Nuestra Señora se apareció a Pietro Garino en 1629.

Diciéndole que se presente a los sacerdotes del lugar para que los habitantes “tomen muy seriamente la vida cristiana en el pueblo”.

Con el fin de obtener el cese de la peste que estaba en ese momento prevaleciendo en Valsusa.

madonna groscavallo

Las dos imágenes vehículos del milagro, fueron alojadas en relicarios preciosos.
.
Y se colocaron inmediatamente en una capilla construida en el sitio de la visión.

Forno Alpi Graie es una fracción de la comuna de Groscavallo (Torino) en el Valle Grande de Lanzo.

Se encuentra en una posición particularmente llamativa en el extremo del valle en la confluencia de la Vallone del Mar y el Valle de Gura.

La ciudad está protegida por un maciso grande justo encima de la ciudad.

 

HISTORIA DE LA APARICIÓN

El Santuario de Forno Alpi Graie se originó en 1629-30 por la devoción a Nuestra Señora de Rocciamelone, devoción muy viva en la mente de la protagonista, Pietro Garino.

El siglo XVII es un período muy doloroso de la historia del Piamonte, atormentado por constantes guerras libradas por el duque Carlos Manuel de Saboya (1580-1630) contra todos los estados vecinos.

La guerra se prolonga junto con otras plagas, que causan más impuestos y afectan más los recursos de los pobres de la población, junto con el hambre y la peste.

Los habitantes de los valles del Piamonte llevan la vida habitual de la montaña.

Por la cual los más pobres hacen la migración estacional de invierno a la ciudad, donde realizan las tareas más serviles y más pesadas.

El único consuelo para muchos es la fe cristiana que se practica con fervor.

Un ejemplo de esta fe nos encontramos con el operario Pietro Garino de Giacomo, residente en Turín, pero un nativo de Forno que vuelve cada año en verano.

Movido por su devoción a Nuestra Señora de Rocciamelone fue allí en peregrinación.
.
Llegando a la cumbre en la noche del 4 de agosto de 1629, junto con el capitán Guglielmo Milone y Bartolomeo Dagna.

En la capilla ve dos cuadros que representan a la Virgen de Loreto y al Niño y el otro a San Carlo Borromeo.

El sol y el clima habían afectado sus colores.

Movido por su piedad, Garino decide llevarlos para restaurarlos de manera adecuada y devolverlos al lugar a principios del próximo año.

En la tarde del 7 de agosto llega a Turín y guarda los dos cuadros en su habitación de Casa Rapelli, situada en el territorio de la parroquia de San Felipe.

A principios de septiembre los da al pintor milanés Carlo Antonio Merutto para su restauración.

Al año siguiente, 1630, Piamonte está plagada no sólo por la guerra y la hambruna, sino también por la peste que viene de Lanzichenecchi diócesis de Alemania atravesando la Valtellina.

Garino está preocupado porque el próximo mes de agosto debe recuperar los cuadros, según la promesa.

En agosto, la plaga se ha cobrado muchas víctimas en la zona que debe atravesar para la peregrinación.

Por lo tanto espera a tiempos mejores para el cumplimiento de la promesa.

Guarda las pinturas en un cajón cerrado con llave, del que las extrae todos los sábados para llevar a cabo ante ellas sus oraciones de costumbre.

Mientras tanto, llegan los últimos días de septiembre.

En la noche del viernes 27 de septiembre, oye una voz fuerte y sonora que lo llama por su nombre.
.
Pensando en una alucinación no hace caso.
.
Pero la voz se escucha de la misma manera a la misma hora en la noche del sábado.
.
Salta de la cama, abre la ventana y espera.
.
Ante él ve sólo el maravilloso espectáculo de un cielo estrellado.

A la noche siguiente, entre el domingo y el lunes, por tercera vez oye la voz. Garino siente un presagio.

En la tarde del lunes 30 de septiembre fue a recoger hojas de fresno para el ganado en una finca ubicada en las pronunciadas laderas de la montaña.

El bosque, parte del cual sobrevive hasta nuestros días, es atravesado por una escalera de piedra larga y está lleno de grandes hayas.

En una de estas plantas, Garino ve en la punta del árbol sus dos cuadros unidos como habían sido colocados en los cajones.

Lleno de asombro se arrodilló, se descubrió la cabeza y con las manos juntas oró:

“¡Oh Santísima Virgen Santa. San Pedro Apóstol, mi abogado, por favor díganme, quien ha puesto mis cuadros ahí arriba?”.

Al instante, los dos cuadros aparecen al pie del árbol.

Lleno de alegría, se los pone bajo su brazo y aún de rodillas, levantando los ojos al cielo, añade:

Virgen Santísima si yo soy digno de pedirte una gracia dime por que estas pinturas han llegado aquí”.

Y de repente una nueva maravilla lo llena de estupor.

Sobre una piedra, entre dos mujeres, está de pie la Santísima Virgen.
.
Con un velo verde en la cabeza y un largo y resplandeciente vestido de plata con piedras preciosas y joyas desde el cuello hasta el pecho.
.
El rostro vuelto hacia el oeste, con la mano izquierda apoyada en el hombro de una de las mujeres.
.
Mientras que la otra mujer con el brazo izquierdo sostiene a la Santísima Virgen, para qué no resbale de la roca empinada en la que descansa.

Atraído por una fuerza irresistible Garino se mueve a los pies de la roca y nota que los pies de la Virgen están desnudos, blancos como la nieve, y con sandalias atadas por cordones.

“¿Santísima Virgen, eres la Madre de Dios?” suplica temeroso Pedro Garino.

Ella respondió:
.
“Yo soy la Madre de Dios, Reina del cielo y la tierra.
.
Te recomiendo decir al Párroco y a los religiosos, que haga saber a la gente que sean más temerosos de Dios.
.
Así podré obtener de mi Divino Hijo que ponga fin a la plaga que ha hecho tantas víctimas.
.
Y que preserve a las zonas en que todavía están sanos.
.
Ve y no tengas miedo: me aseguraré de que se crea en tus palabras”.

Dicho esto la señora levanta la mano derecha, lo bendijo y desapareció.

Garino fuera de sí por la emoción recita la letanía, luego desciende hasta el valle de vuelta a casa con las pinturas.

santuario groscavallo de lejos

 

LOS HECHOS SIGUIENTES

A la mañana siguiente fue a Groscavallo y se presenta al cura don Renaldo Teppati, a quien describe con precisión los acontecimientos del día anterior.

La historia llama la atención del párroco, y decide profundizar la investigación en la misma tarde.

Acompañado por dos sacerdotes van a Forno con Garino llegando hasta el lugar de la aparición, donde Garino cuenta la historia en detalle indicando las ubicaciones.

Volviendo a Forno, rezan con fervor ante los cuadros colocados en el altar de una capilla.

“Las cuadros – dice el sacerdote – ahora tienen algo de milagroso y sagrado, por lo que están mejor en la iglesia que en cualquier otro lado.

Por lo tanto se mantendrán en el armario donde los ornamentos sagrados de la capilla.”







Luego los llevó a su casa, acompañado por el sacerdote que los bendice y recomienda poner una lámpara encendida en la habitación.

“No -respondió Garino- prometí llevarlos de vuelta a Rocciamelone y tengo que mantener la promesa, a menos que la autoridad de la Iglesia disponga otra cosa.”

El sacerdote, sin embargo, sigue estando confundido.

Por un lado no duda de la sinceridad y la honestidad de Garino, pero por el otro no logra explicar el hecho maravilloso que él narró.

A la mañana siguiente, celebra la santa misa en Forno en presencia de Garino.

Y por la tarde Garino vuelve a contar los acontecimientos del 30 de septiembre al sacerdote, quien le ruega que por el amor de Dios diga la verdad, sin añadir ni quitar nada.

Al final dice:

“Ven mañana por la mañana al Campo de la Piedra, lleva secretamente las imágenes, sentirás la misa, harás la confesión y la comunión.

Entonces juntos vamos a volver allí, pondremos las imagenes en la piedra sobre la que dices haber visto a la Virgen María.

Quién sabe si no se digna a manifestarse más claramente”.

Garino llegó a casa saca las imágenes, las besa con devoción, las pone en el cajón y esconde la llave en el bolsillo de su traje. Él cierra la puerta también.

Pero en la noche oye la apertura de la puerta. Salta de la cama, corre a ver, pero la puerta está cerrada como lo dejó la noche anterior.

Temprano en la mañana va a abrir el cajón para sacar los cuadros e ir con ellos al Campo de la Piedra como le prometió al párroco.

Pero por mucho que lo intenta no puede abrir los cajones.

Busca la ayuda de un vecino, Michele Venera, y después de varios intentos puede abrirlo.

Y nueva maravilla, las imágenes se han ido, sólo existen las correas en el suelo que las mantenía juntas.

Corre para avisarle al sacerdote que le espera en el Campo de la Piedra en la capilla de San Rocco.

Mientras tanto, los residentes de la zona, se enteran de los hechos, y van en gran número al Campo de la Piedra con la esperanza de presenciar un hecho maravilloso.

Se organiza una procesión que sale inmediatamente en oración al lugar de la aparición.

Sin saber que en el ínterin las pinturas fueron encontradas en la gran piedra sobre la que apareció la Virgen.

Constatado el hecho, todos se persuaden de que María Santísima quiere ser honrada en ese lugar.

El sacerdote invita a la gente a ponerse de rodillas y cantar la Letanía de Nuestra Señora.

Al día siguiente, Pietro Garino, por invitación del párroco, de rodillas y con las manos entrelazadas, renueva bajo juramento la historia precisa y detallada delante de 22 testigos y el notario de Groscavallo, Giacomo Caveglia Monastero que labra un acta pública.

Las pinturas se depositan en un relicario especial que se conserva aún, y en el mismo año Garino hace edificar en el sitio de las apariciones una pequeña capilla para su custodia.

La devoción a Nuestra Señora de Loreto en Forno Alpi Graie se propaga rápidamente en las zonas vecinas y también en Francia.

Cada verano, muchos peregrinos van a rezar con devoción a la Virgen.

santuario groscavallo

 

EL SANTUARIO

Los viajeros que han visitado este santuario se ven profundamente afectados por la santidad natural del lugar.

La iglesia está en realidad en la base de los acantilados rodeada de árboles centenarios guardados del hacha de los montañeses, en señal de respeto.

Desde aquí se ve la apertura del Valle del Mar, el más salvaje de los Valles de Lanzo.

No hay caminos, ni casas, sólo muy altas paredes de roca escarpada, hasta el glaciar grande y el paso que conduce a Saboya.

Un hermoso paisaje natural embellecido con una discreta pero elegante fachada del santuario.

Un lugar en el cual en los últimos siglos muchos peregrinos procedentes también de Saboya, a menudo descalzos, pasan la noche acurrucados en el pórtico que rodea la iglesia, en espera de la misa celebrada al día siguiente.

Hoy en día se ha convertido en centro cultural de relieve, porque recoge una colección de testimonios de la religiosidad de los Valles de Lanzo.

Un museo rico en materiales y de imágenes que le permiten descubrir un aspecto poco conocido pero vital de la cultura local.

El santuario fue erigido en 1630 sobre las ruinas de un santuario anterior.

Su origen fue una pequeña capilla (recientemente fueron encontrados los restos), pero las extensiones y adornos se sucedieron hasta la inestimable ayuda de arquitectos y maestros Billi y Gagliardi.

El edificio actual, que data de 1750-1770, tiene una fachada encalada, la obra de Luigi Baretta, dividida horizontalmente por una cornisa y coronada por un frontón semicircular en el que esta pintada la fecha de 1754.

Algunas molduras la subdividen verticalmente en tres ordenes, mientras que a los lados de la puerta y las ventanas hay nichos.

El interior tiene muchos elementos de interés artístico: particularmente notable es el altar mayor en madera de nogal de India, con incrustaciones de marfil, que se atribuye a Luigi Prinotto.

Muy valioso es el relicario barroco con la imagen milagrosa que dio lugar a la construcción del santuario.
.
En las paredes se conservan centenares de ex-votos, algunos de ellos verdaderas obras maestras.

El santuario es también famoso por los 444 escalones hasta la puerta y la imagen de la Virgen Negra.







La talla actual es obra de un escultor de Ortisei, Raimondo Santifaller y sustituye a la original, robada en 1977.

El santuario está abierto desde julio a septiembre, se celebra anualmente la Asunción (15 de agosto), la Natividad de María (8 de septiembre) y la aparición de la Virgen (30 de septiembre).

Fuentes:

 

Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: