En estos extractos de exorcismos se ve claro cuál es el plan del demonio.

Su táctica es acusar y desestabilizar la fe de los exorcistas y sus asistentes.

Y la estrategia de estos es no dialogar con el demonio sino darle órdenes y, orar por la intervención del Señor y la intercesión de la Santísima Virgen, santos y ángeles.

Estos exorcismos fueron dirigidos por el Padre Winston Fernández Cabading.

Que es un dominico filipino que opera en la Oficina de Exorcismos de la Arquidiócesis de Manila.

También es teólogo y Secretario General de la Universidad Santo Tomás.

Él tiene experiencia de varios años en exorcismos y entre otras cosas ha dicho que el maligno nos “lanza aleatoriamente” emociones o pensamientos negativos con la esperanza de frenar nuestras reacciones ante él en los exorcismos.

Pretendiendo que nuestras reacciones denoten nuestra culpabilidad ante un pecado al que la emoción o el pensamiento son atribuibles.

El Padre Cabading  ha publicado recientemente dos extractos de sesiones de exorcismos realizados por él, que son impresionantes.

Muestran el plan de batalla del demonio y el de los exorcistas en las sesiones.

Este es un material que recomendamos leer porque será de mucho fruto.

 

EXTRACTOS DE UN EXORCISMO REAL DEL SÁBADO 14 DE OCTUBRE 2017

Duró más de 3 horas seguidas…

Escenario: Capilla de adoración

Víctima: Hombre de más de 20 años.

Filipino de la provincia. Bastante educado. Piadoso en la crianza.

Durante el estado poseído la víctima habló sólo en filipino.

Fray Winston Fernández Cabading

Exorcista: La gloriosa madre de Dios te lo ordena.

Ella, que desde el primer momento de su concepción, aplastó tu orgullosa cabeza.

Demonio: (con voz muy enfurecida con desprecio)

¡Ella es sólo una mujer! ¡Ella es simplemente un ser humano!

¿Por qué le dio la corona que se supone que es nuestra?

Exorcista: Ave María llena de gracia…

Demonio: Aaahhh eso es ensordecedor que lo digas!

¡Te vamos a matar!

Sí. Ya basta ¡Su nombre es ensordecedor!

¡Los vamos a matar a todos!

Exorcista: (recita la letanía dominicana a María para ser dicho durante las tribulaciones)

María, morada de los ángeles. Reza por nosotros.

Demonio: (con un grito aterrador y gruñendo)

¡Sí. Ya basta!

Exorcista: Santa María, morada de los ángeles (repetido 10 veces)

Demonio: No estamos de acuerdo que la instalara más arriba de nosotros.

Pero todo lo que él planeó fue para darle la gloria.

Por culpa de él hemos sido desechados.

Sí. No hemos opuesto a que ella sea más alta que nosotros.

Pero él lo planeó todo para darle la gloria. Debido a esto fuimos expulsados

Exorcista: Invita a los que le ayudan a cantar el Salve Regina en latín

Demonio: ¿Por qué te llamó a ti? ¡Sólo eres humano! ¡Él no es Dios!

¿Por qué la estás llamando a ella? ¡Ella es simplemente un ser humano! ¡Ella no es un Dios!

Exorcista: …ergo advocata nuestra… o clemens, o pia… o dulcis virgo maria…

Demonio: (Como si estuviera aterrorizado con lo que ve)

Sí. ¡Ya basta! ¡Ya basta! ¡Ya estamos sufriendo un terrible sufrimiento!

(El exorcizado regresa al estado consciente del estado de trance)

Exorcista: (se dirige a la víctima para probar si es realmente la víctima quien habla)

Di desde tu corazón “¡Alabado sea Jesús y María!

Demonio: ¡Alabado sea Jesús y Mar…

¡No! (entra en trance y en estado poseído de nuevo)

¡No, nunca la glorificaré! ¡Ella es sólo un ser humano!

Exorcista: Oh, Reina de los Cielos! ¡Amante soberana de los ángeles!

Tú que desde el principio has recibido de Dios el poder y la misión de aplastar a la cabeza de Satanás, te suplicamos humildemente que envíes a tus legiones sagradas, que, bajo tu mando y por tu poder, pueden perseguir a los espíritus malignos…

Demonio: (Con un grito horrorizado)

¡Basta con eso! No lo digas. ¡Cállate!

Estamos en agonía. ¡Odiamos a esa mujer! Ella es la que destruyó todos nuestros planes.

Exorcista: Inmaculado corazón de María, ruega por nosotros (repetido 10 veces)

Demonio: (en un tono de rendición pero desafiante)

Sí. Ella es inmaculada. ¡Detestamos a esa mujer! ¡No tenemos poder sobre ella!

La lección aprendida, según este exorcismo es que los demonios pueden decir cualquier cosa en contra de la Santísima Virgen María.

Pero están realmente aterrorizados de ella.

Porque ellos saben por su humildad, por su fe en Dios, y por el sí al mensaje de un ángel, Dios se convirtió en carne, y el plan del diablo fue destruido para siempre.

Todos los que la odian, por lo tanto, se alinean con el diablo que la aborrece enormemente.

He visto la virulencia del diablo y sus secuaces ángeles caídos contra la Santísima Madre.

Y no está muy lejos de la virulencia de algunos “cristianos” contra ella.

Curso para Exorcistas en Manila

 

EXTRACTOS DE UN EXORCISMO REAL DEL DOMINGO 24 DE SEPTIEMBRE 2017

Aquí hay fragmentos de las reacciones de un demoníaco durante oraciones particulares en un exorcismo real del 24 de septiembre de 2017 que duró más de 3 horas seguidas.

Entorno: En la Capilla de Adoración

Víctima: Filipina de más de 20 años que vino de un área rural.

Durante todo el estado de posesión, ella hablaba en inglés directo sin acento local, como si fuera un hablante nativo de ese idioma, a veces hablaba en un claro español.

Exorcista: (arrodillado ante el Santísimo Sacramento expuesto)

¡Oh Santísimo Sacramento, Oh Sacramento Divino, toda alabanza y toda acción de gracias a Ti!

Demonio: (con una risa burlona)

¿Por qué estás adorando ese “pan”?

Adórame  a mí en cambio. Soy inmortal y poderoso.

Él solo te dio pan, nada más. (Seguido por un gruñido)

Exorcista: (ordenando al demonio que adore a Dios) ¡Arrodíllate ante Su santa presencia en la Eucaristía, espíritu inmundo!

¡Arrodíllate y adórale a Él, a tu Creador y Dios!

Demonio: ¡Nuncaaaaa!

Exorcista: (instruyendo a todos los que lo ayudan a arrodillarse ante el Santísimo Sacramento con la cabeza inclinada)

¡Oh Sacramento Santísimo, Oh Sacramento Divino, toda alabanza y toda acción de gracias …

Demonio: (gritando con furia)

¡No lo adoren! ¡Alábame a mí! ¡Él no te da nada!

¡Puedo darte todo! ¡Soy dueño del mundo! ¡Poseo todo en él! ¡Puedo dártelo!

Exorcista: Santo, santo, santo, es el Señor Dios de los ejércitos. El cielo y la tierra están llenos de tu gloria…

Demonio: (silbidos y maldiciones)

Estuvimos allí, gloriosoes e inmortales.

Él nos echó de Su presencia. No aceptamos Su plan para ustedes.

Exorcista: (rezando la Letanía de los Santos)

Señor, ten piedad de nosotros… Cristo, ten piedad de nosotros… Señor, ten piedad de nosotros.

Demonio: (con una voz gruñona y burlona)

No hay piedad para ustedes. Son como nosotros. Rebeldes, desobedientes, ¡pecadoressss!

Exorcista: Santa María, ruega por nosotros.

Demonio: (con la cara endurecida)

¡No! ¡Para! ¡No llames a esa mujer!

Exorcista: San Miguel… San Gabriel … San Rafael …

Demonio: (en un tono muy furioso)

¡Yo era más glorioso que ellos! ¡Aaaaahhhhh!

¡Llámame y te responderé!

Exorcista: (invocando a cada uno de los santos de la letanía)

San José… San Agustín… Santo Domingo…

Demonio: (respondiendo a la letanía con ira)

¡Pecadores!¡Pecadores! ¡Pecadores todos ellos!

Exorcista: De todo mal, líbranos, oh Señor… De todo pecado…

Demonio: (en tono de burla)

¿Le pides a Dios que te libre del mal y del pecado?

Amas el pecado. Es por eso que estamos aquí contigo.

El pecado los destruirá a todos.

En unos años, el mundo entero será nuestro gracias a ustedes.

La Oscuridad los cubrirá a todos.

(Riendo con desprecio)

¿No lo ves y lo experimentas? Ya está aquí.

Exorcista: Que gobiernes y preserves Tu santa Iglesia, te lo pedimos Señor, escúchanos…

Demonio: ¡La destruiré!

Exorcista: Que humilles a los enemigos de la Santa Iglesia, te lo pedimos Señor, escúchanos….

Demonio: Ustedes son los enemigos de ella.

Estos sacerdotes y religiosos que la sirven.

(Luego comenzó a reírse con desprecio)

Todos son infieles.

Ellos nos invitan incluso a sus propias casas con las cosas que hacen y practican.

Los destruiremos a todos desde el interior.

(Luego mirando con furia a una religiosa que estaba asistiendo) Sí, hermana, tu congregación no tiene nada de la santidad de tu padre (menciona el nombre de un gran santo en el que se inspira la congregación).

Te destruiremos pronto. Ya estamos adentro.

Exorcista: Que eleves nuestras mentes a los deseos celestiales, te lo pedimos Señor, escúchanos…

Demonio: Todos ustedes desean pecar más que el cielo.

Hacen muchas cosas malvadas (risa burlona)

Exorcista: (comenzó a orar en latín usando el Ritual)

Praecipio tibi, quicumque es, spiritus immunde, et omnibus sociis tuis hanc dei famulan obsidentibus: ut per mysteria incarnationis, passionis, resurrectionis et ascensionis Domini nostri Jesu Christi, per missionem Spiritus Sancti, et per adventum ejusdem Domini nostri at judicium, dicas clare mihi nomen tuum, dicas clare mihi nomen tuum, dicas clare mihi nomen tuum, dicas clare mihi nomen tuum, dicas clare mihi nomen tuum…

Demonio: ¡Satanas! Padre, conozco tus pecados… Acusaré a todos a la hora de su muerte.

Exorcista: (repitiendo la plegaria)

Dicas clare mihi nomen tuum…

Demonio: ¡Lucifer! ¿Crees que adoras a Dios, Padre?

La humanidad me adora cada vez más.

Me adoran en sus películas, su música y sus bailes.

(Luego, en tono de susurro) Estoy allí cuando solo se complacen a sí mismos.

(Con risa burlona) Estás perdiendo el tiempo, Padre.

Ella es nuestra, el mundo es nuestro.

La humanidad ha rechazado a Dios.

Demonio: ¡Prorsus in omnibus obedias! Prorsus in omnibus obedias! Prorsus in omnibus obedias!

Demonio: (Con voz gruñona) ¿Cómo te atreves a mandarnos?

¡Eres solo un hombre¡ ¡Nosotros somos inmortales!

¡Eres solo un sacerdote¡ ¡Somos más poderosos!

Exorcista: ¡Prorsus in omnibus obedias!

Demonio: ¡No nos someteremos a ti!

¡Aaaahhh! (como en terrible agonía)

Exorcista: Padre Nuestro…

Demonio: Él no es padre para ti. Tú no lo escuchas…

¡Deja de orar!

La Hermana Asistente: Comenzó a cantar Dios te salve María, llena de gracia… y todos se le unieron.

Demonio: ¡Basta! ¡Paren! ¡Paren! ¡Ella es solo una mujer! ¡Malditos!

La Hemana y todos le siguen: … ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte…

Demonio: (gruñendo)

¡Esa mujer nunca deja de orar por ustedes!

Exorcista: (instruyendo a la Hermana y a los demás a cantar la Salve Regina en latín)

Demonio: ¡Tu reina no es una reina para nosotros!

¡Pero Él la hizo verdaderamente la reina! ¡Maldita sea!

¡Maldita sea! ¡Ella destruyó todo!

Exorcista: (llama a todos a recitar el Credo de Nicea)

Creo en Dios el Padre Todopoderoso… Creo en Jesucristo…

Demonio: (siseando y gritando improperios)

¡No hay salvación para ustedes!

Exorcista: (repitiendo esto una y otra vez el credo)

Exorcista Padre Fernández Chabading en entrevista radial

Demonio: (exasperado) ¡Nooooooooooo!

¿Por qué debería convertirse en hombre?

¿Por qué no ser como nosotros?

¡Él la eligió por encima de nosotros! ¡Él la eligió por encima de nosotros!

Exorcista: Él descendió del cielo. Y por el poder del Espíritu Santo, se encarnó de la Virgen María y se hizo hombre…

Demonio: (enfurecido) ¡La eligió! ¡Él la eligió para ser su madre!

Si hubiéramos sabido que sería ella, ¡la habríamos matado en el útero!

Exorcista: Él vendrá nuevamente en gloria para juzgar a los vivos y a los muertos y su reino no tendrá fin…

Demonio: (aterrado) Sufrimos, sufrimos terriblemente y tememos el día del juicio venidero.

Exorcista: Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ten piedad de nosotros y del mundo entero (lo repiten 10 veces)

Demonio: No debe ser misericordioso con ustedes.

Sin embargo, Él les ha mostrado misericordia.

Todos ustedes son pecadores y no nos detendremos hasta que los llevemos a la condenación.

¡Llevaremos a muchos con nosotros al infierno!

Exorcista: Oh Jesús mio, perdona nuestros pecados. Sálvanos de los fuegos del infierno. Conduce a todas las almas al cielo, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.

Demonio: (rindiéndose pero desafiante) ¡Noooooo!

La lección aprendida según el exorcista es que Jesús está verdaderamente presente en la Sagrada Eucaristía.

El diablo reconoce esa realidad y la teme tremendamente.

Pero ve la disposición irreverente de algunos católicos hacia el Santísimo Sacramento y esto le da la oportunidad de blasfemar como lo hacen algunos cristianos.

Satanás es el acusador de la humanidad ante Dios. Él nos acusa día y noche.

Lucifer quiere ser adorado como Dios y cada vez que pecamos el diablo se envalentona.

Él es de hecho un asesino desde el principio.

Nuestra esperanza está en Dios. Nuestro Salvador Jesucristo vino a salvarnos.

El diablo está furioso por esto.

La Madre de Dios y los Santos en el cielo oran incesantemente por nuestra salvación.

La pureza de la Santísima Madre aterroriza a los demonios.

El diablo hará todo lo posible para llevar a muchos a la perdición.

Sin embargo, no importa cómo lo intenten, cuando Dios extiende su mano de misericordia, el hombre será salvado.

¡Bendito sea Dios! ¡Bendito sea su Santo Nombre! Ora incesantemente.

Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: