En 1062, tres pequeñas llamas sobre el agua atrajeron a unos pastores a un pantano.

Donde encontraron un icono bizantino de la Virgen.

Ahora, en la Catedral de Foggia, la imagen se cubre con siete velos.

El 22 de marzo de 1731, Jueves Santo, mientras que la gente estaba en la misa, el rostro de la Virgen apareció en la pequeña ventana del icono, generalmente oscura.

San Alfonso María de Ligorio oyó hablar de ello y se fue a Foggia a rendir homenaje.
.
Y allí vio a la Virgen aparecer como una chica de 13 a 14 años con un velo blanco.
.
Las apariciones continuaron hasta 1745.

El escudo de la ciudad de Foggia, recuerda las tres llamas que vieron los pastores en 1062.

Foggia es capital de la provincia homónima en la región de Apulia. Foggia es la tercera aglomeración de Apulia tras Bari y Tarento.

 

EL HALLAZGO DE LA IMAGEN

El culto a la Santa Patrona de Foggia, es ciertamente un misterio.

Considerando el hecho, bastante singular, que nadie entre los fieles ha podido ver la imagen de la Virgen pintada en el grabado que los pastores encuentran alrededor del año mil.

cara de madonna 7 vellos

En verdad, parece que la imagen fue en realidad pintada por Lucas el Evangelista.
.
Traída de Constantinopla en el siglo V dC a Siponto y donada por el obispo Lorenzo Maiorano a la ciudad de Arpi.
.
Después de lo cual más tarde sería rescatada por un agricultor que la habría envuelto en telas de la ciudad y encontrada en el famoso pantano.

El milagro fue gracias a los pastores que vieron un buey arrodillarse en el pantano, ante rostro pintado en la tabla se le dio el nombre de Santa María en Focis, o sea la boca se pantano.

Lo más probable es el nombre de Foggia se derive de Focis, el pantano en el que Roberto el Guiscardo fundó por primera vez una aldea de pastores en torno al culto de la tabla sagrada, que se organizó en una comunidad mayor.

Foggia, en 1062 no era una ciudad.

Las pocas casas encaramadas en torno a la Taberna del Búho se perdían en la solitaria campaña caliente.

Los grandes robles, numerosos en la época, eran ricos en follaje.

Aquí y allá, en primavera, lagos y estanques mostraban los restos de las lluvias de invierno.

En el agua de uno de estos pantanos comenzó la historia de Nuestra Señora de los Siete Velos, y con ella, la historia de Foggia.

Algunos agricultores, que conducían los bueyes al abrevadero, vieron tres llamas posadas en el agua.
.
Intrigados y asustados quisieron investigar y encontraron una cosa enterrada en el barro, envuelta en una tela grande.
.
Descubrieron que era un icono que ni el agua, ni las vicisitudes del tiempo fueron capaces de destruirlo por completo.
.
A pesar de estar degradado, se podía ver claramente la imagen de la Virgen Madre de Dios ofreciendo adoración a su Hijo Jesús.

La imagen seguramente se ocultaba desde el final del siglo VIII para escapar de la furia de los iconoclastas.

La pintura estaba cubierta con un velo por una antigua tradición.

Los buenos campesinos revistieron la imagen de velos nuevos y la llevaron a una cabaña cercana, La Taberna del Búho.

La cabaña se convirtió rápidamente en el centro religioso de la zona y a sus alrededores se construyeron muchas viviendas.

Forasteros empezaron a afluir en gran número para venerar a la Madre de Dios, y también para comerciar con los pastores del Abruzzo que se agolpaban en la zona desde septiembre hasta mayo.

La Taberna del Búho con su icono precioso se convirtió en el centro de un aglomerado, que los forasteros y los aldeanos llamaban Santa Maria de Focis en recuerdo de la Virgen y las tres llamas aparecieron en el lago.

El primer reconocimiento del icono de la Santa Tabla se hizo en 1667 por Mons Sebastian Sorrentino, obispo de Troya.

De este evento hay un acto notarial que data de 1680 notariado por el notario foggiano Giuseppe Di Stasio, reportando la última voluntad del canónigo don Ignacio Fusco, decano de la iglesia de Santo Tomás Apóstol.

Este documento, se conserva en los Archivos del Estado de Lucera, habla sobre el reconocimiento realizado acompañado por dos capuchinos a instancias del obispo de Troya.

El canónigo sostenía que eliminado el velo del icono, aparece una tabla de cedro con la imagen de la Virgen desdibujada.

El documento no menciona el número de velos que rodean la tabla, con lo que queda el misterio en torno al número siete.

Se dice de las telas con las que el pastor habría protegido y ocultado de la destrucción de Arpi.

Pero el número siete podría tienen un significado más simbólico relacionado con el número de sacramentos o de las virtudes cardinales, o aún los vicios capitales.

La Tabla Santa hoy en día se presenta cubiertas con telas preciosas ricamente bordadas.

Hacia la parte superior se ve una abertura oval cubierta con un paño negro.







 

LA APARICIÓN DE 1731

En marzo de 1731, en la noche alrededor de las 3 am, Foggia fue destruida por un terrible terremoto que causó unas 20.000 muertes y muchas casas fueron arrasadas.

Las crónicas hablan también una gran cantidad de agua que brotó del subsuelo que confirma el hecho de que la ciudad fue construida sobre un humedal.

procecion 7 velos

La catedral fue parcialmente destruida y el cuadro santo fue llevado a la iglesia de San Juan Bautista, donde el rostro de la Virgen apareció por primera vez.

El 22 de marzo, Jueves Santo, mientras el pueblo estaba todo reunido participando en la Santa Misa, se vio claramente aparecer en la pequeña ventana ojival de la Santa Tabla el rostro de la Virgen Madre de Dios.

El Informe leído en la Festividad celebrada en Foggia el día 24 de mayo de 1882 para el primer centenario de la Santa Misa de Maria SS. de los Siete Velos de Foggia dice lo siguiente:

“En el Jueves Santo, 22 de marzo de 1731, el reverendo Arcipreste de las iglesias mayor Don Nicolás Guglielmone fue a la iglesia de los Capuchinos a hacer un acto de homenaje a la Virgen, y celebrar la misa.

Mientras la multitud estaba completamente con la intención, sus pensamientos y los ojos puestos en el icono sagrado, orando y llorando, apareció el celeste y vivo rostro de Ella en aquel vano en forma de disco, formado sobre la tela que mira hacia adentro del icono.

Todas las personas dispersas en distintas partes de la región, concurren a la iglesia y para evitar confusiones y tristes consecuencias se arma un altar temporal en la parte exterior de la iglesia, en la que se coloca el Icono.

Se inicia el sacrificio de la Misa, y cuando se entonó el cántico “Gloria in Excelsis Deo” se encontraron todos con el rostro amoroso de la Virgen.

El clamor se hizo eco en todas partes, y las lágrimas de alegría rodaron por las mejillas de los devotos.

El pueblo y las autoridades locales de todos los rangos, de rodillas ante el altar, después de haber observado y verificado el prodigio, adoraron la semblanza de la Reina de los Ángeles, que siguió siendo visible durante algún tiempo, como arco iris de paraíso, con abundantes rayos de esplendor celeste.”

 

LA VISIÓN DE SAN ALFONSO MARÍA DE LIGORIO

Se difunde la noticia de la aparición y muchos eran los que querían visitar a la Virgen de los Siete Velos.

madonna de los siete velos

San Alfonso María de Ligorio (1696-1787), Doctor de la Iglesia y fundador de la Congregación del Santísimo Redentor, también autor de varias obras de teología moral, incluido el Tratado de Teología Moral y Las Glorias de María, escucha las noticias y quiere ir a Foggia para rendir homenaje a la Santísima Virgen.

Él también tuvo el privilegio de ver el rostro de María, que se mostró vivo el santo dos veces: en 1731 y en 1745.

En su informe de 1777 al Papa Pio VI Alfonso describe la primera aparición:

“He visto muchas veces y en diferentes días, en el cristal de aquella imagen, el rostro de la Virgen María.
.
Como el rostro de una virgen entre los trece y catorce años, que llevaba cubierta la cabeza con un velo blanco.
.
Y vi aquel rostro no como una escultura o una pintura, sino como un verdadero rostro, de carne, de niña.
.
Su rostro se movía de aquí para allá y en mismo tiempo que fue visto por mí, ella fue vista por toda la gente reunida allí, quienes se encomendaban a María Santísima con gran fervor.”

La visión de 1745 tuvo las mismas características que la anterior, cuando todos los ojos de los fieles reunidos en la iglesia (cerca de dos mil personas) presenciaban la cara de la Virgen, se produjo un rayo deslumbrante de luz que se posó en la frente del Santo, que en éxtasis, veía el rostro vivo de la Santísima Virgen.

 

LA CATEDRAL

En 1080 Roberto el Guiscardo quiso construir donde había encontrado a la Santa Virgen una iglesia grande.

Apenas finalizada, la iglesia fue elevada al rango de Iglesia Palatina y la imagen de la Virgen encontró su disposición final.

En 1172 el templo fue ampliado por la intervención de Guglielmo II de Sicilia, llamado el Bueno.

La iglesia creció como la ciudad que pronto se convirtió en una de las más importantes del reino. La historia del santuario se identifica con la de la ciudad.

Poco a poco, la ciudad creció, la iglesia fue adornada y enriquecida con objetos, nuevos ingresos y privilegios.

Todo el reino, los normandos, los angevinos, los aragoneses, los españoles y, finalmente los Borbones, consideraban con cariño a la iglesia de Foggia.







Foggia, a menudo alojaba a las asambleas parlamentarias en las que su iglesia cubría el momento religioso.

Varias veces, los Príncipes eligieron la iglesia de Santa María de Focis para sus bodas.

El rey Carlo I de Anjou, muerto en Foggia en 1285, quería que en la Iglesia de Santa María fuera enterrado su corazón.

La iglesia, llena de obras de arte, ha sido muy alterada en los siglos XVI y XVIII, conserva, sin embargo, muchos vestigios de su espléndida época medieval gloriosa.

En 1782, la sagrada imagen fue coronada por el Decreto del Capítulo Vaticano y en 1806, a instancias de Pío VII, la iglesia recibió el título de Basílica Menor.

Por último, en 1855, con la creación de la diócesis de Foggia, la iglesia de Santa María del Focis fue elevada a catedral de la nueva diócesis.

Durante el bombardeo de 1943, el obispo de Foggia, Monseñor Farina, hizo la transferencia de la Tabla Santa a la Colegiata de la SS Annunziata de San Marcos en Lamis de la que regresó a Foggia inmediatamente después del conflicto.

Ladrones desconocidos, el 6 de marzo 1977 se robaron la corona de oro y la gente se prodigó para la compra de una nueva corona, y para que la Virgen fue coronada de nuevo el 22 de marzo de 1982.

Las celebraciones festivas se realizan dos veces: de 20 a 22 de marzo para conmemorar las apariciones que tuvieron lugar en el siglo XVIII y del 13 a 16 de agosto.

Fuentes:

 

Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: