En el Camino Francés a Santiago hay una historia obligada al llegar al tramo de Santo Domingo de la Calzada.

Ds el milagro del ahorcado donde el gallo cantó después de asado.

“El milagro del gallo” es una de las historias más conocidas en la ruta jacobea y en La Rioja. 

gallo en la catedral de santo domingo de la calzada

En realidad estamos en presencia de la leyenda de un Milagro en dos partes, o quizás dos milagros.
.
El originario del “Pendu Suspendu” o del ahorcado suspendido.
.
Y la segunda parte con la incorporación del Gallo que cantó después de asado.

Esta leyenda de este lugar de mágica belleza transcurre en la localidad de Santo Domingo de la Calzada, que está situada a orillas del río Oja.

Y es tan importante la leyenda para el municipio, que se la considera bien de interés cultural por parte del Gobierno de La Rioja.

Al punto que debido a la leyenda, en la catedral siempre hay un gallo y una gallina vivos, que pueden verse en la jaula en la imagen que encabeza este artículo.

mapa del camino frances a santiago

 

LA PRIMERA PARTE DE LA LEYENDA

La primera parte de esta leyenda, la historia del peregrino ahorcado, se cuenta en muchísimas colecciones medievales de milagros.

El milagro suele situarse en la ciudad francesa de Tolosa.

La nacionalidad de la familia varía entre alemana y francesa; pero el milagro siempre es el mismo.

La versión del camino francés es que llegó a Santo Domingo de la Calzada un matrimonio alemán con su hijo de dieciocho años llamado Hugonell.

Procedente de Ad Sanctos (Xanten, en la diócesis de Münster, pero hasta 1821 del Arzobispado de Colonia).

Cuenta la leyenda popular que ese piadoso matrimonio de grandes virtudes y profunda religiosidad, tras diez años de matrimonio no habían tenido descendencia.

Por lo que su gran anhelo era concebir un hijo, lo que devotamente, imploraban a Nuestro Señor y a la Santa Virgen María.

No habían perdido la esperanza de tener descendencia, y cada día en sus oraciones solicitaban la gracia encarecidamente.

monumento a santo domingo de la calzada delante de la catedral

Monumento a Santo Domingo de la Calzada

Una noche, se les apareció la Virgen María anunciándoles que Dios les concedería la gracia de tener un hijo.
.
Pero cuando éste fuese mayor, debían llevarlo en peregrinación al sepulcro del apóstol Santiago en el fin del mundo.

Efectivamente la mujer dio a la luz un hijo que crecía hermoso y guapo; y que constituía el orgullo de sus padres y el encanto de cuantos le conocían.

Al cumplir el muchacho los quince años de edad, los padres decidieron cumplir con la peregrinación pendiente para dar gracias por la merced concedida.

Al llegar en peregrinación a Santo Domingo de la Calzada, para pasar la noche se quedaron en una hospedería de peregrinos, que estaba atendida por la joven hija del hospedero.

Esta chica, prendada de la belleza del muchacho le asedió para obtener su amor, pero el muchacho la despreció.

Ella, llena de coraje, sintió deseos de venganza.

Esperó a que el muchacho estuviese dormido y entró sin hacer ruido en su habitación, para esconder en su saco de viaje un precioso cáliz de oro, labrado por un afamado artista y adornado con perlas y piedras preciosas de incalculable valor.

Al amanecer los peregrinos emprendieron su camino.

El hospedero, viendo que había sido objeto de un robo, denunció a la Justicia la sustracción del cáliz, manifestando que los últimos huéspedes habían sido tales peregrinos.

Así fueron en persecución de los peregrinos.

Al poco alcanzados por el juez, los alguaciles y el hospedero, y se les acusó del robo.

Los peregrinos lo negaron rotundamente, jurando por lo más sagrado que ellos no habían cogido nada y nada sabían del cáliz ni del robo.

Pero para salir de dudas los alguaciles a una orden de la Justicia les hizo un registro, de forma que al abrir el saco del muchacho encontraron el cáliz de, oro con gran sorpresa de los peregrinos.

Llevando las autoridades al denunciado hijo como ladrón.

Se instruyó la causa, condenando al muchacho a morir en la horca por robo, aplicando la ley vigente.
.
Sin que de nada sirvieran sus protestas de inocencia ni las súplicas de sus afligidos padres.

Dictándose finalmente  la sentencia, el muchacho fue conducido al cadalso y allí se cumplió el fallo.

Los padres, sintiéndose sin valor para presenciar la ejecución de su inocente hijo, continuaron su peregrinación a Santiago, sin encontrar consuelo a su horrible dolor.







catedral de santo domingo de la calzada

Catedral de Santo Domingo de la Calzada

Enajenados por los sufrimientos no habían pensado antes en dar sepultura sagrada a los restos de su hijo.

Y entonces decidieron desandar el camino y pedir el cadáver para enterrarlo ellos piadosamente.

Al acercarse al pueblo, el padre iba quejándose a grandes gritos de que Dios no le hubiera enviado la muerte a él en vez de a su hijo.

Y cuando ya llegaban cerca vieron a lo lejos el cuerpo de su hijo que seguía colgado del patíbulo.

Anhelantes, se aproximaron a él y oyeron la voz de su hijo, que les reprochaba sus quejas y su poca resignación ante los designios divinos.

Maravillados al oírle, corrieron a abrazar a su hijo.
.
Y éste les refirió cómo se le había aparecido una esplendorosa Señora, que era la Virgen María, llena de gloria y majestad, con resplandecientes vestiduras.
.
Y acompañada de un venerable anciano que le dijo ser Santo Domingo de la Calzada.

Entre los dos le habían sujetado por los brazos, para librarle de la muerte y que no recibiera el menor daño.

Y le alimentaron prodigándole toda clase de consuelos y de ternuras.

Y aquí viene la segunda leyenda o segunda parte de la leyenda.

lugar para fotografiarse con el gallo de santo domingo de la calzada

 

EL GALLO CANTA

Los padres, radiantes de júbilo, corrieron a dar cuenta del milagro al Juez.

Pero éste, que se hallaba comiendo, se negó a creer que estuviese vivo después de ahorcado.

Y les dijo, señalándoles un pollo asado que estaba sobre la mesa:

“Tan imposible es que este pollo resucite como que vuestro hijo viva”

Al momento, ante su vista, el pollo se levantó de la cazuela, y batiendo las alas, voló diciendo:

“Prodigioso es el Señor en sus santos”

Atónitos, se trasladaron todos inmediatamente al lugar donde estaba el ahorcado, y lo encontraron con vida.

Y descolgándolo se lo entregaron a los padres.

Ante aquel milagro divino, revelador de la inocencia del muchacho, el Juez revisó la causa, tomando declaración a la hija del hostelero.

Quien acosada ante las preguntas del tribunal, confesó su crimen, siendo ella condenada a muerte en la horca.

Pero los buenos padres del muchacho, no queriendo ensombrecer con ninguna muerte la prodigiosa salvación de su hijo, acudieron a suplicar al Tribunal el indulto de la joven.

Consiguiendo por su intercesión que fuera conmutada por la pena de cortarle el pelo y vestirla con hábito de monja.

Y así permaneció toda su vida haciendo penitencia para conseguir el perdón de su delito.

escultura de santo domingo de la calzada

Estatua de Santo Domingo de la calzada

Al muchacho le tomó el obispo bajo su protección, y con él y con sus padres llegaron a dar gracias ante el sepulcro del apóstol Santiago, que le había protegido durante su vida.
.
Y allí se hizo presbítero y vivió santamente, glorificando a Dios hasta el fin de sus días.

Esta segunda parte, el prodigio del gallo pretende apoyar la verdad del primer milagro, y es propia de Santo Domingo de la Calzada.

Entrando a la iglesia del pueblo, el peregrino medieval podía ver una caja de hierro que encerraba un gallo y una gallina, descendientes, se afirmaba, de las aves asadas que cantaron.

Los peregrinos recogían las plumas caídas de las aves sagradas, o se las pedían al sacristán, y las exhibían, orgullosos, en sus sombreros.

Se decía, además, que si las aves comían las migajas de pan que los romeros les subían en las puntas de sus bastones, era una señal cierta de que llegarían salvos a Compostela.

Hasta hoy en día los cantos del gallo en la iglesia se consideran signo de buen augurio.

decoracion en la catedral de santo domingo de la calzada sobre el gallo







El peregrino Hermann Künig en el siglo XV afirma haber visto el cuarto donde las aves se echaron a cantar y el horno donde fueron asadas.

Otros documentos de peregrinos recuerdan que la camisa del peregrino ahorcado se conservaba en la iglesia.
.
Y que la horca misma estaba puesta en lo alto de una de sus paredes.

Estos artefactos se han perdido, pero el famoso Gallinero de Santo Domingo de la Calzada, sin duda la más curiosa decoración que jamás ha ostentado iglesia del mundo, con su marco gótico tardío y sus rejas doradas, sigue alojando a un gallo y una gallina blancos, descendientes de aquellas aves que cantaron después de asadas.

Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: