San Martín de Porres fue el primer santo de piel negra del continente americano

Es un ejemplo lleno de humildad, devoción a Dios,  servicio a los necesitados y dones milagrosos.

Y su veneración se ha extendido por todo el mundo católico.

Los milagros de San Martín de Porres más conocidos son: su clarividencia, el conocimiento sobre el procedimiento o medicación necesaria para tratar una enfermedad, la curación instantánea de los pacientes, la bilocación, la levitación y su famosa capacidad de comunicarse con animales.

A menudo es representado con una escoba, e incluso cariñosamente es referido como el ‘Santo de la Escoba’, porque consideraba que todo trabajo era sagrado, sin importar cuán insignificante fuera.

Y es considerado el santo patrón de los pobres, las personas de raza mixta, de la armonía racial y la justicia social.

 

BIOGRAFÍA DE SAN MARTÍN DE PORRES

Martín de Porres nació en Lima el 9 de diciembre de 1579, en el Virreinato colonial del Perú

Fue el hijo ilegítimo de un noble español y una esclava panameña liberada.

A una edad temprana, el padre de Martin lo abandonó a él, a su madre y a su hermana menor, dejando que Martin creciera en la pobreza extrema.

Toda su vida Martin fue profundamente humilde y tenía un gran sentido de la magnanimidad de Dios.

Incluso de niño, Martin pasaba horas cada noche orando.

Después de pasar solo dos años en la escuela primaria, Martín, a los 10 años, fue colocado con un barbero / cirujano, donde aprendería a cortar el cabello y las artes médicas.

Estaba contento esto le significaba aprender artes médicas, que le permitiría ejercer la caridad a su prójimo y cuidar a los enfermos mientras se gana la vida.

Pudo ponerse en contacto con muchos pacientes de la localidad, desarrollando una empatía por las personas que terminaron convirtiéndose en su vocación al lecho de muerte.

Pero a medida que Martin crecía, experimentaba el desprecio de la sociedad de aquella época por ser de raza mixta.

En Perú, por ley, no se permitía a todos los descendientes de africanos o indios convertirse en miembros plenos de las órdenes religiosas.

Sin embargo él quería alistarse sinceramente como religioso.

De modo que su única opción era ingresar como “lego” en el monasterio de la Orden Dominicana del Santo Rosario en Lima.

Martín se convirtió en sirviente voluntario en el priorato dominico de Lima cuando tenía 15 años.

Como voluntario realizaba las tareas más serviles en el monasterio. Trabajaba en la cocina, lavaba y limpiaba.

Rostro de San Martín de Porres a los 60 años

A Martín se le concedió el privilegio de tomar sus votos como miembro de la Tercera Orden de Santo Domingo por el superior Juan de Lorenzana, quien decidió hacer caso omiso de la ley que limitaba a Martin en función de la raza.

Así Martín llegó a ser un hermano laico dominico en 1603 a la edad de 24 años.

Sin embargo, no todos los miembros de la orden tenían una mente tan abierta como Lorenzana.

A Martin se le llamaba con nombres horribles y se burlaban por ser ilegítimo y descender de esclavos.

Diez años más tarde que se le había dado el hábito religioso de un hermano lego, Martin fue asignado a la enfermería, donde permanecería a cargo hasta su muerte.

Lo colocaron en la enfermería gracias a sus conocimientos previos de medicina y su dedicación sincera y compasiva a los enfermos.

Lo que continuó desempeñando eficientemente hasta el final de su vida en los años sesenta.

Se hizo conocido por la virtud para cuidar pacientemente a los enfermos independientemente de su raza o riqueza.

Cuidó a todos, desde los nobles españoles hasta los esclavos africanos.

A Martin no le importaba si la persona estaba enferma o sucia, los recibiría en su propia casa.

Durante una epidemia en Lima, muchos de los frailes en el Convento del Rosario se enfermaron mucho.

Encerrados en una sección distante del convento, se los mantenía alejados de los profesos.

Sin embargo, en más de una ocasión Martin pasó por las puertas cerradas para cuidar a los enfermos.

Pero se le disciplinó por no seguir las reglas del convento, aunque después de responder, “perdona mi error, y por favor, instrúyeme, porque no sabía que el precepto de la obediencia tenía prioridad sobre el de la caridad, se le dio completa libertad de seguir a su corazón en la misericordia.

Muchos milagros fueron atribuidos a Martin.

Se dice que tenía muchas habilidades extraordinarias, incluidos la levitación, bilocación, curas instantáneas (incluida la resurrección de muertos), conocimientos milagrosos y la capacidad de comunicarse con los animales.

Trabajó incansablemente por los pobres. Fundó un orfanato y un hospital para niños y esclavos abandonados, y es conocido por recaudar dotes para niñas en breves períodos de tiempo.

Se dice que, en promedio, Martin podía alimentar a unas 160 personas pobres con limosnas todos los días.

La vigorosa vida de oración que había comenzado en la niñez aumentó a medida que pasaban los años.

Practicaba la mortificación de la carne, tanto por sus propios defectos como por la conversión de paganos y pecadores.

Martin era un gran amigo de San Juan Macías, un compañero dominico hermano lego, y de Santa Rosa de Lima, una dominica laica.

Cuando Martin tenía 60 años se puso muy enfermo, con escalofríos, fiebres y temblores que le causaron un dolor agonizante.

Experimentó casi un año lleno de enfermedad hasta que falleció el 3 de noviembre de 1639.

Era tan querido que después de su muerte fue venerado casi de inmediato.

Cuando fue exhumado 25 años después, su cuerpo exhaló una espléndida fragancia y todavía estaba intacto.

San Martín de Porres fue beatificado por el Papa Gregorio XVI el 29 de octubre de 1837 y canonizado por el Papa Juan XXIII el 6 de mayo de 1962.

Se ha convertido en el santo patrón de personas de raza mixta, posaderos, barberos, trabajadores de salud pública y más.

También es recordado por cuidar a los gatos callejeros y a los perros por su salud.

Su fiesta es el 3 de noviembre.

 

SU DON DE BILOCACIÓN

San Martín experimentó el don de estar en dos lugares a la vez.

Se dice que Fray Martín fue visto varias veces en lugares como México, China, Japón, África, Filipinas y quizás en Francia.

Aunque siempre trabajó desde el monasterio y nunca salió de Lima.

San Martín quería ser misionero pero no cumplió ese sueño, y quizás eso permitió que apareciera misteriosamente a los misioneros cuando atravesaban dificultades durante sus servicios en tierras lejanas.

Estando dentro del convento y sin tener las llaves de las cerraduras, se dice que visitó pacientes directamente en sus camas fuera del convento, para consolarlos o curarlos.

La gente de Lima se preguntaba cómo podría atravesar puertas cerradas, a lo que él gentilmente respondía: “Tengo mis métodos para entrar y salir”.

Veamos brevemente algunas historias

 

En México, un amigo comerciante de Martin vino a visitarlo antes de ir a un viaje de negocios, pidiéndole que rezara por su éxito.

Cuando llegó a México, cayó enfermo. En medio del sufrimiento, recordó a su amigo Fray Martin y de repente apareció a su lado.

Él lo cuidó y le recetó una bebida medicinal para que se recuperara rápidamente.

Ya disfrutando de salud, el comerciante fue a la ciudad a buscar a su amigo para agradecerle, pensando que estaba de visita en México.

Lo buscó en el monasterio dominicano de México, en la casa del arzobispo, en hoteles y posadas de toda la ciudad sin encontrarlo.

Fue solo a su regreso a Lima que comprendió la naturaleza del milagro.

 

En China un nativo de Perú también tuvo una conversación cara a cara con Fray Martin, específicamente en la oficina de aduanas.

En la conversación recibió una descripción detallada del hermano sobre la ubicación de un hermano dominico que vivía en Manila y que también había conocido misteriosamente en las Filipinas.

 

Esta historia sucedió en Francia. Un paciente sufría angustiosamente de erisipela.

Y era reacio al tratamiento del fraile, que era la aplicación de sangre de gallo a la piel infectada.

Así que apareció Fray Martín que se lo aplicó diciendo que era una manera efectiva de aliviar su dolor añadiendo que “he visto que se usó con éxito en el hospital de Bayona en Francia”.

 

En África sucedió uno de los casos más importantes de la bilocación del fraile.

Proviene de un relato bajo juramento de un hombre llamado Francisco de Vega Montoya, quien afirmó haberlo visto en el norte de África mientras estuvo prisionero en la guerra Bereber.

Vio al hermano muchas veces atender a los enfermos, darles apoyo, vestir al desnudo y motivar a los prisioneros para no decaer en su fe.

Después de recuperar su libertad, viajó a España y luego a Lima.

Una vez allí fue al monasterio de los dominicanos para buscar a Fray Martin para agradecerle por sus trabajos en África, a lo que el fraile le pidió que no mencionara su presencia en África a nadie.

Debido a las historias que circulaban entre los hermanos de la Orden sobre la bilocación de Fray Martín, Francisco finalmente entendió que lo que vivió fueron visitas sobrenaturales del hombre santo y comenzó con entusiasmo a decirle a la gente la gracia de las obras milagrosas de la Fray en África.

 

CURACIÓN DE ENFERMOS

Su habilidad y fama como cirujano y sanador era bien conocida.

Determinar si sus obras de curación fueron actos de un médico experto o milagros de un hombre santo ha sido difícil.

Aunque la recuperación de los enfermos en las historias es siempre consistente con la inmediatez o la velocidad

En muchas ocasiones, con su mera presencia, el sufrimiento de un paciente desaparecía.

Una vez curó a un sacerdote que estaba al borde de la muerte por una pierna severamente infectada.

En otra ocasión curó a un joven estudiante de la orden, que se lesionó los dedos, para poder continuar su carrera hasta el sacerdocio.

Este tipo de milagros también sucedía bastante con el uso de la bilocación.

Una frase común pronunciada por el fraile en el momento de su acto de curación era “Yo te curo, Dios te salva”.

 

CLARIVIDENCIA

Este regalo, la mayoría de las veces, iba de la mano con sus curas milagrosas.

A pesar de tener conocimiento de la medicina, era completamente imposible creer que siempre supiera con precisión la medicina o el tratamiento que se usaría para curar una enfermedad.

Era común verlo acercándose a una persona que estaba secretamente dolorida y aconsejarle qué hacer, beber y comer para mejorar su salud.

Incluso podía llegar con los medicamentos necesarios y los materiales necesarios para atender a un necesitado, sin que hubiera advertido de su estado ni se solicitara ningún remedio.

Con el uso de la bilocación, también se dice que prescribía exactamente lo que el paciente necesitaba para curarse.

Luego simplemente desaparecería y el paciente se recuperaría milagrosamente siguiendo el tratamiento al pie de la letra.

 

COMUNICACIÓN CON ANIMALES

Se dice que una vez hizo que un perro, un gato y un ratón comieran el mismo plato sin atacarse entre sí.

En una ocasión, los novicios trajeron un par de toros al monasterio.

Cuando comenzaron a pelear, el fraile logró calmarlos e incluso logró que comieran juntos.

Le pidió al toro más viejo que permitiera que el menor comiera primero, como era costumbre en la orden.

Otro episodio habla de una infestación de ratas en el monasterio.

Fray Martín habló con la población de roedores en el jardín y les dijo que les traería comida una vez al día si prometían quedarse fuera.

A partir de ese momento el monasterio no presentó más problemas de ratas.

 

LOS MILAGROS PARA SU CANONIZACIÓN

En el momento de su muerte, el 3 de noviembre de 1639, ya era un personaje plenamente reconocido y querido en Lima.

Su veneración comenzó casi de inmediato y los relatos de sus milagros como un hombre santo circularon por todo el país.

La recopilación de estas historias fue iniciada en 1660 por el arzobispo de Lima para solicitar la beatificación, pero la estructura colonial de la sociedad no lo permitió.

Fue en 1837 cuando se superaron los prejuicios de la época y se materializó su beatificación con el Papa Gregorio XVI.

El Papa Juan XXIII elevó al fraile Martín de Porres a los altares de la iglesia en 1962.

Esta tan esperada canonización se sostuvo por dos milagros que fueron tomados como intercesiones indiscutibles de Martín.

Uno de estos se conoce como el “Milagro Paraguay” que tuvo lugar en 1948 y el otro como el “Milagro de Tenerife” que ocurrió en 1956.

 

EL MILAGRO DEL PARAGUAY

A una mujer de 89 años, Dorotea Caballero Escalante (1948) se le dio unas pocas horas de vida después de un bloqueo intestinal y un ataque cardíaco grave.

Uno de los médicos que la atendieron, que era su nieto, fue a su casa para hacer los arreglos necesarios para su funeral al día siguiente.

Mientras tanto, en Buenos Aires, a unos 1000 kilómetros de distancia, su hija y algunos amigos rezaban sin cesar al Beato Martín.

Aproximadamente una hora después de que su madre había sido abandonada por los doctores, su hija en Buenos Aires asistió a la bendición en una iglesia cerca de su casa y le suplicó al Beato Martín que curara a su madre.

Más tarde, incapaz de dormir, se levantó a las dos de la mañana para rezar el rosario completo, pidiendo sobre todo volver para ver a su madre con vida en Paraguay.

Cuando regresó, encontró su hogar lleno de felicidad. Había ocurrido un milagro.

Su madre había detenido los vómitos terribles en el momento en que rezaba por ella desde Buenos Aires tres rosarios a las 2 am de la mañana; la anciana había comenzado a mejorar de repente

En dos o tres días, Dorotea se levantó y se curó como si nada hubiera pasado.

 

EL MILAGRO DE TENERIFE

Un niño de solo cuatro años y medio, Antonio Cabrera Pérez (1956), sufrió de una lesión grave en la pierna izquierda.

Mientras jugaba con un amigo se le cayó encima un bloque de cemento de una pared aplastándole el pie izquierdo.

Los padres se apresuraron a llevar a su hijo al médico más cercano.

Aproximadamente tres horas después, el niño fue examinado en el hospital de Santa Cruz y se les dijo a los padres que probablemente tendrían que amputarle la pierna.

Se había formado gangrena y las lesiones de arterias y venas eran tales que los dedos de su pie izquierdo se habían vuelto negros.

Después de una semana, el niño se tornó amarillo y se hizo evidente para los médicos que era imprescindible una amputación.

Poco después de que se tomó la decisión de amputar, un amigo español de la familia llegó a Santa Cruz por negocios.

Fue informado del accidente y, al ir al hospital, se sorprendió por la condición del niño y se conmovió ante la angustia de la madre del niño.

Este amigo tenía devoción por el Beato Martín y siempre llevaba una imagen y una reliquia en el bolsillo.

Le dio la reliquia – una pequeña tira de tela que había sido tocada por los restos de Martín – y la imagen de Martín de Porres a la madre.

Pasó ambos objetos sobre la pierna del niño y dejó la imagen entre los dedos ennegrecidos.

Tanto madre como el hijo le rezaron a Martín de Porres para que no lo amputaran.

Las oraciones eran acompañadas por las monjas del hospital y por los visitantes.

Al día siguiente, cuando los médicos fueron para llevarle a cirugía, le quitaron los vendajes y se sorprendieron al descubrir que su condición había cambiado radicalmente.

Había circulación en la pierna, y comenzaron a pensar que no había necesidad de amputar.

Después de dos días, la pierna recuperó su color natural.

Y 23 días después Antonio regresó a casa y después de tres meses pudo volver a usar un zapato y jugar fútbol con sus amigos, sin mayor sensación de incomodidad.

 

LA ÚLTIMA BATALLA DE SAN MARTIN DE PORRES CON EL DEMONIO

Celia Cussen especialista en la vida de San Martín y profesora de ciencias históricas de la Universidad de Chile ha dicho en una conferencia que San Martín fue atacado por el demonio en su lecho de muerte.

“En su agonía, ya sin poder hablar y con varios frailes cerca, San Martín enfrentó su mayor lucha con satanás.

La rigidez de su cuerpo, la firmeza de sus dientes y toda la fisonomía de su rostro demostraban su gran sufrimiento y lucha”.

Los religiosos que presenciaron la escena de su muerte afirmaron que

“Sin duda ésta fue la mayor tentación que le tocó vencer a fray Martín, en momentos en que se encontraba con los sentidos muy débiles”.

Agregó que

“Su angiógrafo dijo que fray Martín vio a la Virgen, a Santa Catalina y a Santo Domingo acompañándolo en su momento de lucha final”.

Y señaló que

“En medio de su agonía le pasaron una cruz, a los minutos falleció y por la paz de su rostro supieron que pudo vencer al demonio”.

El santo ya había tenido otras luchas con el demonio y menciona un relato del encuentro con el diablo en la escalera del convento.

“Un día, subiendo a los enfermos con un brasero en las manos tropezó  -porque faltaba una luz que normalmente estaba en un peldaño –  y dijo ‘quién apagó la luz’ , y vio aparecer al diablo diciéndole ‘yo, aquí estoy cosechando almas’”.

Cussen finalmente explicó que la gente solía tropezarse y maldecir y con eso el diablo se llevaba su alma según el santo.

“Martín se enfurecía con esa trampa que el diablo hacía a la gente, y cuando él tropezó sacó su cinturón y de un latigazo lo mandó lejos diciéndole `váyase a su lugar`, y así terminó venciéndolo en esa famosa tentación”.

Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: