El santuario de Nuestra Señora de la Providencia debe su origen a una imagen en terracota de la Virgen colocada sobre un olmo en una encrucijada en la zona de Piumazzo.

Un milagro realizado sobre una joven de nombre Annunziata desató la devoción de la imagen en la zona.

El oratorio fue construido en 1817 con una arquitectura simple, primero la imagen sagrada era colocada en el cruce. La iglesia junto a la capilla actual fue construida en 1927.

Piumazzo es una fracción de la comuna de Castelfranco Emilia. Está situada a pocos kilómetros al sur de Via Emilia, cerca de las colinas que se elevan entre Bolonia y Modena. En el camino de Bolonia, a unos 3 km, es el Santuario de Nuestra Señora de la Providencia.

figura de terracota de ns de piumazzo

 

ORIGEN DEL CULTO

A tres kilómetros del Castillo de Piumazzo, por la carretera que conduce de la misma a Bolonia, se ramifica mediante la vía del Porretto. En el ángulo formado por estos dos caminos, hay una granja, que poseía el Sr. Francisco Canelli, y ahora propiedad de sus herederos.

Rodeado por una valla, en esa granja había un olmo el que, con su robustez y hojas gruesas formaba un hueco para una pequeña imagen de María Santísima en terracota, que era común ver en las tiendas de las calles, y puesto allí por la piedad de los fieles en defensa de los viajeros.

Desde cuánto tiempo está la imagen y quien la había puesto nadie tiene memoria, así que hay que decir que esto había ocurrido por muchos años.

La veneración que estaba recibiendo hasta el año 1817 no tenía nada especial, era usual que prestan todos los fieles a las imágenes de María.

En ese año ocurrió algo que sacudió al pueblo con una devoción especial hacia ella.

En la parroquia de Piumazzo en la posesión del Sr. Gabriele Monesi, marcado con el número 907, vivía una familia con el apellido Marcheselli.

Una pobre mujer llamada Annunziata Landuzzi, de 32 años, padecía una enfermedad, fiebre reumática y estaba inmóvil durante dos meses en una cama, entre continuos lamentos de dolor en las piernas y los huesos que le parecían arder.

Su pobreza le impedía tratamientos médicos y se sintió inspirada a recurrir a María, por lo que decidió ir 3 veces a orar ante esa imagen que quedaba a más de 1 kilómetro de su casa.

Le tomó muchas horas el camino, con enormes esfuerzos y con el apoyo de muletas, se arrastró hasta la sagrada imagen. Allí oró con gran fervor y sintió cierto alivio de su dolor.

Volvió llena de confianza por segunda vez y también, después de una larga y ferviente oración, sintió un mayor alivio, que le hizo concebir la esperanza de obtener la tercera vez una recuperación completa.

Mientras tanto, se había esparcido el rumor en torno a su mejora, muchos habían llegado a la imagen para obtener favores, cuando ven llegar con gran dificultad y fatiga, por tercera vez a la pobre Annunziata.

Todos los ojos de los espectadores estaban depositados en ella, llegó a los pies de olmo, lo mejor que pudo se arrodilló y dio las gracias a María por el notable alivio recibido, y le dijo, “por favor no deje a la mitad de su gracia”Hubo un momento de silencio universal en el que solo se podían escuchar algunas voces de solidaridad y oración, hasta que de repente, la pobre mujer se puso de pie, dejó sus muletas y gritó: “Estoy curada”.

Annunziata feliz dejó colgadas en el árbol sus muletas, y contenta regresó a casa donde podía recuperar su trabajo y su vida.

Sucedió el 19 de julio de 1817 como se indica en una carta de Monseñor Don Giuseppe Cantelli, conservada en la parroquia.

interior iglesia de piumazzo

 

ERECCIÓN DEL ORATORIO

La fama de la imagen se extendió rápidamente en la zona, estimulada por la avalancha de gente que parecía recibir favores, lo cual reforzaba aún más la peregrinación.

Pero al tiempo, tres desgraciados jóvenes, que se cree que eran jugadores, pasaron la noche bajo el árbol en el que colgaba la imagen de María.

Locos de furia infernal comenzaron a lanzar las blasfemias más horribles contra ella y uno de ellos, no sabiendo cómo desahogar su ira, tomó una piedra y la arrojó con rabia contra la sagrada imagen que cayó inmediatamente partida al suelo.

Al amanecer comenzó la tarea de los devotos de juntar las piezas dispersas de su venerada imagen.

Llorando con diligencia el Sr. Francisco Canelli se dirigió inmediatamente a Bolonia para que artistas repararan la imagen para exponerla de nuevo, lo que prontamente quedó realizado.

A partir de ese día en adelante, el colono Natalini llevaba la imagen todas las noches con él a su casa para asegurarse de que no se repetiría algo tan desafortunado y el Sr. Canelli se comprometió a levantar a sus expensas una capilla en el mismo lugar donde estaba el olmo.

El oratorio fue inaugurado en diciembre de ese año 1817 y no resultó muy grande pero si elegante en su arquitectura sencilla. El año siguiente se erigió un elegante campanario en la que se colocaron tres campanas buen peso de un total de 366 libras.

procesion de piumazzo

 

ROBO SACRÍLEGO

El brillo de muchos objetos de oro y plata tentó varias veces a los ladrones.

El primer robo sacrílego ocurrió en la noche del 23 de mayo de 1818. Un malvado, esa noche abre la puerta del Oratorio, roba todo lo que encontró precioso.

Otros robos se suceden con frecuencia hasta 1872, año en que fue el intento de secuestro de la imagen milagrosa.

En la noche del 12 de junio de 1872, un pobre infeliz, impulsado por el odio y una infernal envidia por el culto que recibía la imagen sagrada, con una ganzúa abrió la puerta de la sacristía, y entró en el Oratorio con la intención de llevarse la imagen.

El desgraciado ya se había subido a la pared del altar y había desprendido la imagen sagrada, cuando afuera se desató una furiosa tempestad.

El repentino resplandor de un relámpago, con un tremendo rugido del rayo, aterró al ladrón que huyó asustado, dejando el altar de la sagrada imagen al huir.

El sacristán despertado por los truenos, fue al Oratorio, y vio que la puerta de la sacristía estaba abierta, intuyendo que había un ladrón en el interior, cerró la puerta a toda prisa y dio la alarma.

El pueblo vio en la tormenta que se desató una disposición de la divina providencia y la protección de su Virgen amada, lo que aumento su adhesión devota a la imagen sagrada.

Más afortunado en su maldad, fue el ladrón en la noche 4 hasta 5 diciembre de 1978 que se presentó al Oratorio para secuestrar la imagen sagrada. El sacrílego fue capaz de robarla y ocultarla.

Por un momento todos los de Piumazzo temblaron de ansiedad por miedo a perder para siempre su gloriosa imagen, el objeto más caro y reverenciado, el instrumento de favores celestiales.

En la mañana del día 5 de diciembre de 1878 cuando el sacristán Antonio Vignali entró para el Ave María matutina, se dio cuenta con pena que había sido robada en la noche la imagen sagrada, y de inmediato dio la voz de alarma.

Fue inmediatamente alertado el decano Don Vincenzo Salvardi, que oída la triste noticia, inmediatamente convocó a una acción reparadora.

A los pocos días del secuestro, cuando el último día del Triduo, la mañana del 11 de diciembre, un zapatero llamado Luigi Marinelli, por su trabajo pasó frente a la entrada de Via Belfiore, a unos doscientos metros del Oratorio, vio una tabla apoyada en el terraplén de un horno, y le pareció reconocer la imagen robada. Lleno de reverencia y temor se acercó por el otro lado y vio que era la imagen robada.

Luego de indagaciones llevadas a cabo por la ley, el cura tomó la imagen y al canto del “Magnificat” seguido por un flujo interminable de personas, a pesar de una furiosa tormenta de invierno, con el sonido de los bronces de la banda del pueblo, retornó a su oratorio la devota imagen, y fue restaurada sobre el altar cantando el himno de acción de gracias Te Deum.

 

LA CASA PARA EL CUIDADOR

Dolorosamente enseñados los Piumazzesi por sacrílegos atentados demasiado frecuentes, como el robo de la santísima imagen, se imponía la construcción rápida de una casa contigua al oratorio, residencia habitual de cuidador, en defensa de la misma imagen, y de todos los regalos y objetos sagrados, y finalmente se decidió construirla.

Matteo Aureli, devotísimo de la Virgen María, con la ayuda de personas generosas y de colonos que hicieron el trabajo gratuito, comenzaron las obras en el verano de 1882, de modo que en octubre del año siguiente, el sacerdote, guardián del oratorio que vivía precariamente, obtuvo una nueva y decorosa residencia”.

cuadro de la madonna di piumazzo

 

LAS GRACIAS RECIBIDAS Y EL SOLEMNE OCTAVARIO

En breve tiempo, el santuario fue llenado de testimonios y de gracias recibidas muchos de los cuales fueron recolectados y mantenidos después de la construcción de la nueva iglesia.

Hay varias tablas de madera pintados con técnicas espontáneas y sincera inspiración, con episodios en los cuales se manifestó la benevolencia de la Virgen apareciéndose a personas que sufren.

Son enfermas que rezan desde su lecho de dolor, fieles en el santuario de rodillas, personas que se caen de un caballo o carro y otros eventos que sin duda daban miedo a los ojos de la gente común en el siglo XIX.

Estas obras de expresión de arte popular muestran con naturaleza la vida pasada, el paisaje, el interior del hogar, incluyendo muebles, y los profundos sentimientos que animaban las manos de los artistas intérpretes o ejecutantes.

Emerge así la vida intensa de fe, que tuvo lugar en la esquina de la campaña del pacífico Piumazzo convertido en un destino de peregrinación de una amplia zona en el distrito de Bolonia, en particular, de San Giovanni Persiceto, Calcara, Bazzano, Anzola, de las colinas cercanas y de otros lugares más de los confines del territorio de Módena.

Los primeros años del Santuario se establecieron varias fiestas, que a pesar de la devoción general, tuvieron corta vida.

Debido a este motivo, fue de gran preocupación la propuesta de establecer, a partir del año 1874, un octavario solemne consistente en la procesión de la imagen en la iglesia de Piumazzo al alba del primer domingo de junio para ser expuesta hasta el domingo siguiente por la noche.

El Octavario desmintió cualquier previsión pesimista y pronto se convirtió en uno de los festivales más importantes de la zona con grandes multitudes de fieles. En 1911 Don Vancini escribió:

“… mientras el sonido de las campanas hacen eco de toda la exuberantes llanura respondiendo alegremente a los cantos sagrados y al concierto de religiosa armonía, una multitud interminable acompaña en devoto cortejo con una vela encendida en la mano, a la imagen de la Santísima Virgen, que levantada de su humilde capilla, se transporta como un triunfo por cerca de unos tres kilómetros a la iglesia parroquial”.

La hora Central del octavario es el miércoles, el día de la confirmación, de la solemne procesión por las calles de la ciudad, de la Bendición de la Santísima Virgen y de la fiesta que termina en la noche con los tradicionales fuegos artificiales.

Incluso hoy, aunque parcialmente alterada por el paso del tiempo, el octavario es una fiesta que ha conservado su estructura original, con ceremonias solemnes, procesiones multitudinarias y representa para la parroquia de Piumazzo el momento de vida espiritual más intenso del año litúrgico.

 

LA NUEVA IGLESIA

La construcción de la nueva iglesia fue tenazmente perseguida por don Antonio Righetti, que fue nombrado rector en 1913, y gobernó durante cincuenta años.

En primer lugar, la dificultad principal fue, como siempre, conseguir fondos especialmente para la construcción, pero los fieles se comprometieron firmemente a conseguirlos.

Una contribución importante fue del Sr. Benniamino Ferrarini que aseguró su apoyo y el concurso del ingeniero Carlo Baietti que proporcionó el diseño y supervisión de las obras.

Fue entonces cuando la gente del lugar, ofrece valiosos joyas y proporciona mano de obra gratuita y materiales, lo que permitió realizar la construcción de la nueva iglesia rápidamente, como un nuevo milagro que se hizo realidad en ese lugar santo.

El 25 de marzo 1927, fue puesta la primera piedra, y fue enterrada bajo la primera columna del presbiterio una carta que indica la fecha y los nombres de los patrocinadores, bendecida por el entonces decano de Piumazzo Don Ulisse Turilli.

El 25 de marzo del año siguiente la iglesia se abrió al culto con una silueta románica armoniosa, una alternancia de colores brillantes y perfecta decoración en ladrillos, majestuosamente realizada por el maestro Hércules Zirotti y Valentino Tartarini.

Allí fue transportada la imagen, al interior de santuario de un mármol simple, pero hermoso, mientras que el nicho del viejo oratorio se enriqueció con un precioso mosaico del Sagrado Corazón de Jesús, por el maestro veneciano Costerman.

Nunca en vano los devotos rezaron ante la imagen de María que es venerada en Piumazzo bajo el título de Madre de la Divina Providencia. Son testigos de las gracias recibidas los miles de ex votos que cubrían las paredes del Oratorio. Admiramos las cadenas, cruces, anillos y aretes de oro, coronas de perlas, collares de incrustación, corazones y medallas de plata, y más, que fueron llevados como regalo a la Madre de la Divina Providencia en señal de agradecimiento por los favores recibidos.

Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: