ORACIONES A NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO CONSUELO DE LOS AFLIGIDOS

  • 0
  • marzo 13, 2009
Estas oraciones son devociones a Nuestro Señor Jeseucristo Consuelo de los Afligidos, que surgió por el deseo de Nuestro Señor, llevando a un católico devoto, en Argentina, a desarrollar la imagen y luego, le transmitió por intermedio de una vidente, cual es el significado de la advocación, su nombre, las gracias que reparte y la fecha de su celebración. Ver historia aquí.
Contiene estampita con la imagen de Nuestro Señor Jesucristo Consuelo de los Afligidos y la oración, para rezarle y descargar.

Oración a Nuestro Señor Jesucristo Consuelo de los Afligidos

Oh Señor Jesucristo, que tuviste una terrible agonía en el huerto al ver todos los pecados de la humanidad, y que para expiarlos te sometiste a un juicio sacrílego, a la sangrienta flagelación y a la burla de la coronación de espinas; que aceptaste la condena deicida y llevaste tu cruz con crueles dolores hasta el Gólgota, donde padeciste la crucifixión y la muerte por nuestra salvación; Yo clamo a Ti pidiendo el perdón de mis pecados y las gracias que necesito, especialmente ………………………

Por mi parte, propongo enmendar mi vida y meditar frecuentemente en esos padecimientos, junto con los de tu Santísima Madre Corredentora, a quien ruego su intercesión.
Y con su ayuda te alabo y agradezco tu imagen y tu advocación, que me recuerdan tu amor infinito.

¡Señor Jesucristo, Consuelo de los afligidos, confío en Ti!

Súplica a Nuestro Señor Jesucristo, Consuelo de los afligidos

Señor Jesucristo, Consuelo de los afligidos, he venido a los pies de tu Santa Imagen para pedir de tu misericordia el perdón de mis pecados y el alivio de mi alma; he venido a pedir las gracias que necesita mi corazón herido.

Y puesto bajo el amparo de tu Madre Santísima te suplico la gracia de corresponder con amor a tu amor divino, inefable e incomprensible, y así desagraviar en algo la indiferencia y el olvido de los indecibles sufrimientos que te hemos costado.

Quisiera que mi amor, aunque pobre, sea fervoroso, encendido continuamente en las llamas de amor del Corazón Inmaculado de María, Quien así remediará mi inconstancia hacia Ti, que abres tu Corazón Sacratísimo a mi indignidad para ofrecerme los méritos de la Redención; que me muestras tus Llagas Sacrosantas y tu dolor sin límites para consolarme en mis tribulaciones; que me ofreces tu Sangre preciosísima para cubrirme en los peligros, y que quieres concederme en abundancia las gracias que necesito, porque Tú eres el Rey magnánimo de la Creación y el Juez misericordioso de la humanidad, Señor del Universo por naturaleza y por conquista.

Asistido por la Madre que me diste, María Santísima, a quien tu gracia hizo Corredentora, y por ello reina a tu lado y es Señora del Universo, Intercesora y Medianera de todas las gracias; y poniendo mi esperanza en tu bondad infinita, dejo a tus pies mis ruegos y mis lágrimas, mis necesidades y mis congojas, mis dolores y mis penas, y te entrego mi corazón afligido.

¡Señor Jesucristo, mi Dios y mi todo, Consuelo de los afligidos, confío en Ti!

Invocación breve
Para cuando no hay tiempo o calma para una oración más extensa

Luego de la señal de la cruz se hace una breve meditación de los padecimientos de Jesús –junto a los de María- en su Pasión y su Muerte. En lo posible unos minutos, o sólo un momento. Luego, mirando su imagen, o tratando de recordarla mentalmente, con los Ángeles que lo adoran y asisten, se dice con mucha confianza:

Señor Jesucristo, Consuelo de los afligidos, ven en mi ayuda, te lo pido por Corazón Inmaculado y Doloroso de tu Madre, Nuestra Señora de la Consolación.
¡Confío en Ti!

Sugerencia:
Cuando se reciban gracias, acercarse a los Sacramentos de la Confesión y Comunión, y consolar a alguien afligido por cualquier pena, problema o enfermedad.

Imagen con Oración

(Haga doble click para ampliar la imagen y la oración conjunta)

IR ARRIBA

Leave a Reply

¿Te gustaría escribir en este sitio? ¡Claro que Sí!