El epicentro del terremoto japonés esta cerca de lugar de las apariciones de Akita, en que la Virgen predijo desastres naturales [2011-3-13]













El epicentro del terremoto del Japón se localizó cerca del sitio de la aparición mariana de Akita, en la que María había advertido sobre desastres que podrían afligir a la humanidad. En 1973, la Virgen María predijo una serie de eventos futuros, incluyendo desastres naturales y caos dentro de la Iglesia, durante tres apariciones con una hermana religiosa japonesa, Sor Agnes Sasagawa.

Vea aquí los artículos respecto a la aparición:

Nuestra Señora de Akita, Japón ( 12 de junio y enero)

Última aparición de la Virgen de Fátima y de Akita, Portugal y Japón ( 13 de octubre)

El significado más profundo de las Lágrimas de la Estatua de Nuestra Señora de Akita

El mensaje de María Corredentora en Akita y su complementariedad con el Movimiento del Dogma

Los Tres Mensajes de la Virgen María en Akita

Las autoridades japonesas han confirmado que la iglesia de la Diócesis de Sendai, en el norte del país, fue la más afectada por el terremoto de magnitud 8,8 – el peor en la historia de Japón – y las ondas resultantes de 23 pies.

Cientos de personas ya han sido confirmadas como muertas en la ciudad de Sendai, ubicada a menos de 90 millas de distancia del lugar de las apariciones de Nuestra Señora de Akita, en la ciudad de Yuzawa.

La ciudad de Akita, que sufrió daños por incendios e inundaciones al igual que muchas partes del norte de Japón, es un lugar de veneración para los católicos.

En 1973, la Virgen María predijo una serie de eventos futuros, incluyendo desastres naturales tan graves y mas como el terremoto y el tsunami del viernes – durante tres apariciones con religiosa japonesa, Sor Agnes Sasagawa.

Las apariciones de la Virgen María en Japón fueron revisadas por el cardenal Joseph Ratzinger en 1988. Durante su mandato como prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, antes de su elección como Papa Benedicto XVI, que aceptó la sentencia al obispo local de que las apariciones y los mensajes de Akita eran aceptables para los fieles. 

Los mensajes advirtieron también sobre el caos dentro de la Iglesia.

“Si los hombres no se arrepienten ni mejoran, Dios el Padre infligirá un terrible castigo a toda la humanidad”, María le dijo a Sor Agnes. “Y si es su voluntad, será un castigo mayor que el diluvio (bíblico), como nunca se ha visto.” 







“El fuego caerá del cielo y eliminará gran parte de la humanidad, el bien y el mal, no se salvarán ni los sacerdotes ni los fieles”, dijo. “El accionar del demonio se infiltrará dentro de la Iglesia, de tal forma que uno verá cardenales oponiéndose a cardenales, obispos contra los obispos.” 

“Las iglesias y los altares serán saqueados. La Iglesia estará llena de aquellos que aceptan compromisos del mundo, y el demonio presionará a muchos sacerdotes y almas consagradas a dejar el servicio del Señor.”  

“Cada día, reciten las oraciones del Rosario”, dijo a Sor Agnes. “Con el Rosario, ruega por el Papa, los obispos y sacerdotes”. 

Dos años después del último mensaje, la estatua de la Virgen María en la capilla de las apariciones, donde se había producido la aparición, empezó a producir lágrimas y gotas de sangre. El suceso continuó por más de seis años.

Los informes de Akita tras el terremoto del viernes indican que la ciudad recibió daños significativamente menor que en otras partes del norte de Japón, a pesar de su proximidad al epicentro. Sin embargo, los residentes cortes de energía eléctrica, explosiones e incendios.

El Obispo Mons. Tarcisio Isao Kikuchi de Niigata, cuyo territorio incluye el lugar de las apariciones de Akita, es también el presidente de Caritas Japón, que trabaja para ayudar a las víctimas del terremoto y el tsunami.

Fuente: CNA

 

 

Más noticias relacionadas

Lea las últimas noticias de Signos de estos Tiempos

“Signos de estos Tiempos” un noticiario sobre categorías cristianas de análisis


Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis: