Desde hace varias décadas Colombia ha tenido manifestaciones de Dios a través de su Santísima Madre.

Acrecentando la fe de un pueblo que ha sufrido la pobreza y el flagelo de la guerra.

madre-de-la-divina-gracia

En Bogotá se produjeron desde 1988 manifestaciones de la Virgen María a una joven.
.
Donde la Santísima Virgen María invita a la oración, al amor y el perdón, al sacrificio y a llevar una vida según las leyes de Dios para llegar a la paz, a la alegría y la salvación de las almas.

 

ANTEDECENTES DE LA VIDENTE

Carolina Name, la vidente era la menor de cinco hermanos. Nació en Bogotá el 9 de Octubre de 1974 en una familia católica poco practicante con excepción de la Madre una  mujer de fe que solía orar mucho. Su padre era católico por tradición.

Carolina estudió en el colegio Alvernia en Bogotá Colombia de las hermanas Franciscanas de María Inmaculada. Con una vida normal de adolescente, no tenía a Dios como el centro de su vida.

Una de sus hermanas mayores padecía una enfermedad incurable; su Padre gastaba grandes cantidades de dinero en tratamientos mientras su Madre se prodigaba en oraciones, incluso en los momentos más difíciles de la enfermedad.

En 1981, su hermana Clara fue curada de manera inexplicable para la ciencia después de 6 años de padecimiento. Esto marcó la vida espiritual de la familia.

Carolina confiesa hoy, que a pesar de que su fe era fría, el 9 de junio de 1983, día de su primera comunión sintió una paz interior y el poder de una fuerza superior.

Cinco años más tarde el 9 de Octubre de 1988, día de su cumpleaños, llega a su casa una imagen de la Virgen peregrina de la advocación de la Rosa Mística.
.
La visita no fue un hecho relevante para ella pero dos meses después recibiría el llamado

 

LA APARICIÓN DE LA VIRGEN MARÍA

El 12 de Diciembre de 1988 Carolina atraviesa un momento difícil y no puede dormir.

Al amanecer del día 13 se sintió sobresaltada y atemorizada ante la presencia de algo extraño en su habitación, oró de corazón a Dios para que le ayudara en ese momento de angustia.

Sintió la presencia de alguien junto a su cama pero la ansiedad anterior se convirtió en una gran Paz.

Ella cuenta que un hormigueo comenzó a recorrerle todo el cuerpo y con sus ojos cerrados vislumbró un gran resplandor, que se hacía cada vez más grande y que le aumentaba la Paz. Algo la tranquilizaba y le aseguraba que lo que estaba viviendo venía directamente del Cielo.

Al abrir sus ojos, tuvo una gran visión: junto a su cama flotaba una hermosa mujer sonriente de unos 20 a 25 años, de tez blanca, cabellos negros, manos muy finas.
.
Y unos penetrantes ojos que emanaban una preciosa luminosidad de azul intenso como cristalino y reconfortante, estaba a unos diez centímetros del piso y rodeada por un espléndido destello.

Llevaba un vestido rosado inmensamente pálido con un cordón azul claro amarrado a la cintura, unas estolas también azules que caían unos veinte centímetros desde sus antebrazos y un manto blanco hasta los codos.

Las manos abiertas como invitando a un abrazo y sobre cada uno de sus pies había una bellísima rosa. Y precisamente un agradable olor a rosas frescas invadió todo el ambiente.

Maria Madre de la Divina Gracia de la Rosa de la Paz

Carolina se arrodilló sobre su cama y  escuchó las palabras de la mujer con voz suave y atractiva:

“Hijita mía, he venido a deciros que os amo”.

Esto produjo en ella una sensación de verdadero amor pero incomparable a los términos terrenales. Con estas palabras ella comprende que no esta sola en este mundo y que había alguien que la entendía y la quería como era.

La bella mujer continuó diciendo:

“Mi pequeñita, os voy a pedir le digáis al mundo que Dios existe; Jesús es la plenitud de la vida y vosotros debéis seguirlo.
.
Yo soy la Madre de la Divina Gracia, la Madre del Amor Hermoso”
.

Y la Virgen continúa diciendo:

“Muchos peregrinos llegarán, muchos sanarán, muchos no sanarán. Todo se os dará de acuerdo con vuestra fe y esperanza en la voluntad de Dios”.







La Madre del Cielo habló también a esta joven de orar por los sacerdotes:

“Mi Pequeñita debéis decirle a todos: No juzguéis a mis Sacerdotes, mis hijos predilectos.

Amadlos y entended su humanidad, buscadlos pues la gracia está en ellos, la gracia de Dios.

Reconciliaos con Dios a través de ellos y no los juzguéis más”.

Le habló de la Paz entre Dios y los hombres, de los hombres entre sí, y de la Paz interior de cada ser humano.

Le explicó que la misión de la Santísima Virgen, como Madre de Dios y de los hombres es ser mensajera de su Hijo para la salvación eterna de los hombres.
.
Y que una de las principales consecuencias del pecado que rompe la unión pacífica con Dios es la pérdida de la paz interior y exterior entre los hombres, provocando la violencia y las guerras.

Señaló que el único camino es la conversión y la vuelta a la Fe. Así mismo, le explicó que tal como ha dicho en otras apariciones en el mundo, su Corazón Inmaculado triunfará también en Colombia.

Nuestra Señora le anunció que el camino sería difícil, que sufriría mucho por la incredulidad y la maldad de los hombres, pero que no debía preocuparse por que su mano siempre estaría sobre su hombro para sostenerla:

“Recojo y recogeré cada una de tus lágrimas”.

A medida que la luz intensa se desvanecía pudo recobrar la vista, pero la Señora ya no estaba sola.
.
Cargaba en sus brazos a un bebé de unos siete meses con la misma mirada dulce y abrumadora; el niño Jesús estaba humildemente vestido.

La Virgen agregó:

“Así debéis ser vosotros como los niños, ellos son transparentes, puros y nunca mienten”.

La Santísima Virgen pasó su mano por el rostro de Carolina y ella cayó en un plácido y profundo sueño. Habían transcurrido más de cinco horas.

 

LA MISIÓN Y LOS FRUTOS

Aquella noche el corazón y la vida de esta joven fueron transformados para siempre, dando inicio a su vida con Dios como su único eje central.

Durante tres años, Carolina continuó recibiendo mensajes privados de la Santísima Virgen María y de Nuestro Señor, que fueron orientando su apostolado y surgieron frutos de oración y miles de conversiones, cumpliéndose las promesas hechas por la Santísima Virgen.

A partir de 1992 y hasta el 13 de diciembre de 2006 los mensajes comenzaron a ser públicos y a trascender grupos y fronteras.

La Santísima Virgen ha guiado cada paso de la misión y los frutos no se han hecho esperar.
.
Sanaciones físicas, espirituales, milagros y grandes conversiones se ven diariamente en estos grupos de oración.

Un hito especial es la fundación de la Casita de Oración Madre de la Divina Gracia, donde al amparo de la Iglesia Católica, acuden miles de peregrinos anualmente a venerar a la Madre de Dios dando frutos de conversión, sanación, oración y penitencia.

Dentro de los acontecimientos que se celebran en la Casita de Oración se encuentra la celebración de la Eucaristía el primer Sábado y el día trece.

 

EL MANANTIAL

En ese santo lugar también brota agua de un manantial, que ha traído sanación física y espiritual  para muchas almas enfermas.

La Santísima Virgen en numerosas ocasiones se ha referido a esto  diciendo:







“Lavaos con el Agua de la Gracia, aún vosotros no lo entendéis, pero esta, el Agua Santa, hará en vosotros grandes milagros, renovará vuestras acciones, limpiará vuestras manos del pecado…” (SMV  abril 17 de 2000). 

Y además.

Este lugar os espera siempre y en el, vuestra Madre Celestial… Orad por el agua que brota para que cada vez sea más y así más los corazones sanos y limpios, y los cuerpos sanos y bendecidos…”.  (SMV  agosto 4 de 2001).

“El agua que brota de esta fuente os servirá, también hijos míos, de medicina del cuerpo y del alma… Bendiciones…” (SVM Mayo 13 de 2002).

“Mis enfermos: Tomad del agua que brota y haced de vuestros corazones un altar, en el que habite el Cuerpo Sacratísimo de Mi amado Hijo Jesús”. (SVM Octubre 13 de 2002).

“Bebed del agua que brota… Llevad a vuestros hogares… Adiós mis amores… Amad los Sacramentos y cumplidlos”. (SVM Agosto 13 de 2004).

“Os amo inmensamente… Bebed del agua que brota y hallaréis la sanación”. (SVM Mayo 13 de 2004).

“Tomad del agua que brota, el agua del Costado de Cristo” (SVM  Abril 3 de 2004).

“Bebed del agua que brota y vuestros corazones heridos sanarán” (SVM  Febrero 13  de 2005).

“Bebed del agua que brota… Llevadla a mis enfermos pues del Cielo a esta tierra se le ha otorgado la gracia de la sanación, a través de ella” (SVM Julio 13 de 2006).

“A vosotros mis hijos que estáis presentes en este mi santuario, mi corazón, mi bendición… Bebed del agua que brota, llevadla a vuestros hogares y recibid las gracias que se os han otorgado” (SVM  Octubre 13 de 2006).

“¡Bebed del agua que brota!…  ¡Bebed del agua que brota!… La sanación de vuestras almas hallaréis” (SVM Julio 13 de 2009).

Así, miles de peregrinos van al “Refugio de Amor” en búsqueda sanaciones físicas y espirituales.
.
Y el surgimiento de vocaciones sacerdotales y religiosas y conversiones a granel
, dan cuenta de los frutos espirituales producto de esta Misión.

Maria de la Divina Gracia de la Rosa de la Paz

LA MISIÓN POR LA PAZ

En concordancia con la misión entregada el 13 de Diciembre de 1988, en el año 2000, la Santísima Virgen María manifiesta en un mensaje, su deseo de iniciar un pequeño grupo de oración.
.
Este sería conformado por un grupo de familias que recibirían unas instrucciones sobre el peregrinaje de unas réplicas de la Santísima Virgen bajo la advocación de “Madre de la Divina Gracia de la Rosa de la Paz”.

“Os espera una misión de apostolado muy hermosa con aquellos corazones adoloridos por la guerra… Y seréis vosotros portadores, mis amores, de consuelo y paz para tantas familias… Pero deseo, hijitos, que me digáis si estáis dispuestos a cumplir…” (SVM diciembre 12 de 2000 )

Muchas de estas imágenes según las indicaciones de la Virgen viajarían a otros países y recibirían gracias muy especiales y lo más importante el don de la paz….

“Que los países en conflicto reciban de mis manos, la rosa de la paz, y así la hallen..”. (SVM diciembre 12 de 2000)

El grupo trabajó en la creación de la imagen de la Madre de la Divina Gracia de la Rosa de la Paz con la artista Patricia Osorio, a quien la Virgen envió un mensaje a través de Carolina.

“Esta imagen, miradla ahora… ha sido bendecida desde antes de ser creada por estas manos… ¿veis en ella mis ojos?… aquí estoy con vosotros hijos… a través de ella muchas almas se convertirán, muchos hijos volverán a Dios, muchos países se reconciliarán, muchas familias se reconciliarán, muchos hogares volverán a ser hogares santos…” (SVM agosto 7 de 2001 – Taller de la artista Patricia Osorio).

Las primeras réplicas comienzan a peregrinar con la bendición sacerdotal y a partir de ese momento, han sido muchas las enseñanzas, pruebas y peregrinaciones.

“¡Llevadme hijos de mi corazón!… ¡Llevadme con vosotros!… No es solo vuestro trabajo, es nuestro trabajo… Llegad, llegad, hijos míos de mi corazón, de mi mano a todas estas mis pequeñas almas solitarias, abatidas y tristes… Enfermos, aquellos pequeños enfermos del corazón y del alma, del cuerpo y del espíritu… Id, amados míos, con vuestra cabeza gacha y vuestro corazón hacia el Cielo…” (SVM febrero 19 de 2002)

Esta misión también tendría momentos difíciles,

“Mis hijos amados, hijos de mi corazón: Debéis orar cada vez más, hijos… ¿Deseáis vosotros la paz de vuestro pueblo?… y ¿Deseáis vosotros la paz del mundo?… ¡Cuantos rosarios os faltan, hijos míos, para llegar a ella!… La Misericordia se derrama sobre vosotros… Sed constantes, hijos míos, en vuestras oraciones… El fervor sale de vuestro corazón, así que manteneos firmes, manteneos fieles a tener vuestros corazones limpios y puros, libres del pecado… Así mis amores, la oración se convertirá en vuestra fortaleza y será siempre vuestro estandarte…” (SVM octubre 15 de 2002)

La visita de las réplicas de Nuestra Señora dan muchos frutos de conversión y de sanación en los hogares.

La Madre de la Divina Gracia de la Rosa de la Paz ha visitado muchas familias en Colombia, América y Europa.

 

EL MENSAJE

El mensaje de La Virgen María se centra en el amor de Dios y en su Misericordia, invitando a todos sus hijos alrededor del mundo a la obediencia, a servir a los hermanos con el corazón dispuesto y a abandonarnos al amor de su hijo Jesús.

“Mis amores: Trabajad mucho para ser pequeños, para ser sencillos… Así como la florecilla que empieza a abrir sus pétalos, así vosotros… Las florecillas, siempre, pasan desapercibidas cuando empiezan a abrir sus pétalos, pero cuando ellas ya lucen hermosas, abiertas, llenas de color, son admiradas…

Hijos, Vuestro paso por la tierra es ese momento en el que empiezan a abrirse sus pétalos, y si conseguís crecer en tierra fértil con el agua del Costado de Cristo, podréis llegar al Cielo y ser abiertas de la mano de Dios el Creador y ser admiradas en la Gloria…

Por eso, hijos de mi corazón, sed pequeñitos y desapercibidos porque apenas empezáis a abrir vuestros pétalos, así despacio…

Ni siquiera reconoceréis el tiempo, solo es un trabajo arduo en el que cada día veréis mas la luz del sol…” (SVM febrero 19 de 2002)

“Sed hijitos, fieles a este llamado, leales a este Mensaje de Amor, dóciles a mis palabras; mansos con aquellos que lo necesitan, puros en un mundo impuro, silenciosos ante un mundo de bullicio, amorosos ante el odio, perseverantes cuando la esperanza se ha perdido, alegres cuando la tristeza embarga los corazones…

¿Sabéis como se resume todo esto hijos míos?… En el Amor de Mi Amado Hijo Jesús… Cuando os alimentáis del Cuerpo de Cristo, se os da la gracia del valor, la gracia del abandono en Sus Manos…

Así, hijos míos, que una vez más os invito a vivir esa común unidad con Cristo Jesús, Mi Amado Hijo, a través de los Sacramentos…”, “Yo soy la reconciliadora de todos los pueblos, La Madre de la Divina Gracia que vengo a traer paz no solo para Colombia, sino para el mundo entero…” (SVM abril 30 de 2002)

“Mis pequeños: Sed CRISTOCENTRICOS… Hacedlo todo por Él, dadlo todo por Él, vivid en Él, sed Su imagen… Mi Hijo Jesús os ha dejado un Mandamiento que, aún, nuevo es: “Que os améis los unos a los otros como el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo os aman a todos”…

Por eso hijos míos, no seáis peñascos duros, sino mansas palomas blancas… No seáis peñascos duros, sino corazones dóciles a este llamado… No seáis peñascos duros, sino fieles corazones dispuestos…” (SVM septiembre 12 de 2002)

“Mi corazón está adolorido hijos… Los errores avanzan por el mundo… La paz está amenazada por el mal y el hombre no ha querido despertar, pero aún hijos míos, hay esperanza y la esperanza de esta Madre está puesta en todos estos hijos como vosotros, quienes conocéis el Mensaje de Amor y de Paz…” (SVM septiembre 12 de 2002)

Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: