El Santuario de Nuestra Señora de Pietralba está a 1520 metros sobre el nivel del mar.

Tuvo su origen en 1547 cuando se apareció la Virgen a Leonardo Weissensteiner para curarlo de su enfermedad.

Ella le pidió construir, como agradecimiento, una capilla donde los fieles podían ir a invocarla y venerarla.

Pietralba Weissenstein piedad







La capilla original se convirtió en destino de muchos peregrinos, y pronto se hizo necesario construir una iglesia más grande.
.
La actual basílica barroca se completó en 1654 y tuvo sucesivas reformas y reconstrucciones.

Allí esta custodiada la venerada estatua de Nuestra Señora de los Dolores, que tiene sobre sus rodillas a su Hijo bajado de la cruz, en la capilla originaria erigida por Leonardo.

Recorriendo un camino en el bosque durante unos 20 minutos hacia el este, se puede ir hasta la ermita de Leonardo.

Sugestivo lugar donde apareció la Virgen a Weissensteiner y donde se puede disfrutar de vista una vista espléndida de algunas cumbres de los Dolomitas: el Catinaccio, la Marmolada y el Latemar.

ex voto pirtralba

Ex voto

 

LA APARICIÓN

Es conocida como la aparición de Nova Ponente, en la provincia de Bolzano, región de Alto Adige, en el extremo norte de Italia sobre los Alpes del Tirol.

Alrededor de 1547 apareció la Virgen a Leonardo Weissensteiner, un justo y piadoso campesino del lugar titular de una explotación agrícola, una granja grande en Nova Ponente, en la meseta de Pietralba.

En esta vasta y silenciosa soledad, vivía tranquilamente con su familia, llevando una vida virtuosa, al tiempo que estaba siendo probado en el dolor.

De hecho, algún tiempo antes de la visión, la salud mental de Leonardo era inestable y fue internado en un hospital psiquiátrico.

Leonardo tenía con frecuencia intervalos lúcidos que hacía su situación aún más amarga, pero es confortado con la fe.

En un exceso de furia, que alternaba con momentos de calma, logró liberarse de las cadenas y huir hacia el bosque a pie.

Cuando cayó en un barranco de Vallarsa sin hacerse mayor daño, pero inmediatamente recuperó la más completa salud.

Mientras estaba pensando en cómo salir de la profunda barranca, María apareció de nuevo para confortarlo y pedirle la construcción de la capilla.

Asegurando que al final del noveno día, sus familiares (que ya lo estaban buscando) lo encontrarían.

La Madonna agregó que no se preocupe por su vida, porque no le será necesario el alimento y tendrá la protección contra las fieras del bosque.

Le dice:
.
“No tengas dudas acerca de lo que te prometo, pasarás aún nueve días en este lugar, sin comida ni bebida.
.
Al final del noveno día, los miembros de tu familia te encontrarán.
.
No olvides mis palabras”.

Y así sucedió.

fresco externo pietralba

 

LA CONSTRUCCIÓN DE LA PRIMERA CAPILLA Y EL DESCUBRIMIENTO DE LA IMAGEN

Encontrado realmente al noveno día, Leonardo retornó a su casa dedicándose a su trabajo.
.
Sin embargo, pronto olvidó su promesa y fue atacado de nuevo por el terrible mal con mayor violencia.

En ese momento, por la noche fue vista una luz, siempre en el mismo lugar, y nadie sabía por qué.

Leonardo rápidamente recordó todo, recuperando la salud, y comenzó a trabajar de inmediato en la capilla.

En la excavación de los cimientos, encuentra una estatua de la Virgen, que representan a la “Piedad”.
.
Pensó que era un signo del Cielo, y terminada la capilla colocó en ella a la imagen.

Fue verdaderamente un signo celeste: la Virgen quería expresar la gran misericordia de su corazón entristecido y multiplicó su gracia. Fue en 1553.

La pequeña estatua de Nuestra Señora de los Dolores con el Hijo muerto, había sido tallada en la misma piedra blanca del lugar, que más tarde dio su nombre a la aldea.

Difundida la noticia de estos eventos milagrosos, muchos devotos, o simplemente curiosos, corrieron a prosternarse ante la estatua de Nuestra Señora de los Dolores, que continuó concediendo sus favores.

Leonardo, por su parte, encomendó el cuidado de sus fincas a sus hijos, se ocupó únicamente de la decoración de la capilla.
.
Consagrado a la Virgen como un ermitaño y fiel guardián de la capilla hasta que, lleno de méritos, murió en 1571 y desde entonces descansa en el cementerio de Monte San Pietro.

madonna-di-pietralba

 

LA CONSTRUCCIÓN DE LA IGLESIA

La pequeña capilla se convirtió en una iglesia, y en 1718 los Siervos de María, asumieron la titularidad del monasterio.

A partir de ese momento el flujo de peregrinos, que subía a través del estrecho valle de Laives, portando señales de penitencia, creció mucho, al tiempo que hoy, el Santuario de Pietralba es el más popular de Trentino – Alto Adige.

La autoridad eclesiástica, encabezada por el Obispo Príncipe Carlos Emanuel Madruzzo, examinó los hechos y realizó una extensa investigación (1629-1658), confirmando y documentando el origen del milagroso santuario.

La afluencia de peregrinos fue tal que ya en 1561 se construyó junto a la ermita de Leonardo, otro capilla mas amplia.
.
Que en 1638 dio paso a la iglesia ahora existente, que finalizó en 1654 y fue consagrada el 1º de junio de 1673 por el príncipe Mons. Segismundo Alfonso de Thun.

En 1651 el santuario fue confiado a un sacerdote estable, el cual debía celebrar la Santa Misa, confesiones, y cuidar las rutas de acceso al santuario, a los peregrinos y el orden moral.

Sin embargo, el creciente flujo de fieles hizo fuera demasiado para un solo sacerdote, por lo que se decidió confiar la custodia del santuario a una comunidad religiosa.

La elección recayó en la orden de los Siervos de María, por su particular propósito de propagar la devoción a los dolores de la Virgen.

Superadas algunas dificultades, el 21 de noviembre 1718 los primeros cuatro religiosas Siervos de María, hicieron una solemne entrada en el santuario con la aprobación del Capitolio de la catedral de Trento, del Papa Clemente XI y del emperador Carlos VI de Austria.

exvotos de pietralba

Sala de exvotos de Pietralba

 

CUANDO EL SANTUARIO TOMO LA FISONOMÍA ACTUAL

El santuario adquirió la actual fisonomía entre 1719 y 1722, cuando Johann Martin Gump, arquitecto de la corte en Innsbruck, y Agostino María Abfalterer, también un arquitecto, diseñaron nuevas obras.
.
Otras intervenciones también tuvieron lugar en 1753, y fue entonces que José Dellai dio a la iglesia su aspecto barroco.

A pesar de estas nuevas obras, y a pesar del creciente número de peregrinos y visitantes, en 1787, por orden del emperador de Austria José II, el santuario y el convento fueron cerrados y todos los servicios religiosos fueron prohibidos.







Todos los bienes que se encontraban en Pietralba fueron confiscados por el gobierno, y todo se vendió en subasta pública, incluida la estatua de la Piedad, que el propio Leonardo Weissensteiner había colocado en la capilla.

La iglesia fue profanada y convertida en un almacén de madera.

Las tres torres de la iglesia fueron destruidas, y la misma suerte corrió la ermita construida en las proximidades del santuario. Afortunadamente, el comprador Johann Gugler de Bolzano paró la destrucción de la iglesia y el convento.

La supresión también llevó a la dispersión de los ex-votos.

El santuario en 1836, fue readquirido por los Siervos de María de Innsbruck, volviendo a convertirse en un lugar de oración.

En el período fascista los monjes de habla alemana fueron reemplazados por monjes de la lengua italiana, de los Siervos de María de Vicenza, que continúan todavía.

El renacimiento del complejo comenzó entonces por los 1800, alcanzando su punto culminante el 24 de agosto de 1885 cuando, en presencia de 130 sacerdotes y 15 mil fieles, el príncipe Obispo de Trento Giovanni Giacomo della Bona presidió la ceremonia de “coronación” de la Piedad, la estatua considerada milagrosa, que el agricultor Leonardo había querido poner en su capilla.

Todo esto fue seguido por la reconstrucción de la colección de ex-votos.

interno iglesi pietralba

 

EL SANTUARIO ACTUAL

El Santuario de Nuestra Señora de Pietralba es uno de los principales santuarios en el Tirol del sur, y se encuentra a una altitud de 1520 metros, entre las aldeas de Nova Ponente y el Monte San Pietro, claramente visible desde la ciudad de Bolzano.

El Templo es un barroco rococó. El altar es de madera pintada y está cubierto con hojas de oro y plata, diseñado por Giacomo Poder de Caldano en 1703 y alberga la venerada imagen de Nuestra Señora de la Piedad.

Los frescos en el techo, pintados en 1753 por Adam Molckh, no sólo artísticos sino raros en el contenido: ilustran el significado del santuario desde el punto de vista de la piedad popular, de la devoción a María y de la Iglesia local.

En 1884 se reconstruyeron las dos torres y la cúpula, y en 1894 Alfonso Siber reconstruye la decoración interior de la iglesia.

A la iglesia se accede por un corredor en el que se conservan miles de exvotos, muchos de los cuales son de gran valor. Hoy en día existen más de 4000 testimonios de las muchas gracias recibidas de Nuestra Señora de Pietralba.

Al costado de la iglesia se encuentra la capilla de San Pellegrino Laziosi, especialmente invocado para curar el cáncer.

Por encima de la puerta del convento hay una estatua de Cristo doliente de arte bizantino, que se remonta al 1400 más o menos.

En 1953, en ocasión del cuarto centenario, la fachada fue decorada y construida una monumental escalera de acceso.

En 1985 el santuario fue elevado a Basílica Menor. Con ocasión del Jubileo del año 2000 se renovó el albergue y la casa del peregrino.

Tres largos caminos conducen al Santuario, acompañando el Via Crucis. Durante los meses de verano se organizan exposiciones, conferencias y conciertos.

El alojamiento se concentra en el albergue de Pietralba de propiedad del Santuario, que tiene un centenar de camas.

La principal fiesta se celebra el tercer domingo de septiembre, la Fiesta de Nuestra Señora de los Dolores.

También se celebra el 26 de julio (Santa Ana y San Joaquín) y 15 de agosto (Asunción de la Virgen María).

velas a madonna pietralba fondo

 

LOS VISITANTES

Entre los distinguidos visitantes de la ermita, estuvo el emperador austriaco Carlos VI, que llegó incluso a pedir a sus súbditos que honraran a Nuestra Señora de Pietralba.

En un período más reciente, Albino Luciani, que en ese momento era todavía obispo de Vittorio Veneto, y sólo más tarde se convirtió en el Papa Juan Pablo I.
.
El Papa Luciani, cuando era Cardenal, solía pasar las vacaciones de verano allí.

Y el Papa Juan Pablo II hizo una visita a Nuestra Señora de Pietralba el 17 de julio de 1988.

Fuentes:

 

Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: