Hay un gran misterio.

Quienes han experimentado la muerte física y vuelven ya no son los mismos.

Regresan con una perspectiva más espiritual y menos material.

Y si creían en Dios, lo hacen más intensa y comprometidamente.

¿A qué se debe eso?

En primer lugar, se han enfrentado cara a cara con el Cielo y muchos con un ser de luz, al que muchos identifican con Jesús.
.
Saben que existe algo más luego de la muerte, un lugar espléndido.

Y también comprenden que su vida no ha estado a la altura como para merecer el premio de vivir allí.

Así que vuelven con el afán de ganarse ese privilegio.

Pero por otro lado no es descartable que opere en ellos una especie de rediseño mental y anímico producido en el lugar donde fueron.

Estamos hablando de que quizás reciban un conocimiento infuso que les rediseña sus emociones, su mente y sus prioridades.

Una especie de nuevas órdenes que modifiquen el desorden con que han llevado sus vidas.

Un reactualización de su hoja de ruta primigenia.

¿Tú qué opinas? ¿Es posible que pueda existir este rediseño?

Es sólo una hipótesis, pero lo cierto es que las personas ya no son las mismas cuando vuelven.

 

LAS PERSONAS VUELVEN CAMBIADAS

Hace más de cuarenta años, que la enfermera Diane Corcoran, se dio cuenta de que algo interesante estaba ocurriendo con muchos de los soldados que ella atendía.

En encuentros cercanos con la muerte – y a veces, con la experiencia de la muerte clínica real – su mente consciente parecía haber ido a otro lugar, lo que ella y nosotros llamamos “el otro lado” del velo.

Un artículo de un periódico en Carolina del Norte detalla las experiencias de una mujer que ha sido enfermera y coronel del ejército, especializada en atender a heridos y moribundos en las guerras.

Ella sirvió en Vietnam y en la “Tormenta del Desierto” (Irak).

En estos cuarenta años, Diane Corcoran ­­­- quien ahora es presidente de la Asociación Internacional de Estudios Cercanos a la Muerte, en Durham, en el campus de la Universidad de Duke -, se ha encontrado con cientos de casos.

En general, sin contar los niños y los ancianos, treinta millones de estadounidenses han tenido episodios de este tipo en algún nivel, según las estimaciones de Corcoran manifestadas en una reciente conferencia.

experiencia cercana a la muerte

En los casos en que hay poca memoria de lo que ocurrió, dijo, se lo puede ver debido a los cambios que delatan en la persona que habrían rozado el otro lado.

Cuando “vuelven”, dice ella, de repente carecen de todo interés en lo material, hacen caso omiso del reloj (no hay tiempo en la eternidad), y son altruistas: “hacen cosas por los demás.”

“Ellos no tienen las mismas preocupaciones por el dinero y tiempo”, dijo Diane.

De repente tienen intereses y pasiones que son más importantes que ganar dinero – algo que puede ser difícil de aceptar para una esposa.

Tienen gran altruismo y muchas veces quieren dejar sus profesiones”.

Ella también recordó a un sacerdote que había “muerto”, volvió, y tuvo una perspectiva totalmente elevada.

“Él fue al otro lado y muchas veces se les da un propósito y uno de los últimos mensajes es el propósito de amar y perdonar”, ella enfatiza.

“Él estaba sorprendido”.

Un hombre expresó un desprecio absoluto por los anuncios de televisión y el exceso de confianza de la sociedad moderna en la tecnología.

diane corcoran

Diane Corcoran

 

REVALORIZACIÓN DE LO ESPIRITUAL

La cooperación con la naturaleza – la creación de Dios – se convierte en una preocupación primordial.

Mientras que hay para algunos hay preocupación de que muchas de estas personas luego tienden a deambular dentro la Nueva Era, Diane afirma que en su experiencia la mayoría se mantiene alejada de las creencias ocultistas.

Tienden hacia la religión que se plantearon, aunque ahora más activos como creyentes, y mirando más el lado espiritual que el institucional o “legalista” de la religión.

Un famoso vislumbre de la eternidad ocurrió, cuando se acercaba a la muerte, al gran teólogo católico, Santo Tomás de Aquino – que más tarde detuvo todos los escritos teológicos para concentrarse en lo espiritual.

chiste-muerte

 

SIN EMBARGO SE ESTABLECE LUCHA CON LA INCOMPRENSIÓN DE OTROS CUANDO VUELVEN

En otro caso, ella fue llamada al hospital a la cabecera de un médico que había pasado por el “túnel” y vio el campo con unos colores indescriptibles y flores.

Pero cuya experiencia estaba siendo descartada por sus compañeros médicos.

Nadie, dice, está preparado para lidiar con estas experiencias.
.
Que a menudo dejan a la persona que tuvo una muerte clínica en un estado de confusión y aislamiento.
.
Hasta que encuentran a otros que han tenido encuentros reveladores idénticos.

Los “últimos resistentes” en creer, dice, son los médicos, son los doctores, que como científicos todavía luchan por explicar las experiencias en términos médicos.

A ellos les vendría bien tomar en serie casos como este que relataremos.

howard storm

Howard Storm

 

ENCUENTRO DE UN PROFESOR ATEO CON JESÚS, EN UNA EXPERIENCIA CERCANA A LA MUERTE, QUE LE CAMBIÓ LA VIDA

 “Yo era un ateo doble”, dice Howard Storm, quien se convirtió en un profesor de arte titular en la Universidad del Norte de Kentucky a los 27 años de edad.

“Yo era un “sabelotodo” profesor de la universidad.
.
Y las universidades son algunos de los lugares de mentes más cerrada que hay”
, señala.

En el último día de una gira de arte de tres semanas en Europa, su grupo había regresado a su hotel en París después de una visita a la casa y el estudio del artista Delacroix.

Cuando Howard estaba en su habitación con su esposa y otro estudiante, de repente, dio un grito y cayó al suelo en agonía.

“Yo tenía una perforación en el estómago delgado, conocido como el duodeno”, recuerda.

Al principio, Howard pensó que había recibido un disparo, y miró a su alrededor para ver si podía detectar una pistola humeante.

Como él se retorcía de dolor en el suelo, pataleando y gritando, su mujer llamó a un médico.

Me dijeron que necesitaba cirugía de inmediato”, dice Howard.

“Es como tener un apéndice reventado.

Me dijeron que si no se llega en un plazo de cinco horas, probablemente fuera a morir“.

Howard tuvo la desgracia de que el accidente cae en sábado en un país con medicina socializada, y no pudo encontrar ningún médico.

tunel de la muerte fondo

Descubrió que

Los médicos franceses hacen siete cirugías a la semana, y después de hacer las siete cirugías, se toman el fin de semana”.

Lo colocaron en una cama sin sábanas ni almohada y no le ofrecieron ninguna medicación para el dolor.

Esperó en la sala durante 10 horas.

“Yo estaba acostado allí hacia el sur”, dice Howard.

Mientras tanto, el contenido intestinal se fugaba en su cavidad abdominal, que pronto daría lugar a peritonitis, un shock séptico y la muerte segura.

A las 8:30 pm una enfermera entró y dijo que aún no pudo encontrar un médico, pero que trataría de encontrar uno al día siguiente, domingo.

“Yo había estado luchando muy duro para seguir con vida, pero cuando ella dijo que no había ningún médico, sabía que era hora de dejar de luchar, dice Howard.

Sin embargo, el pensamiento de la muerte le daba miedo.

Estaba aterrorizado de morir, porque significaba el final de la historia”, señala.

Me pareció horrible que a los 38 años de edad, cuando me sentía poderoso y exitoso en mi vida, todo hubiera llegado a su fin de manera ridículamente lamentable.”

Howard hizo una apasionada despedida a su esposa, y le dijo que le dijera a sus amigos y al resto de su familia de su despedida.

Luego perdió el conocimiento.

experiencias cercanas a la muerte

 

SU EXPERIENCIA EN EL TÚNEL

No pasó mucho tiempo después de haber perdido la conciencia de que tuvo una experiencia muy inusual fuera del cuerpo, y se encontró de pie junto a su cama, mirándose a sí mismo tendido.

Mientras estaba allí, se dio cuenta de que no se sentía el dolor en su estómago. Se sentía más vivo que nunca, y sus sentidos parecían más elevados que lo habitual.

Trató de comunicarse con su esposa y otro hombre en la habitación, pero no respondieron, lo que le frustró.

“Me alegré de no tener el dolor, pero también yo estaba muy confundido y preocupado por la situación”.

“Yo vi mi cuerpo tirado en la cama, pero me negaba a creer que era yo.
.
¿Cómo podría ser yo, si yo estaba de pie allí?”
se preguntó.

De pronto oyó gente fuera de la sala llamando por su nombre.

Ellos hablaban Inglés, sin acento francés, lo que me pareció extraño, porque todo el mundo en el hospital o bien hablaba francés o con un fuerte acento Inglés.

Ven con nosotros”, le dijeron. “Apúrate, vamos”.

Howard fue a la puerta.

“¿Es usted el médico?”, preguntó.

“Necesito tener la cirugía. Estoy enfermo y he estado esperando mucho tiempo.”

Sabemos todo sobre ti, dijo uno.

Hemos estado esperando por ti. Es hora de que te vayas. Date prisa”.

monte de la muerte

Howard salió del cuarto y comenzó a caminar con ellos por un largo pasillo, que estaba muy poco iluminado, casi lúgubre.

“Me llevaron en un viaje muy largo a través de un espacio gris que era cada vez más y más oscuro, recuerda.

Caminaron un largo tiempo, y Howard se preguntó por qué él no estaba cansado cuando acababa de sufrir el peor día de su vida.

¿A dónde vamos? Howard les preguntó.

“¿Por qué está tomando tanto tiempo? ¿Cuál es el nombre del médico?”

“Cállate”, dijo uno.

“Cállate”, dijo otro. “No hagas preguntas”.

El miedo y la aprensión de Howard crecieron al mismo tiempo que perdía la confianza en sus guías.

Por último, estaba tan oscuro que estaba aterrorizado, y dijo,

Yo no voy a ir más lejos. Yo quiero volver. ”

“Ya casi ha terminado”, respondió uno.

Howard se mantuvo en sus talones:

“No voy más lejos”, dijo con firmeza.

angel de la muerte

 

UNA PELEA, UNA VOZ Y EL REPASO DE SU VIDA

Sus guías empezaron a empujar y tirar de él. Howard se defendió, pero fue superado horriblemente en número.

Tuvimos una gran pelea y la lucha se convirtió en tratar aniquilarme, que lo hicieron lentamente y con mucho gusto, dice.

La mayoría de ellos me mordían y desgarraban. Esto continuó durante mucho tiempo.

Me hicieron otras cosas para humillarme y violarme de las que no quiero hablar”.

Cuando Howard ya no fue “divertido” para ellos, se desplomó en el suelo, destrozado, incapaz de moverse.

Se quedó inmóvil durante unos momentos, completamente agotado. Entonces fue sorprendido por una pequeña de voz en su cabeza que decía:

“Reza a Dios.”

Pensó: No sé rezar. Yo ni siquiera creo en Dios”.

Entonces oyó la voz por segunda vez: Ora a Dios”.

“Pero yo no sé cómo rezar, incluso si quisiera rezar”, pensó.

¿De quién era esa voz, se preguntó?

Sonaba como su voz, pero las palabras eran completamente ajenas a su propio pensamiento.

Entonces oyó la voz por tercera vez repite el mismo mensaje.

Su mente vagaba de nuevo hacia sus días en la escuela dominical cuando era niño.

“Traté de recordar las cosas que memoricé cuando yo era muy joven”, dice.

Se esforzó por pensar en algo que pudiera orar.

Luego se las arregló para dejar escapar,

“El Señor es mi pastor y nada me faltará…”

Cuando la gente alrededor de él escuchó su intento de orar, se enfureció.

“No hay Dios y nadie te puede oír”, ellos gritaban, junto con otras obscenidades.

“Si te mantienes orando realmente te haremos daño.”

Pero Howard cuenta algo curioso.
.
Cuanto más rezaba y comenzaba a hablar de Dios, ellos más se alejaban de él.

Envalentonado, comenzó a gritar los retazos de la Oración del Señor, “El Himno de Batalla de la República” y “God Bless America”.

tune ecm

Finalmente, fue gritando los fragmentos de la verdad de Dios que pudo reunir de los huecos con moho de su banco de memoria.

¡Parecía que había funcionado! Incluso en la oscuridad, pudo decir que habían huido, pero no demasiado lejos.

Mientras yacía allí, Howard comenzó a revisar su vida.

“Llegué a la conclusión de que llevaba una vida miserable y que había ido por la cañería de la cloaca del universo.
.
Yo había ido a la fosa séptica con otra basura humana.

.
Y que estaba siendo procesado como basura como ellos”.

“Cualquiera que sea la vida que se supone que se acerca, me la perdí”, pensó.

Lo que recibí fue lo que me merecía y la gente que me atacó era gente como yo.

Eran mis almas gemelas. Ahora voy a estar pegado a ellos para siempre.”

Sentimientos de auto-odio y desesperación llenaron su mente.

Sus pensamientos flotaron de regreso a su niñez de nueve años de edad en la escuela dominical, recordaba yo cantando “Jesus Loves Me”, y lo podía sentir dentro de mí.

Cuando era niño, yo pensaba que Jesús era realmente genial, él era mi amigo y se haría cargo de mí.”

“Pero incluso si Jesús fuera real, ¿por qué se podría preocupar por mí?” -pensó.

“Es probable que me odie. Yo no voy a pensar más, le voy a preguntar”.

“No tengo nada más que perder. Voy a preguntarle a Jesús”

jesus y fieles

 

UN GRITO DE AYUDA

Luego, le gritó en la oscuridad:

“¡Jesús, por favor, sálvame!”

En un instante, una luz brillante parecía que se acercaba más y más.

Se encontró bañado en una luz hermosa, y por primera vez podía ver claramente la condición miserable de su propio cuerpo, espantosa para ser vista por sus propios ojos.

“Yo estaba casi todo sangrado.”

Inmediatamente reconoció a Jesús, el Rey de Reyes, el Salvador, el Libertador.

“Sus brazos se inclinaron, me tocó y todo lo curó, y estuvimos de nuevo juntos”, recuerda.
.
“Me llenó de un amor que nunca supe que existía.”

Luego cogió a Howard, al igual que un jugador de fútbol recoger a un compañero caído en el campo, puso sus brazos alrededor de él, y Howard lloró como un bebé en sus brazos.

Él me llevó de allí y nos dirigimos al lugar donde Dios vive.”

En su mente, Howard comenzó a pensar que Jesús había cometido un terrible error.

“Yo soy una basura y yo no pertenezco al cielo”, pensó.

Ellos pararon de moverse, y tanto Howard como Jesús estaban colgando en el espacio, en algún lugar entre el cielo y el infierno.

Nosotros no cometemos errores, dijo Jesús con ternura.

Podía leer todo en mi mente y poner su voz en mi cabeza”, recuerda Howard.

“Tuvimos conversaciones muy rápidas, instantáneas.”

ecm angeles punto de luz

Entonces Jesús le dijo a Howard que tenía ángeles que le mostrarían su vida.

“Fue una experiencia terrible, porque mi vida se deterioró después de la adolescencia.
.
Vi cómo me convertí en una persona egoísta, sin amor.
.
Tuve éxito, profesor titular de tiempo completo de arte a los 27, jefe de departamento, pero yo era un idiota.”

En esta repetición, vio su consumo excesivo de alcohol y el adulterio.

“Le fui infiel a mi esposa orgullosamente. Fue horrible”.

Por primera vez se dio cuenta que la forma en que vivió su vida dañó a Jesús.

“Yo estaba en los brazos de la más maravillosa, santa, amorosa, buena persona y estamos viendo estas cosas.

Vergonzoso ni siquiera comienza a describirlo.”

Mientras miraban juntos, Howard podía ver el dolor y la decepción en el rostro de Jesús.

“Cuando hice estas cosas era como meter un cuchillo en su corazón.”

“¿Tienes alguna pregunta?”, le preguntó a Jesús.

“Tengo un millón de preguntas”, dijo Howard

Y procedió a desahogarse de todo lo que podía imaginar preguntando a un ser omnisciente.

Jesús respondió a las preguntas de Howard con amabilidad y paciencia.

Cuando Howard no pudo pensar en otra cosa para preguntar, dijo,

“Estoy listo para ir al cielo ahora”.

“No vas a ir al cielo. Vas a volver al mundo”, respondió Jesús.

Howard comenzó a discutir, pero fue en vano.
.
Jesús le dijo de volver atrás y vivir su vida de manera diferente.

orando por bendiciones

 

VOLVIENDO AL MUNDO

A las 9:00 pm, Howard estaba de vuelta en su habitación del hospital en París.

Menos de 30 minutos habían transcurrido desde que perdió el conocimiento.

Cuando Howard abrió los ojos, escuchó a la enfermera decir,

“llegó el médico al hospital y vamos a tener la cirugía.”

Mientras lo sacaban de su habitación en una camilla, vio a su esposa en el pasillo.

“Todo va a ser realmente bueno ahora”, le dijo él a ella.

Cuando ella lo escuchó, lloró, pensando que eran palabras valientes.

Cuando Howard salió de la cirugía, con los efectos de la anestesia aun actuando, se dirigió a su esposa.

“Todo es amor”, le dijo. “No tienes que sufrir más.”

“Necesitas dormir”, respondió ella, pensando que estaba un poco ido por las drogas.

Luego se despertó de nuevo y comenzó a hablarle de Jesús y los ángeles, el cielo y el infierno.

personas trasluz ecm

“Ella era atea y no le gustaba.
.
Ella pensó que yo había perdido mi mente”
.

Lamentablemente, el matrimonio de Howard terminó en divorcio, después que ella lo dejó años después.

Cuando sus fuerzas se recuperaron, Howard comenzó a devorar la Biblia.

“Dado que ninguno de mis amigos ateos me creía, empecé a memorizar versos y yo les daba lecciones de la Biblia, pero eso no les sentó muy bien”, recuerda.

Creció su “desesperación” por congregarse en una iglesia, y comenzó a asistir a la iglesia de Cristo en Fort Thomas, Kentucky, parte de la Iglesia Unida de Cristo.

El pastor de Howard trabajó con él con paciencia, y después de tres años, Howard fue ordenado como ministro laico en su iglesia.

Sintiendo la llamada más profunda del ministerio, asistió al Seminario Teológico Unido en Dayton, Ohio y luego fue pastor de una iglesia en Covington, Ohio.

También escribió un libro sobre su experiencia: “Mi descenso hacia la muerte”, que él dice fue escrito principalmente para los no creyentes.

Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: