9 de ABRIL 2018

Alabado sea Jesús, queridos hijos míos…

2 ABRIL 2018

Queridos hijos, por el gran amor del Padre Celestial, estoy con ustedes

 

Mensaje Extraordinario del 9 de abril dado a Iván

«También esta noche la Virgen vino alegre y feliz y, al inicio, nos saludó a todos con su saludo maternal:

“Alabado sea Jesús, queridos hijos míos”. 

Después extendió sus manos y oró un tiempo prolongado sobre todos nosotros, de manera especial oró por los enfermos presentes. Luego la Virgen dijo:

“Queridos hijos, también hoy los invito a dejar las cosas de este mundo que pasan: esas que los alejan siempre del amor de mi Hijo.

Decídanse por mi Hijo, reciban sus palabras y vívanlas. 

¡Gracias queridos hijos, también hoy, por haber respondido hoy a mi llamado”

A continuación, la Virgen nos bendijo a todos con su bendición maternal, y bendijo todo lo que ustedes han traído para que sea bendecido.

Después yo los encomendé a todos ustedes, sus necesidades, sus intenciones, sus familias.

Luego la Virgen continuó orando un tiempo sobre todos nosotros y en esta oración se marchó, se marchó en el signo luminoso de la luz y de la cruz con su saludo:

“Vayan en paz, queridos hijos míos.”»

 

Mensaje del 2 de abril 2018 

“Queridos hijos, por el gran amor del Padre Celestial, estoy con ustedes como su Madre, y ustedes están conmigo como hijos mios, como apóstoles de mi amor que continuamente reúno en torno a mí.

Hijos míos, ustedes son aquellos que con la oración se deben entregar completamente a mi Hijo, que no sean más ustedes los que viven sino mi Hijo en ustedes.

De manera que todos aquellos que no conocen a mi Hijo, lo vean en ustedes y deseen conocerlo.

Oren para que en ustedes vean una decidida humildad y bondad, disponibilidad para servir a los demás; que vean en ustedes que viven con el corazón el llamado terrenal en comunión con mi Hijo; que vean en ustedes dulzura, ternura y amor hacia mi Hijo, como hacia sus hermanos y hermanas.

Apóstoles de mi amor, deben orar mucho y purificar sus corazones, de manera que sean ustedes los primeros en caminar por la senda de mi Hijo; para que sean aquellos justos que están unidos a la justicia de mi Hijo.

Hijos míos, como mis apóstoles, deben estar unidos en la comunión que proviene de mi Hijo, para que mis hijos, que no conocen a mi Hijo, reconozcan la comunión del amor, y deseen caminar por el camino de la vida, por la senda de la unión con mi Hijo.

Les doy las gracias”.

 

Fuente: Centro María Reina de la Paz Montevideo-Uruguay

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: