La leyenda relata que en 1721, unas mujeres lavando ropa en el Lago de Nicaragua vieron algo flotando.

Pero cada vez que se acercaba, las olas lo tiraban atrás.

Las mujeres fueron a decir a los frailes franciscanos de ello.

Y cuando llegaron y se metieron al agua, el bulto que flotaba fue derecho a sus manos.

SONY DSC

En la parte superior estaban escritas las palabras: “Para la ciudad de Granada“.
.
Dentro había dos imágenes de la Virgen, y la otra fue a la ciudad de Masaya.

Inmediatamente los padres franciscanos llevaron la imagen a la catedral en procesión.

La ciudad colonial de Granada, cuna de la Beata Sor María Romero, está a solo 45 kilometros de Managua, ha sido declarada patrimonio de la humanidad.

Fue fundada por el conquistador Hernández de Córdoba, siendo la primera ciudad española en lo que hoy es Nicaragua.

Su lugar a las orillas del Lago Nicaragua resalta su belleza y su valor estratégico, ya que el lago ofrece acceso al Atlántico vía el río San Juan.

Fundada en 1524, tanto la ciudad como su devoción a la Virgen Inmaculada, había estado una largo tiempo, cuando el filibustero americano William Walker invadió y se proclamó presidente de Nicaragua.

Cuando empezó a perder su guerra privada en América Central, dejó Granada, ordenando a la salida el incendio que la destruyó casi por completo el 23 de noviembre de 1856.

Entre los pocos objetos recuperados en buen estado fue la sagrada imagen de la Virgen de la Concepción, ahora en la catedral de Granada.
.
La Virgen se muestra matando a un dragón con una lanza, que se inscribe en el título dado en 1862, “General del Ejército de Nicaragua”.

.
La banda del ejército toca en su honor el 28 de noviembre, primer día de la novena previos a la fiesta de la Inmaculada Concepción el 8 de diciembre.

Nuestra Senora de Concepcion de Granada

 

ASPECTO DE LA IMAGEN

La imagen data del siglo XVIII. Mide metro y medio de alto.

A diferencia de la imagen de nuestra Señora del Viejo, tiene al niño Jesús en su brazo izquierdo y una lanza en el brazo derecho, con la que oprime la cabeza del dragón que está a sus pies.

La imagen manifiesta que el poder de la Virgen sobre el dragón procede del niño Dios.

El vence al dragón, pero quiso hacerlo por medio de Su Santísima Madre.

La lanza original era de plata maciza, pero el invasor inglés William Walker, al descubrirlo, se la robó.

La Virgen tiene la luna por escabel de sus pies. Su rostro es de Madre delicada; no tiene una sonrisa en sus labios, pero parece que la insinúa.
.
Los ojos de la imagen están atentos y la forma como tiene cargado a su Hijo revela que ella ofrece a quienes la miran “el amor de sus entrañas”.

El niño, a su vez, mira sorpresivamente a su Madre y a quienes la miran a Ella.

Todos los que la contemplan dicen que la imagen tiene una virtud particular en la expresión de su rostro.

Cuando alguien se postra a sus pies apenado por alguna desgracia, la Virgen presenta una cara de aflicción también.

Si llegan con alguna preocupación, su rostro luce preocupado, y aquellos que se presentan para darle las gracias por un favor concedido, la imagen se les muestra con una agradable sonrisa.

Así es una verdadera Madre, que se alegra con sus hijos y al mismo tiempo sufre con ellos si es necesario.

 

LA PATRONA DE GRANADA Y DE LOS MILITARES

La Imagen de la Concepción, que se venera en Granada, tiene el grado de “Generala de los Ejércitos de Nicaragua”.
.
Título concedido por el Gobierno del Presiente General Tomás Martínez en el año 1862, cuando se celebró el Concordato con la Santa Sede.

La solicitud de nombrar a la Virgen de Concepción “Generala”, fue hecha al Congreso Nacional tomando en cuenta que, cuando ocurrió el sitio de la ciudad de Granada en el 1854, por los Ingleses, esta imagen fue llevada en procesión a todas las trincheras granadinas.

Recorrió todas las líneas de fuego, y por esto se le atribuye a Ella la defensa de esta plaza que nunca fue tomada por los Ingleses.

Ella fue la que levantó la moral de los granadinos, que resistieron el ataque enemigo.

Es por esta misma razón que durante la octava de la función de la Purísima, los militares se encargaban de celebrarla.

El cuartel de Granada, en aquella época, era el primer arsenal de toda la República y muchos jefes del estado mayor y Oficiales, prestaban sus servicios en el cuartel.

El día que le tocaba a los militares, estos con los honores del caso, ponían a los pies de la Virgen una espada en reconocimiento a su grado militar de “Generala del Ejército Nicaragüense”.

Se disparaban salvas de artillería y la tropa completa asistía con toda reverencia a la Misa Campal.

Tanto en el Castillo de la Concepción como en el de San Carlos, existía la Cofradía de la Imagen de la Concepción y se encargaban de enviar las limosnas para los gastos de la función del 8 de Diciembre, Solemnidad de la Inmaculada Concepción.

El pueblo Nicaragüense se ha destacado siempre por su devoción a la Santísima Virgen, y hay un dicho que reza: “Un hijo de María jamás perecerá”.

El pueblo de Nicaragua es fiel hijo de la Virgen Santísima, y vemos en el transcurso de los años como Ella siempre le ha defendido, hasta el punto de no permitir que el comunismo se permaneciera en la nación.

Todos deberíamos de imitar a nuestros hermanos, y con corazón de niños acogernos bajo el amparo y protección de la Santísima Virgen, que siempre está dispuesta a defender a todos sus hijos.







catedral de granada nicaragua

 

MILAGROS QUE SE LE ATRIBUYEN

Sería interminable la lista de testimonios y milagros que se le atribuyen a la Virgen de Concepción, y es por esta razón que solo vamos a citar unos pocos.

En el 1833, Granada sufrió la primera epidemia de “Cólera”.

Las personas caían en las calles por montones.

Al ver tal mal, el pueblo acudió a su Patrona; la sacaron en procesión por las calles de la ciudad y al tercer día se notó que la peste menguó hasta desaparecer completamente.

El 20 de enero, de 1835, Nicaragua sufrió la erupción del volcán Cosigüina.

Por tres días reinó la oscuridad por toda la ciudad, debido a la cantidad de cenizas que caían del volcán.

Atemorizados, los granadinos sacaron a la imagen en procesión, por las calles de la ciudad y comenzó a hacerse de pronto, un círculo pequeño de luz, que mas tarde se fue agrandando hasta restablecerse la claridad del día.

En el año 1841 ocurrió una invasión de langostas, destruyendo los sembrados.

El hambre amenazaba a la ciudad. Nuevamente sacaron a la imagen en procesión por las calles de la ciudad y cuando estaba cerca del lago, notaron que una gran cantidad de gaviotas ensombreció el cielo.

Estas se precipitaron sobre las langostas hasta hacerlas desaparecer.

En 1850, un hulero de San Carlos, muy rico, fue picado por una culebra terciopelo.

El hombre entre espumarajos y retortijones, invocó el nombre de la Virgen de Concepción y se restableció de momento.

En agradecimiento por esta gracia recibida, encargó a un joyero que hiciese una culebra de oro.

Vino aquel hombre a donde la Virgen y, postrándose en veneración y agradecimiento, puso la culebra bajos sus pies.

Por algún tiempo se conservó la culebra de oro, pero también fue robada por William Walker, junto a la lanza de plata que tenía la Virgen en su mano derecha.

No en vano la ciudad de Granada y todo Nicaragua le tiene una devoción profunda a la Santísima Virgen.
.
Y donde quiera que haya un Nicaragüense, allí con gran seguridad estará la presencia de la Virgen porque en el corazón de todo Nicaragüense reina la Santísima Virgen María, Nuestra Señora de Concepción.

griteria-de-la-inmaculada-en-nicaragua

 

LA GRITERÍA A LA CONCEPCIÓN DE MARÍA

La gritería es una fiesta nicaragüense en honor a la Purísima Concepción de María.

Esta fiesta se celebra en todos los pueblos y ciudades de Nicaragua (y en los lugares donde la colonia nicaragüense es importante como en Estados Unidos, Costa Rica y El Salvador) teniendo especial relevancia en León de donde es originaria.

Se celebra la noche del 7 de diciembre, víspera de la fiesta católica de la Inmaculada Concepción de María.
.
Consiste en recorrer la calles y visitar diferentes altares en honor a la Virgen María,
algunos de ellos improvisados en casas particulares, realizando rezos, cánticos y quemando pólvora (echando cohetes pirotécnicos).
.
A la vez que se grita ¿Quién causa tanta alegría? y se responde La Concepción de María.
.
Se reparte a los devotos caña de azúcar, limones, naranjas, cajetas, juguetes, vasos, huevos chimbos (caramelos tradicionales), nacatamales, arroz, etcétera.

El creador de La Gritería fue monseñor Giordano Carranza, en el año 1857, que con fe y entusiasmo toca los corazones espirituales del pueblo para visitar casa para “gritar” a la Purísima, construyendo con sus propias manos altares y enramadas.

Después esta tradición se trasladó a Masaya y Granada, y se inició la Gritería en todos los barrios y rinconadas de Monimbó en Masaya y sus municipios.

Ese día, frente a la plaza de la parroquia San Felipe, en el municipio de León, 90 kilómetros al noroeste de Managua, el sacerdote Gordiano Carranza, acompañado de una imagen de la virgen María y ante cientos de fieles marianos, lanzó el grito de: “¿Quién causa tanta alegría?”, a lo que respondió: “La Concepción de María”, de acuerdo a historiadores.

A cambio de rezar y cantar, los feligreses reciben dulces, frutas, trozos de caña de azúcar y en algunos casos pequeñas bolsas con arroz, fríjoles, azúcar y otros tipo de regalos en medio de la quema de abundante pólvora.

Los protagonistas de las romerías van dotados de novenarios para cantar a la Virgen, incluso a veces amenizados por bandas filarmónicas, y también llevan bolsas para llenarlas con los obsequios que reciben.

Las demostraciones de fe a “La Conchita”, como llaman a la Inmaculada Concepción de María, se desarrollan con más intensidad en León y en Granada, 45 kilómetros al sureste de esta capital, las ciudades rivales durante la Guerra Nacional de 1856.

¡VIRGEN DE CONCEPCIÓN, RUEGA POR NOSOTROS!







Fuentes:

 

Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: