El relato oral precisa que esta diminuta imagen de la Virgen María fue hallada en los montes de Montiel el 4 de diciembre del año 1620 por el pastor aragonés llamado Graciano.

Es una de las más pequeñas de la diócesis de Valencia puesto que sólo mide trece centímetros de altura

VirgenDeMontiel-BENAGUASIL







Este pastor veía unos resplandores en una cueva y fue a informar al párroco.
.
Subieron los dos y hallaron la pequeña imagen.
.
La cual fue trasladada a Valencia por el Batle real, pues Benaguacil era propiedad del Rey.

Con motivo de una sequía la imagen de la Virgen de Montiel fue llevada a Benaguacil por mandato del arzobispo Aliaga.

MONTIEL es una atalaya de la comarca del Camp de Turia. Rodeada de inmensos campos de naranjos cuyo color verde oscuro armoniza con los cultivos de cebolla, de azul verdoso, que alfombran el valle.

Desde allí se contempla un grandioso jardín cuyo horizonte es el mar Mediterráneo, que se divisa al fondo como un brillante hilo de plata que enmarca este bellísimo cuadro natural.

A la izquierda, el monasterio de Sant Miquel de Luna compite en protagonismo. Mientras, la sierra Calderona resguarda el lugar de los frios vientos del Norte.

El pueblo se extiende y cobija a los pies del Monte Sagrado, y los restos humanos hallados en la cueva de San José, indican que fue habitada en la Edad del Bronce.

El hombre prehistórico ya elegía el cerro de Montiel para comunicarse con el Dios Sol.

`fiesta de montiel

 

EL HALLAZGO

La historia del Ermitorio comienza un cuatro de Diciembre de 1620, cuando el pastor Graciano apacentaba su rebaño por aquellos lares.
.
Era un atardecer cuando el frío le obligó a refugiarse en una cavidad mientras vigilaba sus ovejas.
.
En la penumbra, le llamó la atención algo, como una luz mortecina de candil que salía de una rendija.
.
Se asomó al hueco y no vio nada, pero cuando se alejaba, un resplandor iluminaba el lugar.

Impresionado por la visión, dejó solo el rebaño y bajó corriendo al pueblo a contar lo sucedido al párroco.

Subieron mozo y mosén al monte y, entrando en la balma con un farol, vieron una pequeñísima imagen de mármol blanco que representaba la Virgen con el Niño.

El primer grabado, de autor anónimo, y del siglo XVIII, presenta la imagen sobre una peana renacentista, bajo un dosel.

Sostiene en su mano izquierda un rosario, y con la derecha el niño Jesús, aspecto este original, pues normalmente las imágenes de la Virgen sostienen al niño Jesús en su brazo izquierdo.

Al pie de la imagen una media luna, puesto que este atributo no es exclusivo de la imagen de la Purísima Concepción

En el año 1523, el emperador Carlos I, promulgó un edicto por el cual ordenaba que, en el plazo de un año, serían expulsados de la Península todos los musulmanes residentes en el Reino que no estuviesen bautizados.

Ante tan drástica situación que les obligaba a renegar de su fe, los hijos de Alá se levantaron en armas.

Uniéronse los residentes de los pueblos circundantes, Bétera, Paterna, Villamarchance y Llenisanó, haciéndose fuertes en Benaguacil.

Durante cinco semanas vivieron sitiados, hasta que capitularon ante las tropas del gobernador de Valencia.

En ese estado de agitación social, es fácil suponer que algún cristiano temiendo que los airados moriscos profanasen la figura de la Virgen, la escondiese en la cima del cerro, en la gruta, dónde el gañán Graciano la encontró noventa y cinco años después.

ermita_montiel

 

EL SANTUARIO

En mayo de 1644 se comenzó a construir la ermita en el monte cercano a Benaguacil, siendo bendecida en 1651.

En enero de 1796 comenzó a construirse la segunda ermita, la actual, inaugurada en 1800.

Fue coronada canónicamente en 1921 por el papa Pío XI. En 1936 fue escondida esta imagen por el párroco de la población, don Fermín Gil Navarro.
.
Pero Don Fermín falleció sin haber revelado su secreto y el resultado es que al presente se desconoce su paradero.
.
La imagen actual es una reproducción de la original, como aquella en mármol blanco, hecha a partir de fotos y de grabados antiguos”.

El Santuario de Montiel lo custodian las religiosas Terciarias Capuchinas de la Sagrada Familia, porque está ligado a la vida de las primeras hermanas, en la peste de finales del siglo XIX.

Y está compuesto, “in situ”, a los pocos días de que una hermana Terciaria Capuchina, Inés Arango Velásquez (colombiana) murieran en la selva de la Amazonía Ecuatoriana junto con su obispo, Mons. Alejandro Labaka (21 julio 1987), alanceados por los indígenas, a quienes amistosamente querían llevar el amor, la paz y el Evangelio.







El título de “Reina de los mártires” es el único título que se dio a la Virgen de Montiel en el Acta de colocación de la primera piedra de las obras reemprendidas el 4/XII/1949

El Santuario interiormente está distribuido en una sola nave, y la bóveda de cañón se asienta en dos arcos.

Ocupa el altar mayor una gran hornacina pintada de azul, con profusión de ángeles barrocos rodeando un relicario donde se venera La Mare de Déu de Montiel.

Benaguacil, a finales del setecientos estaba rodeada de murallas.

En aquel entonces se cultivaban moreras cuyas hojas servían de alimento a los gusanos de seda.

Cada familia cuidaba con esmero en las andanas sus capullos de los que obtenían grandes beneficios en la Lonja de Valencia.

La primitiva Ermita, así corno las sucesivas, se sufragaron en gran parte, con los donativos de la seda, que una comisión recogía por la población

procesion virgen de montiel

 

LAS FIESTAS

Cada año. con gran solemnidad, el día ocho de Septiembre, se celebra la festividad de Nuestra Señora de Montiel.

La bajada de la imagen desde el Santuario a la Iglesia parroquial, es un acto espectacular.

Cuando al atardecer sale de su Ermitorio, mientras el sol se oculta lentamente en la sierra Martés, un reguero de luces se mueve oscilante en zigzag bajando por el camino en el que resaltan los blancos casalicios del Vía Crucis.

Colocada en unas andas barrocas dónde destacan dos Arcángeles que sostienen el relicario en el que va depositada la Virgen.

La peana ornamentada con profusión de angelotes dorados es de gran efecto plástico.

Y en la hora mágica de la tarde otoñal, el olor de las flores se entremezcla con el de la cera; mientras, las interminables filas serpenteando el monte van entrando en la población,

Y llega el día de acción de gracias patrocinado por el Ayuntamiento en razón de un voto formulado en 1700.

Por la tarde, una procesión formada sólo por hombres, siguiendo el curso de las antiguas murallas que cercaban la población con cirios encendidos, repiten un hecho histórico: y es que en medio de un silencio impresionante van entrando en la Iglesia los primeros cuando todavía no han salido los últimos; es decir que La totalidad del recorrido queda cubierto por los partidpantes.

Las fiestas finalizan con la subida de la Virgen al Santuario. Esta tiene lugar el último domingo de Septiembre.

La venerada Imagen es escoltada por los párrocos hijos del pueblo.

Y el repique de tambores resuena en la montaña roto por el estampido de cohetes y el volteo de campanas.

Arriba, cuando entre dos luces entra la Imagen en su Santuario, la emoción se des borda con el canto de su Himno.

Y desde aquel extraordinario mirador, se observa como los pueblos del contorno se van iluminando, mientras la montaña se adormece con la brisa que le llega del Mare Nostrum

ORACIÓN

La blanca y diminuta imagencita
cual cándida paloma se ha escondido,
metida en la hendidura de la peña
en búsqueda y espera de un sencillo.

Oh Virgen pura, regia y campesina,
amiga de montañas y aire limpio,
enséñanos tu rostro, toda bella,
oh tú que cautivaste a quien te hizo.

Montiel es casa abierta, azul del cielo,
y en casa está la Madre con el Niño;
la Virgen pequeñita ensancha el manto,
que nadie ha de quedar sin su cobijo.

Montiel de paz, porciúncula de gracia,
aquí donde la pena encuentra alivio;
aquí nació en la Iglesia una familia,
cual dádiva de amor y de servicio.

Pequeñas y sencillas como ella,
que sea Nazaret carisma vivo;
que sea nuestro estilo la acogida,
la audacia del amor hasta el martirio.

¡Oh Virgen fiel, oh Reina de los mártires,
oh Virgen coronada por tu Hijo,
a él, Jesús, el bien de todo bien,
contigo por su amor le bendecimos. Amén.

Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: