“No es exagerado decir que el destino de Japón y el mundo entero dependen del reactor N º 4” de Fukushima [2012-04-09]

[SdeT] Esta frase la envió el diplomático japonés Akio Matsumura en una carta al Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, hace un par de semanas, alarmado por la evolución de los trabajos en la planta nuclear de Fukushima, que colapsó luego del terremoto de Japón de hace un año y el posterior tsunami.

No es nuestro estilo afiliarnos a comunicaciones catastrofistas, que la mayoría de las veces están concebidas para sembrar el pánico, quitarnos la paz y manipular nuestras opiniones. Pero no estaría de más tomar en cuenta este caso y hacer alguna oración.

Hace mucho tiempo que el desastre nuclear de Fukushima desapareció de los titulares mundiales, sin embargo la crisis se encuentra en una etapa crítica y el gobierno japonés ha elaborado planes de contingencia para la evacuación potencial de los 39 millones de habitantes de Gran Tokio.

Tanto la Comisión de Regulación Nuclear (NRC) de EE.UU. y la empresa de energía nuclear francesa Areva, han advertido que el reactor número 4 es el “eslabón más débil” de todo el complejo de Fukushima y está en riesgo de colapso.

Con el techo del complejo arrasado, si el lugar de almacenamiento del combustible gastado cediese, el combustible nuclear se sobrecalentará y explotará, extendiendo la lluvia radioactiva en una amplia zona.

En las últimas semanas el Diplomático Akio Matsumura está advirtiendo que el desastre de la central nuclear de Fukushima en Japón, en última instancia, puede convertirse en un acontecimiento capaz de extinguir toda la vida en la Tierra.

Matsumura ha publicado una entrada sorprendente en su blog a raíz de una declaración hecha por el ex embajador de Japón en Suiza, Mitsuhei Murata, sobre la situación en Fukushima.

Al hablar en una audiencia pública del Comité de Presupuesto de la Cámara de Consejeros el 22 de marzo de 2012, Murata advirtió que “si el edificio paralizado de la unidad del reactor 4 – con 1.535 barras de combustible en la piscina de combustible gastado de 100 pies (30 metros) por encima del suelo se desploma, no sólo provocará que se apaguen los seis reactores, sino también afectará a la piscina común de combustible gastado que contiene 6.375 barras de combustible, ubicado a unos 50 metros del reactor 4, escribe Matsumura.

En ambos casos las barras radiactivas no están protegidas por un recipiente de contención; peligrosamente, están abiertas al aire. Esto, sin duda, podría causar una catástrofe global como nunca antes se ha experimentado. Hizo hincapié en que la responsabilidad de Japón al resto del mundo es incalculable. Esta catástrofe podría afectarnos a todos durante siglos. El Embajador Murata nos informó que el número total de barras de combustible gastado en el sitio de Fukushima Daiichi, excluyendo  las varillas en el recipiente de presión, es de 11.421. 







Matsumura, a continuación, le preguntó a Robert Álvarez, ex Asesor Principal sobre Políticas del Secretario y Secretario Adjunto de Seguridad Nacional y Medio Ambiente en el Departamento de Energía de EE.UU., sobre el impacto de  una catástrofe con este tipo de adicional en Fukushima.

Contener la radiación en las instalaciones estropeadas no será hazaña pequeña, explicó Álvarez. “El combustible gastado del reactor no puede ser simplemente levantado en el aire por una grúa como si se tratara de una carga de rutina. Con el fin de prevenir la exposición a una radiación grave, incendios y explosiones posibles, debe ser transferido en todo momento en agua y en estructuras fuertemente blindadas en barriles secos“, le dijo Alvarez a Matsumura.

A continuación, dijo que los 11,138 conjuntos de combustible agotados almacenados en la planta de Fukushima contienen “134 millones de curios de cesio-137 que es – aproximadamente, 85 veces la cantidad de Cs-137 liberados en el accidente de Chernóbyl, según las estimaciones del Consejo Nacional de Protección contra la Radiación de EE.UU..”

“Es importante que el público entienda que los reactores que han estado operando por décadas, como los situados en Fukushima Dai-Ichi- han generado algunas de las mayores concentraciones de radiactividad en el planeta”, concluyó.

Matsumura admite que esto es un número sorprendente y difícil de comprender. Él escribió que el cesio-137 liberado es 85 veces más que en Chernobyl “destruirá el medio ambiente mundial y nuestra civilización. Esto no es ciencia de cohetes, ni está conectado con el debate pugilístico sobre las plantas de energía nuclear. Esta es una cuestión de supervivencia humana”.

Akio Matsumura envió una carta al Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, el 25 de marzo, donde expresa que “No es exagerado decir que el destino de Japón y el mundo entero dependen del reactor N º 4. Esto se ve confirmado por los expertos más fiables, como el Dr. Arnie Gundersen o el Dr. Fumiaki Koide “, le escribió a Ki-Moon. “El mundo se ha hecho muy frágil y vulnerable. El papel de las Naciones Unidas es cada vez más vital. Le deseo la mejor de las suertes en su noble misión“

“No se sabe aún si esta situación ya se registra en el radar de las Naciones Unidas”.








Fuentes: Info Wars, Signos de estos Tiempos

Más noticias relacionadas

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis: