En 1578, un pastor que invernaba sus ovejas las extravió, pidió ayuda a la Virgen.

Ella le indicó donde estaban y en el lugar luego se encontró con la imagen suya.

madonna de Poggio di Roio

Esta fue llevada a lomo de mula a su pueblo, pero al llegar a Poggio di Roio la mula no quiso caminar mas.
.
Entonces los pastores la llevaron en hombros a la Iglesia de su región.
.
A la mañana siguiente la imagen no estaba, había vuelto a Poggio di Roio, donde luego le levantaron un santuario.

Roio es una fracción de la ciudad del Aquila, de la que está a unos 7 kilómetros, pero en tiempos pasados constituía una Comuna.

Fue uno de los tradicionales 99 castillos que forman la ciudad antigua.

Es el resultado de cuatro aglomerados o villas, dispersas en el anfiteatro del amplio valle, probablemente el fondo de un lago prehistórico: Roio Piano, Santa Rufina, Colle di Roio, Poggio di Roio, el cual termina en una colina por encima de la que se encuentra el gracioso Santuario de la Madonna della Croce.

La estatua de la Madonna di Roio, es de madera de cedro dorado, dice la leyenda que proviene de Apulia, y que no parece una obra de arte de Abruzzo, está trabajada con un bisturí fino y se caracteriza por la línea armoniosa y agradable.

El Padre Serafino Montoro en su libro “Zodiaco de María”, impreso en 1715, pasa historia del descubrimiento de la estatua de Nuestra Señora que adorna el santuario de Poggio di Roio.

interior santuario de poggio di roio

 

LA APARICIÓN Y EL HALLAZGO

Hay un fenómeno típicamente Abruzzese de la trashumancia, la migración estacional de los rebaños.

Durante el invierno, los rebaños se desplazan por las zonas de colinas y montañas de Abruzzo hacia Puglia, y por el contrario, en medio del verano, vuelven a Abruzzo.

En diciembre de 1578, un pastor llamado Felice Calcagno, un nativo de la tierra de Lucoli, mientras invernaba en Puglia, en un bosque llamado Ruo, tiene la desgracia de perder a la grey confiada a su custodia.

A pesar del esfuerzo, es incapaz de localizar a las ovejas perdidas.

Temiendo con razón un gran castigo de sus amos, le ruega a la Madonna con mucho fervor su ayuda en una situación tan triste.

La Virgen María, Consoladora de los Afligidos, aparece con la forma de una bella Señora con el Niño Jesús en brazos, rodeada por un haz de luz, y le indica el lugar al que huyeron sus ovejas.

Ante la aparición Felice queda muy emocionado. Recuperado de la sorpresa encuentra en el lugar indicado a la grey, y le informa a los demás pastores del milagro.

Estos últimos, impulsados por la curiosidad, regresan al lugar pensando que todavía está la hermosa Señora.
.
Pero hay una estatua en madera de cedro, de tamaño natural, con las mismas formas y características que el pastor afirma haber visto en la Señora desconocida.

Maravillados piensan que han encontrado un verdadero tesoro, llevaron la estatua con reverencia a su cabaña, con la intención de ponerla en su tiempo, en alguna iglesia de Lucoli como algo milagroso.

Cuando la primavera llegó fue el momento de su regreso de Puglia a sus montañas de Abruzzo, la estatua milagrosa fue colocada en una mula.
.
Pero después de varios días de viaje, en la Cruz del Castello di Roio, donde ahora está la iglesia de San Leonardo, la bestia dobló las rodillas, y ya no quiso continuar.

Los intentos fueron vanos la mula se había caído como que si se hubiera roto las piernas, entonces estos buenos pastores cargan la estatua y la llevan a hombro hasta Lucoli.

La mañana siguiente, sin embargo, la estatua no estaba allí: milagrosamente regresó a Roio, al mismo lugar donde se había inclinado la mula.
.
Entonces, los habitantes de Roio, felices por un tesoro tan valioso e inesperado, construyen rápidamente una iglesia en honor de la Virgen.

santuario de poggio di rpio

 

EL SANTUARIO

La estatua se coloca y permanece en la iglesia de San Leonardo hasta 1625, año en el cual la iglesia se amplia y comienza a llamarse Santuario de Santa Maria della Croce.

Se le da este título, ya que se encuentra frente de la colina en la que, hace algunos siglos, se alza sobre un pedestal de piedra, una cruz llevada por algunos caballeros que volvían de las Cruzadas a Tierra Santa, con la intención de construir un calvario similar al de Jerusalén.

 

LAS GRACIAS

Numerosas son las gracias otorgadas por la Virgen a los fieles, que con confianza recurren a ella, incluso de países y tierras lejanas.
.
En 1656, durante la terrible peste que asoló la región, la Estatua de Nuestra Señora, por deseo del obispo, fue llevada en procesión solemne al Aquila, y la plaga se detuvo.

Un gran cuadro de Francesco Speranza, ubicado en la puerta de la izquierda del santuario, recuerda la gran procesión penitencial con la estatua de la Virgen en 1779 pidiendo la lluvia, después de la gran sequía que afectó al país durante meses.
.
Tan pronto como la estatua de la Virgen salió del santuario, cayó una fuerte lluvia que duró hasta el día siguiente.
.
Los campos cambiaron instantáneamente de aspecto, la cosecha de maíz fue tan abundante que todo el mundo recuerda el milagro de la lluvia.
.
La Virgen, como siempre, escucha las oraciones de sus hijos.

Inmediatamente después de la guerra, surgió cerca del Santuario el Instituto “Santa Maria della Croce”, que durante más de veinte años ha desempeñado un papel de asistencia educativa para los niños necesitados y en 1985 se convirtió en el casa de hospitalidad.

A lo largo del viejo camino, que ahora tiene el nombre de “Via Mariana”, 15 capillas se han levantado ilustrando, en artístico mosaico, los misterios del Rosario, y en el Via Crucis la culminación de los tres votos emitidos en 1942, en plena tormenta de la guerra, del arzobispo de Aquila Mons.Carlo Confalonieri, después cardenal de la Iglesia romana.

El 30 de agosto de 1980, el Papa Juan Pablo II visitó el santuario y rezó con devoción la antigua oración:

“Santísima Virgen, que por vuestra imagen, nuestros pastores emigraron a tierra de Apulia, felizmente recuperada y transportada a Abruzzo, que eligiste como hogar y lugar de predilección a Poggio de Roio del Aquila, y que en el templo de gracia, erigido por la piedad de nuestros antepasados, concediste una fuente de dones celestiales, a tus hijos de cerca y de lejos; renueva con ellos tu alianza y consuélalos con tu bendición. Amén.”

El día que el Papa Benedicto XVI visitó el pueblo de Abruzzo luego del terremoto que asoló la zona, la estatua fue transportado a la plaza de la Guardia di Finanza de Coppito.

“A María, Virgen de Roio, Nuestra Señora de la Cruz, Madre de nuestra esperanza”, el Papa Benedicto XVI concedió la rosa de oro.

El don del Santo Padre es un objeto de valor simbólico.

Desde el año 1096 se ofrece como una señal de honor a los reyes y reinas que representan y defienden el cristianismo.

Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: