La primitiva imagen de madera de la Virgen de Bureta (no la imagen actual) se sabe que fue traída (o vino) de Navarra.

Y que los navarros volvieron a buscarla para llevársela de vuelta.

Aunque al parecer la Señora prefirió continuar en Fañanás donde era muy querida.

ns de bureta chica

La Virgen de Bureta fue durante muchos años la Reina de la Paz, en una tierra donde convivían musulmanes, judíos, cristianos descendientes de vasco-ilergetes, celtas y bárbaros.

Fañanás es una localidad de la comarca Hoya de Huesca que pertenece al municipio de Alcalá del Obispo en la Provincia de Huesca.

Situada a la derecha del río Guatizalema, su distancia a Huesca es de 13 kms.

Fañanás cuenta con una ermita dedicada a Nuestra Señora de Bureta, de una sola nave cubierta con bóveda de lunetos y capillas en los laterales.

Sobre el crucero se alza cúpula ciega.

Dispone también de casa del ermitaño, a los pies.

La construcción se inscribe en el siglo XVII.

 

LA HISTORIA DE LA VIRGEN DE BURETA

En un documento sobre el culto mariano en España aparece la siguiente información sobre la Bureta:

En el término de Fañanás (Huesca), está el santuario de Nuestra Señora de Bureta.

Su imagen es muy antigua y milagrosa.
.
Todos los sábados de Cuaresma iba todo el pueblo en procesión y la familia que no enviaba algún representante tenía que pagar un tributo.

En 1450 se fundó una cofradía bajo el título de Nuestra Señora de los Ángeles, conservando la efigie antigua.

Es invocada por los labradores en tiempo de sequías y por las señoras que están a punto de dar a luz.

ns de bureta

 

He aquí su historia en verso.

1.- Virgen Santa de Bureta,
ilumina mi razón
para explicar tus Milagros,
que tan admirables son.

2.- Nuestra Reina Soberana
en Navarra fue querida,
y en monte de Fañanás,
en un tronco aparecida

3.- Perder tan preciada joya
los navarros no quisieron:
volvieron luego a buscarte,
y contigo allá se fueron.

4.- Mas Tú, por nosotros firme,
aquí a aparecer volviste
en el mismo tronco, que antes
para bien nuestro elegiste.

5.- Viendo tanta maravilla,
te fabricaron el templo
al que todos juntos vamos
a celebrar tus portentos.

6.- Por Reina te colocaste
para estos cinco lugares
de Fañanás, Alcalá,
Pueyo, Argavieso y Novales.







7.- Voy a explicar un milagro
de la Virgen de Bureta,
obrado por motivo
de llevársele la puerta.

8.- Desde tiempos muy lejanos,
el agua para regar,
a los de Novales toca
los sábados emplear.

9.- Con permiso del alcalde
del pueblo de Fañanás,
estos llevaban el agua
por ser preciso regar.

10.- Haciendo uso del derecho,
que todos reconocían,
los de Novales quisieron
volver el agua en su día.

11.- Vanos fueron sus intentos,
no la pudieron volver,
y en el apuro discurren
lo que no podía ser.

12.- Se dirigen a la ermita
de la Virgen de Bureta,
y, para volver el agua
se le llevaron la puerta.

13.- Enseguida así lo hicieron
sin aprensión ni cuidado,
y no atendieron que el templo
quedaba desamparado.

14.- Cuando llevaban la puerta,
que creían necesaria
para su intento, advirtieron
que cada vez más pesaba.

15.- No cejaron en su empeño,
y así con ella marchaban,
sin ver que la Virgen bella
un milagro en ello obraba.

16.- Llegaron así a su punto,
y al quererla descargar
de sus espaldas, encuentran
que no la pueden dejar.

17.- Conociendo ya su yerro
y el milagro de la Virgen,
compungidos y llorosos
el perdón a esta le piden.

18.- La Virgen no consintió
que la puerta se empleará
en diferente destino
del que antes funcionaba.

19.- Vuelven de nuevo a la ermita,
y notan con regocijo
que la puerta no pesaba
tanto como en un principio.

20.- Caminando hacia la ermita,
y, al estar poco distantes,
pensaron dejar la puerta
donde se encontraba antes

21.- Más, al llegar a la iglesia
con la puerta en sus espaldas,
la Virgen no permitió
que pudieran descargarla.

22.- Estos, tristes y afligidos,
ofrecieron muy de veras
el dar una caridad
para todo el que viniera.

23.- Cuatro fanegas de trigo
para dar en caridad,
en la puerta de este templo,
al que quisiera toma

24.- En el día seis de mayo,
todos los años siguientes,
subían la caridad
para todos los presentes.

25.- Pues vivimos los testigos
para poderlo probar
que en la puerta de este templo
tomamos la caridad.







26.- Y los que, tan justamente
fueron por Dios castigados,
una vez hecha la oferta,
la puerta se descargaron.

27.- Con lágrimas de alegría,
estos la puerta cogieron,
y en el punto donde estaba,
entre los dos la pusieron.

28.- El templo quedó cerrado:
se despiden de la Virgen,
y a contarles el milagro
a su pueblo se dirigen.

29.- Una vez que allá llegaron,
contaron tan gran portento,
y acordaron en unión
cumplir lo que prometieron.

30.- Los lugares antedichos,
llenos de gran devoción,
en vista de aquel milagro,
subieron en procesión.

31.- Y a la Virgen alabando,
con grande piedad y unción,
en su pintoresca ermita
celebraron gran función

32.- El año cincuenta y siete,
este monte lo asolaba
la langosta que, de todas,
es la más terrible plaga.

33.- En la Virgen de Bureta
todos, prestos, confiaron,
y llévanla en procesión
por los campos infestados

34.- A respetable distancia
donde la Virgen llegaba,
la langosta ante ella huía,
y de los campos marchaba

35.- Marcho la langosta entonces
a donde no hacía daño,
probándose así, a las claras,
de la Virgen el milagro.

36.- Todos, al verlo, lloraban
con lágrimas de alegría,
y ensalzaban, cual merece,
aquella imagen bendita.

37.- El sacerdote subió
al púlpito a predicar,
y hasta los más tiernos niños
en el templo hizo llorar.

38.- La lámpara de este templo,
habiendo función, cayó,
sin derramarse el aceite,
y su luz no se apagó.

39.- Bien patente fue el milagro
que, en medio de tanta gente,
no causará daño alguno
y quedara sin romperse.

40.- Virgen Santa de Bureta,
en vos todos confiamos;
guardadnos nuestras cosechas
que tanto necesitamos.

41.- Libradnos de todo el mal
contagioso y calenturas;
dadnos la salud del alma
y del cuerpo, Virgen pura

42.- Excelsa Patrona nuestra,
de ti esperamos el bien,
que nos des la gloria eterna,
con los ángeles, amén

fananas_ermita

 

LA ERMITA

De entre una inmensa mancha verde con dos tonalidades, la más oscura formada por carrascas (encinas) y la más clara por campos de trigo, surge resplandeciente la blanca silueta de la ermita de Bureta, donde se venera la imagen de Ntra. Sra. de Bureta.

Desde tiempos inmemoriales existieron unos puntos megalíticos, considerados sagrados, donde se daba culto a la Madre Tierra.

Estos lugares fueron posteriormente cristianizados y se erigieron sobre ellos los primeros templos románicos dándose culto a la Virgen Madre.

Asentada en una zona megalítica, la actual ermita de Bureta fué construída en el siglo XVII sobre el antiguo templo parroquial románico del poblado medieval de Bureta hoy desaparecido.

El edificio es de sillería, ladrillo y tapial, y se estructura como una nave de cuatro tramos cubierta con lunetos y varias capillas laterales con crucería y cúpula ciega.

La entrada está en el muro Sur y es de arco de medio punto de dovelas.

Sobre la entrada, en el mismo muro, se encontraba la espadaña con los vanos para las campanas.

Esta espadaña fue retirada en la última restauración del conjunto y el nuevo campanario ha sido construído sobre el muro que comparten la ermita y la llamada “Casa del Santero”.

A la Casa del Santero se accede por un arco de medio punto construido con ladrillos aplantillados que marcan una moldura por el trasdós.

Y como consta documentalmente, fué construída en el siglo XII como hospital para pobres y peregrinantes del Camino de Santiago.

En el exterior puede verse un crucero de término (monolito) con signos y símbolos de invocación para la fertilidad de los campos.

Este monolito se encontraba inicialmente en la Plaza Mayor de la Villa y fué trasladado a las inmediaciones de la ermita cuando se construyó la fuente de la Plaza Mayor.

El año 1984 que aparece grabado en él no corresponde al de su fabricación sino al de un atentado cultural más.

Otro año aparece grabado en el monolito, 1881, probablemente su año de fabricación.

La ermita se encuentra situada sobre un pequeño tozal (monte) poblado de pinos, a la orilla derecha del río Guatizalema, donde también pueden observarse algunos restos del poblado medieval de Bureta, dos tumbas antropomorfas y un cubo picado en la piedra.

Desde el tozal de Bureta se tiene una completa vista de todo el paisaje que lo rodea.

Hacia el Este, un enorme precipicio poblado de vegetación nos muestra en su fondo el discurrir del río y el Puente Viejo.

Hacia el Norte la Sierra de Guara (que en vasco llaman Gora “arriba”), los restos de la población de Isarre.

Y el pueblo de Nocito donde se encuentra la ermita de San Úrbez, un santo muy ligado a Fañanás ya que vivió en el cercano pueblo de Ola (herrería en vasco) con el que comparte municipio.

Al Sur Fañanás y la Tierra Llana.

En 1199, una donación particular incrementa las posesiones de la Iglesia en Fañanás: Ramón de Uncastillo, un viudo residente en Huesca que había edificado con el consentimiento del obispo Ricardo un puente y un hospital para pobres sobre el Guatizalema, en la parroquia del castillo de Fañanás, los dona al obispo de Huesca, el cual concede a Ramón de Uncastillo y a sus sucesores derecho de tener en dicho hospital oratorio y cementerio de pobres.

Impone el obispo una condición, puntualiza que: “el clérigo encargado del hospital, deberá hacer obediencia al obispo”.

Otra cláusula indica que “de las oblaciones que obtenga el oratorio se harán dos partes, una para el obispo (pro castro de Fanyanas) y la otra mitad para el hospital”.

En el año 1720 se reparó la Ermita de la Virgen de Bureta “… de gran antigüedad, cuya fiesta se celebra el 15 de Agosto, con romería en Pascua de Resurrección…”.

En el año 2002, siendo alcalde de la Entidad Local Menor de Fañanás Don Gregorio Manuel Ruiz Orús, se realizó una restauración integral del conjunto de la ermita, que dejó dicho patrimonio en óptimas condiciones de conservación.

Fuentes:

Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: