Nuestra Señora del Campo o de la Plegaria, debe su fama a varios milagros.

Su aparición a una mujer en 1586, cuando se le construye el santuario.

La fuente de agua milagrosa.

La aparición a dos niñas.

Las curaciones.

Y el parpadeo de una imagen suya.

madona stezzano

Un día, hace ocho siglos, una mujer vio una gran luz y se le apareció la Virgen y el Niño.
.
Se construyó una pequeña iglesia.
.
Donde en mayo de 1586 de un pilar con un fresco de Nuestra Señora comenzó a surgir agua.
.
El 12 de julio siguiente la Virgen se apareció a dos niñas de Stezzano.

El Santuario de Nuestra Señora del Campo o Nuestra Señora de la Plegaria está situado en la campiña de Stezzano, a 5 kilómetros de Bérgamo, en la Lombardía, frontera Norte de Italia.

Según la tradición existía una capilla con una imagen de la Virgen de la cual los agricultores eran muy devotos.

 

LA PRIMERA APARICIÓN

En el siglo XIII en los campos al oeste de Stezzano, a unos 2 km del centro de la ciudad, se construyó un edificio en honor de la Madre de Dios.

La mayoría de la población, estaba dedicada a la agricultura y con frecuencia durante el día iban a allí a orar.

En el siglo siguiente, ocurrió la primera aparición, la Virgen y con el Niño Jesús en sus brazos se apareció a una devota mujer del de la zona.

A raíz de este caso prodigioso el pueblo construyó la primera iglesia (5,1 x 12,9 m), llamándola “Nuestra Señora del Campo”.

La iglesia estaba orientada de este a oeste, sólo había un altar, adosado al ábside, un pequeño presbiterio con bóveda de mampostería, cubierto con vigas de madera apoyadas en los arcos por encima de los pilares, y sobre la derecha tenía un pequeño campanario.

Los años de la construcción de la iglesia fueron parte de un período histórico caracterizado por cambios importantes en la vida política, económica, cultural y religiosa.

El pequeño templo fue construido sobre el antiguo edificio del siglo XIII después de la aparición de la Virgen a la mujer en la oración.

El fresco de la Virgen con el Niño es de autor desconocido, probablemente del s. XIV, representa a la Virgen sentada en acto de sostener al niño y trasmite confianza y amor a su hijo.

La pintura ha disfrutado desde s. XIV, de un culto particular por los devotos, tal vez porque retrata con bastante exactitud la primera aparición de Nuestra Señora en ese lugar.

O más sencillamente, porque se colocó en la parte de la iglesia más iluminada y accesible a todos, y se convirtió, después de los eventos prodigiosos de 1586, en objeto de gran veneración.

Se denominó, desde entonces, el santuario con el nombre de la pintura, a saber, la Madonna dei Campi haciendo referencia a la aparición de 1586.

interior iglesia stezzano

 

EL AGUA QUE SURGE

En 1586 comenzó el segundo período de la historia del Santuario, el más importante, que crea las bases para el rápido desarrollo de la iglesia.
.
En ese año, la Madonna dei Campi produjo una serie de eventos prodigiosos.
.
En mayo vimos emerger una gran cantidad de agua clara de un pilar con la imagen de la Virgen y el Niño pintadas encima.

Uno de los frescos de la iglesia, representaba a la Virgen y en sus brazos al Niño Jesús, y a principios del verano de 1586, comenzó a sudar agua.

El fenómeno se repetía con un intervalo de dos o tres días, pero con tal intensidad que anegaba el pavimento.

El fenómeno no fue momentáneo, pero se produjo hasta principios de noviembre.

En los primeros días se hizo una excavación en el perímetro de la iglesia para construir una cisterna para recoger recoger agua.

Luego, en otro momento, se hace otra cisterna fuera de la iglesia.

La costumbre de bañarse con el agua del Santuario se inició en esos días, y luego continuó con el paso del tiempo, incluso después de que, desde noviembre de 1586, la veta fue drenada.

Para transmitir a la posteridad la memoria del agua prodigiosa, se construyó una tercera cisterna dentro de la iglesia bajo el coro, que permaneció en uso hasta 1885.

 

LA SEGUNDA APARICIÓN

El 12 de julio de 1586 la Virgen se apareció a dos campesinas, Bartolomea Bucanelli de 10 años y Dorotea Battistoni de 11, en la iglesia ubicada en la campaña de Stezzano.

El 12 de julio las dos videntes, pastando sus vacas en los prados de alrededor, quieren entrar en el pequeño templo a orar, pero no lo pudieron hacer porque la puerta estaba cerrada.
.
Comenzaron sus oraciones frente a las ventanas protegidas por rejas, cuando vieron la figura de una noble mujer, vestida de negro con un velo blanquísimo que le desciende sobre sus hombros, y que leía de un libro que tenía en sus manos.

Varias personas, en horas y en diferentes momentos, pudieron ver a la misma mujer maravillosa en oración, donde estaba el agua.
.
A veces de rodillas y a veces de pie, para súbitamente irse y luego volver a aparecer.

En los meses de agosto y septiembre, la Señora apareció otra vez a otras personas.

Estas apariciones de la Virgen han sido interpretados por todos los que escribieron sobre la historia del Santuario como un deseo de la Virgen, para despertar en las personas de todo el Stezzano a la fe y llamar a una vida más espiritual y más de oración.

La inusual vestido oscuro de la Virgen, puede ser visto como un símbolo de tristeza por su abandono, al mismo tiempo que una llamada a la humildad.

madonna de la plegaria de stezzano

 

EL TERCER HECHO PRODIGIOSO

El tercer hecho prodigioso fue la curación milagrosa, que más ha contribuido a llamar la atención.
.
No se conoce el número exacto, pero se supone que fueron muchos.

El entonces obispo de Bérgamo consideró oportuno establecer la verdad, envió a Stezzano al teólogo de la Catedral, con la tarea de tomar la información de los hechos y, a continuación, informar de lo que había visto.

El Obispo examinó los documentos y dictó su sentencia, declarando sobrenatural los eventos en la iglesia y la milagrosa la imagen de la Virgen y el Niño, y la pequeña iglesia fue transformada en un santuario al final de 1600.

 

OTROS MILAGROS

Las apariciones de Nuestra Señora son generalmente acompañadas por muchos gracias concedidas a sus hijos devotos que vienen a ella llenos de confianza.

En los cuatro siglos desde la segunda aparición (1586-1986) María SS., en su bondad materna, ha otorgado a sus devotos una serie de gracias excepcionales.
.
Variedad de curaciones de enfermedad de accidentes de trabajo, en las calles, en la vivienda, protección en la guerra.
.
Muchas curaciones fueron instantáneas, y muchas obtenidas en muy poco tiempo, varias tienen el carácter de verdadero milagro.
.
Algunas de ellas ya se habían producido en 1586 y llamó la atención de la Iglesia, el periodista recuerda.

Otros tuvieron lugar en los siglos XVI-XVII: pero son sólo un recuerdo transmitido oralmente.

Mientras que las gracias y los milagros, desde 1885, han sido cuidadosamente registrados en el diario y los registros aún se conservan en la parroquia de Stezzano.

Gracias y milagros han dado ocasión a un gran número de exvotos testimonio de la fe, la gratitud y manifiestan la voluntad de perpetuar la memoria.

En un tiempo se colgaban en las paredes y los pilares, en los espacios dejados vacantes por la decoración y estuco.

La mayoría fue a la ruina, se perdieron o fueron destruidos.

No hay datos muy precisos para el período 1885-1901, pero alrededor de un millar de exvotos se colgaron en aquellos años.

En 1957, los restantes fueron colocados en el vestíbulo frente a la estatua de Nuestra Señora de la Plegaria.

Por su ingenuidad y sencillez de expresión son una valiosa fuente para el estudio de los usos, las costumbres y el entorno social y un documento de la vida y la religiosidad popular.

Expresión del mundo en ese momento que refleja la vida agrícola que desde el principio había acompañado de los acontecimientos del santuario.

Pintadas en tablas hay cerca de setecientos corazones de plata colgados en los pilares de la iglesia y la sala de exvotos, junto con varios otros testimonios.

En 1980, la Superintendencia del Patrimonio Cultural ha catalogado 159 tablas, los ex-votos tienen un valor histórico y artístico, pero también la fe es el alma. Cada imagen tiene su propia historia.

Entre los votos uno merece ser recordado.

En 1866 en la guerra entre Austria y Prusia; 50 jóvenes de Stezzano fueron llamados a las armas, el sacerdote Don Sperandio Carminati antes de que partieran los invitó al santuario, los confesó y le dio la Comunión.

Finalmente, el párroco hizo esta oración a Nuestra Señora: “Te encomendamos a todos ellos, me los debes traer a todos a casa sanos y salvos”, y así sucedió.

Hicieron un cuadro, fue llevado en procesión al Santuario, acompañado por la banda musical, cantaron la Misa de acción de gracias y lo colocaron en la capilla de la aparición como un perpetuo recuerdo.

iflesia madona dei campi stazzano

 

LAS ETAPAS DEL SANTUARIO

Una de las primeras acciones del Patronato de la Madonna dei Campi, formado en septiembre de 1586, fue erigir una iglesia más grande y más hermosa.

Se inició de inmediato y se puso fin a la iglesia con todas sus decoraciones 80 años más tarde.

La primera preocupación de todos era preservar y destacar la imagen de la Virgen y el Niño.
.
A continuación, decidió construir el altar mayor en el lugar del pilar, de modo que la imagen de la Virgen estuviera en el centro del altar.
.
Por esta razón, la nueva iglesia tiene el altar mayor en el norte y la puerta principal al mediodía, mientras que la antigua iglesia estaba en la línea este-oeste.

El Santuario, mide 8,50 m por 13,50 de la puerta sur al presbiterio y 8,50 m del prebisterio el extremo norte de la pared.

En los dos flancos, en el centro, hay dos capillas con altares de mármol, cada uno de los cuales está flanqueada por dos capillitas para el confesionario, y dos al entrar y salir de la iglesia.

De la antigua iglesia sólo se han conservado, la parte inferior de pilares antes mencionado, la pequeña sacristía, el campanario, y el presbiterio con el ábside, donde según la tradición, fue la primera aparición.

En 1630 fue parroco de Stezzano Don Bartolomé Grumelli. Hubo un gran peligro de que la plaga afectara el territorio, por lo que el sacerdote de la parroquia y toda la población hizo un voto: si la epidemia cesa se construirá una nueva iglesia.

La primera piedra se colocó 29 de agosto 1673. En 1703 la iglesia se abrió al culto en 1863 y fue consagrada y dedicada a San Juan Bautista.

Después de 1850, gracias al párroco Don Sperandio Carminati, el santuario ha tenido un nuevo período de intensa vitalidad.

Él despertó la devoción a la Virgen y proporcionó al santuario una obra para recordar la aparición histórica de 12 de julio de 1586, la tarea se la encargó al escultor Luigi Carrara de Oltre il Colle (BG).

El monumento votivo, colocado el 12 de julio de 1868, consta de un grupo de estatuas de altura natural con la Virgen en el centro, en un traje oscuro sobre en una nube, un libro en la mano izquierda y sus ojos vueltos al cielo.

Dos chicas: Bartolomea y Dorothea están de rodillas a sus pies.

A esta escultura, por la actitud de la Virgen, se le dio el nombre de Nuestra Señora de la Plegaria, un nombre que rápidamente fue adoptado por el santuario, aunque nunca suplantará al más conocido y más querido para todos de la Madonna dei Campi.

La colocación de esta estatua en la capilla del Santuario hizo pasar a segundo orden el antiguo fresco de la Virgen y el Niño, en torno al cual fue construida la iglesia en el siglo XVII.

En este clima de renovado fervor se debe incluir los acontecimientos extraordinarios de los años 1885-1886, con el milagro del movimiento de los ojos que se produjo en la estatua y numerosas gracias.

Ante este hecho Don Carminati hace solicitud a la Ciudad del Vaticano, para que la estatua fuera condecorada con la corona de oro.

El honor se le concedió 20 de julio de 1886, pero, a causa del trabajo, la ceremonia de coronación fue aplazada al 5 de septiembre de 1896.

El párroco P. Carminati conviene con el arquitecto Enrico Galbiati de Bérgamo la ampliación de la iglesia.

Se comprometieron a diseñar una estructura en sintonía con la actual, que respondiese de manera adecuada a las necesidades que surgen.

El proyecto incluía la adición de dos naves dispuestas a los lados del pasillo y de una tercera más grande dispuesta de modo transversal al coro detrás del altar mayor, creando en la parte posterior un gran arco que valorizaría el altar mayor.

Todas las nuevas acciones deberían ser estucadas y decoradas en el estilo del siglo XVII, para estar en armonía con la iglesia.

El arquitecto Enrico Galbiati proyectó de una forma mucho más elaborada de la fachada de la iglesia en el norte que la del sur, donde todavía se encuentra la entrada principal, creando la ilusión de que la fachada norte es la principal, cuando en realidad sigue siendo que en el lado opuesto.

Esta singularidad es consecuencia del hecho de que la parte norte de la iglesia da sobre la actual carretera de acceso.

El párroco P. Carminati adquirió directamente los primeros materiales. Muchos otros fueron donados y la fábrica comenzó en 1882.

El trabajo fue lento al principio debido a la escasez de recursos, pero por 1885 adquirió gran celeridad.

Mientras tanto, se la dota de una gran plaza y un amplio espacio con caminos sombreados por castaños.

santuario de stezzano de lado

 

DEVOCIÓN Y SANTUARIO EN EL SIGLO XX

Durante el siglo XX, en 1936, se construyó a la derecha de la iglesia una casa para el sacerdote luego ampliada, y en 1960 la casa del peregrino.

También en el interior del santuario se hicieron cambios.

La innovación más importante fue transferir el grupo dedicado a la aparición de la Virgen de la capilla en forma de cueva, donde había sido la aparición de 1586, a una nueva capilla construida en sustitución de la anterior a pocos metros de distancia.

También hubo, por parte de los responsables del Santuario, la intención de sacar de la obra la figura de María y exponerla
en toda su grandeza.

En este mismo período, la vieja imagen de la Virgen y el Niño fue retirada de debajo de la mesa del altar, donde fue puesta en el s. XIV, y se coloca detrás del altar.

La intención de los responsables fue probablemente para reforzar aún más la pintura, tratando de hacerla más accesible y visible a los fieles.

En 1931 fue el año XXXV de la coronación.

Para la ocasión, el párroco del momento decidió completar la plaza con un artístico trabajo de Pietro Massieri sobre un diseño del ingeniero Rossi de Treviglio, que fue también diseñador de los grandes portales.

La fuente fue realizada por el modelador Rossetti diseñado por el joven Giuseppe Nozza.

El santuario fue restaurado de nuevo y se construyó una nueva y hermosa casa para el capellán.

Más adelante, en los años 1938-39 se construyó la columnata que bordea la parte sur de la plaza.

A finales de los años cuarenta Don Giuseppe Vavassori fundador del Patronato S. Vincenzo de Bergamo quiso construir en el santuario su pequeño seminario, por lo tanto, añadió a la casa del capellán salones, dormitorios y refectorio para los muchachos.

En 1957 el sitio de aparición fue completamente renovado, se amplió la sala, tomó la forma de capilla orientada al norte y el grupo de estatuas fue colocado en un alto trono de mármol.

Fue reconstruido el piso de la iglesia, el altar mayor fue retrasado 2 metros para facilitar el presbiterio, y en el 1959 la casa se convirtió en una especie de escuela para niñas que necesitan atención y la gestión fue confiada a las Hermanas Sacramentinas de Bergamo.

En 1961, el 11 de julio, el Obispo Monseñor Giuseppe Piazzi consagró el altar de la iglesia, dedicada a María Madre de Dios.

En la década de los setenta se realizó la Penitenciaría y en el norte del santuario un gran aparcamiento.

En 1982, el párroco Don Mario Giavazzi considera apropiado y necesario decorar la capilla de la Virgen.

La parte artística fue confiada al pintor Luigi Monti de Stezzano, un artista de renombre en Italia y en el extranjero.

El grupo de estatuas fue colocado en el fondo como para que la Virgen esté más cerca de los fieles; en 1985, surge el grupo de Amigos del santuario que toman en serio el mantenimiento del santuario.

Para el Gran Jubileo del dos mil fue rehecha la iluminación de la iglesia. Se renovó el sistema de amplificación y restauró el pórtico.

En 1992 fue restaurada la casa del peregrino con varias habitaciones en la planta baja a disposición de los peregrinos y cinco apartamentos para los sacerdotes y monjas que prestan servicio al Santuario.

Fuentes:

 

Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: