Cualquier tipo de trastorno se ha convertido en una enfermedad y se medicamenta.

La gente está viviendo más años, pero lo está haciendo con enfermedades más discapacitantes.

Y las causas hay rastrearlas en la hiper medicalización, los hábitos de alimentación y vida nocivos, y los males espirituales que hoy no se tratan como tales y causan graves problemas a la salud.







Por esta razón es necesario pensar en términos de desintoxicarse física y espiritualmente para recobrar la salud.

 

SE VIVE MAS PERO…

La esperanza de vida al nacer aumentó en 4,7 años para los hombres y 3,5 años para las mujeres en las últimas dos décadas del siglo XX.

Esto se ha logrado a un costo enorme en la calidad de vida de nuestros mayores, porque ellos los están sufriendo con más dolor y mayor discapacidad que nunca antes en los últimos 15 años de vida.

Personas que viven más tiempo pero en condiciones debilitantes crónicas son cada vez más frecuentes, de acuerdo con un nuevo informe global masivo.

En el Global Burden of Disease Study participaron 486 autores de 50 países, y tiene como objetivo ofrecer una amplia actualización de las enfermedades y lesiones desde el último informe tal en 1990.

 

LOS PROBLEMAS DE LA DIETA Y TOXICIDAD DE ALIMENTOS

Lo interesante de este estudio es que el factor de riesgo principal para la carga de morbilidad en los países más desarrollados es la dieta.

A pesar de ello, nuestra industria alimentaria moderna está llena de alimentos procesados y comida chatarra las góndolas de las tiendas de comestibles.

Un equipo de científicos de los EE.UU. y Alemania han mostrado recientemente que el exceso de sal refinada y procesada puede ser uno de los factores ambientales que impulsan el aumento de la incidencia de las enfermedades autoinmunes.

Por otra parte, tenemos un bombardeo de sabores artificiales, colorantes, conservantes, emulsionantes, edulcorantes que han saturado el suministro de alimentos durante más de cuatro décadas.

Aumentando así los niveles de toxicidad en los sistemas cardiovascular, digestivo, endocrino, reproductivo e inmunitario.

 

MÁS ENFERMEDADES QUE NO MATAN PERO DEBILITAN

El poderoso complejo industrial farmacéutico tiene mucho que ganar al asegurar que el envejecimiento demográfico no experimente una muerte temprana, sino que los mantengan enfermos y discapacitados durante el mayor tiempo que sea posible.

Es una de las razones por las que las vacunas, los medicamentos, la radiación, la quimioterapia y docenas de otros tratamientos médicos tóxicos aún existen.

“Hay una serie de enfermedades que no te matan muy a menudo, pero causan un montón de discapacidad, dijo Christopher Murray, director del Instituto para la Métrica de Salud y Evaluación de la Universidad de Washington, donde el informe fue coordinado.

Las enfermedades discapacitantes incluyen las enfermedades mentales, enfermedades cardiovasculares, lesiones músculo-esqueléticas como la espalda, el hombro y el dolor de cuello, dolor en las articulaciones, tales como artritis, dolores de cabeza, pérdida de la visión y la audición y anemias.

 

LA MEDICALIZACIÓN DEL MUNDO

El mundo occidental dedica más recursos a la atención médica que otros países.

La mayor parte de esta inversión conduce a más diagnósticos, una tendencia que se ha convertido en una epidemia.

Esta epidemia es una amenaza para su salud: la medicalización de la vida cotidiana.

La mayoría de nosotros experimentamos sensaciones físicas o emocionales que no nos gustan, y en el pasado, esto se considera una parte de la vida.

Incluso eran sanadas por métodos espirituales.

Cada vez más, sin embargo, estas sensaciones se consideran síntomas de la enfermedad.

Experiencias cotidianas como el insomnio, la tristeza, las piernas nerviosas y el deseo sexual alterado se han convertido en diagnósticos como: trastorno de disfunción del sueño, depresión, síndrome de piernas inquietas y disfunción sexual.

Y para todas ellas se prescriben medicamentos.

Tal vez lo más preocupante es la medicalización de la infancia que nos está conduciendo a la enfermedad en la edad adulta.

Si los niños tosen después de hacer ejercicios, tienen asma; si tienen problemas para leer, son disléxicos; si no están contentos, ellos están deprimidos, y si alternan entre la infelicidad y la vivacidad; tienen trastorno bipolar.

Si bien estos diagnósticos pueden beneficiar a los pocos con síntomas graves, uno tiene que preguntarse sobre el efecto en los muchos cuyos síntomas son leves, intermitentes o transitorios.

Cada generación sucesiva es más enferma que su predecesora.

El autismo, problemas de aprendizaje, ADHD, asma, diabetes y muchas otras enfermedades se siguen disparando.

 

CAMBIOS DE ESTÁNDARES EN LAS ENFERMEDADES PARA CONSEGUIR MÁS CONSUMIDORES

Las reglas cambian constantemente. Paneles de expertos constantemente expanden lo que constituye la enfermedad: los umbrales para el diagnóstico de la diabetes, la hipertensión, la osteoporosis y la obesidad han caído en los últimos años.

El criterio para el colesterol normal y el cáncer se ha reducido varias veces.

Con estos cambios, se puede diagnosticar ahora enfermedad en más de la mitad de la población.

Más de la mitad de las recomendaciones, de las guías de práctica actuales de especialistas en enfermedades infecciosas, están basadas en opiniones de expertos y no en pruebas.

Nuevos criterios para el diagnóstico de la demencia en el Alzheimer enfoca a los adultos en una etapa anterior para llevar a más pacientes al tratamiento o ensayar nuevos medicamentos.

Recomendaciones de la Sociedad de Imagenología Mamaria (OSE) y el Colegio Americano de Radiología (ACR) sobre el screening del cáncer de mama sugiere que el screening del cáncer de mama deben comenzar a los 40 años y antes en pacientes de alto riesgo.

Las recomendaciones también sugieren más utilización de las herramientas de imágenes médicas letales como la mamografía, que han sido encontradas como causa de cáncer.

En adición, los medicamentos para tratar una enfermedad disparan otras.

Por ejemplo los antidepresivos ISRS causan una menor densidad ósea, causan aumento de peso, perjudican la fertilidad masculina y hacen a las personas más propensas a alborotos de disparos, suicidios, e intentos de suicidio .

 

SE HAN INCREMENTADO LAS ENFERMEDADES DEL ALMA

En la medida que el mundo occidental ha abandonado la creencia en Dios han entrado una serie de enfermedades espirituales.

Ya no se cree que la salud espiritual, la sanidad del alma, sea esencial para la salud del cuerpo.

Y si por ahí se cree, es referido únicamente al estrés, donde están posicionadas las religiones orientales como el Yoga, para tratar esto.

Esto ha dejado la puerta abierta para la actividad demoníaca.
.
A veces directa y a veces disfrazada de opciones culturales malignas que afectan nuestra alma, y luego se disparan sus consecuencias para nuestro cuerpo.

Es el caso de la revolución sexual, que ha traído el consumo de anticonceptivos y el aborto.

Y la teoría de género, que ha traído la homosexual, con toda clase de problemas de salud a quienes la practican.

Pero la rebelión contra la naturaleza y contra la creación original ha traído innumerable padecimientos a la humanidad y está enfermando nuestra alma como sociedad.

Hay enfermedades generadas por la sociedad políticamente correcta, que obliga a no expresar las convicciones si estas pueden herir a otros y especialmente a quienes los políticos protegen.

Todo esto se manifiesta en síntomas físicos, porque nuestros cuerpos son el termómetro de nuestra alma.

Y la forma que ha encontrado occidente de curar esos síntomas físicos es la medicación química.

Es momento entonces que pensemos y hagamos una desintoxicación tanto física como espiritual.

 

7 SEÑALES DE QUE NECESITAS UNA DESINTOXICACIÓN FÍSICA Y ESPIRITUAL

Así como hay maneras de librar nuestros cuerpos de las intoxicaciones de con el fin de promover la salud física, también lo debemos hace con nuestra alma.

Porque las impurezas de nuestros pecados pueden causar una falta de salud espiritual.

El proceso de desintoxicación remueve sustancias perjudiciales o tóxicas del cuerpo, lo que lleva a una mejor salud.

Y es un gran punto de partida para un nuevo estilo de vida saludable.

Si experimentas cualquiera de los siguientes síntomas, es el momento apropiado para una desintoxicación física y espiritual.

 

DEPRESIÓN

Física – Se establece que ciertos alimentos y patrones de pensamiento pueden afectar al cuerpo y hacerlo sentir deprimido.

La depresión es también un signo de incremento de toxina en los intestinos, hígado y cerebro.

Remedio: Come más alimentos amarillos y naranja.

Espiritual – Una señal de que la acumulación de “toxi-pecados” ha dejado poco espacio para la completa y vivificante residencia del Espíritu Santo en nuestra alma.

Nos sentimos vacíos o cansados, nuestro tanque interior está funcionando en seco.

Los “toxi-pecados” acumulados, si no se detectan, pueden convertirse en agotamiento.

Se necesita una repuesta por la Gracia Sobrenatural.

Si se deja desatendida, esta acumulación de “toxi-pecados” puede impactar nuestro estado emocional, mental y hasta físico

Remedio: Ir a la Confesión.

 

INSOMNIO

Físico – La acumulación de toxinas (especialmente acumulación de estrógeno) es una causa común de insomnio.

Si encuentras difícil dormir a la noche, es hora de evaluar una limpieza del hígado.

Remedio: Beber zumos de verduras crucíferas como brócoli y coliflor.







Espiritual – Cuando los “toxi-pecados” entran en nuestra alma, la atmósfera del cielo – Justicia, Paz y Alegría -, parecen evadirnos.

En lugar de ello, encontramos más fácil alcanzar pensamientos negativos.

Vacilamos en nuestra capacidad para resistir y ”echar abajo” pensamientos y emociones destructivos.

Estos son los que pueden causar nuestra inquietud, cuando permanecemos despiertos, en la noche, preocupados por todo, perdiendo la Confianza que Dios proveerá.

Remedio: Ir a la Confesión.

 

LETARGO

Físico – El Letargo a menudo ocurre con el insomnio.

Si comúnmente tienes letargo, esto es también una señal que tu cuerpo está llevando peso extra, innecesario, en forma de alimentos no digeridos e incompletamente digeridos.

Remedio: Comer menos. Evitar comer nada más que fruta de bajo a moderado nivel glucémico, a la noche.

Espiritual – Como los “toxi-pecados” se acumulan en nuestra alma, comenzamos a dar la espalda a lo que Dios quiere que hagamos en nuestra vida.

La pereza espiritual o la pérdida de deseo espiritual es uno de los mejores signos de que nuestra alma está cargando con “toxi-pecados”.

No vivimos por sentimientos solo; pero hay una diferencia entre hacer algo simplemente fuera de obligación y hacer algo porque te deleitas en ello.

Cuando te deleitas en el Señor, nada más se compara.

Alguien apasionado por Dios encuentra placer en las cosas de Dios.

Cuando estamos llenos de “toxi-pecados” perdemos la alegría de agradar a Dios, y cambiamos hacia complacernos a nosotros mismos.

Remedio: Ir a la Confesión.

 

INDIGESTIÓN

Físico – La indigestión es una sensación de hinchazón que hace que casi se sienta como que estás embarazado.

Si tienes problemas comunes de indigestión, puede haber bloqueos actuales que hacen imposible un apropiado funcionamiento del aparato digestivo.

Remedio: Comer menos. Beber más fibras y hierbas desintoxicantes batidas junto con enzimas y probióticos.

Espiritual – Una acumulación de “toxi-pecados” puede bloquear el flujo libre de la Gracia Sobrenatural de Dios, a través de nosotros, a los que nos rodean.

Estamos llamados a recibir y dar libremente esta Gracia Sobrenatural, ante todo que recibimos en el Bautismo.

Estamos llamados a ser poderosos intercesores por los demás.

Estamos llamados a permitir que la Gracia inspire nuestro discurso llamado a los otros más cerca de Dios

Nuestras mismas vidas tienen el propósito de inspirar y guiar a otros a buscar y acercarse a Dios.

La Gracia Sobrenatural necesaria para “”encender” estos actos puede llegar a ser “paralizada” por la adición de “toxi-pecados” a nuestra alma.

Remedio: Ir a la Confesión.

 

ESTRÉS

Físico – Si crónicamente te sientes estresado, puede ser un signo de que tu cuerpo necesita una desintoxicación.

Tu cuerpo está tratando de decirte que algo está mal.

Remedio: Hacer más ejercicio y meditar.

Espiritual – ¿Te sientes abrumado por las circunstancias?

Eso podría ser una señal de que estás bajo ataque.

Cuando permitimos que más impurezas de “toxi-pecados” entren en nuestra alma, debilitamos nuestras defensas espirituales, y podemos llegar a estar más propensos a ataques del diablo.

La palabra circunstancia proviene de dos palabras: circum (rodear) y la stance (postura).

En otras palabras, estas de pie rodeado por lo que está pasando.

No toma mucho tiempo para desarrollar sentimientos de estar abrumado y para conducir a la desesperanza.

La Biblia dice: “La esperanza postergada hace enfermar al corazón” (Prov. 13:12).

También nos dice: “La fe es la sustancia de las cosas esperadas, la evidencia de cosas no vistas” (Heb. 11: 1).

Si el enemigo puede hacerte perder la esperanza, él puede lograr que dejes de vivir en la fe.

Remedio: Ir a la Confesión.

 

NIEBLA MENTAL

Físico – Cuando tu cuerpo no puede funcionar apropiadamente, tu cerebro no puede funcionar correctamente, esto causa confusión mental o la incapacidad para concentrarte en las tareas.

Remedio: Beber jugos verdes. Enjuaga tus intestinos con enemas y colónicos. Bebe más agua.

Espiritual – Una acumulación de “toxi-pecados” puede exterminar la relación dinámica que alguna vez tuvimos con Dios.

Empezamos a carecer de la emoción que alguna vez tuvimos en nuestra relación con Dios.

Nuestra vida devocional – la conexión con Dios a través de la Biblia y la oración – o bien se ha reducido a un ejercicio tedioso, es ocasional; o ha dejado de existir en absoluto.

Encontramos inspiración y nuevas interiorizaciones a través de nuestra Oración y la lectura de las Escrituras, pero ahora es una tarea laboriosa, donde nada parece entrar en nuestra mente o alma.

Remedio: Ir a la Confesión.

 

OLOR CORPORAL

Físico – Si hueles por todas partes, y no sabes por qué, puede ser el momento para una desintoxicación, esto es especialmente cierto si no vives un estilo de vida saludable.

Mal olor es igual a momento de desintoxicación.

Remedio: Limpiar tus intestinos, eliminar los productos de origen animal de tu dieta por un período.

Añadir probióticos y hongos medicinales a tu régimen también.

Espiritual – Cuando estamos cargados con “toxi-pecados” se afecta nuestra relación con aquellos que no conocen a Jesús.

No estamos rebosantes; hemos perdido nuestra Alegría.

La gente no está viendo algo en nosotros que les cause sed de Dios, y nos falta motivación para compartir con ellos, sintiendo que no tenemos nada que ofrecer.

Peor que eso, con la acumulación de nuestros “toxi-pecados”, podemos empezar a repeler a la gente de nosotros, como si arrojamos una especie de “olor espiritual” de negatividad y egoísmo.

Cuando nos entran los “toxi-pecados”, comenzamos a alejarnos de las relaciones piadosas.

Mira alrededor. ¿Te has retirado de relaciones con gente en la iglesia o con gente de tu pequeño grupo?

¿Tienes más y más de sus amigos mentalizados materialmente, en lugar de Espiritualmente?

Si es así, estás tropezando en el campo de batalla y el enemigo te apunta como un objetivo.

Remedio: Ir a la Confesión.

 

Lo que queremos expresar es que primero, debemos desintoxicarnos de nuestros “toxi-pecados”.

Y segundo que recurrir al Sacramento de la Confesión es un buen método.

Aunque nunca podamos ser perfectos en esta vida, nosotros podemos ser “imperfectamente puros”, una vez que hemos ofrecido nuestros pecados, con verdadera contrición, en este Sacramento, y el Sacerdote ora las palabras de la Absolución sobre nosotros.

En una instancia para deshacernos de nuestras trabas espirituales y de nuestros “toxi-pecados”.

Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: