. Cuando forzamos las cosas o somos egoístas bloqueamos el “río de la vida” [2013-01-24]

Navegar confiados en la corriente de la vida.
Cuando nos frustramos porque las cosas no llegan y las oraciones no fructifican como queremos, el remedio es ponerlo en manos de Dios. Y desbloquear de escollos el río de “agua viva” que nos trae bendiciones.

El contenido de este artículo se ha subsumido en este otro.