La crisis de la población mundial es ahora tan evidente que resulta cada vez más difícil de ignorarla, incluso en un mundo como el nuestro en el que los puntos de vista muy a menudo toman el lugar de los hechos.

baja natalidad

No es ningún secreto sólo tienes que mirar cualquier anuario estadístico para darte cuenta de esto. En la mayor parte del mundo la tasa de natalidad es ahora menor que 2.1, que es el punto en que se pueden reponer las personas que mueren; debajo de este punto las poblaciones decrecen.

Durante décadas se ha mantenido la idea de que el mundo iba hacia la catástrofe debido a un aumento de sus habitantes en relación a los recursos y en aras de eso se ha incentivado el control de la natalidad por anticoncepción, abortos y esterilización que han conducido a la crisis actual.

Tan pronto como la realidad de las cosas empezó a negar esta predicción de superpoblación, se ha puesto en marcha un gigantesco proceso de censura.

En primer lugar, después de El Cairo en 1994, la ONU no ha convocado ninguna otra Conferencia Mundial sobre Población, donde el tema inevitablemente pasaba a primer plano.

El foco se ha desplazado a otras cuestiones, como el medio ambiente. Pero encima de eso, con gran irresponsabilidad, los organismos internacionales han hecho todo lo posible para seguir promoviendo de manera indirecta la reducción de la población porque el aborto y la anticoncepción siguen siendo promovidas por los gobiernos.

caricatura niños amacando anciano

A finales del siglo pasado, Juan Pablo II había comenzado a denunciar las consecuencias de lo que llamó un “invierno demográfico”; entre otras cosas fue el centro del Jubileo de las Familias, celebrado en Roma en octubre del año santo 2000.

Pablo VI ya se había visto con gran preocupación en su tiempo la cultura neomalthusiana, que es una de las raíces principales de esta crisis.

Sería importante que el Papa Francisco tome el lugar de los organismo internacionales y diga claramente y con toda potencia lo que ellos no dicen, que la verdadera crisis es de falta de nacimientos, y que si seguimos con los abortos y la anticoncepción es peor.

Y tal como ha manejado la burocracia internacional los grandes temas de la humanidad, probablemente en unos años todos nos demos cuenta que el calentamiento global era una patraña para concentrar poder a través de políticas ecologistas.

Algo de eso ya está pasando porque el lenguaje de la burocracia internacional ha dejado de usar el término “calentamiento global” sustituyéndolo por “cambio climático”, porque rompía los ojos que no era tal. Sin embargo los burócratas internacionales siguen refiriéndose al peligro del “calentamiento global” solo que mencionándolo como “cambio climático”.

Para que quede claro repasemos lo que el PRI (Population Research Institute) de Steve Mosher ha resumido de la situación de invierno demográfico en los principales mercados del mundo.

Echemos un rápido recorrido por todo Europa y Asia gracias a la investigación de Elizabeth Crnkovich, aclarando que ni en las Américas ni en otro lugar del mundo la situación es diferente:

ancianos

 

ASIA

En Japón, los titulares son cada vez más estridentes: “El Tigre Asiático – Japón – está en peligro de extinción“,”El número de niños en Japón baja por 31 año consecutivo“,”La población de Japón conmemora su mayor baja desde 1950“, y “La subpoblación Japón es tan mala que recurrien a alquiler de Familiares“. Incluso The Economist, normalmente serio, ha señalado que “Japón está envejeciendo más rápido que cualquier otro país en la historia”.

Los hechos desnudos son bastante chocantes: tasa de fertilidad de Japón, de 1,1 hijos por mujer, nunca ha sido más baja, y sigue cayendo año tras año. Japón ya cuenta con la población más vieja en el mundo y, prácticamente sin inmigración, no parece haber ninguna manera de salir de la democidio que se avecina. Los ancianos morirán, y habrá menos gente y muchos menos trabajadores en las Islas en los próximos años. La solución es obvia, pero los japoneses tienen que querer más hijos para que haya más niños.

Las bajas tasas de natalidad de China tienen una causa diferente. Los chinos quieren tener más hijos, pero el gobierno durante los últimos tres decenios ha dicho que no. La política de un solo hijo ha diezmado las generaciones más jóvenes de China, y ha creado una sociedad en la que los jóvenes no están reemplazando a los viejos.







Mientras que China tiene actualmente la segunda mayor economía del mundo, todas las apuestas están cerradas si la tasa de natalidad se mantiene durante otra generación. La economía seguirá mostrando el número de trabajadores jóvenes a la baja.

Tasa de natalidad de Taiwan está “cayendo como una piedra…”, dice un editorial en el periódico Taipei Times. La mayoría de las personas se dan cuenta que hay un problema demográfico. No podría ser de otra manera, ya que la tasa global de fecundidad –el número de hijos por mujer es un anémico 0,9. Pocos se sienten motivados a hacer algo al respecto, sin embargo. Taiwán está fuertemente urbanizada, y gente de la ciudad tienden a tener familias más pequeñas.

Cuando se le pregunta, los jóvenes taiwanés dicen que no están interesados en tener hijos porque cuestan demasiado dinero, o toman demasiado tiempo. Las mujeres están más motivadas para obtener un título universitario y buscar empleo profesional que a casarse y tener hijos. En esta sociedad altamente secularizada, los niños no son vistos no como una bendición, sino como una carga que ata a las mujeres que las llevan. Adiós, Taiwan.

Singapur, cuya tasa de fecundidad se sitúa en un anémico 1,1, es una ciudad-estado muriendo. El promedio de Singapur es ahora de 39 años de edad y la escalando. Mientras que la economía de la ciudad parece estar yendo muy bien, y la propia ciudad está repleta de edificios de nueva construcción, ofrece atención de la salud de primera, y disfruta de bajas tasas de criminalidad, su población está envejeciendo rápidamente. Para que todo funcione sin problemas, Singapur debe depender de la inmigración, el último recurso de una población una vez reproductiva.

Hong Kong tiene una tasa de natalidad de 1,09, ligeramente inferior a la de Singapur. Como resultado de ello, su gobierno ha revertido su política de planificación familiar. En lugar de promover familias más pequeñas, como alguna vez lo hizo, ahora el gobierno insta a sus ciudadanos a tener más hijos para ayudar a compensar el envejecimiento de la población.

Puede ser una cuestión de “demasiado poco, demasiado tarde”, sin embargo. Las personas que ya han arraigado en la cabeza que las familias pequeñas son mejores, o que simplemente no creen que tengan los medios para mantener familias más grandes. Los gobiernos diciéndole a la gente que tengan más hijos no van a cambiar una mentalidad anti-niño en este punto. Uno podría llamar a esto una política voluntaria del hijo único.

Para ilustrar este punto, considere que el gobierno de Corea del Sur a partir de 2010 ha gastado miles de millones de dólares en un intento de aumentar la tasa de natalidad del país. El resultado está todavía fuera de este esfuerzo, porque la última tasa global de fecundidad de 1,15, es aún muy por debajo del nivel de reemplazo. Seúl está gastando el dinero a la espera de que sea más fácil para las parejas jóvenes llegar a fin de mes, y para apoyar a las mujeres embarazadas. Nosotros en el PRI no somos optimistas de que este esfuerzo tardío haga una gran diferencia, ya que la tasa de natalidad es muy baja, para empezar. La economía de este “tigre asiático” está perjudicada por falta de “cachorros”.

ancianos en silla de ruedas

 

EUROPA

En Europa la situación no es mejor. En Italia, el nacimiento de la revolución sexual ha significado la muerte de la familia. La gente joven no está ahora tan impaciente para formar una familia, y la tasa total de fecundidad ronda el 1,4. Los jóvenes son felices viviendo la vida de solteros y casarse sólo, en todo caso, después de haber alcanzado los treinta y cuarenta. Los hijos adultos no ven ninguna vergüenza en vivir en casa de sus padres hasta bien entrada la edad madura.

Venecia, famosa por ser un destino para lunas de miel, es una ciudad moribunda. Está perdiendo habitantes y cada vez más y más limitada en su atracción turística. La ciudad incluso celebró un simulacro de funeral para sí misma cuando su población cayó por debajo de 60.000. ¿Habrá un funeral simulado por la tasa de natalidad? Parece poco probable.

Otro país católico con una tasa de natalidad anémica es España, cuya tasa total de fecundidad es de 1.48. El Parlamento español reaccionó ante el problema mediante la promoción de los nacimientos y la institución de políticas pro-natales. Pero los bonos y beneficios relativamente pequeños que ofrece parecen insuficientes para resucitar el crecimiento demográfico.

El problema se ve agravado por el hecho de que muchos españoles, incapaces de encontrar empleo en el país, lo buscan en el extranjero en países como Alemania. Cuando el joven huye, esto no ayuda a la decreciente tasa de natalidad de España y la disminución de la población.

En Rusia, las mujeres tienen un promedio de 1,2 hijos. El país sufre una hemorragia de personas, una herida sangrante que un enorme bono bebé no ha logrado restañar. El campo está lleno de pueblos fantasmas y los restante rusos se mueven a unas pocas ciudades grandes.

La fertilidad de Alemania  cae, situándose en 1,4 hijos por mujer, pero cuenta con los inmigrantes, inmigrantes atraídos por la fuerte economía alemana. Españoles y otros europeos ayudan a impulsar la economía alemana, sin duda, pero eso no va a ayudar a sus países de origen.







Otros países con tasas de natalidad muy, muy bajas incluyen, pero no están limitados a, Inglaterra, Grecia, Portugal, Holanda, Bélgica y Francia. Como el Telegraph lo expresó así: “Nosotros nos estamos viviendo tanto una edad de crisis como una crisis de edad”.

¿Dónde está la bomba de la población cuando la necesitamos?

Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: