La Virgen María bajó a Fátima para pedir la consagración de Rusia a su Inmaculado Corazón.

Para evitar que el comunismo esparciera sus errores por el mundo, cosa que sucedió.

Un papa mariano, que podemos llamar el Papa de Fátima, trató de cumplir con el pedido.

Cardenal Masella, enviado de Pío XII, consagrando a la Virgen de Fátima en Cova de Iría

Pero los enemigos – que esparcieron los errores soviéticos por el mundo – le hicieron una guerra que hasta hoy perdura.

A pesar que hubo dos papa antes que él desde 1917 (Benedicto XV y Pío XI) Pío XII fue el primer Papa que hace referencia explícita a Fátima en una documento papal formal.

Ese reconocimiento público oficial de Fátima fue en 1940 sólo unos meses después que fuera elegido Papa, en 1939.

En su encíclica Saeculo Exeunte Octavo, sobre el fomento de la Iglesia en Portugal en su trabajo misionero, escribió:

Cuando se recita el Rosario tan altamente elogiado por la Virgen en Fátima la gente debe implorar su intercesión ver florecer las misiones”.

Y añadió,

La Virgen María del Rosario, que se venera en Fátima y es la misma gran Madre de Dios, que obtuvo una gran victoria en Lepanto, estará con ustedes con su poderosa protección”.

Empecemos por ver quien fue este papa y porqué su vida estuvo atada a Fátima.

 

UN PAPA CUYA VIDA GIRÓ EN TORNO A FÁTIMA Y A LA VIRGEN MARÍA

El 13 de mayo de 1917, mientras la Madre de Dios estaba apareciendo en Fátima, en la Capilla Sixtina en Roma,  Eugenio Pacelli, el futuro Pío XII, estaba siendo consagrado arzobispo por el Papa Benedicto XV da cuenta  L’Osservatore Romano.

Desde su primera infancia, Eugenio Pacelli, el futuro Pío XII, fue excepcionalmente dedicado a la Virgen.

“De hecho, la Virgen había tomado a ese hijo de la mano cuando todavía era muy joven”, señala otro artículo de L’Osservatore Romano.

En su camino a la escuela en Roma, Eugenio siempre se detendría en la iglesia jesuita de Gesu para rezar ante la imagen milagrosa de la Madonna della Strada.

Él eligió para decir su primera misa como sacerdote recién ordenado en la basílica de Santa María la Mayor, en el altar que consagra la imagen de María, Salus Populi Romani.

Para confirmar que nada es por casualidad en los planes del cielo, Pío XII murió en octubre de 1958, el mes del Santo Rosario.

Y fue enterrado en la Basílica de San Pedro el 13 de octubre, el aniversario del Milagro del Sol de la Virgen de Fátima.

Pio XII trató de cumplir con los pedidos de la Virgen en Fátima.

 

LAS CONSAGRACIONES AL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA

Pío XII publicó el Mensaje de Fátima y los dos primeros secretos de Fátima el 13 de mayo de 1942.

El 31 de octubre de 1942 – cuando las dobles bodas de plata del 25º aniversario de Fátima y de su ordenación episcopal -, Pío XII consagró el mundo al Corazón Inmaculado de María, hablando en portugués por la radio.

Lo hizo después de recibir una carta de la hermana Lucía, enviada por instrucciones de su obispo, en la que se detallan los pedidos del Cielo,

Aunque no cumplió con la forma pedida por la Virgen, la hermana Lucía revelaría que hizo una diferencia en el mundo y dijo que el Señor estaba encantado.

Y aunque el acto no se completó totalmente conforme a lo solicitado, iba a “poner fin pronto a la guerra”.

Diez años más tarde, en 1952, Pío XII publicó la Carta apostólica Sacro Vergente, donde consagró Rusia a la Santísima Virgen María.

Fue el único Papa hasta ahora que mencionó específicamente a Rusia en la Consagración, encajando perfectamente con la devoción que Nuestro Señor quiere establecer al Inmaculado Corazón, en el mensaje de Fátima.

Sin embargo, él no lo hizo en unión con los obispos del mundo.

Pio XII amplió el culto mariano a un nivel impresionante.

 

EXTENSIÓN DEL CULTO MARIANO SIN PRECEDENTES

Pío XII extendió el culto de la Madre de Dios de una manera casi sin precedentes en la historia del papado.

Y en medio de la II Guerra Mundial que había anunciado Nuestra Señora en Fátima que iba a llegar si el mundo no se convertía.

Después de ser elegido Papa el 2 de marzo de 1939, cuando la guerra entró en erupción en Europa, Pío XII se centró en la devoción mariana.

Comenzó la primera de una serie de cartas para el mes de mayo de María Virgen pidiendo restablecer la paz entre las naciones.

Él escribió:

“A medida que el mes de mayo se acerca, cuando los fieles están acostumbrados a elevar oraciones especiales a la Santísima Virgen, que está cerca de nuestro corazón… durante este período se ofrecerán oraciones públicas en las diócesis y parroquias por la causa (de la paz mundial)”.

Llamó especialmente para oraciones por los niños inocentes.

En su carta de 1941 recordó que la guerra con sus dolores era en gran parte un castigo de Dios por los pecados, y que la gente debía buscar la misericordia a través de María la Madre de Dios.

Ciertamente él estaba repitiendo lo que la Virgen de Fátima en 1917 había profetizado acerca de una guerra mayor si los hombres no vuelven de sus malos caminos.

En 1943, en su encíclica Mystici Corporis Christi Pío XII exaltó a María

A cuyo Corazón Inmaculado hemos consagrado confiadamente toda la humanidad, y que ahora reina en el cielo con su Hijo, con el cuerpo y el alma refulgente en la gloria del cielo”.

Ya estaba adelantando el dogma de la Asunción que él mismo promulgaría años después.

En 1944 este Papa Mariano puso su pontificado bajo el patrocinio de la Santísima Virgen.

Y extendió la fiesta del Corazón Inmaculado a la Iglesia Universal, celebrándola el 22 de agosto.

En 1969 Pablo VI trasladó esta fiesta al Sábado posterior a la solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús.

En 1946, para el aniversario, el 13 de mayo, Pío XII envió al cardenal Benedetto Masella a Fátima, como su representante personal, para presidir la coronación canónica de la imagen de la Virgen de Fátima.

Esta es la misma corona que ahora contiene la bala que impactó en San Juan Pablo II y después se llevó a Fátima en 1982 para colocar en esta corona.

En mayo de 1948 promulgó la encíclica Auspicia Quadedam, pidiendo oraciones por la paz mundial y destacó la Consagración al Inmaculado Corazón de la Virgen María que haría en 1952, pidiendo la colaboración de las diócesis.

Esta consagración se hará en las diversas diócesis, así como en cada una de las parroquias y familias.

Y estamos seguros de que abundantes bendiciones y favores del cielo surgirán de esta consagración privada y pública”.

Declaró 1950 como un Año Santo para la Iglesia como un preludio  de que el 1 de noviembre de 1950 proclamaría el dogma de la Asunción.

En Munificentissimus Deus se refirió al mismo:

“Hemos puesto nuestro pontificado bajo el patrocinio especial de la Santísima Virgen, a la que hemos recurrido a menudo en los tiempos de graves problemas”.

Y volvió a señalar que él consagró y que todos consagren toda la raza humana a su Inmaculado Corazón en ceremonias públicas y personalmente para experimentar su poderosa protección.

Y aquí el cielo le envió un poderoso mensaje cuando le permitió ver 4 veces el milagro del sol, que hemos relatado en un artículo aquí.

El 8 de septiembre de 1953, en la fiesta de la Natividad de la Virgen María, Pío XII publicó su encíclica Fulgens Corona, proclamando un año mariano para conmemorar el centenario de la definición del dogma de la Inmaculada Concepción.

Sería de diciembre 1954 a diciembre 1955.

Este fue el primer año mariano declarado por la Iglesia en su historia.

Durante el Año Mariano, Pío XII engalanó a María con un nuevo título a través de la Encíclica Ad Caeli Reginam, proclamando la Realeza de María.

Estableció la realeza de María como una fiesta a celebrar cada 31 de mayo.

Luego en 1969 se trasladó al 22 de agosto, la octava de la Asunción.

Y una vez más conectó esto con Fátima como escribió,

“Asimismo ordenamos que el mismo día se renueve la consagración del género humano al Inmaculado Corazón de la Virgen María, abrigando la esperanza de que a través de tal consagración pueda comenzar una nueva era, alegre, en paz cristiana y en el triunfo de la religión”.

Y entre las direcciones a los fieles dio instrucciones de que “las cuentas del Rosario estén en manos de todos.”

Pío XII fue un formidable propagador del santo Rosario que la Virgen pidió en Fátima y lo hace insistentemente hoy cada vez que se aparece.

 

EL REZO DEL SANTO ROSARIO

El 13 de octubre de 1951, mientras la celebración en Fátima atraía a más de un millón de peregrinos a la Cova el Papa dio un mensaje peregrinos por radio:

“La insistencia de la Santísima Virgen en el rezo del Rosario en familia está destinado a enseñarnos que el secreto de la paz en la vida familiar se encuentra en la imitación de las virtudes de la Sagrada Familia”.

Esta fue una de las innumerables ocasiones en que Pío XII habló sobre el Rosario, al que él mismo se dedicó a rezar.

El 15 de septiembre de 1951, la Fiesta de los Siete Dolores de la Virgen María, lanzó su encíclica Ingruentium Malorum sobre la recitación del Rosario.

En ella Pío XII dijo que desde que se convirtió en Papa,

Nunca cesamos, en vista de los males que se aproximan, en encomendar a la poderosa protección de la Madre de Dios el destino de la familia humana, y, con este fin, como se sabe, proclamamos solemnemente la Asunción al cielo de la Virgen María en cuerpo y alma”.

Y continuó diciendo que

“Los tiempos calamitosos” nos instan a “ir con mayor confianza a la Madre de Dios”.

“Allí, los cristianos siempre han buscado refugio en la hora del peligro”.

Pío XII siempre esperaba la venida mes de octubre para pedir a la gente

“Elevar sus súplicas a María por medio del Santo Rosario.”

Sabemos bien la poderosa eficacia del Rosario para obtener la ayuda maternal de la Virgen.

De ninguna manera hay una sola manera de orar para obtener esta ayuda.

Sin embargo, consideramos que el Santo Rosario es de los medios más convenientes y más fructíferas, como claramente lo sugerido por el origen de esta práctica”.

Este Papa pío también promovió su papel en el rezo familiar.

“Pero sobre todo es en el corazón de la familia que deseamos la costumbre del Santo Rosario se adopte, sea religiosamente preservada, y cada vez más intensamente practicada.

En vano es un remedio de la vida civil, si la familia, el principio y fundamento de la comunidad humana, no sigue el estilo de patrón del Evangelio”.

Y concluyó:

“No dudamos en afirmar públicamente que ponemos gran confianza en el Santo Rosario por la curación de los males que afligen a nuestro tiempo”.

Ser portavoz de Fátima no fue gratis para Pío XII, porque fue duramente atacada su imagen – hasta el día de hoy – por aquellos que esparcieron los errores por el mundo, como la Virgen de Fátima vino a avisarnos.

 

SU LABOR DE SALVAR A LOS JUDÍOS DEL EXTERMINIO FUE TERGIVERSADA

Los judíos saben claramente quienes ayudaron a sus hermanos a rescatarlos de las manos de los nazis.

En el verano de 1944, cuando los aliados liberaron Roma, miles de judíos salieron de sus escondites y dijeron al mundo sobre la deuda que tenían al Vaticano para salvar sus vidas.

“Poco a poco se revela”, informó el Jewish News en Detroit el 7 de julio de 1944, “que los Judíos han sido resguardados dentro de los muros del Vaticano durante la ocupación alemana de Roma”.

La revista oficial del American Jewish Congress, agregó que el Vaticano incluso proporcionó a los refugiados judíos alimentos kosher.

El 14 de julio de ese mismo año, se publicó en Nueva York una entrevista con el Gran Rabino de Roma Israel Zolli.

El Vaticano siempre ha ayudado a los Judíos y los Judíos están muy agradecidos por el trabajo de caridad del Vaticano; todo se hace sin distinción de raza”.

Y un artículo New York Times de junio de 1944 informó al Rabino Zolli declarando:

“El Papa y el Vaticano eran incansable en el trabajo de salvar Judíos, y muchos cientos fueron albergados en los monasterios y conventos en Roma y en el Vaticano”.

Una vez finalizada la guerra, el 13 de febrero de 1945, Zolli se convirtió al catolicismo.

Y fue por su profundo respeto por Pío XII (Eugenio Pacelli), que tomó “Eugenio” como su nombre de pila cristiano de ahí en adelante.

La conversión de Zolli se atribuyó a su gratitud por lo que Pío XII hizo por los Judíos.

La esposa y la hija de Zolli también entraron en la Iglesia.

Sin embargo corrió la leyenda de que lejos de que Pío XII ayudó a los judíos, él era el “Papa de Hitler”

¿Por qué fue la ayuda del Papa a los judíos tergiversada?

 

UNA VÍCTIMA DE LOS ERRORES ESPARCIDOS POR EL COMUNISMO

Se inició con la obra ficticia de 1963 de Rolf Hochhuth, titulada El Vicario.

Mihai Pacepa, el desertor soviético de mayor rango ha dicho que la KGB basó sus difamaciones en que el entonces Arzobispo Pacelli había servido como Nuncio Apostólico en Múnich y Berlín.

“La KGB quería presentarlo como un anti-semita que había alentado el holocausto de Hitler y modificó levemente algunos documentos originales del Vaticano”.

Y para eso lo llamaron a él, cuando trabajaba en el servicio de inteligencia rumano.

Entre 1960 y 1962 el espía rumano envió cientos de documentos a la KGB relacionados con Pío XII, que desembocaron en la publicación de 1963 que mencionamos arriba.

Esta operación es considerada como uno de los ejemplos más eficaces de la difamación en la historia moderna.

Sir Martin Gilbert, un historiador de renombre mundial de la Segunda Guerra Mundial lo condenó como

Una ficción bien elaborada que no está en absoluto basada en la evidencia histórica.”

No obstante, el impacto de la obra ha sido difícil de superar.

El llamado “silencio de Pío XII” fue utilizado por muchas personas como un asentimiento.

La interpretación demoníaca de Hochhuth sobre el Papa había sido aceptada en ciertos círculos como la sabiduría convencional.

A pesar que las personas que estaban más interesadas en los hechos que la ficción, como Pinchas Lapide, embajador e historiador israelí, afirmó que Pío XII merece un bosque conmemorativo en las colinas de Judea con 860.000 árboles, que corresponde al número de vidas judías que se salvaron a través de esfuerzos papales.

De acuerdo a Lapide,

“La Iglesia Católica salvó más vidas judías durante la guerra que todas las demás iglesias, instituciones religiosas y organizaciones de rescate juntos”.

Pero esta operación iniciada por quienes la Virgen dijo que iban a esparcir sus errores en el mundo tenía vida propia.

A finales de 1990, el debate sobre si Pío XII tuvo su punto álgido con la publicación del libro muy controvertido, El Papa de Hitler, por el periodista británico John Cornwell.

El libro fue muy crítico de Pío XII, alegando que él era culpablemente por el silencio – si no por su complicidad – en el ascenso del nazismo.

 

PÍO XII FUE MUY ACTIVO EN EL COMBATE CON HITLER

Hay informaciones que resaltan que Pío XII pensaba que Hitler estaba poseído y que intentó realizarse un exorcismo a distancia, puedes leer aquí esa historia.

Recientemente Marc Riebling da cuenta de otra historia en su libro Iglesia de Espías: La Guerra Secreta del Papa.

“Si usted lee los principales críticos de la Iglesia de la era nazi, los más importantes, todos admiten que Pío XII odiaba a Hitler y trabajó en secreto para derrocarlo, dice Riebling.

“Hay al menos diez documentos que implican a Pío XII y sus asesores más cercanos no sólo en una, sino en realidad tres actividades para eliminar a Hitler – que se extiende desde 1939 hasta 1944”.

Pío XII tuvo conexiones con tres complots contra Hitler.

La primera, desde octubre 1939 hasta mayo 1940, en la que participan conspiradores militares alemanes.

Desde finales de 1941 a primavera de 1943 una serie de acciones que afectan a los jesuitas alemanes terminó cuando una bomba colocada en el avión de Hitler no llegó a explotar.

La tercera de nuevo involucrando a jesuitas alemanes y también al coronel alemán Claus von Stauffenberg.

A pesar de que el coronel planta con éxito una bomba cerca del dictador nazi, no pudo matar a Hitler.

Los sacerdotes tuvieron que huir tras el intento fallido. Los que no pudieron escapar fueron ejecutados.

Riebling halló que

“Pío XII se convierte en una pieza clave en la conspiración para eliminar a un gobernante que es una especie de Anticristo”.

Pero de acuerdo con Riebling el Papa “no trató de matar a Hitler”, por el contrario, las acciones del papa eran más sutiles.

Durante su investigación, Riebling descubrió que Pío XII grabó en secreto las conversaciones mantenidas en su oficina.

Las transcripciones de las conversaciones del Papa con los cardenales alemanes en marzo de 1939 muestran que estaban profundamente preocupados de que los católicos alemanes elegirían Hitler en lugar de la Iglesia.

Los cardenales pidieron Pío apaciguar a Hitler, para que los católicos alemanes no fueran a separarse y formar una iglesia del estado, como ocurrió en Inglaterra de los Tudor”, dijo Riebling.

En un momento Hitler planeaba invadir el Vaticano, secuestrar al Papa y llevarlo a Alemania.

El líder nazi Heinrich Himmler

Quería que el Santo Padre fuera ejecutado públicamente para celebrar la apertura de un nuevo estadio de fútbol”, dijo Riebling.

Pío XII tuvo conocimiento de estos planes, a través de sus agentes secretos papales; y, en mi opinión, influyó en la decisión del Santo Padre a involucrarse con la resistencia anti-nazi“, opina Riebling.

Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: