La Visitación de la Santísima Virgen a casa de Isabel, visión de Catalina Emmerich

Algunos días después de la Anunciación del ángel a María, San José volvió a Nazaret e hizo ciertos arreglos en la casa para poder ejercer su oficio, porque él no había vivido mucho en Nazaret, en donde apenas había pasado unos dos días. Nada sabía de la Encarnación de Dios en María; ella era la Madre y también la esclava del Señor y guardaba humildemente su secreto.

La Sma. Virgen cuando sintió que el Verbo se había hecho carne en ella, experimentó un vivo deseo de ir pronto a un lugar de Judea cerca de Hebrón , a visitar a su prima Isabel que según le había dicho el ángel, hacía seis meses que se hallaba en cinta. Como se acercaba el tiempo en que José debía ir a Jerusalén para la fiesta de la Pascua, ella deseó acompañarlo para asistir a Isabel durante su embarazo. José se puso pues en marcha para Jutta con la Sma. Virgen. La casa de Zacarías, esposo de Isabel estaba sobre una colina aislada; alrededor había algunos grupos de casas y un arroyo bastante caudaloso bajaba de la montaña.

 

Me pareció que era el momento en que Zacarías volvía de Jerusalén para su casa, después de las fiestas de Pascua. Vi a Isabel impulsada por un inquieto deseo de avanzar lejos de su casa por el camino que conduce a Jerusalén; y a Zacarías que volvía sumamente asustado de encontrarla tan lejos en la condición en que se hallaba. Ella dijo que su corazón estaba muy agitado y que la atormentaba el pensamiento de que su prima María de Nazaret venía a visitarla. Zacarías procuró disuadirla y le hizo entender por signos y escribiendo en una tablita, que era poco verosímil que una novia emprendiese tan largo viaje. Volvieron juntos a la casa. Isabel no podía renunciar a su esperanza porque había sabido en sueños de que una mujer de su sangre había llegado a ser la Madre del Mesías prometido.

Entonces pensó en María y concibió un ardiente deseo de verla y, en espíritu la había visto que venía hacia ella, Le tenía preparado en su casa a la derecha de la entrada un pequeño cuarto con sillas y ahí estaba ella sentada al otro día esperando y mirando si llegaba María. De repente, se levantó y se dirigió al camino a recibirla. Isabel era una mujer anciana de alta estatura, tenía la cara pequeña y facciones finas, tenía cubierta la cabeza. Solo conocía de fama a la Sma. Virgen. María al verla de lejos conoció que era ella y se dirigió a toda prisa a su encuentro anticipándose a San José que discretamente se quedó atrás. María estuvo pronto entre las casas vecinas cuyos habitantes impresionados por su maravillosa hermosura y por cierta dignidad sobrenatural que resplandecía en su persona; se retiraron respetuosamente cuando ella encontró a Isabel. Las señoras se saludaron con cariño dándose la mano. En ese momento, vi un punto luminoso en la Santa Virgen y como un rayo de luz que partía de allí hacia Isabel y del cual, esta recibió una impresión sorprendente.







Ellas no se detuvieron en presencia de los hombres, sino que tomándose del brazo, se dirigieron a la casa por el patio anterior y en la puerta de la casa, Isabel dio la bienvenida a María y entraron juntas. José que conducía el asno, llegó al patio, entregó al animal a un sirviente y fue a buscar a Zacarías en una sala abierta a un lado de la casa. Saludó con mucha humildad al anciano sacerdote, lo abrazó cordialmente y conversó con él por medio de la tablita en que escribía, porque estaba mudo desde la aparición del ángel en el templo María e Isabel ya estando en la casa, se dirigieron a una sala que parecía ser la cocina. Aquí se abrazaron con mucho afecto y se tocaron recíprocamente las mejillas; entonces vi salir de María rayos luminosos hacia el interior de Isabel; ésta se quedó del todo iluminada por los rayos, su corazón fue agitado con una santa alegría y conmovido profundamente. Se retiró hacia atrás y levantando las manos llena de humildad, de júbilo y de entusiasmo exclamó: “BENDITA ERES ENTRE TODAS LAS MUJERES Y BENDITO ES TAMBIEN EL FRUTO DE TUS ENTRAÑAS. ¿DE DONDE PROCEDE QUE LA MADRE DE MI SEÑOR VENGA A MI?. HE AQUÍ QUE LUEGO QUE LA VOZ DE TU SALUTACION LLEGO A MIS OIDOS, SALTO DE GOZO EL NIÑO QUE LLEVO EN MI SENO. ERES FELIZ POR HABER CREIDO Y SE CUMPLIRA LO QUE EL SEÑOR TE HA DICHO”.

Después de estas palabras, condujo a María al cuartito preparado para ella, para que pudiera a bien sentarse a reposar de las fatigas del viaje. Solo había que dar unos pasos hasta allí; pero María dejó el brazo de Isabel que había tomado, cruzó las manos sobre el pecho y comenzó el cántico inspirado: “La Magníficat”. Ví que Isabel repetía en voz baja el Cántico con igual movimiento de inspiración.

Después se sentaron en sillas muy bajas y había sobre una mesita también poco elevada, un pequeño vaso colocado delante de ellas. ¡Qué felíz se hallaba!, repetí con ellas las mismas preces y me vi sentada a poca distancia. ¡Oh cuán feliz era!. María permaneció tres meses en casa de Isabel, hasta que hubo nacido Juan , pero no estaba allí cuando el niño fue circuncidado. Cuando José volvió a Nazaret con la Santa Virgen, conoció en su figura alterada que ella estaba en cinta; entonces fue asaltado por toda clase de inquietudes y dudas, porque no conocía la embajada del ángel a María. Después de su matrimonio, había ido a Belén por negocios de familia. María durante ese tiempo había permanecido en Nazaret con su madre y algunas compañeras; la Salutación Angélica se había verificado antes de volver José a Nazaret y María por su humildad había guardado para ella el secreto de Dios. José no manifestaba sus inquietudes, sino que luchaba en silencio contra ellas. La Santa Virgen que había previsto todo eso, se hallaba grave y pensativa, lo que aumentaba aún la ansiedad de José. La inquietud llegó a él, a tal punto, que cuando María quiso volver a su casa, él formó el proyecto de abandonarla y de huirse ocultamente. Mientras meditaba él en esa idea, un ángel se le apareció en sueños y lo consoló.







 
 

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis: