El presidente de EE.UU. aprovecha para desarmar a la población y controlarla más [2013-01-21]

[Imprimir] [Enviar x Email]
Utilizando la política del shock.
Es bueno que no haya armas, pero las armas no son la causa de los asesinatos, y una población desarmada, en sociedades en conflicto, aumenta la criminalidad y los asesinatos. Pero También es cierto que las armas no son la única forma para detener a una persona que quiere asesinar con una pistola.

 

 

Barack Hussein Obama, el presidente de EE.UU., ha demostrado ser un político oportunista, que aprovecha cada ocasión para avanzar en su proyecto de profunda reingeniería de la sociedad norteamericana y de implantación de un régimen autoritario recortando las libertades individuales.

Una muestra de ello es que la foto muestra que firma la órden ejecutiva flanqueado de niños que le escribieron para que tomara medidas.

Luego de la muerte de casi 30 personas en la escuela Newton, aprovechó la circunstancia para avanzar en el desarme de la población, lo que le confiere varios beneficios de futuro: desarma a la población y por lo tanto consolida la fuente de poder del régimen, cumple con las demandas efectistas de la población de controlar las armas que el mismo y los medios de comunicación del sistema promovieron en los momentos posteriores a la masacre, y vincula todo este control al Obamacare o mandato HHS, haciendo de los médicos unos informantes para definir quienes pueden tener armas y no según sus características personales.

Si bien es razonable que no existan armas, porque como dice el dicho popular “las carga el diablo”, no es menos cierto que las armas no son la causa de la ola de asesinatos, ver aquí, y que las estadísticas de todo el mundo muestran que cuanto más se desarma a la población, en escenarios violentos, más asesinatos de civiles inocentes hay, ver aquí, porque los criminales, que siguen teniendo acceso a las armas, adquieren ahora un monopolio de las mismas.

Pero como en muchas cosas, en este tema también hay dos bibliotecas. Porque un grupo de cristianos de todas las denominaciones, y figuras de las otras religiones, han firmaron un llamado al Congreso para insistir en la necesidad espiritual de frenar con nuevas normas la difusión de armas entre la población; pero a veces es una expresión de deseo, porque los delincuentes no van a dejar las armas, igual que las organizaciones de un gobierno que se ha mostrado por demás autoritario.

Y al respecto es bueno citar la reflexión de Jim Wallis, fundador del Movimento Liberal Evangélico “Sojourners” al respecto , no es cierto que “la única cosa que pueda detener a una persona malvada con una pistola sea una persona buena con otra pistola”. Explicó, además, que se trata de una postura “moralmente errónea, teológicamente peligrosa y religiosamente repugnante. La Biblia no nos enseña que el mundo está lleno de personas buenas o malas; nos enseña que el bien y el mal están en todos nosotros”.

Pero además, lo que suceda respecto al tema de las armas se reflejará en el resto de los países, porque EE.UU. es un modelo que se suele seguir.

PROPUESTA AL CONGRESO Y 23 DECRETOS

Para implementar su plan, el presidente envió al Congreso una propuesta para prohibir la posesión civil de armas de grado militar y firmó 23 decretos de acción sin permiso del Congreso, en lo que dijo sería una mejora de las medidas de control de armas.

“Si sólo hay una vida que podamos salvar, tenemos la obligación de intentarlo. Tenemos la obligación de actuar ahora”, dijo Obama en la conferencia de prensa organizada para presentar sus iniciativas inconstitucionales.

Obama ha pedido al Congreso prohibir las armas de asalto (rifles automáticos y semiautomáticos empleados por los soldados en el campo de batalla), rondas límite de 10 balas y establecer un sistema de verificación de antecedentes más amplio con el fin de mejorar identidad de todos los compradores de armas, sin excepción.

EL MIEDO

El miedo creado por la idea de que cualquier persona que posea un arma de fuego en cualquier momento podría acabar con la vida de personas inocentes ha extendido profundamente en la mente de una población que a pesar de haber sido liberada por las armas, ahora cree que una sociedad desarmada es una sociedad más segura. Es precisamente a esas personas a las que Obama se dirigió, llamándolas a exigir acciones contra la Segunda Enmienda, en un esfuerzo por tener menos armas en la calle.

Obama apareció protegido por las familias cuyos hijos estudian en la Escuela de Newtown, los niños a quienes se pidió a escribir al presidente para pedirle acción contra la violencia armada. Las encuestas recientes, ya sean de confianza o no, reflejan el deseo por lo menos la mitad de la población estadounidense que se haga algo sobre los asesinatos con armas.

LA ASOCIACIÓN NACIONAL DEL RIFLE Y OTROS DESAFÍOS

La iniciativa del presidente es ambiciosa en cuanto a la historia de EE.UU. y la tradición en el sentido de que tratará de limitar y eventualmente eliminar el derecho a poseer y portar armas, a pesar de que el desarme de la población, como muestra la historia, resulta sólo en un crecimiento estratosférico en la violencia.

El Presidente es consciente de que se ha abierto un conflicto con una de las entidades más poderosas del país, la National Rifle Association (NRA), así como con una parte fuerte de la ciudadanía, tratando de socavar uno de los pilares sobre los que descansa el nacimiento de los Estados Unidos, el derecho a poseer armas.

Es, por lo tanto, una misión que encuentra muchos obstáculos en el camino. La NRA no es la única organización que se dedica a defender las libertades individuales, aunque es el más fuerte en la lucha contra el sentimiento anti-Segunda Enmienda. Es justo decir que la NRA estará asistiendo con dinero y reflexiones en el debate que ya ha estado sucediendo desde hace semanas.

Obama no sólo se enfrenta a la oposición de la Constitución de los EE.UU., sino de los congresistas y una parte significativa de la población que no están dispuestos a renunciar a su Segunda Enmienda todavía. Steve Stockman, un representante republicano por el estado de Texas, ya advirtió que la prohibición de las armas de fuego podría ser motivo de impugnación del presidente (impeachment), por tratas de violar la Segunda Enmienda.

SE DISPARÓ LA VENTA DE ARMAS

En la actualidad, aproximadamente la mitad de las armas compradas en los EE.UU. se venden en las ferias y convenciones en las que, por ley, los ciudadanos pueden comprar armas y municiones. Aquí es donde la propuesta de Obama entra en acción. De acuerdo a las declaraciones emitidas por diversos funcionarios de la administración Obama, la idea es registrar a todos los propietarios de armas con todo detalle posible para que el gobierno esté en una mejor posición para negar el acceso a armas de fuego, en caso de determinar que una persona está en condiciones de poseerlas.

Si el Congreso aprueba la propuesta de Obama o el Presidente mismo la firma a través de un decreto inconstitucional, los delincuentes seguirán teniendo todas sus armas y contando con el hecho de que el ciudadano medio, incluidos los que apoyan el plan de Obama, no serán capaces de defenderse.

Esta es la razón por la que los pro-Segunda Enmienda han inundado las ferias de armas en todo el país para que puedan tener en sus manos armas de fuego y munición antes de que el Gobierno Federal imponga efectivamente la prohibición de compra o los límites de lo que pueden comprar.

EL MEDICO-INFORMANTE

Sin embargo, el Presidente de los EE.UU. ha sido claro acerca de su intención de imponer nuevas restricciones por decreto con sus 23 nuevas medidas. La parte más importante es la introducción de una verificación de antecedentes de enfermedad mental, que el Gobierno Federal administrará a través de reglas y regulaciones incorporadas en Obamacare. Según esas normas, los médicos trabajarán como informantes para la atención médica del gobierno y recomendarán a aquellos que se encuentran mentalmente inestable para poseer armas de fuego que están prohibidas.

En virtud del Obamacare, los médicos se espera que pregunten a los pacientes sobre la posesión de armas de fuego, que las personas den cuenta de cualquier tipo de amenaza de violencia para hacer cumplir la ley, y obliga a los Estados a presentar los datos en virtud de la Ley de Portabilidad del Seguro de Salud (Obamacare), y así sucesivamente. Finalmente, el Gobierno Federal podrá denegar el acceso a armas de fuego, o tomarlas de las personas que se consideran ser un peligro para la sociedad debido a su supuesto potencial para convertirse en un asesino de masas.

Fuentes: The Real Agenda, Signos de estos Tiempos

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis:
Escrito por en ene 19 2013. Archivado bajo Armamento, ARTÍCULOS DESTACADOS, Autodefensa, Conflictos, Delitos, Libertades individuales, Matanzas, NOTICIAS, Noticias 2013 - enero - agosto, Noticias bis, Políticos, Sociedad, Vigilancia, Violencia and Tagged with:, , , Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Los comentarios y pings están cerrados por el momento.

Comentarios estan cerrados

Santa Maria del Pinar: pedido de oracion, historia, etc

SUSCRIBASE Y VEA LA NEWSLETTER

Documento sin título
Facebook twitter grupo de los Foros de la Virgen María

Ultimos Posts

Acceder | Designed by Gabfire themes