que se producían en aquellos primeros tiempos.

Dios actúa a través de los médicos a través de nuestras oraciones intermediado por nuestra fe.

El tema de la sanidad fue esencial en el ministerio de Jesús.

Eran las cosas más extraordinarias que permitieron a los judíos de aquella época darse cuenta que estaban frente a un ser divino, era el Hijo de Dios actuando.

La sanación le permitía Jesús mostrar su compasión pública y dramáticamente.

También significaba su éxito en la guerra espiritual, porque Jesús identificó a satanás como el enemigo que había causado la entrada de la muerte y la enfermedad en el mundo.

Y actuaba especialmente sanando un tipo de enfermedad que era la posesión.

Las sanaciones significaban que Jesucristo había penetrado en el mundo de satanás y que podía dominarlo.

También la sanación era un símbolo del perdón, porque implicaba la resurrección de su cuerpo funcionando normalmente, lo que Él mostraría in totum luego de ser crucificado.

 

DIOS NOS HA REVELADO QUE NOS QUIERE CURAR

La revelación del deseo de Dios para curar los cuerpos de la gente no comenzó con el ministerio de Jesús.

El Antiguo Testamento está lleno de ejemplos de personas que recibieron sanación de Dios.

Por ejemplo, el rey Ezequías enfermó de muerte y recibió una palabra del Señor del profeta Isaías de que iba a morir por su enfermedad.

El rey clamó a Dios que lo sanara, y Dios oyó su clamor y concedió su petición.

Después de restaurar su salud, el rey Ezequías escribió esta poética alabanza:

“¿Qué diré? ¿De qué le hablaré, cuando él mismo lo ha hecho?

Caminaré todos mis años en la amargura de mi alma.

El Señor está con ellos, viven y todo lo que hay en ellos es vida de su espíritu.

Tú me curarás, me darás la vida.

Yahveh, sálvame, y mis canciones cantaremos todos los días de nuestra vida junto a la Casa de Yahveh” ( Isaías 38:15-16, 20).

El salmista también reconoció el poder sanador de Dios y lo alabó por sanar su cuerpo:

“Yo te ensalzo, Yahveh, porque me has levantado; no dejaste reírse de mí a mis enemigos.

Yahveh, Dios mío, clamé a ti y me sanaste.

Tú has sacado, Yahveh, mi alma del seol, me has recobrado de entre los que bajan a la fosa.” (Salmo 30: 1-3).

Las Escrituras enseñan que la sanidad física es la voluntad de Dios y la enfermedad es una opresión del diablo.

La promesa de Dios a Israel para mantenerlos lejos de las enfermedades de Egipto sigue siendo relevante para los creyentes de hoy.

Cuando Jesús caminó sobre la tierra, demostró el deseo del Padre de que la gente caminara en sanidad y salud.

Porque envió a sus discípulos con estas instrucciones:

Curad enfermos, resucitad muertos, purificad leprosos, expulsad demonios.

Gratis lo recibisteis; dadlo gratis” (Mateo 10: 8).

 

LA FE ES NECESARIA PARA LA CURACIÓN

La fe infantil es un aspecto necesario para recibir la sanidad divina, como Jesús confirmó.

A menudo Él elogiaba a las personas por su fe cuando vinieron a Él para sanar.

A la mujer asustada que se había atrevido a recibir su curación tocando los flecos de su manto, Jesús dijo:

Hija, tu fe te ha salvado; vete en paz y queda curada de tu enfermedad” (Marcos 5:34).

Vio la fe de los cuatro amigos que bajaron a un paralítico por el tejado para llegar a Él (Marcos 2: 4).

Estaba impresionado con la fe del oficial romano cuyo sirviente estaba muy enfermo.

El oficial no le pidió a Jesús que fuera a su casa.

Comprendió que Jesús sanaba a su siervo simplemente pronunciando la palabra de autoridad.

Jesús se asombró de tal fe. (Mateo 8: 5-10).

La fe no debe considerarse una cosa difícil a la cual no podemos alcanzar.

Jesús nos enseñó a pedir simplemente, como un niño pequeño, en Su nombre, y Él haría lo que pedimos (Juan 14:13).

Cuando llenamos nuestros corazones y mentes con Sus promesas, nuestra fe se fortalece para recibir lo que necesitamos de nuestro amoroso Señor.

Comenzamos a comprender verdaderamente Su gran deseo de ser espíritu completo, alma y cuerpo, cuando simplemente obedecemos Su Palabra para pedir en Su nombre.

Mientras meditamos sobre los testimonios de sanidad registrados en las Escrituras, nuestra fe crece, y podemos creer que Dios hará lo mismo por nosotros.

Con fe, podemos simplemente obedecer las instrucciones de las Escrituras para la curación:

“¿Está enfermo alguno entre vosotros?

Llame a los presbíteros de la Iglesia, que oren sobre él y le unjan con óleo en el nombre del Señor.

Y la oración de la fe salvará al enfermo, y el Señor hará que se levante, y si hubiera cometido pecados, le serán perdonados.

Confesaos, pues, mutuamente vuestros pecados y orad los unos por los otros, para que seáis curados.

La oración ferviente del justo tiene mucho poder” (Santiago 5: 14-16).

 

EL PODER DE DIOS PARA LA CURACIÓN ESTÁ DISPONIBLE PARA TODOS

Las Escrituras declaran que Jesús fue por todo el país y “sanó a todo tipo…” (Mateo 4:23, 9:35)

Ninguna enfermedad resultó demasiado difícil para el poder sanador de Dios para curar.

Cuando aprendemos a concentrar nuestras mentes en Jesús, en Su amor, en Su compasión y en Sus promesas, podemos atrevernos a creer que Él es más grande que cualquier opresión que amenace nuestros cuerpos, y entenderemos que es el gran deseo de Dios el sanarnos.

Cuando Jesús envió a sus 12 discípulos, les dio poder para expulsar a los espíritus inmundos y sanar todo tipo de males y todo tipo de enfermedades (Mateo 10: 1-8).

Él quería que Sus seguidores participaran en la misma obra de sanación que el Padre le había enviado a hacer.

Él prometió que, como creyentes, podemos esperar hacer las mismas obras que Él hizo e incluso obras mayores.

El apóstol Juan escribe:

Quien comete el pecado es del diablo, pues el diablo peca desde el principio.

El Hijo de Dios se manifestó para deshacer las obras del diablo” (1 Juan 3: 8).

Este versículo revela el propósito de Dios de sanar, porque la enfermedad es parte de la obra de satanás.

Cristo, en su ministerio terrenal, siempre trató al pecado, a las enfermedades y a los demonios manifestando destruirlos a todos.

Todos eran odiosos delante de él y reprendió a todos.

Por lo que vimos la sanación es más que la curación mecánica del cuerpo.

 

A VECES TENEMOS UNA VISIÓN REDUCCIONISTA

Con frecuencia hablamos de curación en la iglesia cristiana desde una perspectiva reduccionista y compartimentalizada.

Para muchos cristianos la sanación es simplemente milagros en los que desaparecen las enfermedades terminales y se descubren curaciones imposibles.

La curación se considera milagrosa y está destinada al reino físico.

Pero hay más en la comprensión bíblica de la curación que los milagros manifiestos que nos fijamos, debido a su extraordinaria calidad.

Al igual que el materialismo secular, algunos descartan demasiado fácilmente el reino espiritual.

La sanación, cuando ocurre, toca todas estas esferas del ser humano.

A veces, la curación se dirige a una esfera de la necesidad humana más que a otra, pero la curación afecta a todo nuestro ser cuando nos hacemos receptivos a su poder.

Cuando nuestros cuerpos son curados de alguna manera, nuestras almas también son sanadas.

Cuando nuestras emociones son perturbadas nuestros cuerpos, mentes, espíritu, e incluso las relaciones sufren debido a él.

La enfermedad afecta a toda la persona, no sólo a una esfera de la condición material.

Ser completamente curado significa ser tocado en todos los niveles de existencia, y a veces la curación es menos obvia que las grandes curaciones físicas que buscamos.

La sanación se presenta a menudo como una experiencia holística en la Biblia, de la totalidad.

No sólo se abordan cuestiones corporales sino también cuestiones intelectuales, emocionales, relacionales y espirituales.

Por ejemplo, el resultado final de la curación, lo que llamamos salud, usualmente se describe como “Shalom”.

Con frecuencia traducimos esa palabra para significar paz.

No es sólo el tipo de paz lo que implica una falta de discordia con los demás, también significa completitud.

Tener solidez en cuerpo, mente y espíritu, significa experimentar seguridad y tener contentamiento.

Otra cosa importante para recordar acerca de la curación es que siempre es un proceso en curso.

Quizás esto sea más obvio en el campo de la salud mental que en el campo médico.

Cuando alguien va a ver a un terapeuta, gran parte del trabajo de sanación se realiza fuera de la reunión y a Su ritmo, el de Dios.

En esta vida, la curación es parte del proceso que nos lleva a experimentar la curación final que se encuentra en nuestra salvación.

La curación es después de todo, la restauración de lo que la enfermedad, causada por el pecado, ha separado y roto.

Tanto el pecado personal como el pecado general han afectado a quienes somos y hemos creado una situación en la que las personas necesitan ser sanadas.

Esa experiencia curativa comienza en esta vida en la cruz.

Leemos esto en Isaías:

“Él ha sido herido por nuestras rebeldías, molido por nuestras culpas. El soportó el castigo que nos trae la paz, y con sus cardenales hemos sido curados (Isaías 53:5)

Históricamente, los cristianos han identificado este pasaje como señalando el sacrificio de Cristo.

En el sacrificio de Cristo Dios nos da la salvación que nos trae la paz (Shalom) y la curación (Rapha).

Rapha significa lo siguiente:

Hacer saludable

Coser, reparar, reparar

Significa la curación de las personas, pero también de otros elementos de la creación, como la tierra y el agua.

Significa consolar al corazón roto y al solitario

Si tomamos el pasaje de Isaías como un testimonio profético de la crucifixión de Cristo, entonces en él vemos el sacrificio salvífico de Jesús como algo más que proporcionar un camino para que nuestras almas lleguen al cielo.

El sacrificio de Cristo se convierte en una manera de arreglar y curar nuestra existencia entera de una manera holística (general).

Una forma que permite una sanación interna del cuerpo, la mente, el alma, las relaciones y el espíritu, así como una sanidad interpersonal con Dios primero, con el otro y con el orden creado.

La curación es más que la experiencia de una enfermedad que se quita por milagros, es una “costura” de lo que el pecado ha separado.

Recuerda, el pecado divide. Divide a la humanidad de Dios, a las personas unas de otras, y a la creación de la humanidad.

Sin embargo, la gracia que fluye de la cruz es una fuerza de unión en el mundo.

Es una fuerza curativa.

Cura la división entre Dios y la humanidad y restaura a los seres humanos para que puedan experimentar la plenitud de la vida cuando Cristo regrese.

Todavía podemos morir y separarnos de nuestros cuerpos ahora, pero la obra restauradora de la cruz nos promete, que cuando Cristo devuelva nuestros cuerpos y las almas, volverán a vivir en una condición integrada y restaurada.

La obra de la cruz sana toda la creación y una vez más, cuando Cristo regrese, la gente vivirá en armonía con la creación (véase la carta de Pablo a los Romanos, particularmente el capítulo 8 versículo 22).

Esto es lo que justifica que la sanación se realice en el ámbito de la liturgia católica, en la misa, que es el sacrificio permanente que Jesucristo nos ofrece hoy.

 

LAS MISAS DE SANACIÓN

Los servicios de sanación se han convertido en un lugar común en las iglesias católicas romanas en todo el mundo.

Porque la sanación cristiana no tiene lugar por el uso exclusivo de alguna sustancia medicinal o por la dependencia exclusiva de alguna energía impersonal oscura.

Sino a través de un encuentro personal y por la experiencia de Jesús, nuestro Salvador, Sanador y Liberador.

¿Y qué mejor encuentro con Él que en la eucaristía?

La oración por la curación no es una fórmula mágica, sino un proceso de fe que experimenta el perdón de Dios, la curación interna y la liberación.

Llama a prepararse a través del arrepentimiento, el perdón y la renuncia.

Puede ser experimentado en la Misa Carismática de sanación.

Pero también ante el Santísimo Sacramento, oyendo la Palabra de Dios o recibiendo palabras de conocimiento, recurriendo a los Sacramentales.

En cualquier caso, la curación tiene lugar en un ambiente de fe en el amor de Cristo que sana.

No es raro saber que alguien con una enfermedad terminal fue declarado “sanado” por la comunidad médica después de recibir la “imposición de manos” o la bendición con el Santísimo Sacramento en una Misa de Sanación.

Véase el testimonio del Padre Emiliano Tardif.

La Iglesia Católica tiene una larga historia de legitimar el carisma de la curación.

Más de cien años de peregrinaciones de Lourdes y las muchas curas milagrosas asociadas con los santos, hacen la oración curativa menos sospechosa y más aceptable.

En los últimos años, una renovada apreciación del poder sanador de la Eucaristía ha impulsado la programación de las Misas de Sanación regulares en casi todas las diócesis.

A los participantes en estos servicios se les recuerda a menudo la oración recitada antes de recibir el Cuerpo y la Sangre de Jesucristo:

“Señor, yo no soy digno de recibirte pero una palabra tuya bastará para sanarme”, parafraseando a Mateo 8:8.

Además en estas misas se bendicen sacramentales importantes.

La creencia católica en el poder de las bendiciones hizo que el uso de los sacramentales (es decir, la sal, el agua y el aceite bendecidos) volvieran a ser usados comúnmente.

La iglesia primitiva alentaba a los cristianos a bendecir rutinariamente a sus familiares enfermos con aceite y hay una tendencia actual a esta tradición.

En etas misas se trata de realizar una sanación holística.

Y la sanación es más que un milagro físico. Es el encuentro con Jesús que rejuvenece nuestra vida total.

Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: