Los errores esparcidos por Rusia, predichos por Nuestra Señora de Fátima, condujeron a la persecución del cristianismo.

Y finalmente al asesinato en masa de millones de personas en todo el mundo.

La persecución del cristianismo en Rusia comenzó pocos días después del Milagro del Sol en Fátima, con el evento conocido como la “Revolución de Octubre” de 1917.

Y sigue hasta hoy, sólo que por diferentes actores. 

Pero también la resistencia produjo, en lugares detrás de la cortina de hierro, algunos cultos apocalípticos que aún hoy subsisten, por ejemplo en Ucrania.
.
Como consecuencia de verse privados de la institucionalidad religiosa e interpretar lo que sucedía de una manera escatólogica.

En el libro Campañas y Persecuciones Antirreligiosas Soviéticas de Dimitry Pospielovsky menciona historias milagrosas que ocurrieron durante la opresión comunista en la Unión Soviética y que fueron reprimidas por los comunistas.

Era ideológicamente importante para el gobierno suprimir y desmentir relatos de milagros que contradecían el ateísmo marxista.

A este efecto, el 1 de marzo de 1919, el gobierno emitió un decreto relativo a “la liquidación completa del culto de cadáveres y momias”.

Que ordenó la exposición pública de las reliquias de los santos con el fin de demostrar que eran fraudes, para contrarrestar la creencia de que os cuerpos de los santos fueron preservados milagrosamente.

En 1918 hubo incluso llamados a proscribir el sacramento de la Eucaristía a causa de su milagrosa transformación como creían los cristianos ortodoxos y católicos.

Sin embargo hubo muchos de milagros después del establecimiento definitivo del régimen soviético por ejemplo en Ucrania Occidental, en 1944, luego de la supresión de la resistencia nacionalista y la liquidación de la Iglesia Católica en 1946.

Como las apariciones marianas en 1947-1948 en Tyahliv, Havarechchyna o Yosypivka.

O apariciones en masa de imágenes sagradas en los cristales de la ventana en la región de Stanyslaviv en 1949, que  asumieron claros matices antisoviéticos.

Éstos fueron interpretados como presagios de la inminente guerra de las potencias occidentales contra los soviéticos.

Así como manifestaciones de la benevolencia de Dios a los cristianos perseguidos y su ira contra los ateos.

Los lugares milagrosos, en ausencia de iglesias católicas legales, atrajeron a sacerdotes y monjes subterráneos y se convirtieron en centros de la vida religiosa de la Iglesia clandestina, así como en foros de propaganda anti-soviética.

Las autoridades trataron estos milagros como intrigas hostiles de la clandestinidad nacionalista o clerical, reprimieron a sus “organizadores” y con frecuencia emplearon a la policía o incluso al ejército para prevenir peregrinaciones masivas.

Veamos algunos casos de milagros perseguidos por los soviéticos.

Afiche de la llegada de la Unión Soviética a la Luna

 

CUERPOS INCORRUPTOS

Pospielovsky explica que uno de los primeros esfuerzos del gobierno comunista soviético fue lanzar un decreto para destruir santuarios y exhibiciones públicas de reliquias.

La propaganda en los medios de comunicación representaba a los santuarios como fraudes, alegando que las reliquias no eran más que algodón, lana, pelo, huesos podridos y polvo.

En el santuario de las reliquias de San Sergio de Rádonezh del siglo XIV, los monjes del Monasterio documentaron que cuando las reliquias fueron expuestas, había un cuerpo perfectamente conservado bajo las vestiduras en descomposición.

Una multitud enfurecida de creyentes fuera de la iglesia derribó a un comandante de la policía de su caballo junto con otro soldado que había mentido a la multitud diciendo que las reliquias se habían podrido.

Hay varias otras historias similares a esta.

Sin embargo, en algunos santuarios, los cuerpos sí se habían descompuesto.

Y la Iglesia fue acusada de engañar a la gente.

En el juicio del obispo Alexis, el futuro Patriarca de Rusia, él afirmó que la Iglesia no enseña que los santos deben ser inmunes a la decadencia. Simplemente sucede en contadas situaciones.

 

PRODIGIOS DE FUEGO

Estas siguientes manifestaciones sobrenaturales habían ocurrido en algunas de las familias hostiles a la Iglesia, donde algunos miembros permanecieron fieles.

Los informes más comunes de los milagros en ese momento se referían a la súbita renovación de un icono familiar.

Un viejo icono oscurecido con una imagen apenas perceptible, de repente, ante los mismos ojos del comunista, empezaba a brillar con colores frescos como si acabara de ser pintado

Leontii, un monje de Kieve que más tarde llegó a ser obispo durante la Segunda Guerra Mundial, reportó una de las historias más asombrosas que fueron presenciadas por miles de personas.

La iglesia de Sretenskaia en el mercado de Sennói tenía dos cúpulas doradas que se habían oscurecido y parecían grises.

Una tarde de otoño, alguien vio un brillo ardiente como si la iglesia estuviera en llamas.

Se llamó a un cuerpo de bomberos, pero no era fuego. En cambio, las cúpulas comenzaron a brillar de manera especial y de repente.

El monje explicó lo siguiente:

La luz brillaba y se movía de un lugar a otro en las cúpulas como lenguas de fuego.

A la mañana siguiente, ya había una gran multitud delante de la iglesia. La policía estaba perdida. Las noticias me llegaron al mediodía.

Me subí a un tranvía, pero estando a todavía una larga distancia de la iglesia, el tranvía tuvo que parar debido a las multitudes”.

El resto del camino lo hizo a pie y observó el milagro durante varias horas.

El proceso de la renovación de la placa de oro continuó durante tres días.

Se produjo un inusual estado de euforia religiosa general en la ciudad.

Fue un gran impulso moral para los creyentes y una catástrofe para la propaganda antirreligiosa”.

El gobierno, en respuesta, mandó a decir a algunos miembros de la Academia de Ciencias, que afirmaron que la inusual situación fue causada por una rara onda que hizo una descarga eléctrica peculiar.

Sin embargo los testigos señalaron que las vallas publicitarias doradas del mercado no se vieron afectadas por ninguna de esas ondas.

Varios meses más tarde, los soviéticos dinamitaron la iglesia.

 

SANGRE MANÓ POR DÍAS

El obispo Leontii informó sobre otro acontecimiento ampliamente conocido en el pueblo de Kalinov.

Un destacamento de la policía montada había sido incapaz de dispersar a una gran multitud fuera de una iglesia.

Frustrado, uno de los oficiales que se retiraba se volvió y disparó contra un gran crucifijo cercano hecho de metal.

La bala le golpeó en la clavícula a la imagen de Jesús y de la herida empezó a brotar sangre.

La multitud cayó de rodillas y comenzó a rezar, mientras los agentes de policía se retiraban.

En los días siguientes, los oficiales vinieron dos veces para sacar el crucifijo, pero dijeron que una fuerza inexplicable no los dejaba acercarse.

Los periódicos comunistas dijeron en sus artículos que era sólo agua oxidada que se había filtrado del metal.

Pero la sangre manó del crucifijo durante varios días.

Y la gente iba al lugar del suceso en procesiones día y noche.

A la primera oportunidad, los soviéticos destruyeron el crucifijo sangrante y todas las cruces adyacentes.

Su relato era que los sacerdotes engañaban a los campesinos pobres.

Una comisión del gobierno produjo un informe que afirmaba que el líquido oscuro que salía del agujero de la bala no era sangre.

Los periódicos describían a los peregrinos como borrachos y tontos analfabetos.

Un artículo afirmaba:

Supuestamente, la cruz simplemente desapareció después de que los eclesiásticos y otros interesados ganaron dinero suficiente aprovechándose de los peregrinos.

Se dice que el besuqueo en masa del crucifijo provocó varios miles de brotes de sífilis y otras enfermedades”.

Pero algunos milagros produjeron desviaciones que suceden hasta hoy.

Este es el caso de las apariciones de Seredne en Ucrania, relatado en un magnífico trabajo monográfico realizado por Roman Skakun.

 

LA SECTA DE LOS PENITENTES DE UCRANIA

Aislados detrás  de la cortina de hierro y perseguidos brutalmente, algunos fieles veían la tragedia de su nación y su Iglesia como un acontecimiento de importancia histórica e incluso escatológica.

Endurecidos por las persecuciones y las privaciones, comenzaron a tratar cualquier resistencia menos radical que la suya como una traición.

Frente a las intrigas de la KGB y a la mendaz propaganda soviética, desarrollaron una inclinación hacia la sospecha y el pensamiento conspirativo.

Buscaron apoyo y consuelo en los milagros divinos y encontraron un nuevo líder en un sacerdote celoso y ascético con una idea de su misión especial.

Y su fiel y decidida fidelidad a la Iglesia Católica los condujo, muy irónicamente, a la creación de una pequeña secta con su propia “Santa Sede”.

 

EL MILAGRO DE SEREDNE

De todos los milagros “anti-soviéticos” de las décadas de 1940 y 1950, el más grande fue el llamado milagro de Seredne.

Que estuvo estrechamente asociado con un sacerdote subterráneo Fray Ignatius Soltys y su hermana vidente Hanna Kuzminska.

Y llevó a la formación de un culto apocalíptico centrado en una colina cercana de la aldea de Seredne.

El 20 de diciembre de 1954, Hanna Kuzminska, durante una liturgia clandestina, afirmó haber visto a la Virgen María de pie sobre un manantial en una colina cerca de su aldea nativa de Seredne.

Según sus palabras, la Virgen le dijo:

“Este es un año jubilar (el centenario de la proclamación de la doctrina de la Inmaculada Concepción) y deseo anunciar una gran liberación para los pobres pecadores, porque la perdición es tan cercana como en los tiempos de Noé.

La destrucción será por fuego, no por agua.

Un torrente de fuego destruirá al pueblo, porque han pecado contra Dios.

Desde el comienzo del mundo no hubo tal decadencia como ahora.







Ahora, el reinado de Satanás ha comenzado.

Me quedaré en este monte.

Desde aquí veo todo el universo, y la plenitud de pecadores, y dispensaré mis gracias a través de esta fuente […].

Aquellos que vengan, se arrepientan de sus pecados y participen de esta agua con fe, no perecerán en los tiempos de ruina”.

María, según la visión de Hanna, también exigió que la fuente de la colina fuera santificada y se erigiera allí una estatua de la Virgen.

Soltys lo hizo por la noche el 22 de diciembre.

Al día siguiente, el rumor sobre la aparición comenzó a circular.

La colina con la “fuente milagrosa” comenzó a atraer a los peregrinos.

Las peregrinaciones se hicieron especialmente numerosas en 1955-1956 cuando muchos sacerdotes greco-católicos regresaron de los campos de prisioneros

Por ejemplo, en la fiesta de la Dormición en 1956 Seredne vio unos 2000 peregrinos.

Hasta 1958, el sitio milagroso de Seredne seguía siendo un foco importante de la vida clandestina de la iglesia.

Donde los diversos sacerdotes subterráneos celebraban regularmente, mientras que los monjes y las monjas itinerantes de los monasterios Griego-Católicos disueltos divulgaron las noticias sobre las apariciones y la fuente curativa milagrosa.

Los textos de las revelaciones de Hanna se popularizaron entre los fieles e incluso fueron introducidos clandestinamente en el extranjero, publicadas por los padres Basilianos en Canadá.

 

EL MOVIMIENTO SE TRANSFORMA EN UNA SECTA APOCALÍPTICA

Estas revelaciones, que continuaron ininterrumpidamente desde diciembre de 1954, se volvían cada vez más escatológicas.

Predijeron que el Papa sería traicionado por el clero y asesinado, Roma caería, convirtiéndose en la sede del Anticristo.

Pero un sacerdote – que hasta el momento no había sido identificado, aunque la pista era lo suficientemente clara – sería llamado por Dios para dirigir a la Iglesia en su tribulación final.

Tras la muerte de Pío XII en marzo de 1958, Hanna anunció que la profecía había sido cumplida.

Roma había caído presa de los comunistas y los francmasones, y la Santa Sede había sido trasladada a Seredne.
.
Donde el nuevo y último papa Pedro II Emmanuel también conocido como Ignatius Soltys, había sido llamado.

La plausibilidad de tales afirmaciones fue impulsada por el abandono de Juan XXIII de la retórica anticomunista de su predecesor y la revocación de la política oriental antisoviética que, percibida a través de la lente distorsionadora de la prensa soviética, exasperó a muchos católicos griegos clandestinos.

Las afirmaciones mesiánicas de Fray Soltys condujeron a su rápido alejamiento del resto del clero subterráneo, que dejó de apoyar el culto mariano en Seredne y comenzó a disuadir a sus fieles de ir allí.

Fray Soltys, oculto desde diciembre de 1954, en 1956 fue buscado activamente por la KGB que – con la ayuda de sus agentes del clero – y lograron localizarlo a mediados de 1958.

El 3 de diciembre de 1958, fr. Soltys fue arrestado y sentenciado.

Fray Ignacio fue liberado en libertad condicional en el centro en 1961 y se reunió con otro sacerdote subterráneo, Antony Potochnyak recientemente liberado de su segundo encarcelamiento, que creía en las revelaciones de la misión mesiánica de Seredne y Soltys.

La propaganda del milagro de Seredne se intensificó nuevamente, alcanzando un tono cada vez más alto apocalíptico

En su predicación, Soltys y Potochnyak deploraron la impiedad masiva, cultivada por el régimen soviético y anunciaron una pronta renovación de la fe y del mundo.

El centro de esta renovación iba a ser en Ucrania, la más sufriente entre las naciones, donde el pecado del ateísmo alcanzó su cumbre.

Era de aquí que la Virgen María iniciaría la salvación de la humanidad y fue aquí donde la nueva Santa Sede había sido erigida por la voluntad de Dios.

Al mismo tiempo, los seguidores condenaban a los sacerdotes griegos-católicos clandestinos por su fracaso en romper con la Roma caída, ahora la sede del Anticristo

La imagen de Fray Soltys comenzó así a superar el estatus de un “papa” y asumió la estatura de un mesías: Cristo mismo en su segunda venida, que inauguraba la nueva era del Espíritu Santo.

Asimismo, la hermana de Soltys se transformó de un simple “testimonio de la aparición” a una nueva encarnación de la Madre de Dios que hablaba a través de sus labios.

En 1961-1962, las peregrinaciones al Monte de Seredne comenzaron a ganar el ímpetu otra vez.

Porque se difundió un llamado a para llegar al “Monte Bendito” y beber el agua bendita que curaría a los creyentes tanto en cuerpo como en alma.

Circulaban cartas escritas a mano sobre el inminente Día del Juicio, fijado en varias fechas en la primavera o el verano de 1962.

Según Las revelaciones de Hanna, todos los pecadores perecerían y sólo sobrevivirían aquellos que habían aceptado las revelaciones y se habían arrepentido de sus pecados en el monte de Seredne.

Todos los fieles fueron alentados a tomar tizanas santificadas por Soltys y Potochnyak y trazar cruces en sus puertas y ventanas, porque sólo las casas así marcadas serían perdonadas el día de la ira de Dios.

Todo esto ocurrió en el contexto de la campaña antirreligiosa de Jruschov de 1958-1963.

En abril de 1962, en uno de los grupos de peregrinos, una mujer atormentada por miedos apocalípticos después de una tumultuosa oración grupal terminó en un hospital psiquiátrico, lo cual sirvió de buen pretexto para acciones represivas.

Fray Soltys fue arrestado y más tarde condenado a 7 años de prisión por “propaganda anti-soviética”.

La detención del líder y las persecuciones sufridas por los peregrinos llevaron a una mayor radicalización del culto de Seredne.

En una de las revelaciones de Hanna, se anunció que “el lado derecho se separa finalmente de la izquierda”, lo que significa una ruptura decisiva, tanto real como simbólica, con el mundo dominado por el Anticristo y con todo lo mundano.

Una instrucción difundida entre los fieles les animó a convertirse en una especie de orden monástica.

Los peregrinos empezaron a entregar todos los documentos que atestiguaban su pertenencia al régimen ateísmo.

Dejaron sus empleos, viviendo de sus pequeñas parcelas domésticas.

No dejarían que sus hijos asistieran a las escuelas, rechazaron todas las llamadas “instituciones culturales y educativas” del régimen soviético y se abstenían de participar en elecciones u otras campañas civiles casi obligatorias, se negaban a leer periódicos, escuchar radio o ver televisión.

Dejaron de saludar a aquellos que no creían en la “Segunda Venida”.

Y hacían el signo de la cruz en todo lo que tuvieran que usar o incluso tocar con el fin de limpiarlo de la marca del Anticristo.

En una de las revelaciones, a los seguidores de Fray Soltys se les dio el nombre de “penitentes”, porque en estos últimos tiempos fueron llamados a hacer penitencia por sus propios pecados, los de sus familias y toda la humanidad.

Su vida se centró cada vez más en las peregrinaciones a Seredne, donde rezaban intensas novenas, pasando allí días y noches a pesar de las redadas policiales y las palizas.

Cuando eran detenidos, respondían a los interrogatorios mediante frases estandarizadas:

“¿Por qué poder me pides: Dios o el demonio?

Nací en el monte de Seredne en el año de mi primera peregrinación – antes de ese tiempo no viví, sino que me pudrí en el pecado, yo trabajo en el campo de Dios”, etc.

La resistencia anti-soviética de los penitentes era autoconscientemente demostrativa, por lo que ya no estaban en el “subterráneo”.

El número total de personas involucradas en el movimiento penitente podría haber llegado a 800 a 1000 personas.

Pero sus acciones antisoviéticas y anti-ortodoxas deben haber tenido repercusiones mucho más amplias.

Naturalmente, la aparición de un movimiento tan antisoviético tan fuerte no podía dejar de provocar represiones gubernamentales.

Eran dispersados ??y cruelmente golpeados por la policía, arrojados a un río cercano (especialmente en invierno), llevados a campos o bosques lejanos, o arrestados y sentenciados a varios años de prisión por “vagancia” o “parasitismo”.

Numerosas muertes son reportadas por los penitentes como resultado de la violencia policial.

En diciembre de 1972 la “fuente milagrosa” de Seredne fue cubierta de hormigón y el agua de la colina fue dirigida al establo de un kolkhoz.

La casa de Hanna Kuzminska, otro santuario de los penitentes, también fue demolida.

Muchas familias fueron separadas por las autoridades que – según una práctica generalizada con respecto a los miembros de las sectas ilegales – privaron a los penitentes de los derechos parentales, colocando a sus hijos en internados públicos.

 

LOS COLETAZOS DE UNA SECTA QUE AÚN FUNCIONA

Después de la muerte de Jruschov, la práctica de condenar a los activistas religiosos por “anti-soviéticos” fue abandonada

Fray Soltys fue puesto en libertad en 1967 y regresó a Ucrania occidental, donde vivió en secreto entre sus seguidores.

Durante la década de 1970, el radicalismo de los penitentes disminuyó un poco.

Sin embargo, en enero de 1981, después de que comenzara una nueva campaña contra “extremistas religiosos”, Fray Soltys fue arrestado de nuevo junto con su sobrina Kateryna Kuzminska.

Fue puesto en libertad sólo en 1986 y poco se sabe sobre su vida posterior. Después de su liberación habría residido  supuestamente en Ternopil.

Vivió para ver el colapso de la Unión Soviética, que había profetizado durante mucho tiempo, y el surgimiento de la Ucrania independiente que tanto deseaba.

Se dice que aún estaba vivo en 2001, cuando el papa Juan Pablo II (o “antipapa”, según los penitentes) llegó a Lviv y Kiev, e instó a las autoridades ucranianas a cancelar la visita del Papa para que la nación no fuera castigada por Dios.

Según algunos testigos Soltys murió en 2002-2003 y fue enterrado en Sambir cerca de su padre, que murió en la Primera Guerra Mundial.

Sin embargo, sus seguidores se niegan a decir la fecha exacta de su muerte o revelar el lugar de su entierro, alegando que “él todavía está vivo” – porque “Dios nunca muere”.

Hoy en día, el número total de penitentes puede ser estimado en 200 o 300, dispersos a través de Galitzia y Transcarpacia.

Son servidos por tres sacerdotes ancianos ordenados por Fray Soltys, incluyendo a su sobrino Myroslav.

En el monte, fue erigida una pequeña capilla a principios de 1990 y más tarde, una imponente figura de la Virgen María.







Las fiestas de la Iglesia tuvieron un nuevo calendario para los penitentes.

El domingo fue sustituido por el miércoles y se introdujeron nuevas fiestas de Jesucristo y la Virgen María en la “Segunda Venida”, junto con las viejas.

Estas celebraciones siguen el antiguo rito greco-católico, tal como se practicaba en la década de 1930.

El rito de las liturgias de Seredne contiene también algunas modificaciones significativas.

Como lecturas litúrgicas “del Espíritu Santo”, es decir, de un “nuevo Evangelio” para la Era del Espíritu Santo compilado de las revelaciones de Hanna y los dichos de Soltys.

También referencias a la “Segunda Venida Acabada” o “la María-Ana de Seredne”.

O más manifiestamente, la comunión con el “agua bendita” de la fuente de Seredne en lugar de pan y vino.

Ya sea lluvia, nieve, calor o heladas, estos servicios reúnen a unas 80 a 100 personas, en su mayoría de cincuenta años y más, con sólo entre diez y veinte jóvenes o niños.

En los últimos años, muchos de los penitentes restantes han vendido sus propiedades en otra parte y comprado casas en Seredne, estableciéndose en la “tierra santa”.

Aquí, varios hombres y mujeres de edad avanzada no vinculados a menudo comparten una sola casa.

En el borde del pueblo, cerca del “Monte Santo”, se construyó una casa más grande que los penitentes llaman su “monasterio” y donde los sacerdotes y otros peregrinos se detienen a su llegada a Seredne.

En la colina les fue asignado por las autoridades del pueblo un pequeño cementerio, porque los cementerios comunes los penitentes los consideran profanados.

La tensión que existía entre los penitentes y la sociedad ha disminuido en general: aceptan los pasaportes del nuevo estado ucraniano, ya no rechazan sus nombres ni dejan de hablar a sus interlocutores, etc.

Los aldeanos de Seredne los llaman, algo irónicamente, “los santos”.

Pero los tratan con cierta sospecha, recordando los relatos de la propaganda soviética sobre los supuestos crímenes de estos” sectarios “.

Hoy en día, el culto de Seredne y sus seguidores siguen siendo un vestigio de la época de persecuciones severas sufridas por la Iglesia Católica Ucraniana griega bajo el gobierno soviético.

Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: