Gigantesco cambio desde el 2000.
El sordo cambio que se produjo en EE.UU. y también en el occidente desarrollado, sugiere que los niños ya no vienen en el mismo paquete que el matrimonio. De modo que en esta discusión sobre la legalización del matrimonio homosexual, en la que los conservadores sostienen que la justificación del matrimonio es criar a los hijos, los jóvenes norteamericanos ya han opinado, su estilo de vida (no sólo su verbalización) dice que han comenzado a concebir el matrimonio como una unión para la realización personal en vez que un marco en el cual criar a sus hijos.

 

 

Un profundo cambio está ocurriendo en Estados Unidos. En algún lugar alrededor del año 2000, el país ha llegado a un punto de inflexión: las mujeres colectivamente comenzaron a poner el cochecito antes que el matrimonio.

PRIMERO EL COCHECITO Y LUEGO LA FORMALIZACIÓN NUPCIAL

De hecho, para las mujeres, en su conjunto, la edad del primer nacimiento es ahora 25,7 años mientras que la edad al primer matrimonio es de 26,5 años.

Una de cada dos madres en Estados Unidos está teniendo un primer hijo y se casan más tarde, si es que lo hacen.

Vale la pena decir que son las mujeres medias norteamericanas que están impulsando esta tendencia – es decir, las mujeres que no tienen un título universitario de cuatro años. En cambio las graduadas universitarias que están haciendo las cosas a la manera tradicional: casarse y luego tener a sus bebés, aunque a mayor edad.

Como Kay Hymowitz ha dicho en el pasado, el cambio más significativo en los hábitos de relación entre Estados Unidos

no es “el amplio rechazo del matrimonio, ni siquiera es el número de las novias de treinta y tantos. Es el abandono de la idea de que el matrimonio tenga algo que ver con los niños“.

¿Cómo sucedió y por qué?

INSERCIÓN LABORAL

Pasó por muchas razones, entre ellas la tendencia a un camino más lento hacia la edad adulta. No hace mucho tiempo un joven salía de su casa, terminaba la carrera, encontraba un trabajo, se casaba y tenía hijos, a menudo en ese orden, a los 25 años. Hoy en día, es más como de 35 años, y rara vez en ese orden. El matrimonio es uno de esos hitos que también se ha retrasado.

Este cruce también sucedió porque los “buenos” trabajos para hombres han desaparecido en gran medida, mientras que los salarios de la clase obrera han sido en dirección al sur desde la década de 1970, por lo que el matrimonio parece fuera de lugar.

EL MATRIMONIO Y LOS NIÑOS YA NO VIENEN EN UN MISMO PAQUETE

También sucedió porque hemos estado pensando de manera diferente sobre el matrimonio. Pregúntele a alguien de la generación Millennial (nacidos de los ’80  hasta el 2000) sobre el matrimonio y los niños y él o ella probablemente le dirá que está bien tener un bebé y no casarse (77 por ciento de las mujeres de 18-29 están de acuerdo).

Y no son sólo los adultos jóvenes. Dos tercios de los estadounidenses dicen que el propósito principal del matrimonio es de realización personal, no para criar a los niños. En otras palabras, el matrimonio y los niños ya no son un paquete.

Esto tiene terribles implicancias para la legislación sobre la redefinición del matrimonio. Por más que la lógica, el sentido común, el buen criterio, la sana doctrina, impliquen que el matrimonio se justifica para criar a los hijos que éste engendra, el hecho es que los jóvenes – a través de sus actos -, dicen que eso ya fue.

Y por lo tanto, aunque la Suprema Corte de EE.UU. no asienta que el matrimonio está sólo relacionado con el amor en esta oportunidad, como proponen los que abogan por la legalización del matrimonio homosexual, los jóvenes han adoptado un estilo de vida que lo avala, y si esta tendencia social no cambia, más temprano que tarde las leyes seguirán los cambios que se producen en la sociedad.

DIFERENCIAS ENTRE LAS MUJERES DE MAYOR EDUCACIÓN CON LAS OTRAS

Lo que es sorprendente en muchos aspectos, es el sigilo de este cambio. Uno nunca podría saberlo por ver películas o programas de televisión en los que, por ejemplo, a los 30 años, dos tercios de las mujeres han tenido un bebé, y la mayoría de ellas están casadas ??cuando lo hacen.

De modo que en este caso, los medios no emujaron el estereotipo que se impone, sino que recién ahora lo están tomando. Y esto se debe a que la mayoría de los programas retratan las vidas de mujeres con buena educación.

Pero la mayoría de las mujeres no tiene un título universitario . Sólo tres de cada diez estadounidenses mayores de 25 años tiene un título universitario de cuatro años. Y quienes lo tienen están retrasando el matrimonio, pero también están retrasando los niños.

En cambio no así para mujer media estadounidense, que está retrasando el matrimonio, pero optando por tener hijos en el ínterin.

Para apreciar la magnitud de este cambio enorme en este grupo: vea que en 1970, sólo el 12 por ciento de los nacimientos de mujeres medias norteamericanas, en sus 20 años, eran de madres solteras. En 2010, subió al 58 por ciento.

MATRIMONIOS PRECOCES VS. MATRIMONIOS TARDÍOS

Si bien hay algunas cosas muy positivas acerca de la postergación del matrimonio, también hay algunos inconvenientes. Y, ciertamente, ser madre soltera es rara vez una buena cosa. Mientras que algunas madres solteras son increíbles, difícilmente se encuentre una que recomiende esa ruta. Claro que aman a sus hijos y no pueden imaginar la vida sin ellos. Pero es difícil equilibrar el trabajo, los niños con un cónyuge para compartir el quehacer cotidiano. Hacerlo sola no es para cobardes.

Al mismo tiempo, hay un lado positivo para el matrimonio precoz. A los 25 años, el 44 por ciento de las mujeres tienen un hijo y el 38 por ciento están casadas.

Los matrimonios tempranos suelen ser matrimonios más felices (cuando ellos llegan). Además, el matrimonio (y el matrimonio precoz, en particular) ayuda a los hombres. Los hombres que se habían casado a los 20 tuvieron mayor nivel de ingresos personales. Los hombres que nunca se han casado tienen algunos de los niveles más bajos de ingreso.

Fuentes: Barbara Ray para Mercatornet, Signos de estos Tiempos

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis: