El Yoga se asocia con ejercicios de relajación y cuidado del cuerpo.

Pero el Yoga es una antigua religión pagana.

Tiene detrás la filosofía Hinduista que cree en la reencarnación y da más trascendencia al Yo que el cristianismo.

Hay muchas partes en ella: como el estiramiento, la meditación y la adoración a divinidades.
.
Pero todos estos aspectos están conectadosinexorablemente.

La tradición cristiana reconoce que el cuerpo es templo del Espíritu Santo y por lo tanto merece respeto y un cuidado adecuado, y su postura puede ayudarnos a poner mejor atención en la oración o a abrirnos a lo oculto.

Por esta razón, es tradicional que el catolicismo no acepte el Yoga y no lo recomiende a los cristianos.

Pero paralelamente su uso como técnica corporal está cada vez más extendido, incluso entre los cristianos, y hay sacerdotes cristianos reconocidos que lo recomiendan y se practica el yoga incluso en algunas parroquias.

Leer también:

 

LLAMADOS A LA PRECAUCIÓN

El Padre Jordi Rivero recomienda mucha cautela:

Los centros de yoga suelen ser lugares de promoción (velada o abiertamente) para las creencias orientales, el hinduismo y la nueva era. Se ofrece literatura, otras reuniones…  El ambiente va influyendo paulatinamente.

Los libros de yoga pueden incluir enseñanzas hindúes o de la nueva era.

El cristiano no debe tratar de poner su mente en “blanco”, hacer “mantras” o tener “experiencias” extrasensoriales.

¡Cómo le gusta al enemigo de Dios que la gente se relaje y ponga su mente en blanco cuando él está rondando! 

Una mente abierta a que entre cualquier espíritu sería fácilmente penetrada por el demonio.

La oración cristiana se centra en Jesucristo Nuestro Señor de manera que la mente se somete a Él. No permitimos cualquier intruso.

En el libro del Padre Mitch PacwaCatólicos y la Nueva Era, describe el Yoga como la categoría de disciplina hindú destinadas a unir a una persona con lo divino.

Él afirma:

“El yoga puede referirse a la integridad física (hatha) mental (raja) sexual (tantra) u otra disciplina para alcanzar la iluminación

El libro del P. Pacwa fue escrito para alertar a los católicos de las influencias de la nueva era que obstaculizan las prácticas y las tradiciones católicas.

Y se cita en el documento magisterial “Jesucristo, portador del agua de la Vida: Una reflexión cristiana sobre la ‘Nueva Era’”.

No se trata de rumores que no se puedan verificar, puedes ir a Internet y poner en el yoga y en casi todos los sitios que te aparezcan vas a ver mencionada la palabra kundalini o serpiente. 

He aquí un extracto de uno de los muchos sitios:

  • Kundalini (energía divina serpiente) es el súper poder de nuestra vida.
  • Aquí se centran todas las energías del cuerpo y la mente.
  • Grandes Yoguis, Rishis, Munis la han descubierto.
  • Todos ellos proclamaron que Kundalini es la energía suprema.
  • Es el último paso que nos ayuda a unirnos con Dios.
  • La energía de la divina serpiente es la superpotencia de nuestra vida.

 

¿QUÉ ES EL DESPERTAR DEL KUNDALINI?

Muchos católicos piensan que el yoga es simplemente estiramiento inofensivo, ¿pero lo es?

O incluso que si uno hace meditación yoga y se concentra en Jesucristo está alineado con el cristianismo.

Pero no es así, porque todo está enfocado para despertar el kundalini, comenzando con las posiciones y siguiendo con el método de meditación asociado a ellas.

De hecho, el yoga es una religión y su propósito central es  despertar la Kundalini.

¿Qué es “Kundalini”?

En el hinduismo, Kundalini es en realidad una diosa que reside en la base de la columna vertebral y es despertada por la práctica de Yoga.

En otras palabras, de acuerdo con san Pablo, el Kundalini es un demonio.

Dado que el objetivo del Yoga es despertar la Kundalini, se puede decir que el yoga es simplemente una invitación a la posesión demoníaca, contrariamente a lo que algunos católicos ignorantes están diciendo.

Estas son algunas de las señales que uno tiene cuando ha despertado su Kundalini, de acuerdo a Wikipedia:

-espasmos involuntarios, temblores, picazón, hormigueo y sensación de pesadez, especialmente en los brazos y las piernas

-sensaciones de la electricidad circulando en el cuerpo

-calor intenso (sudoración) o frío, especialmente como sensación de la energía que pasa a través de los chakras

-visiones o sonidos, a veces asociados a un determinado chakra

-el deseo sexual disminuido o por el contrario extremo, que a veces lleva a un estado de orgasmo constante

-trastornos emocionales o la aparición de sentimientos no deseados y reprimidos o pensamientos con ciertas emociones reprimidas, que se convierten en dominantes en la mente consciente por períodos cortos o largos de tiempo

-dolor de cabeza, migraña o presión dentro del cráneo

-aumento de la presión arterial y ritmo cardíaco irregular

-entumecimiento emocional

-tendencias antisociales

-cambios de humor con períodos de depresión o manía

-dolores en diferentes zonas del cuerpo, especialmente la espalda y el cuello

-hipersensibilidad a la luz, el sonido y el tacto







-trance y estados alterados de conciencia

-patrón de sueño interrumpido (períodos de insomnio o dormir en exceso)

-pérdida de apetito o comer en exceso

-sentimientos de amor infinito y conectividad universal, conciencia trascendente

Si sabes algo sobre guerra espiritual y exorcismos, muchos de estos síntomas son señales de alerta sobre posesión demoníaca.

 

TESTIMONIO DE UN EX BRUJA SOBRE EL YOGA

La ex bruja Beth nos narra su experiencia.

Cuando yo estaba en mi adolescencia, a principios de los veinte años, estaba muy interesada en aprender más acerca de conectarme conmigo misma y encontrarme.

Quería averiguar sobre niveles más profundos y más altos de conciencia, para poder conectarme con quien yo era realmente.

Quería conectarme con el universo y el poder que poseía.

A través de esta conexión podía encontrar las respuestas a las preguntas más importantes de la vida: ¿Quién soy? ¿Por qué estoy aquí? ¿Por qué nací?

Durante este tiempo hice un montón de búsquedas a través de las religiones orientales como el hinduismo, el budismo, el taoísmo, etc.

Aprendí acerca de la meditación, los chakras, la canalización de energía, el uso de cristales para traer la sanación y la alineación dentro del cuerpo, el yoga y mucho más.

Practiqué todas estas cosas de manera regular con la esperanza de alcanzar la iluminación y convertirme en una mejor persona.

Quería mucho ser una buena persona y parecía que éstas eran cosas que me iban a ayudar a lograrlo.

Yo estaba muy abierta a las religiones orientales cuando las estudiaba, porque eran el polo opuesto de lo que yo sabía y creía acerca de Dios.

Creía que Dios era una persona lejana en el cielo, que miraba a la gente y los juzgaba duramente.

En las religiones orientales hay muchos dioses diferentes, y todos desempeñan papeles importantes en la vida.

Estas religiones ofrecían ayuda cortando a través de las limitaciones de la mente humana y el cuerpo, para acercarse a un estado de Dios como uno mismo.

A menudo pasaba tiempo en la meditación tratando de “vaciar” mi mente. Quería llegar a esa conciencia de Dios.

Y también pasaba el tiempo con mis cristales y piedras preciosas, cada uno sirviendo a un propósito específico.

A veces sostenía las piedras preciosas para meditar en sus cualidades (como el amor o la paz) y a veces las colocaba en mis chakras para ayudar a traer esa energía buena y sanadora a mi cuerpo.

 

“PRACTIQUÉ VARIAS POSTURAS DE YOGA”

Quería despertar mi mente, cuerpo y el tercer ojo.

El tercer ojo está relacionado con uno de los dioses hindúes y es la puerta hacia su poder superior.

Me encantó hacer yoga e incluso enseñé a mi novio todo sobre él.

En un momento incluso me aventuré a un templo budista para aprender más sobre la religión.

Me pareció muy interesante, pero yo no quería a estar ligada a ninguna religión.

Disfrutaba de la libertad de escoger y elegir entre diferentes religiones para poder encontrar lo que funcionaba mejor para mí.

El Yoga era practicado en este templo budista junto con la meditación.

En ese momento el yoga no era tan popular como lo es ahora, y no se consideraba una forma de estiramiento solamente, sino una forma de meditación y disciplina espiritual.

A medida que mi vida avanzaba y cambiaba drásticamente, ya no tenía tiempo libre para meditar o pasar horas leyendo libros sobre religiones orientales o hacer las brujerías que tanto me gustaban.

Dejé muchas de las prácticas, pero el yoga era una de las cosas a la que me aferré porque era relajante.

Continué esa práctica durante años, incluso cuando me convertí en cristiana.

Por lo que entendía, no había nada malo con el yoga. Era bueno para el cuerpo, la mente y el alma, y también se sentía bien todo.

Me tomó algún tiempo darme cuenta de que, a pesar de sus cualidades de bajar el estrés, siempre lo había usado para una práctica espiritual, y que la espiritualidad no era compatible con el Dios Único y Verdadero del Universo.

A medida que crecía en mi relación con Jesucristo, comencé a darme cuenta de que uno no puede desconectarse de la naturaleza espiritual de la práctica del yoga.

Lo que no se entiende es que cada una de estas religiones se basa en principios espirituales alineados con muchos dioses y diosas, o el maestro, que es como un gran líder que es adorado como un semi-dios.

Prácticas como el yoga, la meditación, la canalización de energía, el tai chi, kung fu, karate, acupuntura, mantras, mandalas, reiki y feng shui se basan en estas enseñanzas o principios espirituales que incorporan a los dioses y las diosas o la canalización de la energía.

Todos los dioses y diosas son falsos dioses, o sea demonios.







 

CANALIZAR LA ENERGÍA ES UNA PRÁCTICA OCULTISTA ANTIGUA

Los demonios usan la energía como una de las maneras en que pueden moverse de un lugar a otro.

Ellos usan este movimiento de energía para transferirse de persona a persona, de persona a objeto, etc.

Es una forma de brujería y no es una práctica que lleva a una persona a alinearse con el Espíritu de Dios.

Incluso la meditación es una forma de mover esa energía. Eso es brujería.

Al hacer estas prácticas espirituales orientales uno se está alineando con el reino de la oscuridad.

Esto es invitar al demonio dentro tu ser y en tu vida.

Puede causar un gran daño a tu ser físico, así como a tu ser espiritual.

Una vez que traes estas prácticas a tu vida, también estás invitando a estas entidades demoníacas a tu hogar y tu familia.

El Yoga en particular es muy peligroso, debido al impulso que ha ganado en nuestro mundo de hoy, incluso dentro de la iglesia cristiana.

A medida que crecía en mi relación con Jesucristo comprendí que el yoga era una práctica espiritual para invitar a los demonios a entrar.

Lo que no me di cuenta fue que me enseñaron a usar el yoga para canalizar a los demonios dentro de mi ser, durante rituales satánicos cuando niña.

Durante una de mis sesiones de sanación interior que tenía semanalmente, el Espíritu Santo me reveló cómo el yoga fue usado en rituales satánicos.

Cada pose específica del yoga tiene un propósito para abrir, hasta alinear, tu espíritu y alma con diversas deidades.

Esto es canalizando por el espíritu del kundalini, a través de su espina dorsal, que se dice que es la línea de vida de tu cuerpo.

El espíritu del kundalini es aprovechado por el poder de la diosa Shakti del hinduismo.

Esta era esa energía particular que debía pedir entrar en mi cuerpo mientras hacía una serie de posturas específicas de yoga, para canalizarlas dentro de mí, para poder alinearme con el poder que la diosa ofrecía.

No tuve recuerdo consciente de este evento hasta que el Espíritu Santo me lo reveló, porque durante eventos extremadamente traumáticos la mente de un niño tiene formas de fragmentar estos terribles recuerdos en lugares donde la mente consciente no puede acceder a ellos.

Hay muchas otras personas que han dedicado grandes porciones de sus vidas a la filosofía y estilo de vida del yoga y la religión oriental, que se han presentado y declarado lo que el Espíritu Santo les ha revelado.

El yoga es un engaño de la Nueva Era para traer a personas inocentes a la alineación con el reino de la oscuridad y los canales de espíritus demoníacos.

Es peligroso y tiene consecuencias más allá de nuestra comprensión.

Si has participado yoga de cualquier tipo, te recomiendo que tomes ese tiempo destinado a su práctica y lo dediques a la oración para pedirle a Dios que te revele su verdad.

Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: