En Canals, ciudad de Córdoba, Argentina, una imagen de Reina de la Paz de Medjugorje llora en repetidas oportunidades en el año 2005.

Comenzando el 18 de marzo de 2005.

Fue en la Parroquia La Anunciación y Santo Cristo, hecho que es apreciado por numerosos fieles.

Presentamos el relato del párroco padre Daniel Palazesi que narra los pormenores y las fechas de las lacrimaciones…

En Córdoba, Argentina, se produce otro milagro en nuestros tiempos. Una vez más, es la Virgen la que derrama lágrimas ante sus hijos sorprendidos.

Como dijo Jesús, si los hombres callan Su Palabra o a Sus mensajeros, El hará hablar a las piedras.

Y son las imágenes de piedra, en este caso de Su Madre, las que nos hablan.

Nos hablan del dolor de Dios, que nos ve perdernos en la noche de este tiempo sin fe, sin amor, sin búsqueda de la verdad.

Una imagen de la Virgen como Ella se nos aparece actualmente en Medjugorje, la Reina de la Paz, es el instrumento.
.
Un buen sacerdote, sencillo y lleno de fe, el testigo principal.
.
Y la sorprendida gente de Canals, en Córdoba, el rebaño enamorado de nuestra hermosa Madre que nos da su testimonio.
.
Escuchemos el relato de los hechos.

Canals es una localidad y estación de ferrocarril del departamento Unión, en el sur de la provincia de Córdoba, Argentina.

El siguiente es el relato del Padre Daniel Palazesi de la Parroquia La Anunciación y Santo Cristo, Diócesis Villa de la Concepción del Río IV 2650 Canals – Provincia de Córdoba – Argentina

 

MARÍA REINA DE LA PAZ LLORA ANTE NOSOTROS

La imagen objeto de estos hechos tan maravillosos, comprada junto con la imagen de la Virgen de Luján en Buenos Aires al Señor Pablo Depetris, es de origen italiano.

Habiéndose decidido ya construir un templete y entronizar la imagen de Ntra. Sra. de Luján en el ingreso al pueblo, se acerca a la parroquia una persona con la intención de donar la imagen de María Reina de la Paz (Medjugorge).

De allí la decisión de buscar otro lugar y construir otro templete. Ambas imágenes llegaron a la parroquia en agosto de 2004.

Faltando aún algún detalle de terminación del templete, se llevó la imagen el 15 de marzo de 2005, martes de la quinta semana de cuaresma.

Cabe mencionar que había ya un grupo de personas esperando la llegada, y que también fue llamativo la cantidad de personas que preguntaban: ¿Cuándo traen a la Virgen?

 

EL HECHO QUE SORPRENDIÓ A TODOS

El viernes 18 de marzo de 2005 (Santa María junto a la Cruz), apenas pasadas las diez de la mañana, al pasar por el templete me bajo para hacer una oración.
.
En ese momento se retiraba una persona, otra que pasaba en moto, se detiene y me dice:
.
“¡Padre, van a tener que ponerle una goma, fíjese que le entra agua!”.

Ya había notado yo la aparición de dos gotas opacas, aparentemente de líquido.

Debo decir que descarté totalmente la posibilidad de que hubiera entrado agua, más bien pensé en la transpiración de la imagen por efecto del sol.

Sin saber el origen, telefónicamente solicité a un colaborador, que poseía la llave del templete, que fuera a secar esas gotitas.

Las gotas se habían formado en el labio superior y la otra en el mentón.

Recibí la respuesta de que iría al mediodía.

Ya cerca de las seis de la tarde, me llama una persona diciéndome que su nieta acababa de manifestarle que al salir de la escuela pasó por el templete de la Virgen y le vio los ojos llorosos y que tenía dos gotitas.

Al comunicarme nuevamente con el encargado de ir a secar la imagen, me manifiesta que las gotitas no salen, es algo duro, como si fueran parte de la misma imagen.

 

LAS LÁGRIMAS DE LA VIRGEN

El día 24 de marzo, Jueves Santo, en un momento me levanto del confesionario y suena el teléfono, me dicen:
.
“¡Padre, venga a ver, la Virgen está llorando!”.
.
El fenómeno volvió a repetirse el Viernes Santo y el Sábado, pero no así el Domingo de Pascua!

Este hecho, contando desde el día 15 de marzo, se repitió diez días el primer mes, diez días el segundo mes, siempre por la tarde entre las 16 y 18 hs.

Con el transcurrir de los días y fruto de las lágrimas vertidas, se han hecho más notables las primeras gotas, se ha formado una nueva gotita en el labio superior del lado derecho, como así surcos en relieve por donde han corrido las lágrimas.

El tercer mes se repitió el fenómeno en forma más esporádica, los días 19 de mayo y 29 de mayo (Cuerpo y Sangre de Jesús), y el 9 y 11 de junio.

Otra vez aparecen las lágrimas el día miércoles 13 de julio, aniversario de la tercera aparición en Fátima. En aquella oportunidad la Sma. Virgen le dice a Lucía entre otras cosas:

“Habéis visto el infierno, donde van las almas de los pobres pecadores.

Para salvarlas Dios quiere establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón”. (…)

“Con el fin de prevenir la guerra, vendré para pedir la consagración de Rusia a mi Inmaculado Corazón y la comunión reparadora en los primeros sábados de mes”.

Promesa cumplida por Nuestra Señora a Lucía el 10 de diciembre de 1925.

Recién llegado de Medjugorje me manifiestan que la Virgen había llorado el miércoles 17 de agosto por la tarde, y puedo ser testigo una vez más de las lágrimas de la Virgen, dos días después, el viernes 19.

En total, puedo dar fe, que fueron, no menos de 58 veces, sin contar el 18 de marzo, día en que apareció la gota del mentón, hasta el 26 de noviembre.
.
El día 8 de octubre fueron copiosas las lágrimas, y por primera vez, caían sobre el vestido, llegando hasta el pie izquierdo, quedando sobre el pedestal, hasta secarse.
.
Se veían los dos ojos llenos de lágrimas.

Esto sucedió hasta el día 26 de noviembre, cada vez que lloraba.

Hasta el 8 de octubre las lágrimas llegaban hasta el mentón y luego se solidificaban, haciendo crecer la gota que pende del mentón.

A partir de ese día en el momento en que llora, se licua la gota del mentón y caen las gotas, pero siempre, al dejar de llorar, se solidifica.

No podría dar fe de que después del 26 de noviembre haya vuelto a llorar.

Lo que si ocurre es que, siempre en el horario en que solía llorar, aunque no todos los días, se licua la gota del mentón, quedando cada vez más pequeña.

Es notable el deterioro que sufrió la pintura, de la imagen, en el rostro por donde corrían las lágrimas, aún en el párpado superior del ojo derecho, probando que se llenaba de lágrima.

También el deterioro de la pintura se ha producido en el pié izquierdo donde caían las lágrimas.

Otro hecho que se pudo comprobar, es que, al dejar de llorar, quedaban restos de lágrima en los ojos que luego se solidificaba perdiendo la transparencia, opacandose.

Después del 26 de noviembre, los ojos han quedado limpios, con brillo, y no se nota deterioro, como en el rostro, producido por las lágrimas.

Estamos a un mes de que se cumpla el primer año del comienzo de los hechos (18 de marzo de 2005), todavía se percibe que la gota del mentón se licua y da la impresión que, al solidificarse, cada vez se hace más pequeña, pero aún se observa.

Muchas Gracias-Padre Daniel

 

OTROS TESTIMONIOS

Hay personas que dicen haber notado cambios en la mirada, distinto brillo en los ojos de la imagen.

Cambios de color en el rostro y en las manos cuando vierte las lágrimas.

Personas que dicen haber percibido el perfume de rosas, no solo en el templete sino también en el templo parroquial en los días en que se rezó la novena en honor a María Reina de la Paz (16 al 24 de junio).

Sigue siendo importante la cantidad de gente de la comunidad que se acerca hasta el templete, si bien no es lo de los primeros días, en que era difícil encontrar un momento que no hubiera alguien.

Se comprueba también la visita de peregrinos de distintos lugares, sobre todo de nuestra provincia, aunque también de otras provincias, en especial los fines de semana.

 

TESTIMONIO FINAL DEL PADRE PALAZESI

Con posterioridad a la difusión de la lacrimación de la imagen de la Reina de la Paz en Canals, Córdoba, el sitio web Reina del Cielo preguntó al Párroco Daniel Palazesi sobre lo acontecido una vez que cesaron los hechos que maravillaron a los fieles del lugar.

Estimados amigos:

Simplemente, lo que sucedía después del 26 de noviembre de 2005 (que fue la última vez que la vimos llorar) fue que la gota que pendía del mentón algunos días por la tarde se licuaba, y al solidificarse de nuevo quedaba más pequeña.

Concluyó en que la gota desapareció totalmente.

Sin embargo perduró el signo de su llanto en el rostro, al deteriorarse la pintura de la imagen fruto de las lágrimas derramadas.

Mi testimonio: la lágrima humana tiene un alto contenido de sal.

Pregunto, ¿Por qué, hablamos de lágrimas amargas a veces? Será que el contenido de sal, que puede variar, aumenta con el dolor y el pesar.

Las lágrimas no se analizaron, no nos fue posible hacerlo.

No soy un entendido en la materia.

Pero creo que no es temerario creer que María se nos ha manifestado, que nos ha invitado a mirar a Medjugorje.

Todos los videntes la han visto llorar allí. Mirjana, quien tiene el encargo de orar por los no creyentes, es quien más veces la ha visto llorar, y confiesa que ha menudo la Virgen está triste.

Ella jamás ha dejado de repetir:

“Si ustedes pudieran tan solo ver las lágrimas de Nuestra Señora cuando habla de sus hijos, los no creyentes, de inmediato se pondrían a orar por esta intención con amor”.

María Reina de la Paz de Canals es un “eco” del llamado de la Madre desde Medjugorje.

Algún día podremos saber qué significado especial tiene el 18 de marzo, día de la aparición anual a Mirjana, día en que comenzó la manifestación en Canals.

Por ahora ha dicho Mirjana que no puede develarlo.

Muchas gracias. Padre Daniel

Entra tu email para recibir nuestra Newsletter , es un servicio gratis: