La imagen de la patrona de Elche apareció en el interior de un arca de madera que flotaba sobre las aguas del mar, en la cercana playa del Tamarit alrededor del año 1370.

v asuncion elche







El arca fue encontrada por el soldado guardacostas Francesc Cantó quien comunicó la noticia al Concejo de Elche. Desplazado éste a la playa, comprobó el hallazgo de la figura, así como de unos documentos manuscritos que la acompañaban y que resultaron ser el libreto de la Festa o Misterio asuncionista…

 

LA APARICIÓN

Elx/Elche es una ciudad de la Comunidad Valenciana situada en la provincia de Alicante, a orillas del río Vinalopó, cabecera de la comarca del Bajo Vinalopó; es la segunda ciudad más poblada de la provincia de Alicante, la tercera de la Comunidad Valenciana y la vigésima en población a nivel nacional.

El P. Juan de Villafañe, en sus «Imágenes de la Virgen en España», expone:

«Que en la noche del 29 de diciembre de 1370, recorriendo el soldado Francisco Cantó la parte de costa a su cuidado entre las torres del Cabo del Aljup y del Pinet, vio un marinero y quiso averiguar quién fuese, creyéndole espía o náufrago; examinóle de cerca y se extrañó de su porte y rostro, el cual, sentado sobre un arca, cuando se le acercó el Cantó, avanzó hacia éste, diciéndole respetuosamente, que venía de lejos con aquel encargo para Elche, y que puesto que el Cantó iba a caballo, estimaría la llevase sobre éste a su destino.

Al negarse el soldado, porque sería faltar a su vigilancia y más a tales horas, fueron de tanta persuasión las razones del marinero, que se decidió a ello para dejarla como aquél le dijo, en la primer casa del pueblo en que viese luz, pero súbitamente desapareció aquel hombre: impresionado el guardacostas, puso el arca sobre su caballo y se dirigió a la Villa, entrando por sus calles sin encontrar casa ni iglesia abierta ni con luz; todo estaba en silencio, y al pensar salir otra vez de la población, vio luz en la ermita de San Sebastián, entonces hospital, llamó a su puerta que abrieron dos beatas enfermeras y dejó a éstas el arca hasta el amanecer.

antonio_de_villanueva._virgen_de_la_asuncion_0

Que tan pronto fue de día pasó a dar cuenta del caso a los Señores de la Autoridad, quienes personándose en San Sebastián con el Procurador General y el presbítero Mosén Juan Mena; abrió éste el arca y apareció dentro una imagen de Nuestra Señora, vestida pobremente, y con ella, los papeles de la fiesta o auto sacro-lírico, que se celebra en la iglesia de la Asunción todos los años en los días 14 y 15 de agosto, teniendo en la tapa un letrero, cuya inscripción era: “Pera Elx”.
Añade que la hicieron una capilla, pero que más tarde, al quererla trasladar a la iglesia mayor, se huyó dos veces a la capilla, pero que el clero y la Villa hicieron rogativas para que no se huyese, lográndolo de la bondad de la Señora.»

El Dr. Ceba nos da otra versión, que dice:

«En el año 1370, en 29 de diciembre, siendo por la mañana y estando un soldado de marina de guardia a la orilla del mar, en el sitio que hoy llaman el Pinet, de improviso vio dirigirse hacia él una caja, sin tener quién la guiase, ni trajera remos, pero sí tenía un rótulo, que leyó Francisco Cantó y decía: “Soy para Elix”, dejó su guardia y dio parte a Elche de esta noticia.

No sólo fueron de Elche, sino también los de Alicante y de Orihuela. Reunidos los de los tres pueblos, concertaron se tomase una mula, se la tapasen los ojos, y se la dejase marchar, y el lugar donde parase, de aquél sería. Se hizo así y la mula paró delante de la ermita de San Sebastián (en Elche), que era hospital de Caridad, y allí quedó, obrando infinidad de milagros.»

También Milá y Fontanals dice que

«la letra del Misterio se halló dentro del arca que trajo la imagen de la Virgen de la Asunción en 1266 ó 1370». Más explícito es el Marqués de Molíns que refiere que «la leyenda dice que poco después de la conquista, sin fijar el año, «en un día de crudo invierno, 29 de diciembre, llegó flotando por el mar un arca cerrada que contenía la imagen de la Virgen, de la “grandaria y formes de una hermosísima dona”; y asimismo con ella, el Misterio que hoy se representa y la música que se canta, y hasta las rúbricas, como así dijéramos el ceremonial que se observa.»

LA IMAGEN DE LA VIRGEN DE LA ASUNCIÓN

La figura de la patrona de Elche, la Virgen de la Asunción, es una talla de tamaño natural que nos presenta a María de pie y con las manos juntas en actitud de oración.
Se trata de una imagen de vestir y, por tanto, se halla recubierta con ropajes en forma de túnica y manto -bordados con metales preciosos- que únicamente permiten la visión de su cabeza, manos y pies.

Los diferentes mantos que posee la talla, con los que es vestida conforme las distintas festividades litúrgicas anuales, se conservan en el museo parroquial.

La cabeza de la imagen está recubierta por una toca de tisú de plata que oculta su pelo y por una gran corona imperial, rematada por la figura del Espíritu Santo en forma de paloma que se posa sobre el escudo de la ciudad ilicitana. Esta corona de plata fue sufragada mediante suscripción popular y realizada en 1940 por los talleres de orfebrería religiosa David, de Valencia.

De ella nos dice Villafañe,

«ser de materia extraordinaria y preciosa. Su altura es de siete palmos y un dedo, y en él todo consta de perfección y hermosura. Toda ella es muy agraciada: bellos ojos, arqueadas cejas, frente espaciosa, nariz afilada, rubicundos labios, mejillas de rosa alejandrina, manos largas y blancas, el cuello y brazos flexibles.»

«Es un estudio acabado y notable de una figura desnuda. Contemplando las proporciones y la estructura de algunos trozos del inestimable busto, resulta a nuestra vista el modelado de sus formas y su morbidez, correspondiendo a las de una joven como de veinte años, de tipo abultado, grueso y no alto, muy común en la mujer oriental de nuestro país, pero el aspecto de la cabeza pertenece al fino y distinguido de las damas de Provenza.».

Esta venerada imagen, incendiada en 1936, ha sido sustituida por otra, labrada por el ilustre imaginero valenciano José Capuz, quien inspirado en los datos que de la antigua imagen se conservaban, supo reproducir la imagen perdida.







El 29 de diciembre de 1940 volvió a representarse el hallazgo del arca con la figura de la patrona ilicitana en la propia playa del Tamarit con el fin de que también esta imagen fuese traída a la ciudad desde el mar.

En 1958 fue proclamada Alcaldesa honoraria de Elche por el pleno del Ayuntamiento ilicitano y, como tal, ostenta los atributos correspondientes, es decir, el bastón de mando y la medalla con el escudo de la población.

El 29 de diciembre de 1970, dentro de los festejos que celebraban el VI centenario de la Venida de la Virgen a Elche, la imagen fue coronada canónicamente por el obispo de Orihuela, Pablo Barrachina y Estevan; actuaron como padrinos, el alcalde de la ciudad y su esposa.

 

LAS FIESTAS

La imagen de la Virgen de Elche es sacada en procesión a lo largo del año en tres ocasiones diferentes.

El domingo de Pascua, en la procesión llamada de “las Aleluyas” -por lanzarse a su paso, “aleluyas” o estampas multicolores como señal de alegría- en la que se simboliza el encuentro de la Madre con Jesús resucitado.

También el día 15 de agosto en la procesión que figura ser el entierro de María, portada yaciente por los personajes de la Festa.

Y, por último, el 29 de diciembre, en la festividad que conmemora su Venida a Elche.

misterio de elx

Por otro lado, entre el 16 y el 22 de agosto, es expuesta a la veneración de los fieles, también de forma yaciente, sobre un gran lecho instalado ante el altar mayor de la Basílica.

Tanto para sus salidas procesionales, como para su estancia en el camarín de la iglesia, esta imagen es atendida y ornamentada por las denominadas camareras de la Virgen, institución establecida en Santa María desde muy antiguo -al menos desde el siglo XVIII- y formada por un conjunto de señoras de la población. Estas camareras, cuyo cargo es, generalmente, hereditario, se ocupan de vestir y desvestir la figura mariana, cuidar sus ornamentos, custodiar sus joyas, etc.

 

EL «MISTÈRI D’ELX»

El drama sacro-lírico «El Mistèri d’Elx» o «La Festa», cuyo origen por el estudio de su música y de su letra parece remontarse al siglo XIII, es el único ejemplar vivo del primitivo teatro lírico, que posee la particularidad, entre las producciones del género de su época, de ser enteramente cantada, por lo que por algunos se considera como un antecedente de la ópera, que apareció tres siglos más tarde en Italia.

misteri de elx

Todos los años, en la tarde de los días 14 y 15 de agosto, se representa este «Misterio de Elche», o sea la Muerte y Asunción de la Virgen al cielo. La Virgen (representada por un niño con voz de tiple), penetra en el templo y manifiesta su gran deseo de morir y de unirse con su Hijo.

En cuanto a la fiesta de la Venida de la Virgen nos dice Ibarra Ruiz que por hoy se ignora su origen. La fiesta de la aparición y venida a Elche de la imagen de Nuestra Señora de la Asunción, se conmemora anualmente en Elche el 28 y 29 de diciembre, reproduciéndose la llegada del guardacostas Francisco Cantó en brioso corcel para avisar a las autoridades del feliz hallazgo; la comitiva que se traslada hacia la playa en busca de la imagen, y su triunfal entrada en Elche entre el regocijo y emoción del pueblo.

 

LA BASÍLICA DE SANTA MARÍA

La Basílica menor de Santa María o Iglesia Arciprestal de Nuestra Señora de la Asunción, está ubicada la plaza del Congreso Eucarístico de la ciudad de Elche (Comunidad Valenciana, España) y construida en estilo barroco entre 1672 y 1784 y en ella participaron varios arquitectos entre los que se encontraba el castellonense Jaime Bort y Meliá, autor de la fachada barroca de la catedral de Murcia.

Las obras se iniciaron en 1672 bajo la dirección de Francisco Verde, sucediéndole Pedro Quintana y Ferrán Fouquet. Es un buen ejemplo del barroco español.

Basilica_de_Santa_Maria_elche

Este edificio presenta distintos estilos arquitectónicos, desde el barroco italianizante de la portada principal, el rococó de las otras portadas y la girola, el neoclásico del interior, hasta las reminiscencias medievales.

En la Edad Media se encontraba la mezquita musulmana en este emplazamiento que por aquella época era uno de los extremos de la antigua Vila Murada. Cuando el rey Jaime I de Aragón conquistó la ciudad en 1265, consagró la mezquita bajo la advocación de Santa María. Sobre sus ruinas se construyó un primer templo cristiano de estilo gótico que fue derribado y por tercera vez se construyó el actual.

Tiene esta iglesia la gran tradición de celebrar en ella el Misteri d’Elig (Misterio de Elche) obra coral en valenciano antiguo que se representa durante los día 14 y 15 de agosto de cada año en virtud de un privilegio otorgado por el papa Urbano VIII.

Durante la guerra civil, fue parcialmente destruida siendo restaurada años después por el arquitecto ilicitano Antonio Serrano Peral. En el incendio que sufrió en 1936 desapareció la imagen original de la Virgen de la Asunción, bajo cuya advocación está consagrado el templo, siendo posteriormente sustituida por otra nueva, obra del escultor valenciano José Capuz.

Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: