Esta es la Historia del Movimiento de la Virgen de los Pobres de Milán.

Que surgió a partir de la aparición de la Virgen en Banneux (Bélgica) a Mariette Beco el 15 de enero de 1933.

Ver aquí la aparición original de Bélgica.

La Madonna dei Poveri

Y también es la historia de la aparición de la Virgen de los Pobres a Luigia Nova el 21 de junio de 1951, a quien sanó de una larga y dolorosa enfermedad.

A principios de 1945 fue bendecida por el cardenal Ildefonso Schuster una estatua de la Virgen de los Pobres expuesta para la veneración de los fieles en la capilla del asilo gestionado por las Hermanas de San Giuseppe Cottolengo.

Uno de los cuales había sido sanado por la intercesión de la Virgen de Banneux.

El 2 de Noviembre 1949 llegó por avión al aeropuerto de Malpensa, la estatua de la Virgen de los Pobres ofrecida por los mineros de Limburgo a los trabajadores de Baggio.

Fue traído a la iglesia de San Francesco di Paola, en el centro de Milán, donde se detuvo durante diez días.

 

ARTÍCULO TOMADO DE MILÁN CORRIERE, 3 DE NOVIEMBRE DE 1949

Entre los pasajeros de ayer en el aeropuerto de Malpensa en el bimotor procedente de Bélgica, ha caído un viajero extraordinario.

Alto, delgado, vestido con una sencilla túnica blanca, su cabeza inclinada ligeramente, dulce nota de humildad, su rostro iluminado por la suave una expresión de dulzura, con las manos y entre sus manos algunas rosas pálidas.

Era la Virgen. La Virgen de los Pobres.

Una multitud fue a recibirla.

Gente de la ciudad y de las aldeas cercanas y lejanas.

En las primeras horas de la tarde las calles de Malpensa había densos grupos de ciclistas, procesiones de personas a pie, camiones llenos de trabajadores, desfiles de coches, muchos sacerdotes, muchos clérigos que se encontraban en la carretera a pie, con vestiduras blancas bajo el brazo.

Los mineros italianos que emigraron a Bélgica, a la región de Limburgo, ofrendaron la estatua de la Virgen “a los trabajadores de los hermanos de Baggio.”
.
Desde Milán fue al popular barrio que tiene un buen número de inmigrantes en Bélgica.
.
Es un mensaje de fraternidad, de fe y de amor que envían los milaneses que emigraron a Bélgica para ganar su pan en el trabajo duro de las minas.

Los pasajeros descienden del avión y se sorprenden al encontrar el clamor de la multitud, y ceden el paso rápidamente a la Virgen, que muestra una ligera oscilación como una persona realmente viva.

La aparición tiene un efecto mágico, que sacude y conmueve a la multitud.

La estatua, grande al natural de yeso, está rodeada por la multitud, que en impetuoso oleaje quiere tocarla.

Se arma un cortejo que la acompaña el altar, donde es colocada con delicadeza por los trabajadores.”

 

LLEGADA A BAGGIO

El 13 de noviembre llegó a Baggio y fue bien acogida por un público festivo, el pueblo de María.

Esta área fue una vez llena de podredumbre, de fuentes y estanques que en parte aún siguen en el lugar.

La Virgen escogió este lugar en los suburbios por ser pobres entre los pobres.

Como por arte de magia la realidad de Banneux, lugar banal, de las Ardenas ventosas se trasladó de Milán, los árboles de La Fange, los álamos, las moreras, las fuentes que ahora están poco a poco desapareciendo, llenándose de casas y cemento.

Desde entonces, el movimiento de la Virgen de los Pobres recibió un nuevo impulso vital con el trabajo de muchos devotos de la Virgen de los Pobres.
.
Y del dinamismo incansable de su fundador, el padre Angelo Rainero, de los Oblatos de San José que desde 1945, con otros hermanos, tienen el cuidado espiritual y pastoral de esta zona.

La primera piedra de la iglesia dedicada a Nuestra Señora de los Pobres fue establecida por el cardenal Schuster el 1 de noviembre de 1952.

El museo se abrió 31 de mayo de 1955, fiesta de la Visitación, con la presencia del Arzobispo de Milán Monseñor Giovanni Battista Montini.

La iglesia es obra de los arquitectos Figini y Pollini.

La primera peregrinación a Banneux (Bélgica) del Movimiento Nuestra Señora de los Pobres fue en septiembre de 1949 y dirigida por el Padre Angelo de Milán, fue en tren acompañado de un grupo de personas que dedicar.

madonna-dei-poveri-interno

 

LA HORA DE MARÍA

Es una reunión mensual de oración que comenzó en 1949 con la llegada a Milán de la estatua de la Virgen de los Pobres.

El día 15 de cada mes a las 15, para conmemorar la primera aparición de la Virgen en Banneux (15 de enero de 1933).

La adoración, el canto, la reconciliación, el saludo a la Virgen, el rezo del santo rosario, y la culminación en la Eucaristía, donde la Palabra se convierte en el pan partido.

Se presta especial atención a la intercesión por los enfermos y a los que se encomiendan a nuestras oraciones.

En este día de gracia, la Virgen de los Pobres reúne a sus hijos a acompañar a Jesús, la fuente de agua viva.

La primera bendición de los enfermos se remonta al 13 de mayo de 1950, cuando la iglesia aún no estaba construida.

Desde entonces, la cita con la Virgen de los Pobres se ha convertido en un hábito que se repite dos veces al año: el primer domingo de mayo y el primer domingo de octubre.

En estas ocasiones vivimos una fiesta muy privada de los enfermos, con confianza para creer en las palabras de la Virgen:

“Esta fuente está reservada para todas las naciones … para los enfermos, para darles socorro”.
.
“Vengo a aliviar el sufrimiento”.

Confiamos en que la Madre celestial que intercede con Jesús que sana hoy como hace dos mil años.

 







LA APARICIÓN DE LA VIRGEN Y LA CURACIÓN DE GINETTA

El 21 de junio de 1951, sucedió un hecho extraordinario que viene a turbar la vida tranquila y sencilla de los habitantes de Rogorotto, Arluno fracción en la provincia de Milán.

En la planta baja del caserío, en una pequeña habitación, yacía enferma por 297 días Luigia Nova (comúnmente llamada Ginetta), de 39 años.

En la calurosa tarde de verano casi todos los habitantes estaban en el trabajo en el campo, mientras que los pocos mayores estaban a la espera de escuchar las campanas de la iglesia para orar por la agonía debido a la grave enfermedad de Ginetta.

Lo que exactamente pasó fue más tarde fue reportado por varios periódicos italianos de Milán, Bérgamo, Florencia, Roma, Turín y también por algunos periódicos de Suiza.

La simplicidad de su historia tiene todo el sabor y el aroma de una página de las Florecillas de San Francisco porque en este libro en el capítulo XLVII, narra un episodio que tiene muchos puntos en común con el hecho narrado por Ginetta, que sin duda, no había oído hablar de él.

Luigia Nova, de la parroquia de Mantegazza de Rogorotto, residente en la calle San Francisco de Asís, escribió al Padre Angelo el 24 de junio de 1951:

Reverendo Padre, me siento capaz de escribir la gracia recibida el 21-6-1951 (era el día de mi cumpleaños).

Ese día he recibido la gracia de nuestra querida Virgen de los Pobres, después de una larga y tormentosa enfermedad que no me dejaba siquiera levantarme de la cama por 297 días.

“El 21 de junio estaba en la cama con mucho dolor, y me tuve que dar la inyección de morfina para poder descansar mis extremidades…
.
Mientras descansaba en paz con las manos cruzadas sobre el corazón, la Virgen de los Pobres llega a mí en una visión, toda vestida de blanco, con velo blanco en la cabeza, una cinta celeste y con un rosario en el brazo”.

iglesia de milan de virgen de los pobres

 

LA VIDA POSTERIOR DE GINETTA

Con un gesto protector celeste, una cuchara en mano que contenía un “zabaglione” que puso en la ventana, después me hace un caricia y me dice:

“Hija, crees en mí?”.

Y le contestó: “Yo te bendigo, oh María.”

Y, a continuación, una vez más: “Hija, yo creo en ti.”

Y yo le digo: “Yo te bendigo, oh María.”

Y luego me dice: “Hija, he venido a traer a tu curación.”

Me toma por los brazos y me hacer sentar en la cama! (Yo no podía permanecer así por el vómito y dolor de estómago y la espalda que me atormenta día y noche).

Y entonces me dijo, “Levántate y anda”.

Luego toma el cuenco del cielo en la mano y toma la cuchara con el pulgar y el índice, gira un poco el zabaglione y pone en mi boca dos cucharas, mi dulce Señora de los Pobres.

Y me dijo: “Toma y bebe Hija”.

Yo lo bebí con toda mi fe y lo digerí bien.

Y le dije: “Gracias, Virgen”

A continuación, lo tomó de nuevo con sus delicadas manos y lo puso en la ventana…

Luego me dijo: “Hija, ora por todo el mundo que esta muy alejado, ya sea porque no me creen en mi ni en mi Divino Hijo Jesús”.

Luego desapareció, pero antes me dio su santa bendición y le dije: “Gracias, Señora.”

Y la Virgen de los Pobres desapareció, sonriendo.

Me desperté y me encontré sentada en la cama, con las manos extendidas en las piernas y me salió decir: “Jesús mío, misericordia! Madre que gracia me has hecho”.

A su hermana, que regresaba de los campos y que pensaba encontrarla agonizante, dijo: “¡Dame mis zapatillas, que me levanto y me voy”.

Inmediatamente el patio se llenó de todos sus vecinos, conmocionados y asustados pensaron que estaba loca.

Pero cuando oyeron la historia con perfecta lucidez, me vieron comer, moverse y caminar, todos juntos elogiaron y alabaron al Señor por la bendición que había caído sobre su país.

El 15 de julio, con cerca de doscientos compañeros, fue personalmente a dar las gracias a la Virgen en la capilla de las Fuerzas Armadas 177.

Y asistió a la Hora de María de rodillas en el suelo, todo el tiempo, sin dar la más mínima señal cansancio.

El 31 de agosto de ese mismo año fue en peregrinación a Banneux a dar las gracias por la sanación, en el propio lugar de las apariciones.

El padre Jamin y el Obispo de Lieja querían saber y escuchar de sus labios la maravillosa historia de su recuperación.

En diciembre de ese año, acompañada por el Padre Angelo, fue recibida por papa Pío XII.
.
Quien paternalmente y benignamente quería saber y escuchar toda su historia, a pesar de que el maestro de ceremonias lo hizo de prisa.

En octubre de 1951 Ginetta reanuda su trabajo en la fábrica y es recibida con alegría y emoción por sus compañeros que, a partir de ese día, nunca dejaron de proponerle:

“Vamos, vamos a rezar el rosario…, entona la letanía de la Virgen!”.

Vivió siempre en oración y en sencillez, difundiendo el mensaje de Nuestra Señora de los Pobres, ofreciéndose a sí misma por los sacerdotes y la conversión de los pecadores.







Tenía el don de la visita de la Virgen, cuyos mensajes refería al padre Angelo.
.
Cada vez que esto ocurría, si había oportunidad de verla, incluso después de varias horas, se notaba que su rostro se transfiguraba.
.
Y sus ojos brillaban de tal forma que no se podía sostener la mirada por la luz que emitían.

En el patio de la granja, junto a la ventana de su habitación, un recuerdo votivo fue erigido en memoria de su curación.

Ginetta expiró santamente el 26 de abril de 1978, después de haber dicho a la sobrina, que durante años vivió con ella y la asistía primorosamente: “Chau Ana, me voy al Paraiso”.

Fuentes:

 

Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: