Dos Encantadores Reportajes a Capuchinos que convivieron con el Padre Pío.

El Padre Pio fue ordenado sacerdote en 1910, y durante 50 años llevó los estigmas, las heridas de Cristo en sus manos, pies y costado.

Aunque no predicó sermones que quedaran para la historia ni escribió libros, fue un confesor popular que atrajo multitudes de peregrinos a su convento de San Giovanni Rotondo.

padre pio de joven

Fue conocido por recibir los estigmas (heridas de Cristo), por el don de bilocación (estar en dos sitios a la vez), y por saber cosas milagrosas de las personas que nadie se lo dijo.
.
El Padre Pío murió en 1968 y fue canonizado como santo por la Iglesia Católica en 2002.

F Aurilia con fieles de la parroquia Santisimo Redentor de Tampa

 
INOLVIDABLE EXPERIENCIA DE UN FRANCISCANO EX SECRETARIO DEL PADRE PÍO, AHORA PÁRROCO EN EE.UU.

Fr. John (Giovanni), un humilde franciscano con acento italiano, fue ordenado sacerdote en Campobasso, Italia por Monseñor Alberto Carinci el 17 de diciembre de 1966.
.
En 1967 se desempeñó como secretario temporal de San Padre Pío. Actualmente es párroco en una Iglesia de EE.UU.

El 31 de agosto de 2009, Arleen Spenceley – entonces redactora de Tampa Bay Times – realizó una entrevista al fraile capuchino de Iglesia del Santísimo Redentor, Fr. John (Giovanni) Aurilia, párroco por entonces de esa iglesia.

Ahora, F. John es párroco de Nuestra Señora del Carmen, en Passaic, New Jersey.

-¿Sabía usted, o se había encontrado antes con el Padre Pío al que sirvió como su secretario?

Sí, cuando estábamos en el Seminario Menor de Pietrelcina, a unos 40 kilómetros de San Giovanni Rotondo, solíamos visitar al Padre Pío con mucha frecuencia para obtener sus bendiciones.







Por cerca de 10 años antes de que me convirtiera en su secretario personal, hubo un contacto constante con el Padre Pío.

Entonces, se me pidió que sustituir a su secretario personal durante un mes, en agosto.

-¿Qué sabía sobre el Padre Pío antes de trabajar con él?

Que era un fraile santo, que realizó milagros, tenía los estigmas, el don de conocer corazones y mentes, y el don de la bilocación.







-¿Dónde Ud. y el Padre Pío trabajaban y vivían?

La oficina donde yo trabajaba estaba en el tercer piso del convento. Yo estaba durmiendo en el segundo piso, donde otros frailes dormían (incluyendo al Padre Pío).

Había en ese momento unos 15 frailes que vivían en el convento. El comedor estaba en el primer piso.

El convento estaba unido a la iglesia, para que los frailes pudieran ir a la iglesia sin salir al exterior.

En frente de la iglesia y el convento hay una plaza grande para acomodar multitudes, y acceder al transporte público a la ciudad.

El Hospital Casa de Alivio del Sufrimiento está situado a unos 500 metros de la iglesia.

El convento cuenta con un jardín privado en la parte trasera, con enormes árboles, huerto, flores, lo suficientemente grande como para tener un buen paseo a través de las aceras.

En mi tiempo, todo el lugar estaba siempre muy ocupado como está ahora… y mucho más.

El pueblo de San Giovanni Rotondo originalmente no estaba conectado con el convento y la iglesia, como lo está ahora.

Cuando el Padre Pío era un joven sacerdote destinado en San Giovanni Rotondo (en los años 1920-40), el convento no era accesible en transporte público.

Era sólo accesible a pie o montado en una mula o burro. Se encuentra en la cima de la colina.

-¿Qué descubrió sobre Padre Pio por ser su secretario personal?

No descubrí nada nuevo de lo que sabía antes, excepto que su mejor regalo era el don de la humildad.
.

Porque, a pesar de que la gente venía a él por miles, siempre fue humilde, y nunca cambió su programación diaria;
.
 muchas horas de oración, muchas horas de confesiones, y una larga misa (más de una hora).

-Cuando pienso en San Padre Pio, pienso en los estigmas, y en una oración con la que con frecuencia oro. ¿Qué es lo que piensa cuando piensa en el Padre Pío?

Creo que siendo un ser humano normal, resultó ser muy santo, por la gracia de Dios.

Él siempre mantuvo su sonrisa, a pesar de los muchos sufrimientos.

También pienso en el padre Pío como una persona humilde, agradable, y en oración.

-Mi cita favorita de San Padre Pio es la popular y poderosa “Ora, espera y no te preocupes”. Mientras trabajaba con él, ¿el Padre Pío le dijo a usted personalmente algo que enriqueció su vida como “Ora, espera y no te preocupes”?

Él hablaba sin palabras. Él me habló muy elocuentemente y con fuerza con su forma de vida (la oración constante y el sufrimiento).

Recuerdo que me dijo algo muy profundo acerca de la oración: “Giovanni, la oración es la llave que abre las puertas del cielo”.

-¿Fue usted testigo de primera mano de los estigmas, bilocación, u otros milagros?

Sí, vi muchas veces los estigmas, cuando él no tenía los medios guantes.

Nunca experimenté su bilocación y otros milagros, pero sí sé que son verdaderos porque personas que fueron afectadas por ellos me lo dijeron de primera mano.

Una vez experimenté algo inusual. Yo no sabía cómo responder a una señora que estaba preguntando (en una carta al Padre Pío) si su hijo debía ser un médico o un sacerdote.
.
Así que fui a Padre Pio a preguntar la manera de responder.
.
El Padre Pío nunca vio la carta
, que yo tenía en mis manos, y antes de empezar a preguntar, él inmediatamente dijo: “Dígale que su hijo va a ser un buen médico”. ¡Me sorprendió!

-¿De qué manera está su espiritualidad o su sacerdocio influido por San Pio?

Después de vivir con él, comprendí que mi sacerdocio no es mío, sino que pertenece a Jesús.

Yo soy sólo un instrumento indigno. También creo que la oración y la humildad son las mayores fortalezas que encuentro en mi vida religiosa.

-¿Acostumbra a pedirle a San Pío que interceda por las intenciones de la oración?

Sí. Le pido todos los días, a veces más de una vez al día.

-¿Por qué recomendaría pedir a San Pio que interceda por nosotros?

Porque lo conozco, hablé con él, lo toqué, lo amo.

-¿Cómo fue que la muerte de San Pío y su canonización el impactó en Ud.?

Su muerte y canonización me impactó de tal manera que mi vida nunca fue la misma desde entonces: una nueva mirada a la vida religiosa, más positiva acerca de las metas a alcanzar y las virtudes a seguir.

-¿Qué aprendió acerca de Dios y / o la vida mediante el trabajo con el Padre Pío?

Me enteré de que Dios no es un juez, sino un Padre amoroso y Madre, y que la vida vale la pena vivirla, sólo si está llena de esperanza, fe y amor.

Father Guglielmo

UN CAPUCHINO EXORCISTA CUENTA SUS EXPERIENCIAS PERSONALES CON EL PADRE PÍO

El Padre Guglielmo Lauriola, es pastor emérito de la Iglesia de la Inmaculada Concepción de San Francisco.
.
Es un exorcista de 87 años que conoció y recibió el estímulo del Padre Pío para su sacerdocio, cuando lo iba a visitar a San Giovanni Rotondo.
.
Cuenta sus experiencias con San Pio de Pietrelcina.

El fraile capuchino es un santo muy popular entre muchos católicos de San Francisco, sobre todo entre los de ascendencia italiana.

Uno que fue a visitar a Padre Pio regularmente y se convirtió en su amigo es el padre franciscano Guglielmo “William” Lauriola, 87 años, pastor emérito de la iglesia de la Inmaculada Concepción en San Francisco.

El Padre se crió en Monte Sant ‘Angelo, a 16 millas al este de San Giovanni Rotondo.

Un hermano lego del convento llegaría a la tienda de su padre buscando donaciones para la comunidad.

Entonces la familia comenzó a hacer viajes regulares de autobús al convento en la década de 1930.

El Padre Willliam se hizo capuchino y visitó el Padre Pío hasta su muerte en 1968.

El Padre William habló recientemente con Catholic San Francisco sobre su amistad con el Padre Pío.

-¿Cuáles son sus primeros recuerdos del Padre Pio?

Empezamos visitando a San Giovanni Rotondo en 1932. Estábamos siempre dispuestos a ir a verlo.

Yo era un niño de 5 o 6 años, y me gustaba ir a la sacristía donde estaba oyendo confesiones y dar un tirón en la cuerda blanca alrededor de su hábito para hacerle saber que estuvimos allí. Me daba un suave golpe en la cabeza.

A pesar de que él era una persona muy ocupada, él estaba a la disposición para verte.

Él me preguntaba: “¿Guglielmo, tu amas a la Santísima Madre?”

Recuerdo que cuando era un niño, estaba un poco asustado por sus estigmas. Él me decía que no los mirara. Yo estaba preocupado de que él mucho dolor que le causaba.

Se podía ver el sufrimiento en su rostro, era casi visible. Parecía sufrir especialmente los viernes.

Yo le preguntaba: “¿Por qué tiene que sufrir tanto?”

Él me decía: “Estas heridas son para compensar por mis pecados y los pecados de los demás.”

Le dije que mi tío era un médico, y yo le preguntaría a mi tío por algún medicamento para ayudarlo.

El Padre Pío decía: “No, la medicina no va a hacer ningún bien.”

Recuerdo haber ido al funeral de Padre Pío en 1968. Me arrodillé delante de su cuerpo y oraba.

Vi sus manos y pies. Estaban limpios, como si los estigmas nunca hubieran estado allí.

-¿Qué recuerda de sus misas?

Eran muy devotas, particularmente durante la consagración.

Decía las palabras de la consagración muy lentamente:

“…. Hoc… est… enim… corpus… meum”

Cuando él elevaba la hostia, su mano temblaba un poco.

Yo no pasaba mucho tiempo mirando hacia arriba durante la consagración, sin embargo. Cuando sonaba la campana, inclinabamos nuestras cabezas.

-¿Cómo reaccionó el Padre Pio a su decisión de ser capuchino?

Yo no se lo dije al principio, porque yo no estaba seguro de si me gustaría ir a través de él. Cuando por fin le dije que estaba en camino para el seminario, dijo,

“Oh, hermoso. Voy a orar por ti”.

Fui ordenado sacerdote en 1953, y me gustaba ir tan a menudo como fuera posible para verlo y hacerle preguntas acerca de mi ministerio.

Le dije que iba a ser un misionero en Corea – yo estuve allí desde 1957 hasta 1964 – y él me dijo:

“Recuerda, sólo hay un Dios.”

Yo no entendía lo que quería decir en ese momento. Sin embargo, he llegado a entenderlo.

Los misioneros van al extranjero y hacer un buen trabajo ayudando a la gente, puede caer en la tentación del orgullo, creyendo que somos santos.

El Padre Pío me estaba recordando dar la gloria a Dios.

También recurrí al Padre Pío en busca de ayuda, incluso cuando él estaba vivo. Creo que me escuchó.

Una vez, yo estaba de viaje en un pequeño barco a una isla de Corea. Nos quedamos atrapados en una gran tormenta, y yo no sabía si iba a sobrevivir.

Empecé pidiendo al Padre Pio para que nos ayudara, y lo conseguimos. Creo que él supo que lo necesitabamos.

-¿Y usted todavía es devoto de él hoy?

Oh, sí. He estado haciendo exorcismos en la archidiócesis desde 1970. Yo siempre le pido a él,

“Padre Pio, ayuda a que mi fe en Jesús sea fuerte y ayuda a estas personas que vienen a mí.”.

Él me ayuda.

Yo lo quiero mucho. Estoy muy agradecido por todo lo que ha hecho por mí.

Les digo a todos, si necesitan algo, pídanselo al Padre Pio. Él les ayudará.

Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: