Se llama Nuestra Señora Puerta de la Aurora o Puerta Santa o Nuestra Señora de la Misericordia.

Fue allí donde se exhibió en público por primera vez la imagen de Jesús de la Misericordia revelado a Sor Faustina Kowalska.

imagen de ns de ostra brama en el altar de la iglesia







Es una de las imágenes más célebres de la Virgen en Europa Oriental.
.
La Virgen Negra venerada en Vilna (Lituania), es el segundo lugar en peregrinaciones para los habitantes de Polonia, después de Nuestra Señora de Czestochowa, la Patrona de Polonia…

Nuestra Señora de Ostra Brama o de la Puerta Santa (mas tarde será también conocida como de la Misericordia).

Es venerada por millones de personas de Lituania, Bielorrusia, Rusia Blanca, Polonia y aun los polacos exiliados principalmente en Estados Unidos.

La Virgen se encuentra en una pequeña capilla, sobre un arco que cruza la calle, formaba parte de una antigua muralla de la ciudad de Vilna.

En la pared aparece escrito en latín el título de “Mater Misericordiae”, y en letras más pequeñas: Sub tum praesidium confungimus…”.

Las crónicas polacas hacen mención de la Madona de Vilna, en el siglo XVII.
.
Acerca de su origen existen varias tradiciones, la habría traído el príncipe lituano Algirdas, en 1363, desde Korsum, o sea la regaló a este príncipe el emperador Juan Paleólogo.
.
Según otra tradición, habría aparecido milagrosamente en aquella puerta de la ciudad el 14 de abril de 1431.

La historia de la imagen milagrosa más conocida de Lituania comienza con la construcción del recinto en torno a la ciudad de Vilna.

La defensa que debía defender la ciudad tenía nueve puertas y a la del sureste se le denominó “Puerta de la Aurora”.

El Rey Alejandro colocó la primera piedra en 1498 y en 1503 se decoró la Puerta con una muy bonita imagen de la Virgen.

Nuestra Señora de la Puerta de la Aurora o Puerta Santa está muy unida a la vida de Lituania.

Los combatientes han ido a ofrecerles sus espadas, los gobernantes y hombres célebres sus condecoraciones, las mujeres sus joyas.

A todas horas del día, incluso a primeras horas de la mañana y por las noches, se encuentran personas rezando a sus pies.

 

LA IMAGEN

Representa sólo el busto de la Virgen con las manos cruzadas sobre el pecho y la cabeza inclinada.

Celebra su fiesta el 25 de marzo y el 16 de noviembre, y este día, todos los que pasan debajo del arco donde está situada, ya sean católicos, ortodoxos o judíos, se consideran obligados a saludarla, los hombres con el sombrero en la mano y las mujeres inclinando la frente.

altar de madre de la misericordia de ostra brama

Los carmelitas fueron autorizados para llevársela en 1654 y restauraron la imagen, revistiéndola de plata y la depositaron en una nueva capilla.
.
A partir de ese momento, los cronistas mencionan varios relatos de milagros, en particular el de un niño muerto, caído de un balcón, y vuelto a su madre.

Cuando los moscovitas atacaron la ciudad en 1655, el fuego que devastó Vilna durante 17 días preservó la pintura de la Virgen que continuaba intacta.

Varios incendios fueron apagados de manera asombrosa, sobre todo entre 1706 y 1715.

En 1812, la capilla de la Puerta de la Aurora, indulgenciada por el Papa y llena de exvotos, fueron milagrosamente protegidas mientras todas las iglesias de Vilna se verían destruidas o dañadas.

En 1820 había en la capilla de la Virgen 487 exvotos.

Fue coronada canónicamente el 2 de julio de 1927 en la catedral de Vilna, para poder dar cabida a miles de espectadores.

Las peregrinaciones son mayores de mayo a octubre, y el día de su fiesta, el 16 de noviembre.

Durante la segunda guerra mundial, la pintura milagrosa permaneció en Vilna por la decisión del Arzobispo Romuald Jalbrzykowski los creyentes oraron ante ella por la libertad de la ocupación alemana y luego soviética.

La peregrinación sigue siendo permanente; se ven aún en las calles fieles de rodillas y en rezo. Los coches corren siempre al paso el espacio que rodea la Puerta.

Los hombres circulan a paso lento, y las mujeres con la cabeza inclinada, cualquiera sea el culto al que pertenezcan.

 

UN MILAGRO DE NUESTRA SEÑORA DE OSTRA BRAMA

¡Apaga esas velas!

juan pablo II orando en el altar de ns de la misericordia de ostra brama

Una tarde del mes de marzo de 1896, se presentó al sacristán, un extranjero que por el acento parecía ruso y descubriendo dos grandes cirios que traía ocultos bajo un capote le dijo:

-Quiero que los enciendan ante la Virgen y que estén toda la noche encendidas, porque tengo un negocio gravísimo y urgente, que ha de decidirse mañana mismo.

Si usted quiere, vamos a la iglesia y yo mismo los coloco en el altar.

-Lo haría de buena gana -contestó el sacristán-, pero cuando solicitan que ardan cirios durante la noche tengo orden de pasarla en la iglesia, para evitar peligros de incendio.

– Ya lo sabía- dijo el desconocido-, aquí tiene usted dos rublos como recompensa del sacrificio. Se dirigieron a la iglesia.

El ruso colocó los cirios, los encendió y estuvo arrodillado unos minutos.

Cuando el sacristán quedó solo, pareció oir una voz que decía: “¡Apaga, apaga esas velas!”.

Despierta, busca por todos lados y no ve a nadie.
.
Vuelve a su silla, y cuando empezaba a dormirse, le pareció escuchar la misma voz. Piensa apagarlas, pero recuerda su palabra empeñada.
.
Toma el rosario y empieza a rezarlo. Rendido por el sueño se duerme y vuelve a oír la misma voz.

Asustado, apaga los cirios, y a las ocho de la mañana, cuando van llegando para la misa cuenta a su hija lo que ha sucedido.

-Aquí debe haber un misterio. Cuando estemos solos llevaremos los cirios a casa para examinarlos.

Al llevárselos, se admiraron de su extraordinario peso. Ya en casa los abre con un cuchillo, y hacia la mitad del cirio tropieza con un cuerpo duro.

Levantan la vela con precaución y nota que la mecha penetraba en un tubo de hierro. Cuanto antes da conocimiento de lo ocurrido al señor cura.

Llaman al comisario de policía y se trasladan a la casa del sacristán. Los dos tubos estaban llenos de dinamita.

Todo estaba calculado para que estallase e hiciese saltar la iglesia a la hora de la misa parroquial.

De esa manera tan sencilla hizo fracasar la Virgen el atentado que preparaban anarquistas rusos.

 

EXPOSICIÓN DE JESÚS MISERICORDIOSO

En este Santuario fue expuesta por primera vez al público la imagen de Jesús Misericordioso.

Ocurrió durante el triduo por la clausura del Jubileo de la Redención del Mundo, entre los días 26 al 28 de abril de 1935.

La ceremonia coincidió con el primer domingo después de Pascua que según Santa Faustina Kowalska debía hacer la Fiesta de la Divina Misericordia, tal y como pidió Jesús.

iglesia de ostra brama

“Sucedió que, tal y como el Señor había pedido, el primer acto de veneración a esta imagen por parte del público tuvo lugar el primer domingo después de Pascua.

Durante tres días la imagen estuvo expuesta en público, y recibió la veneración pública porque había sido colocada en Ostra Brama, en un ventanal, en lo alto, por eso se la veía desde muy lejos.

Durante esos tres días en Ostra Brama fue celebrada con solemnidad la clausura del Jubileo de la Redención del Mundo, el 19 centenario de la Pasión del Salvador” (Diario, 89).

En el Diario, 529 Santa Faustina también hace referencia a la imagen de la Santísima Virgen del Santuario de Ostra Brama.

 

LAS APARICIONES DE JESÚS MISERICORDIOSO

El 22 de febrero 1931, Sor Faustina tiene la primera revelación de la Divina Misericordia, ella estaba en su celda, lo comenta en su diario de esta forma:

“En la noche cuando estaba en mi celda, vi al Señor Jesús vestido de blanco.
.
Una mano estaba levantada en ademán de bendecir y, con la otra mano, se tocaba el vestido, que aparecía un poco abierto en el pecho, brillaban dos rayos largos: uno era rojo y, el otro blanco.

.
Yo me quedé en silencio contemplando al Señor. Mi alma estaba llena de miedo pero también rebosante de felicidad”.

jesusdeladivinamisericordia-1

Luego de largo rato viéndolo el Señor se dirigió a ella con estas palabras que están plasmadas en su diario:

Pinta una imagen Mía, según la visión que ves, con la inscripción: “¡Jesús, yo confío en Ti!.”
.
Yo deseo que esta Imagen sea venerada, primero en tu capilla y después en el mundo entero.

Yo prometo que el alma que honrare esta imagen, no perecerá.
.
También le prometo victoria sobre sus enemigos aquí en la tierra, pero especialmente a la hora de su muerte.
.
Yo el Señor la defenderé como a Mi propia Gloria.

Sor María Faustina trató de pintar la imagen ella misma, pero no llegaba a plasmar la visión que hubiese tenido, se desespero por ésta razón y se quejaba con el Señor.

A raíz de esto Nuestro Señor le permite ver por revelación a cierto sacerdote quien sería que la iba a ayudar.







El sacerdote a quien Faustina le confiesa sus visiones y los mensajes, y luego de estudios de la espiritualidad de la Santa, llama a Eugenio Kazimiroski quien era artista, para comenzar el cuadro según las instrucciones de Sor Faustina.

La primera imagen de Jesús Misericordioso fue pintada en 1934, por primera vez la imagen fue presentada y venerada públicamente en Ostra Brama (Vilna) entre el 26 y el 28 de abril de 1935. Actualmente es venerada en la Iglesia del Espíritu Santo en Vilna.

Ésta imagen, además de ser la primera imagen jamás pintada del Señor de la Misericordia, tiene las siguientes gracias:

Fue la imagen que se pintó bajo la dirección directa de Santa María Faustina.

Fue la única imagen que la santa conoció en vida.

El Señor indicó que esa imagen tiene la misma mirada que Él tenía en la Cruz.

Finalmente, en un grupo de oración en Arizona, según lo relata el padre Serafín Michalenko, quien fuera vice-postulador para la causa de canonización de sor Faustina, se descubrió que la cara de la imagen encaja perfectamente en la cara del manto de Turín.
.
Lo que hace a ésta pintura un objeto religioso muy especial.

Pero la imagen que se hizo famosa en el mundo entero fue la realizada por el pincel de Adolf Hyla, ofrecida como agradecimiento por la salvación de su familia de la guerra.

Ver aquí sobre las dos versiones del cuadro, la primera y verdadera y la más famosa.

Se cumplieron, de este modo, las palabras que el Señor Jesús dirigió a sor Faustina durante la primera visión de la imagen:

Deseo que esta imagen sea venerada primero en su capilla y luego en el mundo entero (Diario 47).

 

BIOGRAFÍA DE SANTA FAUSTINA KOWALSKA

Entre la Primera Guerra Mundial y el inicio de la Segunda Guerra Mundial, desde los años 1931 a 1938 Jesucristo Resucitado se manifestó a Sor Faustina Kowalska, religiosa profesa de las Hermanas de Nuestra Señora de la Misericordia, en el convento de Plock en Polonia.

Santa-Faustina-Kowalska

En estas manifestaciones Jesucristo le confía el mensaje del amor Misericordioso de Dios como una fuente de salvación y gracias para todos los hombres.
.
El mensaje recibido por Sor Faustina y la espiritualidad que de él brota se difundió rápidamente en el Pueblo de Dios.

Santa Faustina Kowalska nació el 25 de agosto de 1905 en Polonia, en la aldea de Glogowiec al oeste de la ciudad de Lódz.

Era la tercera de diez hijos de Estanislao Kowalski y Marianna Kowalska.

Fue bautizada en la Iglesia parroquial de Swinice Warkie con el nombre de Elena.

Desde pequeña se destacaba por su piedad, el amor a la oración, la laboriosidad, la obediencia y por una gran sensibilidad ante la pobreza humana.

Su educación escolar fue muy breve, no duró apenas tres años, al cumplir 16 años abandonó la casa familiar para trabajar de sirvienta en Aleksandrów y Lódz para mantenerse a sí misma y ayudar a sus padres.

Ya desde los 7 años Elena sintió en su alma la llamada a la vida religiosa, dos años antes de recibir la primera comunión, pero sus padres no le dieron el permiso para que entrara en el convento.

Ante la negativa la niña intentó apagar dentro de sí la llamada del Señor; sin embargo, apresurada por la visión de Cristo sufriente y las palabras de reproche:

“¿Hasta cuándo Me harás sufrir, hasta cuándo Me engañarás?” empezó a buscar ser aceptada en algún convento.

 

ENTRADA EN EL CONVENTO

Pero donde llamaba la despedían. Finalmente, el 1 de agosto de 1925, pasó el umbral de la clausura de la casa de la Congregación de la Madre de Dios de la Misericordia, en la calle Zytnia, en Varsovia.

En su Diario confesó: “Me pareció que entré en la vida del paraíso. De mi corazón brotó una sola oración, la de acción de gracias”.

Unas semanas después sintió una fuerte tentación de trasladarse a otro convento donde pudiera tener más tiempo para rezar.

Entonces el Señor Jesús, enseñándole su faz desgarrada y martirizada dijo:

“Tú Me causarás un dolor semejante, si sales de esta Congregación.
.
Te he llamado aquí y no a otro lugar, y te tengo preparadas muchas gracias”.

En la Congregación recibió el nombre de Sor María Faustina.

El noviciado lo pasó en Cracovia, donde en presencia del Obispo St. Rospond hizo los primeros votos y cinco años después los votos perpetuos de castidad, pobreza y obediencia.

Trabajó en distintas casas de la Congregación. Pasó periodos más largos en Cracovia, Plock y Vilna trabajando como cocinera, jardinera y portera.

Para alguien que observara desde fuera nada hubiera delatado su extraordinaria y rica vida mística.

Cumplía sus deberes con fervor, observaba fielmente todas las reglas del convento, era recogida y piadosa, pero a la vez natural, alegre, llena de amor benévolo y desinteresado por todos.

Toda su vida se concentraba en caminar con constancia a la cada vez más plena unión con Dios y en una abnegada colaboración con Jesús en la obra de la salvación de las almas.

“Jesús mío Tú sabes que desde los años más tempranos deseaba ser una gran santa, es decir, deseaba amarte con un amor tan grande como ningún alma te amó hasta ahora”.

El Diario revela la profundidad de su vida espiritual.

Una lectura atenta de estos escritos permite conocer un alto grado de unión de su alma con Dios; permite conocer hasta qué punto Dios se entregó a su alma y evidencia también sus esfuerzos y combates en el camino hacia la perfección cristiana.

El Señor la colmó de muchas gracias extraordinarias: los dones de contemplación y de profundo conocimiento del misterio de la Divina Misericordia, visiones, revelaciones, estigmas ocultos, los dones de profecía, de leer en las almas humanas, y de desposorios místicos.

Colmada de tantas gracias, escribió:

“Ni las gracias, ni las revelaciones, ni los éxtasis, ni ningún otro don concedido al alma la hacen perfecta, sino la comunión interior del alma con Dios…

Mi santidad y perfección consisten en una estrecha unión de mi voluntad con la voluntad de Dios”.

El austero modo de vida y los agotadores ayunos que practicaba desde antes de entrar en el convento, debilitaron tanto su organismo que siendo postulante fue enviada al balneario de Skolinów, cerca de Varsovia, para recuperar la salud.

 

SUS EXPERIENCIAS MÍSTICAS

Tras el primer año de noviciado, le vinieron experiencias místicas sumamente dolorosas:
.
las de la llamada noche oscura y sufrimientos espirituales y morales relacionados con la realización de la misión que le fue encomendada por el Señor.

Sor Faustina se ofreció como víctima por los pecadores y con este propósito experimentó también diversos sufrimientos para, a través de ellos, salvar las almas de aquellos.

En los últimos años de su vida aumentaron los sufrimientos interiores, la llamada noche pasiva del espíritu y las dolencias del cuerpo, se desarrolló la tuberculosis que atacó los pulmones y el sistema digestivo.

A causa de ello dos veces fue internada en el hospital de Pradnik en Cracovia por varios meses.

santa faustina kowalska y su familia

Santa Faustina con su familia

Extenuada físicamente por completo, pero plenamente adulta de espíritu y una intensa unión mística con Dios, falleció en olor de santidad el 5 de octubre de 1938 a los 33 años, de los que 13 los pasó en el convento.

Su cuerpo fue sepultado en la tumba común del cementerio de la Comunidad de Cracovia –Lagiewniki y luego durante el proceso informativo en 1966 trasladado a la capilla.

A esta sencilla monja sin grandes estudios pero valerosa y abandonada totalmente en Dios, el Señor Jesús le confió una gran misión: el mensaje de la misericordia dirigido a todo el mundo

“Te envío a toda la humanidad con Mi misericordia.
.
No quiero castigar a la humanidad doliente, sino que deseo sanarla, abrazarla en mi Corazón Misericordioso.
.
Tú eres la secretaria de Mi Misericordia; te he escogido para este cargo, en ésta y en la vida futura… para que des a conocer a las almas la gran misericordia que tengo con ellas, y que las invites a confiar en el abismo de Mi Misericordia”.

El Señor Jesucristo, en su inescrutable voluntad, quiso elegir a esta sencilla religiosa, sin amplia cultura ni especial formación intelectual, pero dotada de una sensibilidad espiritual y religiosa exquisitas, para ser el apóstol de su Misericordia.

Todo esto elevó su espíritu a las más altas cimas de la contemplación y fue esto lo que le posibilitó conocer con una profundidad admirable el misterio insondable del amor misericordioso del Padre manifestado en Jesucristo.

La intuición de esta hermana sencilla que apenas sabía el catecismo en asuntos sutiles y muy relacionados con la psicología de la sociedad contemporánea, sólo puede explicarse atribuyéndole una intervención e iluminación sobrenatural.

Mas de un teólogo, tras largos estudios, no hubiera podido dar solución a estos problemas con tanta facilidad como lo hizo Sor Faustina.

Un “sello” especial de su vida mística fue el sufrimiento.

Las intensísimas y dolorosísimas experiencias místicas, las llamadas por San Juan de la Cruz “noches pasivas” y “noches oscuras”, además de los sacrificios voluntarios que ofrecía continuamente por los pecadores y la conversión de los hombres a Dios.

En todo se unía a la voluntad de Dios con una disponibilidad absoluta ofreciendo sus diversos sufrimientos para participar más plenamente en la obra redentora de Jesucristo.

La superiora general de la Congregación de las Hermanas de la Madre de Dios de la Misericordia, madre Michaela Moraczewska, escribió en su memorial:

“Lo que más me sorprendió y sigue sorprendiendo en Sor Faustina, un síntoma extraordinario que se acentuó especialmente durante los últimos meses de su enfermedad, fue el olvido absoluto de sí misma en aras de su entrega total a la propagación del culto a la Divina Misericordia. Era lo único que le ocupaba”.

Leyendo su Diario, compuesto por seis cuadernos de notas y relatos espirituales, llegamos a la conclusión espontánea de que estamos, ciertamente, ante una de las más grandes místicas de este siglo y de la historia de la Iglesia, que dará mucha luz a las conciencias y ayudará grandemente en el itinerario espiritual de quien se acerque a ella para iluminar su seguimiento del Señor.

Durante la vida de Sor Faustina en la tierra sólo sus confesores y superiores conocieron su estrecha unión con Dios y la misión que Él le encomendó.

La profundidad de su vida mística, la inconcebible belleza y la inmensidad del misterio de la Divina Misericordia, así como su misión dirigida al mundo contemporáneo, son presentados acabadamente en el Diario, cuya edición crítica en polaco apareció en el año 1981.

Esta obra, escrita por Sor Faustina siguiendo el mandato de Jesús, figura entre las perlas de la literatura mística.

Fuentes:

 

Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: