En Castellana desde inmemorial tiempo, hubo una capilla pequeña dedicada a la Madre de Dios pintada en un fresco.

Que libró a la región de la peste en el siglo XVII.

virgen de la vetrana

Innumerables son los milagros que la Virgen de la Vetrana obtiene de su Hijo Divino a través de los tiempos, como cuando liberó de la peste a Castellana.
.
Llamada “de la Vetrana” desde entonces, el santuario se ha convertido en un destino para los fieles y peregrinos que continuamente van a venerar la imagen sagrada.

Castellana es una pequeña ciudad situada en la ladera de una cuenca cársica en el sur-este de Murge, a 40 km de Bari y a 300 metros del nivel del mar. Su origen es anterior al año 1000.

Fue llamada Vico Kastella y se había levantado como un pueblo formado por los colonos de la Abadía benedictina de Conversano.

El antiguo Vico, que se encuentra a un kilómetro de la ciudad, que está desocupado a finales de 1100, posteriormente fue refundado y reconstruido por Constantino y Nicolás, dos colonos de Salento, en 1172.

Castellana, empezó a ser conocida en todo el mundo entre el el 23 de enero de 1938, cuando el espeleólogo Prof. Franco Anelli descubrió un sistema de cuevas cársticas.

Por este fascinante mundo subterráneo, desde 1950, Castellana ha cambiado su nombre por el de Castellana Grotte.

 

LA PESTE

La Iglesia, que se levanta en una colina que domina la ciudad, de Castellana se conserva, y es “objeto de gran devoción, un bonito fresco en losa de piedra de la Virgen María.

El icono de María, del final del trescientos, se llama Virgen de la Vetrana (veterana, antigua).
.
Aunque una visión diferente del historiador Fray Casimiro de SM Magdalena dice que Vetrana se deriva de la palabra en dialecto que se utiliza para describir la vacuna de sarampión.

A finales de 1690 la iglesia estaba casi en ruinas cuando un grave incidente vino a perturbar la Castellana y la zona circundante.

Una plaga grave se difunde, llevando la muerte y el luto.

Casimiro escribió en 1726.

“Este mal que hacía una gran masacre en el pueblo, en un tiempo atacó, a todos los seis hijos de Adriano (Conde de Conversano) y también a su esposa Isabel Caracciolo.

El que amaba a esposa e hijos, al ver tal peligro, recurrió a la intercesión de la Virgen … Toda su familia se libró del mal.”

Continúa Casimiro

“en 1690 atacó la enfermedad a la ciudad de Monopoli y de Conversano, se extendió a Polignano, Mola, Fagiano, e incluso entró en Castellana.
.
Dos buenos sacerdotes recurrieron a la intercesión de Santa María de la Vetrana, y replicando sus fervientes oraciones a la Santísima Virgen, el 11 de enero de 1691 uno de ellos escuchó una voz interior que ordenó a la peste en el nombre de la Virgen partir de aquella la tierra, y cesar el flagelo”.

La Virgen también expresó el deseo de que se ampliara la iglesia.

También se extendió la noticia de que si alguien atacado por el mal, fuera ungido con el aceite de la lámpara encendida ante su imagen sería liberado del mal.
.
Todos los vecinos de la región fueron liberados del mal.

“Así que – continúa Casimiro – la gente de Castellana, en reconocimiento de los beneficios recibidos por la Virgen, y para ejecutar lo que se había impuesto al sacerdote, acordó reconstruir y ampliar la iglesia de S. Maria de la Vetrana”.

El trabajo duró sólo un año y tomaron parte los propios ciudadanos de la Castellana.

El pequeño campanario es datado de 1774. En su parte delantera está escrito en latín:”IN PETRA EXALTAVIT ME”. Incluso la puerta del monasterio, en el interior, la la data en 1774.

La cúpula de la Iglesia está recubierta con azulejos de Capodimonte de Nápoles.

De hecho, los hermanos Alcantarini (ahora conocidos simplemente como “hermanos menores”) tenían su Superior en Nápoles, y por vía de su reformador San Pedro de Alcántara, español, estaban muy ligados al Reino de Nápoles, donde sus conventos fueron construidos en Foggia, Capurso, Taranto, Castellana.

En la sacristía hay un panel de la pared con fecha de 1754, con mayólicas napolitanas.

SANYO DIGITAL CAMERA

 

LOS AÑOS POSTERIORES

Varios años más tarde fue sentida la necesidad de «encomendar a la hermosa iglesia los religiosos.

La condesa Dorotea Acquaviva d’Aragona, de los duques de Atri, esposa de Giulio Antonio III, para agradecer a la Virgen por haber salvado al niño Giulio Antonio IV, fundó un convento conectado a la misma iglesia.

En 1866, el acto de supresión de las órdenes religiosas en Italia por el gobierno hizo evacuar a todos los conventos incluyendo la Castellana.
.
Se salvaron por un milagro, la mayoría de los libros del primer núcleo histórico de fray Casimiro.

Durante el período de la clausura del convento, la presencia franciscana está garantizada por la reactivación de la Tercera Orden Franciscana (hoy Orden Franciscana Seglar) alrededor de 1870.

Esta realidad eclesial ha mantenido viva la espiritualidad de la devoción franciscana a Nuestra Señora de la Vetrana, a pesar de la cruel ley del Estado laico que ha eliminado físicamente la presencia de los hermanos en la Castellana.

Junto con la Orden Franciscana Seglar se afinca la Juventud Franciscana y el grupo Araldini como presencia viva en la vida religiosa de la Castellana, que gravitan en todos los eventos y liturgias del santuario, y también apoyan a la parroquia de la ciudad.

Durante la Primera Guerra Mundial fueron “alojados” en el convento los prisioneros de guerra húngaros.







Estos, para agradecer a las personas por su estancia en la Castellana, por ser tratados no como prisioneros, sino como hermanos, donaron una estatua de Santa Isabel de Hungría, Patrona de la Tercera Orden Franciscana. La estatua, que se encargó a los artesanos lugareños todavía se venera en la iglesia.

En Marzo 21 de 1931, la iglesia y el convento se transfieren a los monjes en arrendamiento perpetuo.

Su renovación radical ha hecho más espacio vital alrededor del edificio y la iglesia más funcional.

Las renovaciones han hecho posible la hospitalidad de grupos de estudio, conferencias, semanas de ejercicios, retiros espirituales.

 

LA FANOVE

Una de las tradiciones más antiguas y que ha perdurado durante más de tres siglos es la Fiesta de Fanove.
.
Durante toda una noche la región se ilumina al calor y la luz de una gran hoguera.
.
Decenas de pilas de madera, bien arregladas, en forma de cono, algunas pequeñas y otras gigantes arden en la noche del 11 de enero hasta la mañana del 12.
.
Una mezcla de devoción y folklore, que recuerda el hecho milagroso ocurrido en 1691, cuando Castellana se libró de la peste.

fanove vetrana

Ciertamente, hasta el siglo pasado, era sobre todo una fiesta religiosa.

El fuego era principalmente una fuente de luz y calor, cuando no había luz eléctrica y menos calor.

Los fuegos se encendían en eventos de especial importancia.

La gente quiere que la devoción amorosa de Fanove dé calidez al país para homenajear a la imagen protectora de Nuestra Señora de la Vetrana.

El fuego de la Fanove no es “símbolo pagano, y no es el recuerdo de los muebles quemados después de la plaga, sino un símbolo de alegría y celebración.

En un tiempo, para Fanove, se utilizaron las viñas, ya que se producen en grandes cantidades.

En enero, la poda de viñas se lleva a cabo, las ramas viejas y polvorientas del año anterior se destinan a los incendios, que se mantienen encendidos toda la noche en todos los rincones de la Castellana y del agro.

La madera de olivo o de almendras se conservaban celosamente, y nadie la utilizaba en grandes cantidades en Fanove, como los usan en nuestro tiempo.

Hoy se construyen Fanove al resguardo de un gran tronco de oliva, que a veces se utilizan para construir su base.

Para la fiesta de abril, la cal desinfecta cada rincón de las casas, cosa que no permite la fiesta de enero, por el aire húmedo y frío.

En el momento de la peste, de hecho, se pasaba cal a los altares de piedra caliza, e incluso en las zanjas alrededor de la ciudad.

Esta tradición se ha desvanecido.

Afortunadamente no se desvanece la luz y la alegría del fuego, incluso después de los años de las fuerzas oscuras de la guerra, a pesar de la llegada de la luz eléctrica, el fuego sigue ardiendo.

En cada camino hay grupos de devotos que protagonizan la Fanove de forma espontánea, haciéndose eco con cantos y el acompañamiento de guitarras y acordeones, con el vino que comienza a correr alrededor de cada fuego, para aliviar el ardor causado por el pescado salado que tradicionalmente ha sido consumido junto con fuego.

Pero hay un inconveniente moderno a esta tradición.

¿Dónde construir Fanove si las carreteras están pavimentadas o son de asfalto?.

Hasta el siglo pasado no había ninguno de estos problemas: la mayoría de los caminos eran “blandos”.

Para remediar esta situación con las normas adecuadas, en el punto donde se pretende construir la hoguera se dispone una capa de grava para no dañar la cobertura de la carretera.

La madera se hizo menos valiosa y los hornos con otros combustibles, convirtieron en más grandes a las Fanove.

Se añaden olivos que se arrancan por diversas razones, la repentina plaga de grandes árboles de cerezo, y el mayor el dinero del premio otorgado por las asociaciones para fiestas patrias y el turismo generan mayor tamaño de las hogueras.

En la mitad de los noventa se extinguieron los premios … ya no era como en el tiempo de “vacas gordas”, la madera se vuelve más valiosa y difícil de encontrar, así que en las últimas ediciones fue restaurado un equilibrio prudente.

El Fanove se preparan con gran espontaneidad, pequeñas y numerosas fogatas de devoción popular en honor de Nuestra Señora de la Vetrana.

Se ven dispersos por toda la ciudad, incluso en los suburbios, y entre una canción y otra glorifican a la Virgen de la Vetrana misericordiosa, es especialmente bello aunque los incendios no sean enormes.







Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: