La vida tiene esas cosas que no se pueden prever.

Y estos ejemplos cristianos son importantes en estos momentos que vale tan poco.

Si todo lo dejamos en manos de Dios él nos va a capacitar para salir adelante.

Y sacar mucho provecho de todos los momentos, aún duros.

virgen maria con el niño

En este artículo traemos dos historias pequeñas, de vida, pero que nos permite ver cómo la Virgen ha estado guiando a dos personas.

 

 

UNA HISTORIA DE AMOR INCONDICIONAL E INSPIRADORA DE UNA FAMILIA

Esto le pasó a Edwarda O’Bara y su familia.
.
Edwarda pasó más de cuatro décadas en estado de coma, al cuidado incesante de su madre y su familia.

Y se convirtió en una historia de amor que recorrió el mundo, se escribió mucho sobre ella e inspiró a mucha gente.

Hace cuatro años  murió en su casa de Miami Gardens, a los 59 años, siempre al cuidado de su familia, cinco años después de la muerte de su madre, que había permanecido al lado de Edwarda desde que ella entró en coma.

“Mi madre dijo: ‘Vengan, vamos adelante'”, dijo la hermana, Colleen O’Bara.

Edwarda O’Bara era un estudiante adolescente de secundaria que quería ser pediatra, cuando en 1970 cayó enferma, vomitando su medicamento para la diabetes.

Su familia la llevó inmediatamente al hospital, donde entró en coma diabético.

Antes de perder la conciencia, Edwarda pidió a su madre, Kaye O’Bara, para que no deje de estar a su lado.
.
Kaye O’Bara lo prometió y cumplió su palabra.

Edwarda regresó a la casa de su familia en Miami Gardens, y su familia nunca se apartó de su lado.

Ella era dada vuelta cada dos horas para que no se le produjeran úlceras por la presión, le administraban insulina y se alimentaba a través de un tubo.

Se le leía, había música para ella, y siempre tenía compañía.

Su padre, Joe O’Bara, murió en 1976. Después de su muerte, Kaye O’Bara continuó atendiendo a Edwarda.

Siempre decía que era una bendición, no una carga, sin importar las deudas y dificultades.

Una devota católica, O’Bara dijo que había sentido la presencia de la Virgen María en el dormitorio de Edwarda.

Inspiró al Dr. Wayne Dyer para escribir el libro Una promesa es una promesa: una historia casi increíble del Amor Incondicional de la Madre y lo que puede enseñarnos.

Visitantes de todo el mundo viajaban a la casa de Miami Gardens, cada año, a veces apareciendo en la puerta en días aleatorios.

Otras veces para la fiesta de cumpleaños de Edwarda, una gran fiesta con decoraciones, globos y pastel.

A pesar de todo, Edwarda permaneció en estado de coma.

Pero, para su familia y seguidores estaba vibrantemente viva.

Colleen O’Bara la describió como “la mejor hermana del mundo entero”.

Ella me enseñó mucho, y estoy hablando de ahora, después de que ella quedó en coma“, dijo Colleen O’Bara.

edwarda obara y hermana

“Ella me enseñó mucho sobre el amor incondicional que no puedo decir que lo sabía antes.
.
Ella me ha enseñado a tener paciencia, que no tenía antes.
.
He aprendido mucho de cuidar de mi hermana.
.
Es como si hubiera crecido durante la noche”.

Su madre cumplió su promesa, hasta su muerte en 2008.

Kaye O’Bara, de 80 años, murió mientras dormía en la misma habitación que había compartido con Edwarda desde 1970.

Después, se hizo cargo Colleen, dejando su trabajo como entrenadora de caballos.

“Yo nunca tuve un pensamiento extraño. Ella es mi hermana “, dijo Colleen O’Bara,“y yo la amo”.

El final de Edwarda comenzó la noche del martes, dijo Colleen O’Bara, quien se dio cuenta que su hermana estaba escupiendo la comida y pensó que era por el cambio en el clima, que suele dar un resfriado a Edwarda.

Colleen le dio antibióticos, y tenía a su hijo cuidando a Edwarda mientras ella tomaba un poco de descanso.

Edwarda parecía un poco mejor por la mañana.

Empezó el día a las 6 a.m. con el desayuno y el baño de Edwarda media hora más tarde.

“Yo dije, OK, este va a ser un buen día. 

Las cosas están mejorando”, dijo Colleen O’Bara.

Su color está volviendo. Estuve hablando con ella. 

Le doy un baño, la giré, le lavé los dientes, le puse vaselina en los labios para que no se sequen”.

Le dijo a su hermana que iba a tomar una taza de café y volvería.

Edwarda respondió con la sonrisa más grande, dijo Colleen O’Bara.

Tenía un brillo en sus ojos, luego los cerró. Su respiración se relajó.

Colleen tomó su café, volvió a la habitación y le dio a su hermana un batido, pero Edwarda no se despertó.

Conmovedora historia.

Ahora veamos otra.

Isobel Johnstone de Beechworth

 

HERMOSA Y PEQUEÑA HISTORIA DE UNA MUJER QUE VIO A LA VIRGEN

Una vida de trabajo y oración tuvo Isobel Johnstone de Beechworth que llegó al 103º cumpleaños después de una vida en la que tuvo la gracia de una visión de la Virgen María y mucha captura de conejos.

La Sra. Johnstone celebró su último cumpleaños con 7 de sus 12 hijos – Patsy Carey, Betty Britton, Terry Johnstone, Harold Johnstone, Shirley Johnstone, David Johnstone y Jack Johnstone.

Beechworth es un pueblo histórico bien conservado situado en el noreste de Victoria, Australia, famoso por su gran crecimiento en la “fiebre del oro” de mediados de la década de 1850.

No llega a los 3000 habitantes.

Isobel Mary Johnstone, madre de 12 hijos, nació en Kilmore pesando apenas medio kilo y con un agujero en su corazón.

Su madre le dijo que no iba a durar la noche.

Su madre la puso en una caja de zapatos y oró por ella”, dice el hijo de la señora Johnstone, Terry.

El agujero en su corazón y sanó, mamá vivió  a ahora los 103 años

La Sra. Johnstone sobrevivió a una electrocución de una lavadora, cáncer de colon y un parto difícil donde dijo que tuvo una visión de la Virgen María.

El sábado de su cumpleaños se sentó envuelta en un chal de piel con un broche de esmeraldas, una “corona” en su cabeza, una torta de cumpleaños en su regazo y casi 100 miembros de la familia a su alrededor en el Servicio de Salud Beechworth.

Terry y su hermana, Patsy Carey, de Beechworth, dijeron que su madre es una mujer fuerte y generosa.

Se casó con el cazador conejo Harold Johnstone, quien, a los 58 años, se ahogó en el río Murray.

La pareja había viajado a través de North East Victoria capturando conejos.

Cada vez que se quedaban sin conejos, habían de seguir adelante”, dijo Terry.

Isobel Johnstone de Beechworth

Ella durmió en suelos duros, cubriendo grietas en galpones con papel tapiz, harina y el agua.

Y ella sabía más de una manera de cocinar un conejo.

“¿Qué hay mamá para el desayuno?’, ‘conejo’. 

“¿Qué hay para el té mamá?’, ‘conejo'”, dijo Terry.

Dijo que su madre le cocía, conejo al curry, conejo en un pastel de carne y todo tipos de preparaciones del conejo.

“Todavía me encanta conejo”, dijo Terry.

La Sra. Johnstone reza todos los días.

Ella tiene una relación especial con la Virgen María.

“Ella la ha visto una vez, ella reconoce, cuando ella pasaba por mi hermana”, dijo Terry.

Hablando de un parto difícil, Terry dijo que su madre había escuchado una música hermosa, vio la hierba verde y a María de pie con los brazos abiertos, antes de que ella recuperara la conciencia y diera a luz.

La Sra. Johnstone, ahora tiene difícultad de escuchar, pero el sonido de la mente, le dió a sus hijos el consejo de la vida que se ha pegado a ellos.

“Sean buenos unos con otros y no tengan nada malo que decir de una persona”, dijo Patsy.

“Y no importa lo mal que estés siempre hay (personas) que están peor”

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: