Cada semana que pasa se ve en occidente cómo avanza el acorralamiento de los heterosexuales por el poder gay.

Apalancado por la clase política y los medios de comunicación.

Y la Iglesia no es ajena esta influencia del Lobby gay, al punto que recientemente un documento de la Congregación para el Clero reitera que

los que practican la homosexualidad, presentan tendencias homosexuales profundamente arraigadas o apoyan la así llamada cultura gay no están aptos para ser admitidos al sacerdocio.

bandera homosexual con una cruz

Sin embargo la presión actual para homosexualizar la iglesia no es un fenómeno nuevo y no se soluciona con declaraciones y documentos.
.
Hace 1000 años, San Pedro Damián, Doctor de la Iglesia, escribió el libro Gomorra – recientemente re editado -, denunciando la homosexualidad entre los sacerdotes.

Y varios sacerdotes hay denunciado recientemente cómo se mueve la “mafia lavanda” para conquistar espacios en la Iglesia y en los seminarios.

Recomendamos leer también: Más Abusos Sexuales de Sacerdotes y la Intimidación Gay en la Iglesia.

Padre Thomas Reese

 

REACCIONES SOBRE EL DOCUMENTO DE LA CONGREGACIÓN PARA EL CLERO

Inmediatamente lanzado el documento de la Congregación del Clero, el jesuita Thomas Reese dijo:

La idea de que los homosexuales no pueden ser buenos sacerdotes es estúpida, degradante, injusta y contraria a los hechos. 

Sé de muchos muy buenos sacerdotes que son homosexuales, y sospecho que más buenos sacerdotes son homosexuales.

Las estimaciones del número de homosexuales en el sacerdocio son variadas, del 20 por ciento a 60 por ciento, aunque un sondeo de Los Angeles Times en 2002 encontró que sólo el 15 por ciento de los sacerdotes dijeron que eran homosexuales o “en algún punto intermedio, pero más en el lado homosexual”.

Antes de morir, le pregunté al sociólogo Dean Hoge, que había hecho numerosas encuestas de sacerdotes, y dijo que los obispos no le permitieron hacer la pregunta en ninguna de sus encuestas. 

Los obispos no querían saber, o tenían miedo de los números que se publican en los medios.”

Y finaliza la nota diciendo:

“A veces pienso que sería bueno para la iglesia si 1000 sacerdotes salieran del armario el mismo domingo y simplemente digan, ‘¡Estamos aquí!’.

No creo que la iglesia está listo para eso todavía, pero algún día debería estarlo”.

En el artículo el Padre Reese dice dos cosas importantes.

En primer lugar defiende el sacerdocio homosexual y llega a pedir que ‘salgan del armario’.
.
O sea que lo define como un hecho que la Iglesia debe legitimar.

Pero lamentablemente no hace distinción entre el sacerdote individualmente homosexual y una cofradía o lobby que estaría actuando para reafirmar sus propios intereses y los de los gays en general; que es lo que otros sacerdotes denuncian.

Y en segundo lugar da el dato que por lo menos 15% del clero es homosexual, o sea que entre los sacerdotes habría 5 veces más homosexuales que entre los hombres en general.

Este dato nos advierte que hay un atractivo especial de los homosexuales hacia el sacerdocio, quizás del mismo tipo que hay respecto a cultivar las artes.

san pedro damian

 

HACE 1000 AÑOS SAN PEDRO DAMIÁN CONDENÓ DURAMENTE LA HOMOSEXUALIDAD DENTRO DE LA IGLESIA

El “cáncer” de la sodomía entre los sacerdotes amenaza con atraer la ira de Dios sobre la Iglesia, de acuerdo a un santo y doctor de la Iglesia Católica, que habló sobre una crisis similar en el sacerdocio hace 1000 años.

En su libro ‘Gomorra’, San Pedro Damián se refiere especialmente a la creciente aceptación de la homosexualidad en el clero, advirtiendo que “muy enfurecida se está arrastrando hacia el clero, como una bestia cruel dentro del redil de Cristo”.

Él advierte que si esta creciente tolerancia hacia la homosexualidad entre los clérigos y los fieles no es arrancada de cuajo “lo cierto es que la espada de la ira divina se avecina al ataque, para la destrucción de muchos”.

El Libro ‘Gomorra’ parece especialmente relevante de cara a las recientes declaraciones sobre la homosexualidad de los líderes y grupos influyentes dentro de la Iglesia Católica.

Que ha llevado a muchos a creer que la Iglesia está dispuesta a adoptar una perspectiva de mente abierta sobre la homosexualidad.

Tales declaraciones incluyen, el uso de la famosa declaración del Papa Francisco en 2013: “¿Quién soy yo para juzgar?”.
.
Y la declaración del Sínodo de la Familia de 2014 sobre el informe de mitad de período
, que dice que los homosexuales tienen “dones y cualidades que ofrecer a la comunidad cristiana.”

Damián, un reformador católico italiano del siglo XI y Doctor de la Iglesia, argumentó que para que la Iglesia sea la sal de la tierra y luz para el mundo, debe predicar sin concesiones toda la verdad sobre el plan de Dios para la sexualidad.

Y cuán terribles son las consecuencias, tanto temporales como eternas, para los que se dedican a las “prácticas sexuales no naturales” de la homosexualidad, la masturbación, y la anticoncepción.

ex sacerdote gay mario bonfanti

 

EL MENSAJE A DAMIÁN A AL PAPA SAN LEÓN IX

La situación de la Iglesia Católica en el siglo XI, cuando Damián vivió, se asemeja a nuestro tiempo en algunos aspectos inquietantes.

El sacerdocio en ese entonces había sido infiltrado por un gran número de hombres moralmente laxos que tenían poco respeto por la moral sexual.
.
Incluyendo a los homosexuales que a sus “hijos espirituales” los convirtieron en “prostitutas”, en palabras de Damián.

A diferencia de hoy, sin embargo, muchos sacerdotes vivían en uniones inmorales con concubinas o esposas ilícitas, e hicieron poco para ocultar otros comportamientos personales escandalosos.

Este comportamiento incluyó a algunos papas, que establecieron un mal ejemplo para el resto de la Iglesia.

Damián dirigió su libro al Papa San León IX, pidiéndole que tomara medidas contra la práctica de la homosexualidad entre los clérigos y monjes difundida en ese momento.

El libro lleva un mensaje importante para el tiempo presente, resaltando especialmente lo que llamó los efectos “extremadamente destructivos” de la conducta homosexual en la persona humana, tanto espiritual como psicológicamente.

Damián ve la homosexualidad como una corrupción “diabólica” del hermoso plan de Dios para la sexualidad entre un hombre y una mujer.
.
Es un asalto directo contra Dios.

No sólo no debe ser tolerada, sino que debe ser condenada y erradicada, escribe.

La homosexualidad es una “herida mortal enconada en el mismo cuerpo de la Santa Iglesia”, que primero debe ser reconocida como tal antes de llevar a cabo cualquier tratamiento y curación.

Damián elige sus palabras con mucho cuidado al advertir sobre la gravedad de la enfermedad.

“Este vicio [de la actividad del mismo sexo] es la muerte de los cuerpos, la destrucción de las almas, contamina la carne, extingue la luz de la inteligencia, expulsa el Espíritu Santo del templo del corazón humano.

Introduce la diabólica incitación de la lujuria, incita a la confusión, y, elimina por completo la verdad, de la mente engañada.

Este vicio prepara trampas para el que camina y cae en el pozo, y le impide escapar.

Le abre el infierno y le cierra la puerta del paraíso.

Esto hace al otrora ciudadano de la Jerusalén celestial, heredero de la Babilonia infernal.

De la estrella de los cielos, enciende el fuego eterno.

Corta un miembro de la Iglesia y lo arroja en la voraz conflagración de la rabiosa Gehena.

Porque este vicio es el que viola la sobriedad, mata la modestia y la castidad.

Acuchilla la virginidad con la espada del más sucio de los contagios.

Ensucia todo, mancha todo, contamina todo, y no permite nada puro para sí, nada que no sea inmundicia, nada limpio”.

PECADOR QUE SE ARREPIENTE

 

DAMIÁN HACE LA DENUNCIA POR PLENO AMOR

Mientras que el defensor de la fe católica puede ser visto por los detractores modernos como “homófobo” y “fanático“, Damián deja claro que sus palabras surgen de un profundo amor por los demás.

“Porque ¿cómo, entonces, amo a mi prójimo como a mí mismo, si por negligencia permito que se lastime, por lo cual no dudo que tenga una muerte cruel, que va en perjuicio de su alma?

Viendo, por lo tanto, las heridas espirituales, ¿debería descuidar curarlos con la cirugía de las palabras? “.







Es por amor y preocupación por los demás que Damián advierte a quienes se dedican a prácticas homosexuales, de la sanción de la separación eterna de Dios que les espera si permanecen impenitentes y mueren en su pecado.

Yo mismo… Lloro por ustedes, y desde lo más profundo de mi corazón suspiro por su eterna perdición.

Lloro por ustedes y digo, ¡oh alma desgraciada, entregada a la escoria de la impureza, ustedes son dignos de lamentación con toda una fuente de lágrimas!”

Por ustedes lloramos muchísimo, porque ustedes no lloran.

Ustedes tienen necesidad de los sufrimientos de los demás, porque no sienten el peligro de su ruina, y debemos llorar por ustedes todas las amargas lágrimas de compasión fraterna, ya que no están preocupados por su lastimosa perdición “.

En cuanto a la cuestión de la práctica de que los homosexuales reciban la Santa Comunión, Damián es claro, diciendo que la actividad homosexual corta la vida de Dios en el alma y lo hace a uno “indigno de recibir en su corazón la ofrenda celestial de la Eucaristía”.

El traductor del libro, Mat Hoffman sostiene que no hay odio en las palabras del doctor de la Iglesia, sólo misericordia.

“Todo lo contrario; todo su trabajo es por misericordia y amor por los pecadores, y por lo tanto odio hacia el pecado, que los perjudica.

Nunca expresa odio por el pecador en absoluto, sino que busca su reconciliación con Dios“.

Damián ruega a aquellos que están atrapados en el estilo de vida homosexual que abandonen su pecado y regresen a “la abundancia de la misericordia divina.”

Él anima a los que han caído, a arrepentirse, asegurándoles que por la vía de la humildad pueden progresar hacia alturas espirituales aún mayores que las que gozaban cuando empezaron a caer.

“¡Levántate, levántate, te imploro! ¡Despierta Oh hombre que te hundes en el sueño del miserable placer!

¡Revive por fin, tú que has caído por la mortal espada de cara a tus enemigos! …

Entra en una lucha constante con la carne, y mantente siempre armado contra la furia inoportuna de la lujuria.

Si la llama del desenfreno arde en tus huesos, el recuerdo del fuego perpetuo debería extinguirla de inmediato”.

sacerdote gay charamasa y pareja

 

ADVERTENCIA SOBRE EL DAÑO A LA IGLESIA

Hoffman dijo que las palabras de Damián ofrecen una severa advertencia a la Iglesia si ésta falla en la predicación de la verdad sobre el peligro de la homosexualidad.

“Damián advierte que la sodomía, sobre todo en el sacerdocio, es como una terrible plaga que amenaza con atraer la ira de Dios.

Advierte que los sacerdotes que se dedican a este tipo de maldad no son buenos intercesores para las personas y que, de hecho, tenderán a atraer el castigo divino en lugar de la reconciliación“.

“Él también advierte a los prelados, como obispos y superiores de órdenes religiosas, que si no corrigen a los que están bajo su autoridad, ellos tendrán que rendir cuentas por su pecado.

Denuncia su “cruel misericordia” y su “impía piedad,” al negarse a castigar a los malhechores, lo que hace que las heridas de su pecado se pudran, en lugar de curarlas”.

Desafortunadamente nuestros prelados parecen haber adoptado la idea opuesta con respecto al pecado sexual en los últimos años, pretextando ser misericordiosos “al negarse a reconocer la gravedad del mal y su poder destructivo”

Y agregó que esto sólo causará un gran daño a la Iglesia y a su misión de predicar el evangelio a tiempo y a destiempo.

Aunque la Iglesia continúa enseñando que cualquier acto sexual fuera del matrimonio es gravemente pecaminoso, su sistema de castigo para los clérigos que cometen actos de sodomía y abuso sexual infantil se relajó muy sustancialmente tras el Concilio Vaticano II.
.
Nosotros cosechamos el fruto de esa falta de rigor en la forma de un gran número de trágicos casos de abuso sexual,
que fácilmente podrían haberse evitado si el liderazgo clerical de la Iglesia se hubiera adherido a la doctrina tradicional.

Veamos ahora dos denuncias actuales de sacerdotes sobre el mismo tema.

padre-dariuz-oko

Padre Dariuz Oko

 

TESTIMONIO DEL PADRE DARIUSZ OKO SOBRE LOS SACERDOTES HOMOSEXUALES

En el año 2012 La Nuova Bussola Quotidiana entrevistó a Dariusz Oko, un sacerdote polaco que ha levantado polvareda.

Porque ha denunciado que la Iglesia Católica está fuertemente infiltrada por un poderoso lobby gay, que decide los nombramientos y promociones a través de un mecanismo de chantaje y conspiración de silencio.

Este es el argumento esgrimido por el P. Dariusz Oko en un artículo publicado originalmente en la revista polaca “Fronda” (No. 63, p. 128-160) y más tarde en la revista teológica alemana “Theologisches”, suscitando mucho ruido en Europa.

El padre Oko habla de la mentira mediática para apoyar a este Caballo de Troya.

Los medios de comunicación hablan de curas pederastas todavía, sin embargo, son sacerdote efebófilos, o sea que es una perversión de hombres maduros gay que gustan de adolescentes varones.

Más del 80 por ciento de los casos de abusos sexuales del clero en los Estados Unidos revelaron que era en realidad efebofilia no pedofilia.

Este hecho es cuidadosamente ocultado, silenciado, tanto fuera como dentro de la iglesia.

En el artículo da una serie de informaciones con nombres propios sobre sacerdotes y obispos que han sido completamente impunes.

A pesar de muchas quejas y acusaciones que fueron enviadas desde hace años a Roma, todo fue bloqueado en los niveles inferiores de las jerarquías locales o del Vaticano.

Menciona también el caso de una de las personas más influyentes de la Iglesia de su tiempo, Marcial Maciel Degollado, fundador de los Legionarios de Cristo.

Era un bisexual y se entregaban a graves delitos sexuales con estudiantes menores de edad y miembros de su orden.

Esta es parte de la entrevista de Roberto Marchesini a Don Oko.
Don Oko, ¿cuándo y cómo, históricamente, se ha afirmado el lobby homosexual dentro de la Iglesia?

Existen diferentes tipos de grupos de presión, y durante siglos existen en muchos entornos. Esto no es un aspecto específico de la Iglesia Católica.

Después del Concilio Vaticano II, en el momento de la revolución sexual de 1968, la teología moral católica comenzó a aceptar las ideas que se consideraban ajenas al Magisterio de la Iglesia y a la moral tradicional.

Un ejemplo puede ser la enseñanza del estadounidense Charles Curran sacerdote católico, que defiende la igualdad de orientación homosexual y heterosexual.

De esta manera, la homosexualidad dejó de ser considerada en contra de la ley y contra la revelación natural.

Este modo de considerar la sexualidad humana se infiltra en muchos seminarios y monasterios en el mundo.

Como resultado, en muchos seminarios diocesanos y monasterios de todo el mundo han comenzado a apoyar la idea de que hay dos orientaciones sexuales equivalentes: heterosexual y homosexual.

De esta manera la homosexualidad como un tipo de tendencia y personalidad ha dejado de ser un obstáculo para la ordenación sacerdotal.

En los años setenta y ochenta del siglo XX, los sacerdotes con tendencias homosexuales comenzaron a crear muchos problemas en muchas diócesis y abadías del mundo.

El escándalo de abuso sexual a menores de edad, que explotó en los años 80 en los EE.UU., fue debido en gran parte a los sacerdotes homosexuales y en 2002 esta situación ha dado lugar a un terremoto real.

En 1989, el padre Andrew Greeley, un escritor católico y sociólogo, escribió en el semanario norteamericano National Catholic Reporter de Kansas City sobre la “mafia lavanda” [frase que indica el lobby gay en la Iglesia Católica] en un artículo que ha indignado a algunos y otros están de acuerdo.

Según Greeley el sacerdocio era cada vez más gay, y ya no era representativo de la Iglesia universal.

 

En este sentido, se habla de Homoherejía. ¿Cuáles son las características?

La homoherejía es un rechazo del Magisterio de la Iglesia Católica sobre la homosexualidad.

Los fanáticos de la homoherejía no aceptan que la orientación homosexual es un desorden de personalidad.

Dudan de que los actos homosexuales estén en contra de la ley natural.

Los defensores de la homoherejía están a favor del sacerdocio de los homosexuales.

La homoherejía es una versión eclesiástica del homosexualismo.







padre-ariel-stefano-levi-di-gualdo

Padre Ariel Stefano Levi di Gualdo

 

TESTIMONIO DEL PADRE ARIEL STEFANO LEVI DI GUALDO SOBRE LOS SACERDOTES HOMOSEXUALES

En el año 2011 el sacerdote romano Ariel Stefano Levi di Gualdo publicó el libro Y Satanás vino Trino. El relativismo, el individualismo, la desobediencia: análisis sobre la Iglesia en el tercer milenio.

El segundo capítulo de esta obra está dedicada por entero a la presencia homosexual en la Iglesia

Y Roberto Marchesini le realizó un reportaje, cuya parte sustancial es esta:

 

Don Ariel, Ud. define la presencia gay en la Iglesia un “vía crucis”. ¿Por qué?

Sólo especifiqué “dentro de la Iglesia”, porque nunca he dado batallas contra los homosexuales como tales.

Siempre he tratado con el máximo respeto a todas las personas con tendencias homosexuales que se acercaron a mí.

Por eso escribí:

Los homosexuales son compatibles con el Paraíso, tal vez incluso más que en otros tipos de pecadores, con gran diplomacia a menudo tolerados incluso por la mejor moral católica.

Sin embargo no lo son para el sacerdocio, en un mundo hecho por hombres, que se les pide llegar a un equilibrio sexual, que no es fácil de lograr y mantener (Y Satanás vino Trino… p 221.)

Cuando fui ordenado sacerdote, el obispo me pidió: “Siempre sé tú mismo”.

¿Hasta qué punto puede decirle eso a un sacerdote gay: “Siempre sé tú mismo”?

¿O tal vez se puede establecer el ministerio sacerdotal en la ficción con una doble vida?

Por lo tanto, en lugar de caminar con el Señor, como los discípulos en el camino a Emaús, los sacerdotes homosexuales estarán en tránsito en un Via Crucis perenne, con grave daño para ellos mismos y para la Iglesia.

Todo esto no porque se trate de que a las personas con tendencias homosexuales el perdón, la gracia y la salvación los excluye, sino que no pueden ser de libres y felices. 

 

¿Cuáles son los objetivos de este lobby? ¿Qué mecanismos se utilizan?

¡La destrucción interna de la Iglesia, está claro!

Hace unos años hice el entrenamiento para el ministerio de exorcista que luego me dio mi obispo.

Frente a las acusaciones de que las posesiones son muy raras, casi todos los casos de interés se abordan por especialistas psiquiátricos clínicos.

Tuve, sin embargo, una manera de estar ante un caso genuino y creo que he visto cómo el misterio del mal es la inteligencia pura, con la que ninguno de nosotros puede luchar por sí mismo.

Para lograr sus objetivos satanás usa las bellas artes, siembra la confusión sobrehumana.

Y crea estructuras de inversión, en la que el bien se convierte en mal, lo malo dice que es bueno, la virtud es vicio y el vicio es virtud, la sana doctrina se convierte en herejía y la herejía suena a doctrina.

A partir de esto hemos desarrollado una metástasis que ha infectado el cuerpo de la Iglesia, creando una Iglesia debilitada por un relativismo teológico gnóstico, por un individualismo exagerado.

Esta inversión tiene por objeto sustituir a Dios con el ego, sólo basta escuchar a algunos teólogos sacerdotes en traje y corbata en la época del post concilio, que crearon su concilio personal ecuménico y como las cátedras de las universidades pontificias enseñan el discutible magisterio de sí mismos.

No es casualidad que sus palabras más comunes sean: “¿Cómo yo sostengo … como he escrito … como dije al Cardenal que me ha dado la razón …”.

 

¿Por qué cree usted que la presencia de los hombres con tendencias homosexuales es tan masiva en el sacerdocio?

¿El sacerdocio atrae a estos hombres, o la formación en el seminario contribuye a la aparición de estas tendencias?

¿De dónde viene esta aparente compatibilidad entre la vida consagrada y una personalidad homosexual?

En mi libro hablo que la homosexualización de la Iglesia que surge de complejos problemas históricos y sociales.

Tengo 49 años y cuando pienso en los sacerdotes de mi infancia, tengo ante mí sólo imágenes de hombres por encima de toda sospecha.

La verdad es que desde finales de los años sesenta se rompieron los rígidos equilibrios de represión sexual, a partir del ámbito formativo de los seminarios. 

En treinta años, la doctrina ha sido socavada y se cuestionó el depósito de la fe.

Todo es relativo o está sujeto a experimentos excéntricos, basta pensar en la liturgia o lo que algunos llaman la antropología teológica.

Finalmente llegamos a la Iglesia y a la homosexualización de la Iglesia y la homosexualización del  poder.

Y es necesario tomar medidas lo antes posible y volver a pensar los seminarios,  que hoy tienen el efecto de formar a los futuros sacerdotes cristianos en el cerebro y no el alma.

Por ello me he encontrado varias veces reuniendo a jóvenes, a veces en una crisis de fe de ser heterosexual, que fueron expulsados del seminario por formadores más o menos gay que protegían a seminaristas claramente gay.

Hoy en día para entrar en el noviciado de ciertas abadías antiguas o en alguna universidad monástica se debe tener miedo de contagiarse de enfermedades venéreas sólo con respirar el aire.

Esta compatibilidad aparente entre la vida consagrada y una personalidad homosexual, fundada por estos desequilibrios han generado el verdadero golpe del homosexualismo.

O para decirlo crudamente:

“Algunos seminaristas que en los años setenta y ochenta lideraban los seminarios de esta cofradía piadosa, hoy son obispos.

Y apenas de convertirse en tales, se han rodeado de personas afines, colocados en todos los puestos clave de las diócesis, seminarios incluidos, protegiéndose y reproduciéndose unos a otros, anestesiando y vaciando la fe y homosexualizando la Iglesia” (Y Satanás vino Trino… p. 195).

Fuentes:

Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: