El 28 de diciembre se celebra la memoria de los pequeños niños de Belén asesinados por Herodes.

Estas vidas inocentes son testigos de que Cristo fue perseguido desde el momento de su nacimiento por un mundo que no le iba a recibir.

MATANZA DE LOS INOCENTES PEDRO P. RUBENS







San Mateo afirma que en ese día se cumplió lo que había avisado el profeta Jeremías:
.
“Un griterío se oye en Ramá (cerca de Belén), es Raquel (la esposa de Israel) que llora a sus hijos, y no se quiere consolar, porque ya no existen”
(Jer. 31, 15).

En nuestro tiempo continúa la masacre de inocentes.

Millones son masacrados por el aborto, millones más mueren abandonados al hambre.

Leer también:

Masacre-de-los-Inocentes Nicolás Poussin

 

ORIGEN DEL RELATO

Los Reyes Magos vieron la Estrella de Belén y se fueron a Jerusalén, preguntando dónde podían encontrar al nuevo Rey de los Judíos.
.
Herodes se enteró de su pregunta, llamó a los sumos sacerdotes para averiguar sobre este este Niño, y fue informado de que se profetizó que el niño nacería en Judá.
.
Amenazado por esta profecía, mandó llamar a los Reyes Magos y les pidió que cuando encontraran al Niño le informaran para que él pudiera ir y rendirle culto también. 

Según señala el Evangelio de San Mateo, Herodes llamó a los Sumos Sacerdotes para preguntarles en qué sitio exacto iba a nacer el rey de Israel, al que habían anunciado los profetas.

Ellos le contestaron:

“Tiene que ser en Belén, porque así lo anunció el profeta Miqueas diciendo:

“Y tú, Belén, no eres la menor entre las ciudades de Judá, porque de ti saldrá el jefe que será el pastor de mi pueblo de Israel” (Miq. 5, 1).

Entonces Herodes se enfureció con la “traición” de los Reyes Magos, que avisados por un ángel habían tomado otro camino de regreso.

Y mató a todos los bebés varones en Belén de dos años de edad y más jóvenes.

Herodes rodeó con su ejército la pequeña ciudad de Belén y realizó la matanza.

Pero como un ángel vino la noche anterior y avisó a José que saliera huyendo hacia Egipto, cuando llegaron los asesinos no pudieron encontrar al niño que buscaban para matar.

La Liturgia Griega afirma que Herodes hizo matar a catorce mil varones, los sirios mencionan a sesenta y cuatro mil; muchos autores medievales a ciento cuarenta y cuatro mil.

Los autores modernos reducen considerablemente el número, ya que Belén era una ciudad más bien pequeña.

Knabenbauer los rebaja hasta quince o veinte, Bisping a diez o doce, Kellner a seis.

Esta crueldad de Herodes no ha sido mencionada por el historiador judío Flavio Josefo, aunque relata no pocas atrocidades cometidas por el rey durante los últimos años de su reinado.

El número de estos niños era tan pequeño que este crimen aparece como insignificante entre los otros delitos cometidos por Herodes.

Macrobius narra que cuando Augusto se enteró de que entre los varones de hasta dos años, el propio hijo de Herodes había sido también masacrado, exclamó:

“Es mejor ser el cerdo de Herodes que su hijo” aludiendo a la ley judaica de no comer, y por consiguiente no matar cerdos.

Lucas van Valkenborch Matanza de los inocentes

 

DEVOCIONES

Se cree que la iglesia San Pablo Extramuros posee los cuerpos de varios de los Santos Inocentes.
.
Una parte de estas reliquias fueron transferidas por Sixto V a Santa Maria la Mayor (fiesta el 5 de mayo).
.
La iglesia de santa Justina en Padua, las catedrales de Lisboa y Milán, y otras iglesias, también conservan cuerpos que aseguran ser de algunos de los Santos Inocentes.

En muchas iglesias de Inglaterra, Alemania y Francia en la fiesta de san Nicolás (6 de diciembre) se elegía a un niño-obispo, quien oficiaba en la fiesta de san Nicolás y de los Santos Inocentes.

Usaba mitra y otras insignias pontificales, cantaba la colecta, predicaba, y daba la bendición.

Se sentaba en la silla del obispo mientras la escolanía cantaba en los sitiales de los canónigos.







Él dirigía el coro en ambos días y tenían una procesión solemne.

Leon Cogniet Matanza de los inocentes

 

LA FIESTA DE LOS LOCOS

En Perú, México, España, Chile y Colombia y otros países de habla hispana, es tradicional hacer bromas de todo tipo.
.
Por ejemplo, cada año los telediarios emiten noticias falsas.

Se cree que a partir de la Edad Media, se unió esta fiesta católica con otra pagana llamada “la fiesta de los locos”, que también se desarrollaba entre la Navidad y el Año Nuevo.

A lo largo de los años, la parte religiosa de la celebración se fue perdiendo hasta desaparecer del todo.

En otros países, hay tradiciones parecidas pero que no tienen nada que ver con la matanza bíblica.

Por ejemplo, en Estados Unidos y el Reino Unido se llama April’s Fool, y se celebra el primer día de abril. Es el “día de los tontos”.

La-matanza-de-los-inocentes-de-Brueghel-el-Viejo

 

PROCLAMACIÓN DE LA CELEBRACIÓN

Desde épocas muy antiguas los cristianos, leyendo literalmente los Evangelios, buscaron celebrar la memoria de los niños muertos en Belén, ya que éstos aparecen en el Nuevo Testamento como los primeros mártires de Cristo.

Por eso ya en el siglo IV apareció esta fiesta en el norte de África, donde la Iglesia de la ciudad de Cartago la conmemoraba todos los años con honda tristeza.

La Iglesia latina instituyó la fiesta de los Santos Inocentes en fecha desconocida, no antes del final del siglo IV y no después del final del siglo V.
.
Junto con las fiestas de san Esteban y san Juan, se las encuentra primero en el Sacramentario Leonino, fechado alrededor de 485.
.
Resulta desconocida para el Calendario Filocaliano de 354.

Los latinos guardaban esta fiesta el 28 de diciembre, los griegos el 29 de diciembre, los sirios y caldeos el 27 de diciembre.

Estas fechas no tienen nada que ver con el orden cronológico del acontecimiento; la fiesta se celebra dentro de la octava de Navidad porque los Santos Inocentes dieron su vida por el Salvador recién nacido.

Esteban, el primer mártir (mártir por voluntad, por amor y dolor), Juan, el discípulo amado (mártir por voluntad y amor), y estas primeras flores de la Iglesia (mártires por sangre solamente) acompañan al Santo Niño Jesús cuando aparece en el mundo el día de Navidad.

Únicamente la Iglesia de Roma da el nombre de Inocentes a estos niños.
.
En otros países latinos se les llama simplemente Infantes y la fiesta tenía el título de “Allisio infantium” (Brev. Goth.) “Natale infantum”, o “Necatio infantum”.
.
Los armenios celebraban la fiesta el lunes después del segundo domingo de Pentecostés (Menología Armenia, 11 de mayo), porque creen que los Santos Inocentes fueron masacrados quince semanas después del nacimiento de Cristo.

En el siglo XVI, el papa San Pío V la elevó a la categoría de “fiesta” litúrgica, y poco a poco fue cambiando el carácter luctuoso que tenía por el más alegre que actualmente posee.

En el Breviario Romano la fiesta era solamente semidoble (en otros breviarios doble menor) hasta los tiempos de Pío V, quien, en su nuevo Breviario (1568), la elevó a doble de segunda clase con una octava (G. Schober, “Exp.. rit. Brev. Rom.”, 1891, p. 38).

También introdujo los dos himnos “Salvete flores martyrum” y “audit. Tyrannus anxius”, que son fragmentos del himno de la Epifanía de Prudencio. Antes de Pío V, la Iglesia de Roma cantaba los himnos de Navidad en la fiesta de los Santos Inocentes.

El prefacio propio del Sacramentario Gelasiano para esta fiesta se encuentra todavía en el Misal Ambrosiano.

Poseemos un himno largo en honor de los Santos Inocentes de la pluma de Beda el Venerable, “Hymnum canentes martyrum” (Dreves, “Analecta hymnica”) y una secuencia compuesta por Notker, “Laus tibi Christe”, pero la mayoría de las Iglesias en la Misa usaban el “Clesa pueri concrepant melodía” (Kehrein, “Sequenzen”, 1873, p. 348).

En Belén es día de guardar.

El color litúrgico de la Iglesia Romana es el violeta, no rojo, porque estos niños fueron martirizados en un tiempo en que no podían alcanzar la visión beatífica.

Pero, por compasión hacia las madres llorosas de Belén, la Iglesia en la Misa omite el Gloria y el Aleluya.

Esta costumbre, sin embargo, era desconocida para las Iglesias de Francia y Alemania.

En la octava, y también cuando la fiesta cae en domingo, la liturgia romana prescribe el color rojo, el Gloria y el Aleluya.

En Inglaterra la fiesta se llama “Childermas”.

Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: