La Biblia nos da pantallazos sobre cómo es el Cielo.

Nos da más indicios que los que la mayoría cree, porque no se suelen haber homilías sobre esto.

Estos pantallazos son altamente compatibles con lo que experimentaron los que tuvieron experiencias cercanas a la muerte.

En este artículo hablaremos de las dos fuentes de información para hacernos una idea más completa de lo que será la vida eterna en el cielo.

Este artículo hay que leer también junto con

¿Cómo es el Cielo? ¿Cómo son las Estructuras del Paraíso?

Las Maravillas que Vieron los que Estuvieron en el Cielo

¿Cuántos Niveles hay en el Cielo y Que Hay en ellos?

Asombrosas Experiencias de Visitas al Cielo

¿Qué Hace la Gente en el Cielo? ¿Sólo Alaba a Dios?

 

LA NUEVA JERUSALÉN SEGÚN LA BIBLIA

Al final de los tiempos aparecerá, a la vista de todos, una nueva tierra, la Nueva Jerusalén.
.
Una ciudad celestial que bajará a la tierra.

La ciudad celestial se describe en detalle en los capítulos 21 y 22 del libro del Apocalipsis.

Ésta será nuestra morada eterna.

Y será mucho más que una versión mejorada o moderna de Jerusalén antigua, la de la Tierra.

Porque el primer cielo (los cielos) y la primera tierra serán destruidos y el mar desaparecerá.

Luego vi un cielo nuevo y una tierra nueva – porque el primer cielo y la primera tierra desaparecieron, y el mar no existe ya.

Y vi la Ciudad Santa, la nueva Jerusalén, que bajaba del cielo, de junto a Dios, engalanada como una novia ataviada para su esposo” (Ap 21:1-2)

Ahora la morada de Dios está con los hombres, y Él vivirá con ellos.

“Y enjugará toda lágrima de sus ojos, y no habrá ya muerte ni habrá llanto, ni gritos ni fatigas, porque el mundo viejo ha pasado” (Ap 21: 4)

Esta morada eterna incluirá a Dios con su pueblo en un ambiente perfecto y eterno de paz.

Y para dar una idea más clara de su impresionante dimensión el Apocalipsis 21: 15-21 hablan de un cubo que tendrá 2222 kilómetros por lado, si lo llevamos a las medidas de hoy.

Esto quiere significar que cabrán todos, no deberíamos tomarlo como un indicador exacto de su tamaño.

Tendrá más de 600.000 pisos de altura y 12 puertas con los nombres de las 12 tribus de Israel.

Además de 12 pilares con los nombres de los apóstoles.

La ciudad será de tal magnificencia, que Juan dice está construida en una amplia gama de joyas y hecha de oro, en un intento de explicar el esplendor y detalles.

Las palabras en el Ap 21:18-21 ciertamente limitan lo que Juan podría describir, pero deja claro que la Nueva Jerusalén incluirá los rasgos más suntuosos imaginables; mucho más allá de cualquier cosa que esta tierra haya visto.

Hablamos de una ciudad, pero bien podría ser entendida como una dimensión en la que fácticamente pudieran haber varias ciudades, campos, ríos, etc.

Esta nueva ciudad no incluirá templo, ni sol ni luna. El Cordero (Jesús) será su luz.

“Pero no vi Santuario alguno en ella; porque el Señor, el Dios Todopoderoso, y el Cordero, es su Santuario.

La ciudad no necesita ni de sol ni de luna que la alumbren, porque la ilumina la gloria de Dios, y su lámpara es el Cordero.” (Ap 21: 22-23)

El Señor Dios y el Cordero, Jesucristo, servirán como templo y luz, proveyendo para cada necesidad de los habitantes de la Nueva Jerusalén.

En última instancia, la mayor alegría será morar juntos con todos los creyentes en la presencia del Señor, para siempre.

La tierra que comenzó con los humanos en un jardín terminará con Dios.

Y su existencia será perfectamente segura y sin pecado, porque,

Nada profano entrará en ella, ni los que cometen abominación y mentira, sino solamente los inscritos en el libro de la vida del Cordero“. (Ap 21: 27)

Estas descripciones son perfectamente compatibles con quienes han tenido experiencias cercanas a la muerte.

Sólo que se han referido como a una cadena de ciudades de luz.

Y a algunos edificios que han supuesto que eran catedrales por su aspecto exterior.

 

LAS CIUDADES DE LUZ EN LAS EXPERIENCIAS CERCANAS A LA MUERTES

Estas ciudades de luz han sido descritas por varios experimentadores usando adjetivos tales como: oro, hermoso, sobrenatural, cuento de hadas, indescriptible, más allá de todo lo que se puede describir, muy superior a cualquier cosa en la Tierra.

Un mundo entero hecho de luz y amor, que se irradia con luces multicolores, con música trascendental, lleno de seres ligeros, construidos de la luz más pura.

El Dr. Craig Lundahl ha reportado en sus investigaciones sobre los relatos de ciudades construidas de luz.

Y ha recibido reportes, que quienes murieron y luego revivieron, han visto a niños jugando en grandes ciudades doradas y a la gente ocupada en ciudades.

De lo que se infiere que hay más de una ciudad.

Por ejemplo Emanuel Tuwagirairmana relata que Jesús lo llevó y le mostró una ciudad hermosa con casas que nunca ha visto en ninguna parte del mundo.

Dentro de la ciudad de las luces, los experimentadores han visto como catedrales de cristal brillantes, cúpulas, y torres como castillos europeos.

Randy Gehling relata que

“Vi una ciudad de oro con torres como castillos europeos. Toda la ciudad parecía brillar con luz que se elevaba hacia el cielo como un reflector gigante.

Pude ver que algunas de las cúpulas de la ciudad eran rojas, otras eran de oro, y algunas eran azules.

Las puertas y las paredes de la ciudad parecían estar hechas de brillantes luces azules, rojas y violetas”.

Dannion Brinkley cuenta de una especie de catedrales que estaban hechas enteramente de una sustancia cristalina que brillaba con una luz desde dentro.

Ricky Randolph habla de una ciudad de cristal multicolor:

“En la distancia vi una vista tan magnífica y asombrosa – una ciudad compuesta de lo que parecía ser cristal.

Las luces eran de muchos colores que se irradiaban de ella”.

Don Piper, habla de puertas como de perla

La puerta no estaba hecha de perlas, pero era nacarada.

Para mí, parecía como si alguien hubiera extendido la formación de hielo de perlas en un pastel. La puerta brillaba y brillaba.

Era como una ciudad con calles pavimentadas. Para mi asombro, se habían construido de oro literal.

Todo lo que veía era brillante, los colores más brillantes que mis ojos habían visto jamás, tan poderosos que ningún humano terrenal podía tener en este brillo.”

David Oakford habla de una ciudad celestial en las nubes.







“Era una gran ciudad en las nubes, la ciudad tenía estos bellos edificios blancos por lo que pude ver, que tenían vibraciones, pero no un verdadero cuerpo físico.

Los habitantes iban de y hacia los edificios. No había vehículos allí.

La ciudad no tenía fronteras que yo pudiera ver, era un lugar lleno de vida de todo tipo, allí había mucha naturaleza, muchas plantas puras, árboles y agua igual que en la Tierra, pero más pura.

Todo estaba sin mancha por la manipulación humana.

Este lugar era como la Tierra sólo sin los problemas y la negatividad.

Pensé que esto era lo que se llama el cielo en términos de la Tierra”.

El Dr. George Ritchie, un ateo cuando tuvo la experiencia cercana a la muerte, vio una interminable y brillante ciudad de luz y amor muy a lo lejos:

“Y entonces vi, infinitamente lejos, demasiado lejos para ser visible con cualquier clase de visión que yo conociera: una ciudad, una ciudad brillante, aparentemente sin fin.

Brillaba desde las mismas paredes y calles.

Y seres que ahora podía discernir moviéndose dentro de ella.

De hecho, la ciudad y todo lo que en ella parecía estar hecho de luz, así como la figura a mi lado estaba hecha de luz”.

Y se sorprende porque nunca había oído de algo así

“En este tiempo yo todavía no había leído el Libro de Apocalipsis.

Sólo podía mirar con asombro este espectáculo lejano, preguntándome qué tan brillante debía ser cada edificio, cada habitante, a lo largo de tantos años luz de distancia”.

Y referido a los seres en esa ciudad dice:

Ellos exudaban luz casi tan brillante como la Navidad

Yo también podía sentir el amor fluyendo de ellos hacia nosotros.

Viendo a estos seres y sintiendo la alegría, la paz y la felicidad que se inflamaba en ellos me hizo sentir que aquí era el lugar de todos los lugares, el reino superior de todos los reinos.

Los seres que lo habitaban estaban llenos de amor”.

 

LAS PERSONAS DE LA JERUSALÉN CELESTIAL SEGÚN LA BIBLIA

La cuestión de cómo será la gente en el cielo ha intrigado a muchos.

Una mirada a la Escritura ofrece algunas ideas sobre el tema, pero deja otros aspectos sin resolver.

Primera Corintios 15 habla que los cuerpos de resurrección de los creyentes serán inmortales e incorruptibles.

En otras palabras, estos cuerpos serán nuevos, eternos, y muymejorados sobre nuestros cuerpos terrenales.

Y parece claro que seremos capaces de reconocernos unos a otros en el cielo, es decir, debemos parecernos similares a la Tierra en algún grado.

Porque el cuerpo resucitado de Jesús era reconocible a sus seguidores, aunque incluía habilidades especiales (1 Juan 3: 2-3).

Los ejemplos en las escrituras de personas que regresaron a la vida incluían un cuerpo nuevo pero familiar.

El ejemplo supremo es Jesús. Estaba en un cuerpo humano cuando resucitó, aunque de alguna manera era diferente pero reconocible.

En la Transfiguración, los cuerpos de Moisés y Elías eran diferentes, pero también claramente reconocibles por Jesús, Pedro, Santiago y Juan (Mateo 17: 1-8).

Y hay otras referencias que nos permiten completar el cuadro.

Por ejemplo, comeremos y beberemos (Lucas 14:15; 22:18).

Seremos vestidos con ropa nueva (2 Corintios 5: 4-5).

Podremos cantar y expresar adoración al Señor, como Moisés o Elías, podremos hablar con Jesús y con otros (Lucas 9: 28-32).

Pero nuestros cuerpos de resurrección serán superiores a nuestros cuerpos actuales.

Y serán modelados según Cristo, porque cuando resucitemos, nuestros cuerpos serán glorificados como el de Jesús.

Pero serán físicos y reales, corporales y reconocibles.

Como la vida será eterna, nuestros cuerpos de resurrección serán incapaces de morir, pero también serán incapaces de sufrir dolor y lágrimas.

Nuestros cuerpos tendrán cualidades extra-dimensionales, como Él tenía la capacidad de desaparecer y traspasar paredes y puertas.

Podremos tener una cualidad luminiscente en nuestros cuerpos.

Como Moisés y Elías, aparecieron en glorioso esplendor, hablando con Jesús.

Y que mostró cuando Jesús después de su ascensión, en que su rostro es tan brillante como el sol.

Nuestros cuerpos de resurrección estarán en la flor de la vida.

Muchos teólogos han enseñado que todos pareceremos estar quizá alrededor de los treinta y tres años en el cielo, porque esa es la edad que Jesús estaba en el momento de Su resurrección.

Esa es una época que parece expresar lo mejor de la vida.

Sin embargo hay otros que dicen que pueden haber niños también.

Nuestras identidades raciales y de sexo probablemente seguirán al cielo.

En el Apocalipsis 5:9 habla de personas de toda tribu, lengua, pueblo y nación.

Y el propio Juan menciona en Apocalipsis 7:9:

“Después de esto miré, y he aquí una gran multitud, la cual nadie podía contar, de todas naciones y tribus y pueblos y lenguas, de pie delante del trono y delante del Cordero”.

 

COMO SON LOS HABITANTES DE LAS CIUDADES DE LUZ EN LAS EXPERIENCIAS CERCANAS A LA MUERTE

Craig Lundahl ha encontrado en sus investigaciones que hay como niveles o reinos dentro de esas ciudades.

Aquellos que viven en los reinos superiores de la ciudad irradian la luz más brillante.

Siendo tan resplandeciente que su gloria debe ser encubierta para que otros de menor grado puedan mirarlos.

Visitar los niveles superiores es posible, pero los espíritus de los reinos inferiores deben estar preparados o cubiertos para que puedan estar en presencia de mayor gloria.

Algunos recién llegados son llevados a un lugar de orientación donde descansan, se ajustan a su nueva condición, y se preparan para tomar su lugar en la ciudad de la luz.

El pueblo, hombres y mujeres, en sus empleos y alrededores, parecía contento y feliz.

Y los que están de visita los reconocen sin que dijeran quiénes eran.







Emanuel Swedenborg habla de su experiencia con las personas allí:

“Son enseñados por sus amigos sobre el estado de la vida eterna.

Y son llevados a diferentes lugares, a diferentes comunidades.

Algunos son llevados a las ciudades, algunos a jardines y parques”.

Para ubicarlos en un lugar son guiados por pensamientos que tuvieron durante su vida física, o sea que nuestro lugar definitivo ya lo podemos vislumbrar desde aquí.

“Todo el cielo se divide en comunidades sobre la base de las diferencias que viene del deseo.

Cada espíritu que es elevado al cielo es llevado a la comunidad donde está su deseo, y una vez allí están donde pertenecen, por así decirlo, como si estuvieran en casa, donde nacieron”.

Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: